PUBLICIDAD

La belleza de una madre en la misa

Madonna of the Book by Sandro Botticelli, c. 1480 [Museo Poldi Pezzoli, Milan]
|

Por Randall Smith

He visto las montañas amarillas en China y son muy hermosas. He mirado a través del valle de Jackson Hole, Wyoming, por la tarde, en los picos nevados de Grand Teton, y eran muy hermosos. Pero hay pocas cosas en el mundo tan hermosas como una madre que mece a su hijo suavemente en misa.

La belleza es sorprendente. Te llega inesperadamente. Miras hacia arriba y de repente te sorprende una belleza inexplicable, algo inefable pero real, como caminar por una esquina en las montañas y contemplar una vista inesperada.

Tuve esa experiencia el otro día en la misa. Una madre, a unos pocos bancos, estaba meciendo a su hijo de dos años mientras cantaba en voz baja el Agnus Dei . Ella lo miraba a los ojos mientras cantaba, como si al mismo tiempo le estuviera cantando a él y a Dios. En medio de lo que puede ser, incluso en la mejor de las Misas, el ajetreo y el bullicio de la liturgia (¿cuál oración? ¿cuál libro? ¿De pie, sentado o de rodillas?) había paz: una madre y su hijo «en el punto inmóvil del mundo que gira».

No me malinterpreten; no ignoro que este tipo de paz divina no es exactamente el que se vive cuando los padres tratan con niños pequeños. No debemos sobrestimar la imagen de una madre y su hijo como lo hacen algunas pinturas barrocas de María y el Niño Jesús. No quiero ser demasiado crítico con estas pinturas, aunque tiendo a preferir las representaciones artísticas anteriores; es simplemente que no queremos dar una imagen falsa del tipo de caos que a menudo implica la crianza de los hijos.

Y sin embargo, es precisamente por esta razón, me parece a mí, que encontramos esos momentos de paz y tranquilidad que comparten madre e hijo, tan tranquilizadores y tan hermosos. En el punto inmóvil del mundo que gira, hay amor. El amor puede expresarse en un número potencialmente infinito de formas, pero cuando lo vemos, palpablemente presente e innegable, estos son momentos de pura belleza que vale la pena saborear.

Cuando dije que pocas cosas en el mundo son tan hermosas como una madre que mece a su hijo con suavidad en misa, no quise establecer una comparación injusta; no es una competición. El amor creó todas esas cosas hermosas. Pero entre las muchas cosas hermosas que encontramos a nuestro alrededor en el mundo, si nos tomamos el tiempo de mirar (montañas, playas, océanos), solo los seres humanos pueden mirar a la cara de su Creador con amor.

Lo que no debe dejar de maravillarnos acerca de la paternidad es que, como seres humanos, podemos participar como co-creadores con Dios de una manera especial. Otros animales procrean la especie, pero ¿a cuántos se les ha dado el privilegio de hacerlo libremente, como un acto no solo de instinto o impulso primordial, sino de comprensión y amor?

No es raro que nuestros corazones se ablanden cuando vemos imágenes de madres y sus hijos, incluso cuando son miembros de otra especie, ya sea un perro que amamanta a sus cachorros o una yegua que empuja a su potro recién nacido para que den esos primeros pasos vacilantes. Este es el milagro de la nueva vida.

Pero los niños tienen el privilegio de algo más. Pueden mirar a la cara de sus madres con amor. Y de esta manera, están preparados para mirar a la cara de su Dios con amor. Los criamos no solo para que canten como pájaros, sino para que canten esas canciones a Dios con amor. Tal es la belleza de ver a una madre cantar oraciones con suavidad y mirar fijamente a los ojos de su hijo en la misa.

Hay dolor en el parto, ya que hay desafíos constantes para criar a los niños en medio de este mundo caótico lleno de males, tanto internos como externos, que acechan en cada esquina. Pero cuando todo ese ruido se acalla, lo que podemos vislumbrar es el amor primordial que creó al universo y sigue manteniéndolo a través de los siglos.

Les enseño a mis alumnos acerca de la Trinidad y la comunión eterna de amor compartida entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Lo que hago es hablar de la Trinidad. Pero para saberlo, deben experimentarlo. Y así, para la mayoría de ellos, no sabrán realmente de qué está hablando la Iglesia hasta que se unan con otra persona en ese regalo completo que llamamos matrimonio, y que a través de esa unión se produce un tercero, que es una manifestación de su don mutuo de amor.

PUBLICIDAD

Por supuesto es posible que ya hayan visto este don desinteresado de los cónyuges entre sí, y con un hijo, en algún momento de sus vidas. Quizás incluso entendieron su propia existencia de esta manera, viendo su vida como una manifestación del amor mutuo de sus padres, aunque esta experiencia es cada vez más rara en nuestra sociedad.

«El sacramento del matrimonio es más amplio que la familia», dice el gran teólogo ortodoxo Alexander Schmemann. «Es el sacramento del amor divino, como el misterio que abarca todo del ser en sí mismo, y es por esta razón que concierne a toda la Iglesia y, a través de la Iglesia, al mundo entero». El pecado de la humanidad no es solo que desobedeció a Dios, sino que ya no ve que «toda su vida dependa de todo el mundo como sacramento de comunión con Dios». Así, la verdadera tragedia humana, dice Schmemann, es vivir una «vida no eucarística en un mundo no eucarístico».

Las madres nos recuerdan la Encarnación y, por lo tanto, el hecho de que en nuestros orígenes éramos una encarnación del amor de Dios, destinados a vivir una vida sacramental y eucarística en un mundo sacramental y eucarístico. Debemos estar agradecidos a Dios por ello. Dios nos podría haber hecho brotar de un capullo. Habría sido más fácil para las mujeres, pero no mejor para el mundo.

Acerca del autor

Randall B. Smith es el profesor de Teología de Scanlan en la Universidad de St. Thomas en Houston. Su libro más reciente, “Leyendo los sermones de Tomás de Aquino: Una guía para principiantes”, ya está disponible en Amazon y en Emmaus Academic Press.

2 comentarios en “La belleza de una madre en la misa
  1. Coincido en la belleza de la imagen de una madre (también un padre, o los dos juntos, o unos abuelos) con su bebé en misa. Cuando lo veo, no puedo evitar pensar que esos bebés son los cristianos del futuro. Incluso cuando sus lloros o gritos, en primera instancia, pueden afectar al seguimiento de la celebración, en seguida se pasan las molestias al pensar que esos ruidos son los de una Iglesia viva, que nace cada día, que reúne cada día a fieles de todas las edades, desde los que aún no han aprendido a andar hasta los que ya no pueden hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *