PUBLICIDAD

Prepárense para los Días de furia

*Outside . . . Pelosi’s house!
|

Por Robert Royal

No sé si el Tribunal Supremo emitirá hoy su decisión sobre Dobbs. O si, cuando lo haga, como en el borrador filtrado del juez Alito, revertirá el caso Roe v. Wade. Lo que sí sé es que cualquier margen que el Tribunal conceda a los estados para limitar el aborto no dará lugar a protestas «mayoritariamente pacíficas», sino a la violencia.

Los grupos radicales pro-aborto ya han llevado a cabo ataques contra centros de asesoramiento pro-vida y ha habido incidentes sospechosos en todo el país en las iglesias. Esos mismos grupos han prometido mucho más de esto en el verano y el otoño, y ya están organizando «Días de furia«.

Las iglesias católicas van a ser un objetivo particular porque hemos sido los defensores más visibles de la protección de toda la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural. Así que es hora de que nos organicemos también -no sólo los obispos y pastores, sino todos los católicos- para estar preparados para lo que viene.

No podemos confiar mucho en nuestras instituciones gubernamentales. Miren cómo respondieron ante el joven enloquecido que acaba de amenazar con matar al juez Kavanaugh. Es cierto que la policía lo arrestó y fue acusado – después de que se entregó. Pero poco se ha hecho para evitar que alguien más intente hacer lo mismo.

Debido a que el aborto está tan politizado, Nancy Pelosi ha frenado la legislación en el Congreso que proporcionaría protección adicional para los jueces, sus familias, secretarios y empleados, diciendo que «nadie está en peligro.» Lo están, por supuesto, pero decirlo podría molestar a las bases.

Mientras tanto, el grupo pro-aborto Ruth Sent Us insinuó en un tuit el jueves que está vigilando a la esposa de Kavanaugh, Ashley, y que sabe dónde van a la escuela dos de sus hijos.

El mismo grupo pro-aborto tuiteó la dirección de la jueza Amy Coney Barrett, el hecho de que va a misa a diario y envía a sus siete hijos a una escuela local de People of Praise. (También ha llamado a la Iglesia «una institución para la esclavización de las mujeres»).

Y Samuel Alito está en una casa segura.

Esto está sacado directamente de un libro de jugadas de la mafia: «Bonito lugar tienes aquí. Sería una pena que le pasara algo».

Si todavía viviéramos en un Estado de derecho, quienquiera que fuera el responsable de los tweets que amenazan a dos jueces de la Corte Suprema estaría ahora mismo en la cárcel. El hecho de que no lo estén -los medios de comunicación lo estarían señalando si lo estuvieran- nos da una visión justa de cómo se darán las protestas y la violencia después de que llegue la decisión sobre Dobbs.

Y muestra cómo se comportará también Twitter, que es tan sensible a los mensajes que hacen que la gente no se sienta «segura» (algunas personas, en cualquier caso). Junto con otros medios de comunicación.

El fiscal general Merrick Garland ha hablado de tales amenazas como intolerables en una sociedad civilizada. ¿Pero dónde está la acción? No sólo las protecciones nominales para los amenazados o las investigaciones de los grupos violentos, sino el sólido Estado de derecho.

Sólo había dos oficiales armados fuera de la casa de Kavanaugh cuando Nicholas John Roske llegó en medio de la noche. Un aspirante a asesino más experimentado o un grupo decidido podrían haber tenido éxito, lo que no sólo sería un ultraje en sí mismo, sino que habría puesto en jaque al Tribunal Supremo y a todo nuestro sistema de gobierno.

Mientras tanto, se acercan los Días de furia. Es hora de empezar a pensar en cómo responder. En la propia patria del Papa Francisco, Argentina, las feministas radicales han asaltado y bombardeado iglesias y oficinas gubernamentales. (Vean aquí, un ejemplo.) Los laicos católicos han tenido que formar cordones para rechazarlas.

En mi parroquia, teníamos dos autos de policía aparcados fuera de la iglesia el domingo después de que se filtrara el borrador de Alito. Pero está claro que el peligro aumentará en órdenes de magnitud una vez que tengamos una decisión. Todos los obispos y todos los párrocos del país deberían pensar -ahora mismo, antes de que surjan los problemas- en quiénes serán necesarios para responder a las protestas o a la violencia.

Yo ya le he dicho a mi párroco que estoy dispuesto a ocupar las barricadas, si se da el caso. Esperemos que no sea así.

Pero vamos a necesitar el consejo de ex policías y ex militares, a nivel local, gente con experiencia en cómo manejar a individuos y multitudes con un mínimo de fuerza. Responder a la violencia nosotros mismos sería adoptar los métodos de nuestros adversarios.

Es triste pensar que en este punto nos encontramos también en Estados Unidos, pero es una consecuencia del error del Tribunal al inventar un derecho constitucional al aborto.

Algunos amigos europeos me dicen que en sus países hay menos agitación en torno al aborto porque, en lugar de un decreto dictado por los tribunales, sus asambleas legislativas debatieron realmente las leyes sobre el aborto. La mayoría de los países europeos -a pesar de lo que afirman los grupos pro-aborto aquí en Estados Unidos- tienen una regulación legal del aborto similar a la que Mississippi busca en Dobbs: abortos legales antes de las 15 semanas y más estrictamente restringidos después.

La gente, por supuesto, encuentra formas de evitar las restricciones legales en Europa, e incluso el aborto en el primer trimestre sigue siendo una abominación. Pero dice algo sobre nuestra condición social el hecho de que la ley de Mississippi, que es básicamente el consenso liberal en Europa, sea considerada aquí como extremista y una infracción radical de los derechos de las mujeres.

De hecho, ahora vamos a tener debates sobre eso en los estados.

Mientras tanto, muchos de nosotros estamos llamados a arriesgarnos -literalmente- para proteger nuestras iglesias y otras instituciones que defienden el simple principio de que la vida humana inocente es sagrada. Ese es un principio de derecho natural, la conclusión de la recta razón, no -como a veces dicen incluso algunos católicos como el presidente Biden- una imposición de un dogma religioso a los ciudadanos estadounidenses.

La gente a veces bromea diciendo que, si el archiescéptico Voltaire volviera hoy, se sorprendería de que la Iglesia se haya convertido en la más firme defensora de la razón humana en nuestro mundo posmoderno y radicalmente relativista. Y se asombraría aún más al ver a los católicos y a otras personas de buena voluntad arriesgarse, como debemos hacerlo ahora, en defensa de la razón y de la vida humana.

Acerca del autor:

El Dr. Robert Royal es editor en jefe de The Catholic Thing, presidente del Faith & Reason Institute en Washington, D.C. Sus libros más recientes son Columbus and the Crisis of the West y A Deeper Vision: The Catholic Intellectual Tradition in the Twentieth Century.

Comentarios
2 comentarios en “Prepárense para los Días de furia
  1. Pues, ya lo creo que en ejercicio de la segunda enmienda, deban ser los cristeros de EEUU. Si no ven armas, que les hagan frente esos desadaptados no se van a detener. También pienso que los sacerdotes deberían de bendecir mucha agua, según la formula del concilio de Trento, y proveer de botellas con dicha agua al cuello de los que formen las barricadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.