PUBLICIDAD

“El Plan Divino”

|

Por Brad Miner

En 1970 el disidente ruso Andrei Amalrik publicó un breve libro, ¿Sobrevivirá la Unión Soviética hasta 1984?  Otro refusenik más famoso, Natan Sharansky, dijo que cuando estuvo en una prisión soviética en 1984 y la predicción de Amalrik surgió durante su interrogatorio, los guardias de la KGB se rieron: «¡Amalrik murió hace mucho tiempo, pero todavía estamos muy presentes!» Amalrik había muerto en 1980.

Bueno, como lo demostraría la historia, Amalrik estaba equivocado, aunque solo por unos pocos años. Había creído que la burocracia soviética con su brutalidad, la diversidad étnica de la URSS, su estancamiento económico y el descontento social a fuego lento sería la muerte de la Bestia. Todo cierto. Y pensó que una guerra con China era inminente y devastaría a Rusia. Se equivocó, por supuesto, pero sustituyes Afganistán por China y se ve más profético.

Como la mayoría de los disidentes, Amalrik estaba frustrado por la política occidental de distensión. Los presidentes Nixon, Ford y Carter se habían reunido con el líder soviético Leonid Brezhnev en vano, y todos los rusos amantes de la libertad (y sus millones de aliados detrás del Telón de Acero) sabían que nunca podría haber libertad de expresión, religión o actividad económica mientras el comunismo gobernara.

Amalrik murió solo ocho días después de que Ronald Reagan fuera elegido como el 40º presidente de los Estados Unidos, por lo que no vivió para ver cómo una alianza entre Reagan y el Papa Juan Pablo II se convertiría en la fuerza, unida a las otras que Amalrik había identificado, que conduciría al colapso de la Unión Soviética.

La historia de esa alianza se cuenta magníficamente en el nuevo documental de Robert Orlando, The Divine Plan: John Paul II, Ronald Reagan and The Dramatic End of the Cold War. Y con el Sr. Orlando, el profesor Paul Kengor (colaborador de The Catholic Thing) ha escrito un libro complementario que incluye extractos de entrevistas con los expertos que aparecen en la película: Reagan ayuda a Richard V. Allen y a James Rosebush, los líderes religiosos Cardenal Timothy Dolan y el Obispo Robert Barron, así como los escritores e historiadores Anne Applebaum, H.W. Marcas, Douglas Brinkley, Marek Jan Chodakiewicz, Monika Jablonska, Stephen Kotkin, John O’Sullivan, Craig Shirley y George Weigel. (Revelación completa: Kengor, O’Sullivan, Shirley, Weigel, Dolan y Barron son todos conocidos míos).

El Sr. O’Sullivan escribió un excelente libro en el 2006, El Presidente, el Papa y el Primer Ministro: Tres que cambiaron el mundo, en el que la coalición antisoviética se amplía justamente para incluir a Margaret Thatcher. Ella también juega un papel en El Plan Divino, principalmente a través del comentario del Sr. O’Sullivan, pero como él señala, la Sra. Thatcher era metodista y se sentía incómoda con la idea de que ella era una participante en una misión ordenada por Dios.

Sin embargo, esa es la posición de los Sres. Orlando y Kengor, y probablemente sea la honesta verdad de Dios. Si ese «probablemente» parece un error, es solo porque, al igual que la Sra. Thatcher, fui educado como metodista y soy reacio a asumir que he presenciado la intervención de Dios en la historia contemporánea, aunque ciertamente estoy de acuerdo, como John L. Allen Jr. escribió recientemente, que el viaje de Juan Pablo II a Polonia en 1979 «provocó la caída del dominó que eventualmente derribaría al imperio soviético». Eso es historia.

Sin embargo, el caso de la mano de Dios que ordena directamente esos eventos y las vidas entrecruzadas de Ronald Reagan y Karol Wojtyla es muy convincente. Desde comienzos humildes, ambos ascendieron a los puestos de liderazgo más importantes de la tierra. Ambos hombres casi mueren por las balas de sus posibles asesinos, y solo con meses de diferencia.

Kengor y Orlando escriben que cuando los historiadores evitan el vínculo espiritual entre estos dos hombres y sus destinos entrelazados, ignoran el hecho de que «tanto Juan Pablo II como Reagan creían firmemente en el Plan Divino y se sentían seguros de haber sido llamados a jugar» sus roles en ello.» 

Pero aún es más que eso: el presidente y el Papa también reconocieron estos roles el uno en el otro. Y «papel» ciertamente es una palabra clave, ya que ambos hombres comenzaron su vida adulta como actores. Y el propio Reagan a menudo se refirió al «PD» al describir lo que él y el Papa estaban por cumplir.

El guión de la película, como tal, es principalmente la narración fuera de cámara hablada por el actor Peter Reznikoff. Pero la sustancia del documental son los comentarios de esos expertos, que recuerdan el aspecto de no ficción del imperfecto pero brillante drama de 1981 de Warren Beatty, Reds, sobre intelectuales comunistas en los albores de la era soviética, exceptuando que los testigos de Orlando realmente saben qué de qué diablos están hablando. Hablan con objetividad y no desde la niebla rosada de 60 años de recuerdos y mentiras que adhieren obstinadamente. Es un contraste fascinante: aquí hay hombres y mujeres en el documental de Orlando que hablan sobre la acción mística de Dios en la historia, pero son los izquierdistas de Beatty quienes se pierden en una bruma de desconcierto. Pero tal vez habían estado fumando el opio real de la gente.

PUBLICIDAD

Los izquierdistas a menudo afirman que la historia está convergiendo en fines «progresivos», fines previstos por un cuadro revolucionario. El Plan Divino nos reta a ver la intervención de Dios en los eventos y nos recuerda lo que pueden lograr hombres y mujeres de fe que buscan valientemente Sus fines.

¿Fue la fe la que puso fin a la Guerra Fría? Bueno, considere que la URSS, uno de los regímenes más brutalmente despóticos y militaristas de la historia, se derrumbó sin que se disparara un solo tiro (a pesar de las «guerras de poder»). Ochenta millones de personas murieron en la guerra que derrotó al nazismo. Lenin, Stalin y su secuaz soviético también mataron a millones entre 1922 y 1991, pero el Imperio del Mal fue finalmente derrotado por una revolución pacífica. (Mikhail Gorbachev, el «hombre providencial», también merece mucho crédito).

Me sorprendió ver The Divine Plan por la referencia de Craig Shirley a Reagan como un «católico cultural», una declaración maravillosa… fuera verdad o no. Y fue maravilloso ver a mi antiguo colega de National Review, John O’Sullivan, emocionado al citar los comentarios de su ex jefa Margaret Thatcher en el funeral de Reagan:

«Tenemos una ventaja que Ronald Reagan nunca tuvo: tenemos su ejemplo».

Cierto también del ejemplo de San Juan Pablo II. Que estos dos grandes hombres nos inspiren en las pruebas que tenemos por delante.

Acerca del autor:

Brad Miner es editor principal de The Catholic Thing, miembro principal del “Faith & Reason Institute” y secretario de la Junta de Ayuda a “Church In Need USA”. Él es un ex editor literario de National Review. Su nuevo libro, Sons of St. Patrick, escrito con George J. Marlin, ya está a la venta. ”The Compleat Gentleman”, está disponible en audio.

1 comentarios en ““El Plan Divino”
  1. Muy hermoso articulo.

    Precisamente algo con lo que estan cegados los masones y marxistas es la crrencia de que la historiia es lineal o edialecticamente progresiva y evolutiva ..de una consciencia biocentrica e inmanentista… Ese humanismo que hoy llama solidario niega a Dios Trino ..niega la Salvacion..niega el Bien y niega el Mal..niega la libettad…nuega a Cristo que atraera todas las cosas hacia Si ..niega el juicio final y niega el Triunfo de Cristo de forma escatologca.

    Juan Pablo II nos enseno que la historia de la Salvacion no es lineal..por la Libertad que nos dio Dios ..la historia muestra caidas..retrocesos..epocas de expansion cristiana de persecucion …de degradacion…de martirio..de retroceso..de destruccion.

    Es verdad que la accion salvadora y la intervencion de Dios en la historia del hombre tambien es el otro elemento ademas e la libertad del hombre para escribir la historia.

    Juean Pablo II llama a esto las dimensiones vertical y horizontal de la historia del hombre.

    La vertical es la accion e intervencion de Dios y la horizontal es el espacio y el tiempo en el que actua el hombre libremente.

    Este articulo nos da esperanza de que somos parte del Plan Divino.

    Que la vocacion divina es personal aunque puede ser transferible a otro si no se rechaza o mo…hasta Gorvachev o Judas juegan.su papel con esa voluntad..

    Gorvachev sigue traicionando a la humanidad cpn su autoria de la Carta de la Tierra que es el marxismo y new age amalgados que hoy son las grandes ideologias anticristo que golpean a la humanidad.

    Que Dios ha suscitado en su Plan a Benedicto XVI tambien es providencial y que estemos a prueba de forma tan personal como Iglesia es tambien parte del plan de purificacion…hoy recae la responsabilidad de la fe directamente en cada cristiano como lo fue al inicio..hasta que Dios nos muestre mas de Su Plan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *