PUBLICIDAD

El don de Juan Pablo II

St. John Paul II at Lourdes, 1983 (AP)
|

Por Stephen P. White

El próximo lunes 18 de mayo se celebra el centenario del nacimiento de Karol Wojtyła. El Papa Francisco resaltará la ocasión celebrando una misa en la tumba del santo en la Basílica de San Pedro. Otras celebraciones, muchas de ellas planeadas con mucha antelación, se han visto limitadas por la pandemia. Sin embargo, incluso sin la pandemia, el centenario podría parecer a algunos de nosotros anticlimático. ¿Qué pasó con la «nueva primavera para la Iglesia» que nos prometieron?

Soy lo suficientemente viejo como para recordar el entusiasmo y la vitalidad del primer pontificado de Juan Pablo II. Aquí había un hombre de partes: Un místico que sobrevivió a las balas del asesino, un sacerdote-filósofo que venció a los comunistas, y un joven reformista que devolvió una apariencia de estabilidad a la Iglesia después de los años tumultuosos que siguieron al Concilio Vaticano II.

Por encima de todo, aquí estaba un discípulo cristiano cuya confianza y carisma emanaba de una fuente aún más atractiva que el hombre mismo.

También soy lo suficientemente joven para darme cuenta de que muchos católicos de mi edad o más jóvenes recuerdan al Papa Juan Pablo II de una manera diferente. Él era para ellos – si es que tienen algún recuerdo vivo de él – un frágil anciano, cuyas enfermedades físicas pueden haber sido evidencia de santidad interior y sufrimiento redentor. Pero esas enfermedades también sirven, especialmente en retrospectiva, como una especie de metáfora del estado de la Iglesia y el mundo que dejó a su muerte.

Cuando el Papa Juan Pablo II murió en 2005, la noción del Fin de la Historia estaba, en sí misma, definitivamente en su fin. La historia, con «H» mayúscula, había vuelto con una venganza. Y la confianza eclesial, que era una de las características de la generación de Juan Pablo II, se había visto profundamente sacudida -y en algunos casos, destrozada- por la crisis de abusos de 2002 y la subsiguiente y lenta comprensión de que la libertad-eclesial-para-todos de finales de los años sesenta y setenta no había desaparecido para siempre.

La publicación del informe del Vaticano sobre Theodore McCarrick – si y cuando se publique – es probable que llame nuestra atención sobre estos asuntos. McCarrick ya era un obispo cuando Karol Wojtyła fue elegido en 1978, pero fue Juan Pablo II quien lo nombró tres veces a sedes sucesivamente más grandes e influyentes. Y le dio a McCarrick su sombrero rojo en 2001.

La Iglesia no debería tener miedo de mirar sin vacilar (con toda la humildad apropiada para aquellos que juzgan el pasado) lo que el Papa Juan Pablo II hizo mal y lo que hizo bien. Y por qué.

Sabemos que los informes de al menos algunas de las ofensas de McCarrick habían llegado a Roma cuando fue nombrado cardenal. ¿Fueron esas banderas rojas simplemente ignoradas, o desestimadas como rumores sin fundamento? ¿Llegaron esos informes al Papa, o fueron filtrados por aquellos que le rodeaban y que podrían haberlo hecho? Estas son algunas de las preguntas que esperamos que el informe McCarrick ayude a responder.

Ninguna respuesta a estas preguntas es probable que refleje bien a Juan Pablo II. En última instancia, el fracaso para detectar, y mucho menos disciplinar, la perfidia de McCarrick ocurrió durante su pontificado, y bajo las narices (posiblemente incluso con la complicidad) de aquellos en los que el Papa confió para ayudarle a guiar a la Iglesia.

Sin embargo, Juan Pablo II también merece algo de crédito. Muchas de las políticas que pensamos que son la base para tratar el abuso se iniciaron con Juan Pablo II. Por ejemplo, la aplicación de una «política de tolerancia cero», que se concedió por primera vez aquí, en los Estados Unidos, en 1994 (y que estuvo en vigor a nivel nacional a partir de 2002) fue un paso drástico, que aún hoy no está en vigor universalmente en la Iglesia.

Y en 2001, el Papa se aseguró de que los casos de delitos sexuales cometidos por el clero contra menores se reservaran exclusivamente a la jurisdicción de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Ese mismo año, hizo algo que ningún Papa había hecho antes: se disculpó públicamente en nombre de la Iglesia por los abusos sexuales del clero.

Tomar tales medidas podría parecer la acción de curso obvio para nosotros en 2020, pero fueron cambios significativos e incluso subestimados en ese momento.

Y vale la pena recordar, también, que los casos de abuso comenzaron a caer precipitadamente en los Estados Unidos justo después de la elección de Juan Pablo II. Algo de crédito por esto va para Juan Pablo II por la forma en que remodeló la formación del seminario, (especialmente a través de los Pastores Dabo Vobis), su teología del sacerdocio, y el tipo de paternidad sacerdotal que modeló personalmente.

El Papa Francisco ha prometido «seguir el camino de la verdad a donde sea que nos lleve». Digo que aquellos de nosotros que nos hemos beneficiado tanto de los logros de Juan Pablo II – y de su intercesión ahora – deberíamos estar igualmente dispuestos a aprender de sus fracasos, también. Sería una lástima que no estuviéramos tan dispuestos. No tenemos nada que perder y mucho que ganar de la verdad.

La semana que viene, planeo celebrar con gratitud el centenario de mi amado JP2. Pediré su intercesión por la Iglesia que tanto ama, incluso mientras reflexiono sobre dos de sus amonestaciones más frecuentes: «No tengas miedo». Y, «La verdad te hará libre».

Papa San Juan Pablo II, ruega por nosotros.

Acerca del autor:

Stephen P. White es miembro de “Catholic Studies” en el “Ethics and Public Policy Center”, ubicado en Washington.

5 comentarios en “El don de Juan Pablo II
  1. Cuando alguien critica a Juan Pablo 2.,automaticamente se activa en mi un tercer ojo ,que se pone enorme y se acerca con curiosidad hacia el que lo critica.se me nubla la mente,dejo de pensar en el ENORME polaco y me pregunto que le pasa al que emite la opinion.que quede claro que solo Jesucristo es santo y perfecto.los demas somos defectuosisimos,pero si Juan Pablo 2 es muy criticable,estamos en el horno¡¡me parece que esperan a alguien durito ,engominado y con gestos de santurronidad,una caricatura de santo. Cortenla con Juan Pablo 2,se autoincriminan.

  2. Deseo leer mejor dicho artículo publicado por INFOVATICANA. SÓLODOCTRINA Y RAFAEL, creo que UDES. No han leído bien. Es un artículo algo denso, complicado. No desmerece al GRAN SAN JUAN PABLO II( «Santo Súbito» empezó el pueblo fiel a pedir en la, madrugada del 2- 3 abril de 2005).El gran Papa polaco lidió en varios serios frentes de la Iglesia. Esa penetracion en ella del comunismo, modernismo, esa dictadura del relativismo. Su defensa del matrimonio, vida desde la concepción, ese desarrollo de la DOCTRINA SOCIAL que en su día comenzó su predecesor, el gran León XIII, le valió críticas muy duras y hasta su propia, vida y salud… Por algo sería, ese AMOR POR MARIA( «TOTUS TUUS») esa enérgica condena de la teología de la liberación, ese AMOR POR JESÚS EUCARISTÍA etc.
    EN cuanto a tema de PEDERASTIA, aquí el autor, no dice que fuera Indulgente, noooo, al menos eso parece decir. El que fuera prefecto para la CONGREGACIÓN DE LA FE, el Cardenal Ratzinger, le fue encomendado en 1996,si mal no recuerdo, tema de abusos sexuales de los eclesiásticos… Lo del «viejo verde» de Mckarrick, fue denunciado, creo, mucho después. Si el autor de dicho articulo dice que SJUAN Pablo II promocionó a ese depravado y repugnante ser del cardenal mencionado, sería por ignorancia, pq le «taparian» su asquerosa y depredadora lujuria. No olvidemos que Ratzinger luego Benedicto XVI, apartó al viejo verde ése y el actual papa, el ciudadano del mundo, el hermano ecologista integral LO REHABILITÓ… Y que no venga el Pachamama de Bergoglio a pregonar que rezará a tal Santo Papa… porque la labor demoledora y de confusión que está realizando Bergoglio desde que asumió el poder, no tiene precedentes en la historia de la Iglesia.
    Repito, deseo volver a leer este artículo. Otra cosa: si que refiere algo que nos dio una gran lección : el JUVENIL Y ATLÉTICO PAPA POLACO SUPO ENVEJECER ANTE EL MUNDO Y ENSEÑARNOS A PONER SU ESPERANZA EN CRISTO Y NO «SE BAJO DE LA CRUZ» como Cristo no lo hizo tampoco. Eso, y muchas cosas le valieron las duras críticas y abucheos de este miserable mundo. San Juan Pablo, ruega por la Iglesia y por nosotros. Amén

  3. Solamente al imbécil de Stephen P. White -autor de este triste por lo falso artículo- se le puede ocurrir afirmar -sin prueba alguna- que las promociones de McCarrick que realizara San Juan Pablo II fueron con conocimiento de sus atrocidades.

    Contiene este artículo otras calumnias y mentiras con esa malicia, ante lo cual al publicarlo Infovaticana muestra su absoluta falta de buen criterio y mala fe hacia la verdad y hacia el santo polaco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *