PUBLICIDAD

El argumento de la repugnancia

The Awakening of Conscience by William Holman Hunt, 1853 [Tate, London]. Hunt depicted a man and his “mistress” in the moment of her “sudden spiritual revelation. Rising from her lover’s lap, she gazes into the sunlit garden beyond, which is reflected in the mirror behind her. The mirror image represents the woman’s lost innocence, but redemption, indicated by the ray of light in the foreground, is still possible.”
|

Por David Carlin

Hace muchas décadas, cuando era un joven profesor de filosofía en un college de mujeres católicas (que hace tiempo dejó de existir), a veces preguntaba, con el fin de estimular una discusión en clase, «¿Qué tiene de malo la homosexualidad?» Al hacer la pregunta, tenía en mente – y los estudiantes sabían que tenía en mente – la conducta homosexual, no simplemente una orientación homosexual. En aquellos días, no era necesario hacer esa distinción un tanto pedante.

La pronta respuesta de las estudiantes fue siempre la misma: «Es repugnante». Eso prácticamente acababa con la discusión en la clase. Si trataba de prolongar la discusión preguntando, «Pero por qué es asqueroso», la respuesta sería «Simplemente lo es» o «¿No es obvio?»

Ya no estoy enseñando. Me retiré hace dos años después de una larga carrera. Pero si hoy entrara en una clase de la universidad y hiciera esa pregunta, me dirían: «No seas tonto. No hay nada malo con la homosexualidad.»

Supongamos que intento prolongar la discusión diciendo: «Hay algunas personas, ya sabes, que piensan que el sexo entre gays y lesbianas es repugnante».

«Bueno», me dirían, «esa gente es homofóbica, odia».

En este punto probablemente dejaría el tema, abandonaría mi intento de provocar una discusión. Porque si fuera más lejos, correría el riesgo de ofender profundamente a algún estudiante que, lleno de un espíritu de justa indignación, iría al rector de la universidad diciendo: «Tengo un profesor de filosofía homofóbico que insinúa, y más que insinuar, que está bien odiar a gays y lesbianas. Si no quieres compartir su falta debes despedirlo».

Y luego la universidad, obedeciendo a las reglas federales, tendría que investigarme durante los próximos seis meses más o menos. Y aunque la universidad, después de la investigación, no me despidiera, podría exigirme que emitiera una declaración dejando claro que no tengo ninguna objeción a los homosexuales o a la homosexualidad.

Hemos recorrido un largo camino desde los días en que mis universitarias católicas eran unánimes en su sentimiento de que la homosexualidad es «repugnante».

Hubo un tiempo en que «el argumento de la repugnancia» se consideraba generalmente como un buen argumento contra ciertas prácticas. Por ejemplo, a finales de la era victoriana. A menudo me encuentro leyendo libros que fueron escritos a finales del siglo XIX o muy temprano en el siglo XX, libros escritos en su mayoría por escritores ingleses. Esos viejos escritores no dudaron en expresar su repugnancia por la conducta homosexual, que rutinariamente llamaban el «vicio antinatural», o si el escritor era algo así como un erudito clásico, el «vicio griego».

Estos eruditos clásicos amaban a Platón, y obviamente les dolía encontrar que Platón aprobaba, o al menos toleraba, los sentimientos y las relaciones pederásticas. Pero no eran simplemente platónicos. También eran cristianos, y por ello encontraban repugnante lo que su buen amigo Platón encontraba más o menos tolerable.

Un ejemplo muy llamativo de esta actitud victoriana de repugnancia se encuentra en Lord Acton, el católico inglés que fue profesor de historia moderna en la Universidad de Cambridge. Discretamente aludiendo a las relaciones homosexuales del Rey Jaime I de Inglaterra, Acton habla de «la odiosa suciedad de su vida privada».

PUBLICIDAD

Pero no fue sólo la homosexualidad lo que provocó el disgusto en los victorianos. La embriaguez también les repugnaba. Al igual que la prostitución. El borracho no era, como solemos verlos ahora, un desafortunado hombre (o mujer) preso de una enfermedad sobre la que tiene poco control. No, para los victorianos era un ser humano repugnante, una desgracia para la raza humana. Al igual que la prostituta. Ella era a los ojos victorianos un repugnante ejemplo de la humanidad caída. Y lo era no sólo a los ojos de las vírgenes y las matronas castas, sino también a los ojos de los hombres casados y solteros que la usaban y le pagaban.

Los victorianos también estaban disgustados por el aborto y por los médicos que lo practicaban.

Para ser justos con los victorianos, hay que señalar que no sólo sentían asco de los borrachos y las prostitutas, sino que también trataban de redimirlos. Fueron los victorianos los que impulsaron el movimiento de la templanza, y no sólo en beneficio de las esposas e hijos de los borrachos, sino también en beneficio del propio borracho. Y fueron los victorianos los que, como el Primer Ministro Gladstone, trataron de rescatar a las prostitutas y hacer de ellas mujeres semihonestas.

Los modernos hemos dejado atrás la mentalidad victoriana. Lejos de estar disgustados con la homosexualidad, hemos decidido (o al menos la Corte Suprema de los Estados Unidos, hablando en nuestro nombre, ha decidido) que la Constitución contiene, al menos por implicación, un derecho a las relaciones homosexuales y un derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo. Aplaudimos el matrimonio homosexual. Creemos que es algo bueno y hermoso. Y si algunos americanos (por ejemplo, católicos y evangélicos a la antigua) siguen pensando que la conducta homosexual es repugnante, bueno, pensamos que son repugnantes – y peor que repugnantes.

Y lejos de ser repugnante por el aborto, lo honramos. Nosotros (o al menos la Corte) hace tiempo que lo hemos elevado al nivel de un derecho humano fundamental. Y uno de nuestros dos grandes partidos políticos ha hecho de este derecho su valor más importante. Es para el Partido Demócrata hoy lo que la anti-esclavitud fue para el Partido Republicano en los días de Lincoln.

En cuanto a la prostitución, los pensadores más «avanzados» entre nosotros están abogando por su legalización. Después de todo, es su cuerpo, no el de nadie más. ¿Por qué no puede alquilarlo por dinero? Eso está en consonancia con el espíritu de nuestro sistema económico de libre empresa, ¿no?

Para terminar, permítanme decir algo que probablemente haría que me despidieran si todavía estuviera enseñando. Encuentro la homosexualidad repugnante.  Encuentro la embriaguez repugnante. Encuentro la prostitución repugnante. Encuentro la adicción a las drogas repugnante. El aborto me parece repugnante.

En cuanto a la gente que no encuentra estas cosas repugnantes, yo las encuentro repugnantes.

Acerca del autor:

David Carlin es profesor de sociología y filosofía en la“CommunityCollege” de Rhode Island y autor de “The Decline and Fall of theCatholicChurch in America”.

13 comentarios en “El argumento de la repugnancia
  1. Completamente de acuerdo con usted también ,Esther.
    Y a Markus: Jesucristo instituyó el MATRIMONIO entre HOMBRE Y MUJER.
    Dijo:Habeis oído que en el Principio los creó VARÓN Y MUJER..[…]
    Dejará el HOMBRE a su padre y a su madre y se unirá a su MUJER.
    No dijo se unirá a su mujer o a su hombre y la homosexualidad ya existía siglos antes de Su venida. Y conocía el futuro xq es Dios.
    Así dijo a las mujeres q lloraban cuando iba de camino a la Cruz : :»llorar mas bien por vosotras y por vuestros hijos xq vendrán tiempos en que dirán,dichosos los vientres que no alumbraron y los pechos que no amamantaron..»ESOS SON NUESTROS DIAS,XQ NUNCA COMO HOY LA MATERNIDAD HA ESTADO TAN MAL VISTA Y CATALOGADA COMO UNA «CARGA»DE LA QUE LA MUJER QUIERE LIBERARSE PARA IGUALARSE AL HOMBRE.
    Asiq fíjese que tiempos mas terribles estamos viviendo con esta falta total de moral x la expulsión de Dios de la sociedad,que hasta Jesús dijo q lloremos x la que nos espera.

    1. De ahí no se deduce ataque a la homosexualidad. Además ¿que iba a decir? Quizás en aquella época no había homosexuales en Judea. Pero Jesús no dijo que la homosexualidad fue inmoral ni mal vista a los ojos de Dios. No tampoco dijo que los homosexuales ni los afeminados estuvieran condenados por serlos. Así nuevamente seguimos sin ver ningún argumento en contra. Su repugnancia no viene por razones bíblicas o filosóficas, seamos sensatos, viene de que odian a los homosexuales. Además su interpretación literalista es sospechosa, Jesús también dijo que no venía a traer la paz sino la espada. ¿De ello deducimos que Jesús pudo decapitar a alguien? No era un hombre que predicaba paz, pues lo mismo ocurre con vuestra interpretación.

      1. Yo le voy a decir lo que significa que vino a» traer la espada,y que los enemigos de un hombre serán los de su propia familia,he venido a traer la enemistad entre la madre y el hijo,entre la nuera y la suegra..etc..,»xq lo he vivido en mis carnes..,yo me convertí después de casarme,mi marido es ateo,pues al convertirme tuve que cambiar cosas en mis formas de comportamiento que no le gustaron, una fué no dejar quedar a dormir a mis hijos en casa de su hermana lesbiana que vive en pareja con una mujer(si hubiera vivido sola,viviendo la castidad como la vivo yo ahora,no hubiera puesto ninguna pega),xq no queria que mis hijos vieran eso ejemplo.Sabe que hizo?me dijo que o dejaba de lado a Dios y mis creencias xq ofendían a su hermana o él se iba,y qué hice yo..,obedecer a Dios antes q a los hombres,hace ya 2 años que se fué, Asiq eso es a lo que se refiere con la espada,o a dejarte cortar la cabeza como San Pablo,x defender la Fe.
        Y claro q habia homosexuales en su época, y Él fué en contra de todas las costumbres de Su época, incluso a romper el Sábado que era sagrado para los judíos,dijo que no vino a abolir la Ley de Moisés,sino a darle cumplimiento y el 6°Mandamiento dice NO COMETERÁS ACTOS IMPUROS,eso es pecado grave,excepto para los casados por la Iglesia,solo HOMBRE Y MUJER,que es lo q estableció Jesús.
        Quiere mas argumento que ese,es de lógica total.
        Además de inumerables pasajes de la Biblia que nombran la homosexualidad explícitamente, y toda la Biblia es Palabra de Dios.
        Dios Padre en Levítico dice:NO TE ECHARÁS CON VARÓN COMO CON MUJER, ES ABOMINACIÓN
        Busque en el diccionario la definición de abominación, viene a ser lo mismo que repugnante.,eso es lo que le parecen a Dios los actos homosexuales.
        Aquí nadie habló de las personas,sino de los ACTOS,ese discurso de odio se lo sacan ustedes de la manga para acallar a las masas,ya se lo dije.Yo no odio a ninguna persona.

        1. No, Jesús no caso a nadie ni estableció nada. El matrimonio ya venía de antes. Repito es arbitrario decir que entre una pareja hetero hay amor y una homosexual no. Vuelvo a repetir Jesús no dijo que la homosexualidad estuviese condenada. El único sitio donde puedes encontrar eso es en Pablo, que por cierto también estaba a favor de la esclavitud. Y ¿Por que es acto impuro en una pareja Gay y no en una hetero? Volvemos a lo mismo es arbitrario.

          1. Vamos a ver,con esas palabras Jesus elevó el matrimonio que ya existía ,al grado de Sacramento.
            Y condenó todas las relaciones sexuales fuera de este y fue mas allá,dijo que el hecho de desear a una mujer con la mente ya era adulterio.
            Asique el homosexual,el hetetosexual sin casar,el transexual,el fluido,el neutro, el pansexual, y yo misma que estoy casada y sin marido,TODOS tenemos q vivir la castidad incluso los casados a los que sí les es lícito tener relaciones sexuales, pero que no pueden ni siquiera imaginar que están con la vecina del cuarto, xq es adulterio.
            Pero usted,no lo entiende porque mira con los ojos del mundo y no con los de Dios,a usted estas cosas le resultan locura y no puede entenderlas,x mucho que yo me emplee en intentar explicárselo. SÓLO DIOS podría quitarle la venda de los ojos.
            Y también le diré que hay personas que «aman» y que quieren también tener «relaciones sexuales» con aquello que «aman» y no por eso se convierte TODO en lícito.
            Xq entonces TODOS los deseos de las personas deberían ser licitos.
            Y también le digo que Jesucristo tampoco dijo nunca explícitamente que MATAR esté mal,y eso no nos autoriza a matar a nadie ni que matar esté bien.

  2. Disculpeme pero hay comportamientos y cosas q dan asco y no por eso los científicos se va a dedicar a argumentar.
    Y le diré q yo trabajo con gente atea,incrédula,socialista,unos votan a podemos, otros al psoe y,no saben que es una Iglesia xq no la han pisado en su vida ,estan a favor del aborto, del divorcio , del homomonio..etc.. y en la cara de compañeros homosexuales se hacen los tolerantes,modernos y todo es muy bonito..pero tendría que ver lo que dicen por detrás del asco que les da lo que se imaginan hacen en privado.Y al recriminar yo esa doble cara,sabe q me dicen la mayoria?que no quieren que los llamen homófobos xq esta mal visto,osea q puedo decir yo q trato con muucha gente a diario q todo es postureo y si se indaga no hay una aceptación general del comportamiento homosexual,ya se han encargado de silenciar a las masas las leyes y los medios de comunicación como toda buena dictadura del pensamiento único.

    1. En parte estoy de acuerdo contigo. Un político homosexual del PP recibió un insulto y ningun “progresista» salió a defenderle. Pero de ahí a condenar la homosexual hay un trecho. Jesús no lo hizo ¿por que hay gente que si? Y decir que entre una pareja hetero si se puede dar el amor y una homosexual no es arbitrario.

      1. Y si nos llaman homófobos tendremos que padecerlo pero defendiendo nuestra posición.
        Callar por cobardía, por respetos humanos sería ser cómplices de esta teoría aberrante y pecar por omisión.

  3. Lo que es repugnante es que haya gente que piense que existe este argumento de la repugnancia. No he visto de un solo argumento en contra de la homosexualidad. Se supone que este hombre es filósofo ¿no?, pues debería elaborar un argumento basado en proposiciones lógicas que lleven a la conclusión de que la homosexualidad es repugnante. Pero no hemos visto eso. Sólo hemos visto afirmaciones sin soporte argumentativo racional. Creo que el único argumento que ha dado es emocional, y como seres racionales tenemos que dar argumentos racionales y no emocionales.

    1. MAEKUS:
      Por supuesto que se han dado argumentos racionales: el que da la Ley Natural y que proviene de la Ley Divina.
      Igual.que otras leyes del Universo, Dios, Rey del Universo imprime esta Ley Natural en ñlaracionalidad humana.

      La Unión entre hombre y mujer se da en orden a la procreación y pervivencia de la raza humana.Para que esto se dé hay una complementariedad de sexos , fisiologuca , emocional, intelectual y afectiva de orden natural que vincula a HOMBRE Y MUJER..

      Toda relación sexual fuera se este orden querido por DIOS es desordenada, Simplemente porque EL ha creado el Universo, es Señor de la Creación y en ella inscribe , ORDENA SUS LEYES.

      Es la SOBERBIA DEL HOMBRE , QUE PRETENDE OBRAR AL .ARGEN DE DIOS, EL QUE OBRA D E S O R D E N A D Á M E N T E.

      PUNTO.
      ¿.

      ¿Quieres argumento más racional que la LEY de DIOS?

      Aunque hay que diferenciar la conducta desordenada- el acto homosexual- con la TENDENCIA o inclinación de la persona hacia otra del mismo sexo.
      Esta TENDENCIA EN SÍ NO ES CULPABLE..Pero , la persona ha de ser consciente de ello y ha de GUARDAR SIEMPRE LA CONTINENCIA SEXUAL , ha de LUCHAR y mantener su PUREZA.

  4. Completamente de acuerdo, y haciendo el inciso,xq aquí hay muchos que carecen de comprensión lectora y hay que explicarlo como en una clase de infantil,que lo que son repugnantes son esas CONDUCTAS .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *