PUBLICIDAD

¿Qué deben enseñar los obispos?

A Tedious Conference by Francesco Brunery, c. 1900 [Musap – Fondazione Circolo Artistico Politecnico Onlus, Naples, Italy]
|

Por Gerald E. Murray

¿Qué debe enseñar un obispo católico? El juramento de fidelidad al asumir un cargo que se ejerce en nombre de la Iglesia proporciona una respuesta sucinta: «En el cumplimiento del cargo que se me confía en nombre de la Iglesia, me aferraré al depósito de la fe en su totalidad; lo transmitiré y explicaré fielmente, y evitaré cualquier enseñanza contraria a él».

¿Cuáles son las cualidades que se exigen a un hombre que es considerado para la promoción al episcopado? El canon 378, §1, 1º responde así: «Para ser un candidato idóneo para el episcopado se requiere que destaque por su fe firme, buenas costumbres, piedad, celo por las almas, sabiduría, prudencia y virtudes humanas, y que posea aquellos otros dones que le capaciten para desempeñar el cargo en cuestión.»

¿Cuáles son las cualidades que la Iglesia busca en un hombre para ser promovido al Colegio Cardenalicio? El canon 351, §1 dice: «Los que han de ser promovidos cardenales son hombres elegidos libremente por el Romano Pontífice, que se destacan verdaderamente en la doctrina, la virtud, la piedad y la prudencia en los asuntos prácticos.»

El cardenal Jean-Claude Hollerich, arzobispo de Luxemburgo, dijo recientemente en una entrevista: «Las posiciones de la Iglesia sobre las relaciones homosexuales como pecaminosas son erróneas. Creo que el fundamento sociológico y científico de esta doctrina ya no es correcto. Es hora de una revisión fundamental de la enseñanza de la Iglesia, y la forma en que el Papa Francisco ha hablado de la homosexualidad podría llevar a un cambio de doctrina.»

La enseñanza de la Iglesia sobre la inmoralidad intrínseca de la sodomía, cuyo acto pecaminoso hace nacer una relación homosexual entre dos hombres o dos mujeres, es calificada por el cardenal primero como «posiciones», y luego como una «doctrina» o una «enseñanza.» Sea lo que sea lo que considera, lo cree «erróneo» porque se basa, aparentemente, no en la Escritura, la Tradición o la ley natural, sino en «fundamento[s] sociológico[s] y científico[s]» que «ya no son correctos». Por eso pide una «revisión fundamental de la enseñanza de la Iglesia».

Tales declaraciones revelan el pensamiento de un hombre que ha rechazado su obligación solemne como obispo y cardenal, por no hablar de como seguidor bautizado de Jesucristo en la Iglesia Católica, de «mantener el depósito de la fe en su totalidad». Ha rechazado públicamente lo que tiene el deber de sostener y defender. Lamentablemente, ha calificado de errónea la enseñanza inalterable e inmutable de la Iglesia sobre la inmoralidad de los actos homosexuales, que se enseña claramente en la Sagrada Escritura, la Tradición y la ley natural.

Si realmente cree que esta enseñanza es «errónea», entonces debería hacer una de estas dos cosas (ruego que haga la primera) 1) si desea seguir siendo fiel a Cristo y a su Iglesia, debe arrepentirse y retractarse de su grave error, abrazando públicamente la enseñanza de la Iglesia; o 2) si decide erróneamente que él tiene razón y la Iglesia está equivocada, entonces debería dar el único paso moral e intelectualmente honesto posible y renunciar a sus cargos de autoridad en la Iglesia, puesto que ya no está dispuesto a cumplir su deber de evitar «enseñanzas contrarias al [depósito de la fe]», un deber que asumió libremente pero que ahora rechaza de plano.

Que siga siendo el cardenal arzobispo de Luxemburgo mientras se niega a cumplir con su deber de enseñar la verdad católica sería una prevaricación del más alto nivel. Sería un uso oportunista del poder en la Iglesia para intentar la destrucción de la enseñanza de la Iglesia, causando un gran daño a la salvación de las almas. Una subversión tan atrevida a la vista de todos es el colmo del clericalismo, por lo que cuenta con que se le escuche y no se le contradiga, porque eso es lo que se supone que hacen los fieles católicos cuando habla un cardenal arzobispo.

El escandaloso rechazo del cardenal Hollerich a la enseñanza de la Iglesia sobre la grave inmoralidad de los actos homosexuales confirmará inevitablemente a la gente en el pecado, dando la falsa impresión de que la Iglesia podría estar a punto de cambiar su enseñanza, dándose cuenta finalmente -como el cardenal Hollerich- de que esta enseñanza, y no la sodomía, es errónea. La sodomía ya no sería un pecado mortal, un grave mal uso de la facultad sexual que ofende a Dios y lleva a otros al pecado. Por el contrario, la sodomía sería reconocida como parte del plan de Dios para la humanidad.

El cardenal Hollerich es el Relator General del Sínodo de 2023 sobre la Sinodalidad, que se encuentra en su fase inicial de preparación y consulta. ¿Utilizará ese papel crucial para endilgar al Sínodo su llamamiento a una «revisión fundamental de la enseñanza de la Iglesia» sobre los actos homosexuales?

El cardenal Hollerich también engaña a la gente al plantear que la enseñanza católica sobre la moral es cambiante porque su verdad no se basa en la Escritura de inspiración divina, la Tradición o la ley natural, sino que depende de los hallazgos siempre cambiantes de la «sociología y la ciencia». La misión de la Iglesia, entregada a los Apóstoles por Nuestro Señor mismo, es transmitir fielmente el depósito de la fe. Las verdades del depósito de la fe nunca pueden ser contradichas por ningún hallazgo verdadero de la ciencia humana. La razón y la revelación, enseña la Iglesia, trabajan en armonía y no en oposición.

El Cardenal Hollerich ha traicionado las obligaciones que asumió libremente cuando aceptó la ordenación como obispo, cuando se le dio el cargo de ser un autorizado «maestro de doctrina». (canon 378, §1) Ahora pide una «revisión fundamental de la enseñanza de la Iglesia». Esta es la búsqueda perenne de los herejes, desde Arrio hasta los modernistas. Es una vana presunción, que implica un abrazo trágico de la mentira prometida en la primera tentación: «y serás como Dios». (Génesis 3:5)

Sólo Dios establece y da a conocer al hombre lo que es verdadero y lo que es falso, incluidas las cuestiones de moral sexual. Nuestra fidelidad a Cristo requiere que rechacemos cualquier noción de que podemos o debemos reescribir la doctrina católica en busca de una «nueva enseñanza revisada» que en realidad es un viejo error. Debemos rezar por el cardenal Hollerich: que rechace su error y proclame la verdad de Cristo con amor y convicción.

Acerca del autor:

El reverendo Gerald E. Murray es Doctor en Derecho Canónico, abogado canónico y pastor de Holy Family Church en la ciudad de Nueva York.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.