PUBLICIDAD

El obispo McElroy y la prudencia

Bishop McElroy
|

Por Stephen P. White

En mi última columna sostuve que los obispos americanos, en su orientación colectiva sobre las responsabilidades de la votación, no han disparado una bala de plata retórica. No nos han dicho a quién votar, pero nos han dado lo que necesitamos: la orientación para tomar decisiones prudentes.

La semana pasada, el obispo Robert McElroy de San Diego dio una charla en la que reflexionó largamente sobre el papel de la prudencia en la aplicación de los principios de la doctrina social católica a la labor de la ciudadanía católica. Sus observaciones dan la oportunidad de explicar el papel de la prudencia en la votación.

Específicamente, las observaciones del obispo McElroy – en contra de su intención – muestran por qué la prudencia es precisamente la base sobre la que el aborto debería ser – debe ser – considerado como la más grave amenaza para el bien común de nuestra nación. Consideren el siguiente pasaje de la charla del obispo McElroy:

Algunos comentaristas católicos sobre el voto han retratado en los últimos años el juicio prudencial como una deficiente dignidad y comprensión de la verdad. Dicen que hay un reclamo categórico para apoyar a los candidatos que legislativamente se oponen a los males intrínsecos, pero sólo un reclamo secundario para los candidatos cuyas propuestas se basan en el juicio prudencial para su discernimiento moral.

Decir esto es perder el elemento central de la enseñanza católica sobre la conciencia y la prudencia. Como señala el Catecismo: «Con la ayuda (de la prudencia), aplicamos los principios morales a los casos particulares sin error y superamos las dudas sobre el bien a realizar y el mal a evitar».

El juicio prudencial no es un modo secundario o deficiente de discernimiento en la conciencia cristiana. Es el modo primario. (Énfasis añadido.) Esto es ciertamente cierto en la votación de candidatos a cargos públicos. La constelación de elementos morales sustanciales que son relevantes para decidir qué candidato es más probable que promueva el bien común durante su tiempo en el cargo sólo puede ser comprendido moralmente a través de la virtud de la prudencia.

Como el obispo McElroy señala en otra parte de sus observaciones, el aborto es un mal intrínseco, pero esto no es lo que hace que el aborto sea una amenaza tan grave para nuestra vida común. Otros males morales, como la mentira, son también intrínsecamente malos. ¿Alguien sugiere que la afinidad de un político por la mentira debería pesar tanto en la conciencia de los votantes como su apoyo al aborto legal? No es probable. El punto aquí no es que la mentira no sea un gran problema – lo es – sino que lo que diferencia al aborto es la gravedad del mal y la escala de la matanza: más de 60 millones de muertos desde Roe vs. Wade.

Por supuesto, importa que el aborto sea intrínsecamente malo. Importa como un recordatorio de que no hay condiciones bajo las cuales procurar o realizar un aborto podría ser justificable. También significa que un político que insiste en que el aborto es un bien positivo o un «derecho humano» está haciendo una afirmación que invierte totalmente la moralidad y la justicia – una afirmación que ninguna apelación a un «juicio prudencial» puede rectificar. Pero, como señala el obispo McElroy, votar «implica elegir un candidato a un cargo público, no una postura, ni una enseñanza específica de la Iglesia». No siempre apoyamos cada posición o decisión de los hombres y mujeres que elegimos para representarnos. Es aquí donde la prudencia es decisiva.

Y es precisamente aquí donde la prudencia debe revelar que el aborto es la mayor amenaza para el bien común, y la máxima prioridad en la toma de decisiones sobre el voto.

El aborto es la principal causa de muerte en los Estados Unidos, cobrando más vidas que las enfermedades cardíacas o el cáncer. Por supuesto, en los casos de enfermedades cardíacas y cáncer, la enfermedad es la que mata; en el caso del aborto, son los seres humanos los que matan.

El obispo McElroy comparó el aborto con el cambio climático (una amenaza que él ve como comparable al aborto) de esta manera: «El número de muertes por aborto es más inmediato, pero el número de muertes a largo plazo por el cambio climático sin control es mayor y amenaza el futuro mismo de la humanidad». Es casi seguro que esto es falso. El Instituto Guttmacher estima que se realizan unos 50 millones de abortos en todo el mundo cada año.

Pero incluso si fuera cierto – incluso si el número de muertes por aborto y el cambio climático fueran comparables a largo plazo – hay una gran diferencia moral entre alguien que muere, incluso por causas evitables, y alguien que es asesinado intencionalmente. Comparar el asesinato directo e intencionado de inocentes con las consecuencias remotas e imprevistas (aunque previsibles) de fenómenos globales complejos como el cambio climático no aclara casi nada.

Mientras tanto, la defensa institucional de nuestro régimen de aborto reside abrumadoramente en un partido político. El liderazgo de uno de nuestros principales partidos – el Partido Demócrata – no sólo quiere asegurar y expandir este régimen de aborto, sino que también quiere usar los impuestos para pagar el aborto, y reclutar la influencia del gobierno de los Estados Unidos para hacer avanzar el régimen de aborto en el extranjero. Las excepciones entre los demócratas electos son cada vez más escasas.

El apoyo al aborto en los niveles más altos del Partido Demócrata no es algo que se acepte a regañadientes. Estos candidatos compiten por superarse unos a otros en signos públicos de devoción a Roe contra Wade. Estos hombres y mujeres se jactan de su dedicación a la licencia de aborto – que ven como un derecho humano fundamental – y esperan que voten por ellos por ello. Los favoritos para la nominación demócrata le dicen a los demócratas pro-vida que ya no son bienvenidos en el partido.

Es cierto que hay muchos temas que reclaman nuestras conciencias como ciudadanos. Muchos están sufriendo y todos tienen un reclamo sobre nosotros. El niño no nacido, las madres que se enfrentan a embarazos no deseados, los migrantes y refugiados, los pobres, los enfermos, los ancianos: cada una de estas vidas es sagrada. Como es justo, prohibimos el uso de la violencia letal contra todos ellos. Nuestras leyes, aunque imperfectas, protegen a cada uno de ellos.

Todos, excepto al niño no nacido.

No se equivoquen: el aborto es la amenaza preeminente al bien común en nuestro país. Es la prudencia, bajo la guía de la Iglesia, la que nos lo dice – y la que impone las correspondientes exigencias a nuestras conciencias.

Acerca del autor:

Stephen P. White es director ejecutivo del Proyecto Católico de la Universidad Católica de América y miembro de Estudios Católicos del Centro de Ética y Política Pública.

4 comentarios en “El obispo McElroy y la prudencia
  1. Este mac elroy, es un sinverguenza corrupto. Corrupto moral y corrupto intelectual. Solo engaña a los bobos o a quien se quiere dejar engañar. No hay mas que verle vestido de traga salchichas de oklahoma.
    Por cierto seguro que es ecologista. Debería empezar por hacerse vegano, y así no solo cuidaría mucho el planeta no solo de palabra sino que adelgazaría muchísimos kilos. Este obispo lleva demasiada huella de carbono en su barriga. Esta ignorando ostensiblemente la Laudatio. Y eso es muy feo en un obispo, y significa que no hay que tener en cuenta sus palabras sino sus hechos.
    Cristo no fue prudente sino decidido cuando expulsó a los mercaderes del templo.
    La prudencia bien entendida, ha de llevarnos a considerar la trascendencia no solo física sino sobre todo moral y espiritual del drama del asesinato organizado de niños. Seguro que este soplapollas cebon, harto de costilla de cerdo, ha celebrado el aniversario de AUSWITCH. Y sin embargo permanece indiferente, que digo indiferente, apoya el aborto. Puesto que si con la demagogia de la prudencia pretende que los católicos voten candidatos abortistas, lo que esta haciendo lisa y llanamente es apoyar el aborto. Un puto corrupto, otro de tantos. Menudo miserable. En el día del juicio seguro que le dejan ver la cara de todos los fetos que han abortado gracias a los votos de los incautos que le han seguido. Menudo canalla. La única prudencia posible es no pecar y no ofender a Dios, y contribuir a eliminar el pecado del mundo y promover la verdad y la Verdad. La prudencia de este falsario es diabólica.

      1. SUSANAA
        Yo soy católico practicante, vale un pecador, pero no es situación estructural de pecado, no se si comprende la diferencia.
        En el caso del obispo es muy sencillo. Es un corrupto al servicio de una agenda política personal, no de la IGLESIA, NI DE DIOS, NI DE LAS ALMAS. El aborto es una piedra de toque moral para cualquier católico.
        La única prudencia real y posible, es no votar a gente que se prensente como provida y luego resulta que son abortistas como el PP EN ESPAÑA. El PP me ha engañado un par de veces, pero ni una mas. Tengo claro cual es el partido menos abortista de todos. A todos los demas por PRUDENCIA, por gravísima prudencia no puedo votarles.
        No se si usted lo pilla, pero este cardenal hace un juego de palabras para incautos, para decirles si son católicos pueden votar a los abortistas demócratas. Ya le pedirán cuentas en el día del juicio y no pequeñas. Como dice Cristo este corrupto desará que le hubiesen atado una rueda de molino al cuello.

        1. Muy buena, este obispo que contribuye con su peso biológico al calentamiento global, al aumento de la huella del carbono, a la deforestación por exceso de carne de vacuno ingerida, que cuando come una buena hamburguesa de 250 gramos gasta 3.500 litros de agua, éste, que se cisca del aborto, a él, al estercolero, a ver si como mínimo da buen abono…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *