PUBLICIDAD

Cómo la homosexualidad perjudica a la Iglesia

Pope Pius XI by Philip Alexius de László, 1924 [Bodleian Libraries, University of Oxford]
|

Por David Carlin

Una de las defensas más comunes del comportamiento homosexual es: «Esto no le hace ningún daño a usted ni a terceros». A lo que mi respuesta es: «¿No hay daño? Pues ha arruinado bastante a la Iglesia Católica en Estados Unidos».

La homosexualidad entre los sacerdotes y a veces entre los obispos; más una actitud de tolerancia hacia los homosexuales entre los sacerdotes y obispos no homosexuales, como si las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo no fueran un gran problema; más el colosal escándalo de los abusos sexuales a adolescentes por parte de sacerdotes homosexuales; además de los intentos episcopales de encubrir estos abusos; además de la pretensión generalizada entre los católicos, tanto laicos como clérigos, de que la homosexualidad tuvo poco o nada que ver con el escándalo de los abusos; además de un sentimentalismo pro-gay que se encuentra entre muchos católicos laicos; además del P. James Martin, S.J. – todo esto ha hecho un daño inconmensurable a la Iglesia en los Estados Unidos.

Los anticatólicos han recibido un garrote con el que golpear a la Iglesia que es tan bueno, o incluso mejor, que los garrotes clásicos: la Inquisición española y el juicio a Galileo. Dentro de mil años, la televisión nocturna seguirá haciendo chistes sobre sacerdotes católicos que abusan de niños.

Los no católicos (protestantes, judíos, agnósticos y ateos) que en estos tiempos moralmente corruptos podrían haber considerado unirse a una Iglesia Católica que defiende la bondad y la verdad se han alejado al pensar que la Iglesia es tan corrupta como cualquier otra de nuestras podridas instituciones.

Se nos dice que Catón el Viejo solía terminar todos sus discursos en el Senado romano, independientemente del tema que se discutiera, con las palabras: «Cartago, me parece, debe ser destruida.»

Si yo fuera un párroco católico, terminaría todas mis homilías, independientemente de las lecturas bíblicas del día, e independientemente del tema principal de mi sermón, con palabras como éstas: «Permitidme que os recuerde, queridos amigos, que la religión católica -la que vosotros y yo profesamos- siempre ha condenado la práctica homosexual como un pecado muy grave».

Si algún sacerdote, tipo Catón, dice realmente esto, molestará a ciertos feligreses, no pocos de los cuales se alejarán a una parroquia que perciban como más tolerante y actualizada, y se llevarán su dinero. Y algunos feligreses escribirán al obispo quejándose de su sacerdote «homófobo». Más de un obispo, supongo, recomendará al cura que «se calme». Estos obispos, en un intento paternal de guiar a sus párrocos demasiado entusiastas, explicarán: «Mire, la gente de su parroquia sabe perfectamente -sin que usted se lo recuerde- lo que la Iglesia Católica enseña sobre la homosexualidad. ¿Por qué irritarlos insistiendo inútilmente en este tema?».

Pero, ¿tiene razón mi hipotético obispo cuando dice que todos los católicos saben lo que la Iglesia enseña sobre la homosexualidad? Para responder a eso debemos darnos cuenta de que el católico medio distingue entre dos formas en las que la Iglesia enseña algo. A veces la Iglesia es realmente seria en sus enseñanzas morales, por ejemplo, cuando nos dice que no robemos bancos o que no golpeemos a nuestras esposas. Pero otras veces (muchos católicos creen) la Iglesia no es verdaderamente seria, por ejemplo, cuando nos dice que la anticoncepción es un pecado grave o que las relaciones homosexuales son un acto muy grave.

Teniendo en cuenta todo esto, tengo suerte de no ser un sacerdote católico. Mi cabeza pronto sería servida en una bandeja episcopal para el deleite de los católicos, tanto clericales como laicos, que son mucho más humanos que yo, mucho más respetuosos con el derecho humano fundamental a practicar la sodomía homosexual, un derecho casi universalmente reconocido hoy en día por todas las personas que piensan correctamente fuera de África, ese continente «oscuro» en el que la mayoría de la gente todavía no entiende lo progresista y ultramoderna que es la homosexualidad.

El catolicismo es una religión que pide a sus adeptos -es más, les exige- que crean una serie de cosas difíciles de creer. Nos dice que debemos creer que un Dios es tres Personas, que Dios se ha hecho humano, que una virgen ha dado a luz, que un hombre crucificado ha vuelto de entre los muertos, que Jesús ha expiado nuestros pecados, que el pan y el vino se han convertido rutinariamente en el cuerpo y la sangre de Jesucristo.

Si podemos creer todo eso, ¿por qué nos cuesta creer que es un gran pecado que dos hombres o dos mujeres mantengan relaciones sexuales entre sí? Hace tiempo casi todo el mundo creía eso. Y, sin embargo, nos cuesta creerlo, o al menos a muchos de nosotros.  Porque el mundo cree precisamente lo contrario.

Y por «el mundo» me refiero a todas las «mejores personas», es decir, las élites sociales y culturales de Norteamérica y Europa occidental. En Estados Unidos, la sabiduría moral de esta gente mejor se comunica a la gente pequeña (tú y yo) a través de los medios de comunicación, de la industria del entretenimiento y de nuestros mejores y más famosos colegios y universidades. Un poco más allá, nuestras escuelas públicas incluso comunican esta sabiduría a los niños en edad escolar.

En marzo de 1937, el Papa Pío XI escribió dos encíclicas muy interesantes, una en la que denunciaba el nazismo (Mit brennender Sorge), la otra en la que denunciaba el comunismo (Divini Redemptoris).

Creo que una encíclica sobre la homosexualidad debería haberse publicado hace tiempo.  La teoría y la práctica de la homosexualidad, por no hablar de la gran oleada de propaganda a favor de la homosexualidad que está inundando el mundo – estas cosas, me parece, son una amenaza casi tan grave para la Iglesia hoy en día como lo fueron el comunismo y el nazismo en la década de 1930.

No aguantaré la respiración hasta que el Papa Francisco escriba dicha carta. Tampoco aguantaré la respiración esperando que los obispos católicos de América escriban una carta pastoral colectiva sobre el tema.

¿Pero es demasiado para mí esperar que algunos obispos individuales aquí o allá dirijan una carta pastoral tan urgente a sus sacerdotes y a su pueblo?

Acerca del autor:

David Carlin es profesor retirado de sociología y filosofía del Community College de Rhode Island y autor de The Decline and Fall of the Catholic Church in America.

Ayúdanos a seguir informando

1 comentarios en “Cómo la homosexualidad perjudica a la Iglesia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *