PUBLICIDAD

Recuperar el derecho a ser padres

The Guardian Angel Protecting a Child from the Demon by Bartolomeo Gennari, c. 1640 [Musée Magnin, Dijon, France]
|

Por John M. GrondelskiA raíz de Dobbs, los pro-abortistas no dejarán de utilizar -como lo hacían antes de Roe– los casos más extremos, (como el de la niña de 10 años de Ohio que fue a Indiana a abortar) para tachar de «extremista» la última decisión del Tribunal Supremo, al tiempo que intentan codificar en la ley una política abortista verdaderamente extremista.

Hoy en día, como ocurría antes de Roe (1973), la gran mayoría de los abortos -moderadamente, al menos el 96%- se realizan por motivos sociales, económicos y otros motivos no médicos.

En aquel entonces, esa motivación se denominaba «conveniencia», un término claramente incorrecto desde el punto de vista político en el discurso contemporáneo. Llamar ahora al aborto «atención a la salud reproductiva» es la forma en que los defensores del aborto tratan de disfrazar la realidad: redefiniendo la «salud» de forma cada vez más elástica e innovadora.

Tenemos que ser claros sobre el extremismo pro-aborto. Aunque los pro-abortistas citarán casos difíciles, su objetivo no es debatirlos, sino excluir cualquier consideración de la motivación de la decisión de abortar, un movimiento necesario para proteger el más del 96% de los abortos elegidos que no tienen nada que ver con la violación, el incesto o la necesidad médica.

Al igual que el movimiento del «divorcio sin culpa», los pro-abortistas pretenden excluir cualquier consideración de causa o razón para la «elección». Se trata de posiciones morales disfrazadas bajo una terminología jurídica aparentemente neutral. Lo que realmente quieren decir es que ningún matrimonio debe ser inmune a la disolución, ningún embarazo a la interrupción.

Esto está totalmente en consonancia con un punto de vista moralmente relativista que se niega a examinar las causas, sino que sólo quiere ocuparse de las consecuencias. No hay que impedir que los preadolescentes tengan relaciones sexuales; hay que darles preservativos. Si se quedan embarazadas, obviamente deben abortar.

Y si los padres se interponen, bueno, las escuelas públicas de Estados Unidos deberían asimilar a estos «niños» a las costumbres de la «democracia liberal», no a las opiniones «anticuadas» de sus padres. Después de todo, «los niños tienen derechos».

Es probable que un ataque frontal y total a esta propaganda generalizada sea ineficaz, en gran medida porque nuestra cultura ha cambiado el discurso razonado por las frases armadas, un intercambio que beneficia a los políticos incluso cuando empobrece el discurso político.

Por lo tanto, sugiero un enfoque «incremental», no porque los derechos del no nacido sólo merezcan una protección parcial, sino porque la corrupción cultural que ha hecho metástasis en la cultura de la muerte de medio siglo después de Roe requerirá pasos de bebé para retroceder. Pero como todo giro importante en la vida moral, todo comienza con pequeños pasos.

Actualmente, los padres que rellenan los formularios de las escuelas deben firmar múltiples renuncias para permitir que la escuela administre medicamentos a sus hijos durante el horario escolar.

Sin embargo, entre los hijos bastardos de la jurisprudencia de Roe se encuentra el caso Planned Parenthood vs Danforth, que inició una larga línea de decisiones de tribunales federales y estatales que limitan el derecho de los padres a dar su consentimiento o incluso a saber si una hija menor de edad desea abortar, mediante una disposición de «derivación judicial», porque un juez, a diferencia del padre, siempre sabe más.

Quienes pretenden «codificar Roe» admiten que sus propuestas continúan con este recorte de los derechos de los padres. Y sus «codificaciones» de Roe no sólo permiten que los niños obtengan medicamentos cotidianos como la aspirina en la escuela. Excluyen de hecho a los padres del aborto de una hija menor de edad (aunque serán los padres, y no un juez federal o un congresista, los que tendrán que cuidar de la niña si algo sale mal).

Incluso en los estados que han «codificado» el aborto -lugares como Nueva Jersey o Nueva York- los grupos locales de derecho a la vida deberían considerar la posibilidad de reabrir esos debates utilizando los derechos de los padres como cuña.

Lo mismo podría intentarse en lugares como Alaska, donde los tribunales supremos estatales han descubierto tardíamente el «derecho al aborto» en las constituciones estatales. O en un lugar como Virginia, donde parece haber posibilidades de superar el antiguo statu quo y entrar en el nuevo momento post-Dobbs.

Los derechos de los padres pueden ayudar a avanzar en el debate. Es posible que no se quiera prohibir el aborto después de la semana X, pero seguro que se ve el valor de la participación de los padres.

Si no se puede lograr un cambio en la legislatura de un estado determinado, los padres deberían presionar a los consejos de educación para que adopten políticas provida en relación con el embarazo de adolescentes. Encontrar formas de enfatizar la simplicidad del mensaje. Sostener una aspirina o un inhalador para el asma, y preguntar por qué esos artículos, realmente para el cuidado de la salud, requieren el conocimiento y el consentimiento de los padres, pero el aborto no.

Si se consigue, pero el Estado reclama el derecho a impedir esas políticas locales, es una oportunidad para volver a litigar los derechos de los padres en los tribunales, lo que vuelve a poner de manifiesto la usurpación de los derechos de los padres.

La creciente contrarrevolución de los derechos de los padres contra los esfuerzos por utilizar las escuelas para promover las ideologías raciales y de género liberales en contra del consentimiento y sin el conocimiento de los padres ofrece una dinámica política ganadora que los pro-vida deberían aprovechar.

Y recuerde: todo esto no es más que el avance de dos principios clave del pensamiento social católico: que los más vulnerables, incluidos los no nacidos, merecen la protección de sus derechos fundamentales desde la concepción; y que los padres, y no el Estado, son los principales maestros y guías de sus hijos.

Esto no es política; es teología básica.

Acerca del autor:

John Grondelski (Ph.D., Fordham) fue decano asociado de la Facultad de Teología de la Universidad de Seton Hall, South Orange, Nueva Jersey. Todas las opiniones aquí contenidas son exclusivamente suyas.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.