PUBLICIDAD

Lectura espiritual para la Cuaresma y la vida

|

The Fight Between Carnival and Lent by Pieter Bruegel the Elder, 1559 [Kunsthistorisches Museum, Vienna]
The Fight Between Carnival and Lent by Pieter Bruegel the Elder, 1559 [Kunsthistorisches Museum, Vienna]
Por el Padre C. John McCloskey III

Como católicos, sabemos que el propósito de nuestra vida es llegar a ser santos. Podemos encontrar innumerables oportunidades durante años para progresar en el camino al cielo, en cooperación con la gracia de Dios. Ya conoces muchos de los medios: la oración, los sacramentos y las obras corporales y espirituales de misericordia. Sin embargo, algo casi indispensable es la lectura espiritual, que es algo que cualquiera que sepa leer puede hacer. Como san Josemaría Escrivá dijo: «Ojalá fuera tal tu compostura y tu conversación que todos pudieran decir al verte o al oírte hablar: éste lee la vida de Jesucristo.»

Para ello debemos empezar por la Biblia. La mayoría de los católicos estadounidenses sólo están expuestos a la Biblia durante aproximadamente diez minutos en la misa del domingo. Además, sólo unos pocos están familiarizados con los grandes clásicos espirituales del catolicismo. Nuestros sentidos de la vista y el oído son agredidos por un bombardeo diario de estimulación que parece estar diseñado por el diablo, o al menos por muchos de sus amigos aquí en la tierra, todo con el propósito de mantenernos en el mundo de lo efímero y para distraernos de pensar en la vida sobrenatural. Para fortalecernos en esta lucha, aparentemente desigual, contra la cultura de la muerte, la lectura espiritual es un arma importante.

Consideremos el ejemplo de San Agustín, que oyó la voz de un niño cantando Tolle lege (¡Recoge y lee!) y abrió el Evangelio en un pasaje que cambió su vida, y el curso de la civilización cristiana. San Antonio de Egipto, el fundador de la vida monástica, se conmovió tanto por la historia del joven rico del Evangelio que él siguió el mandato de Cristo que dice: «Vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres, ven y sígueme.» San Ignacio de Loyola, recuperándose en su lecho de las graves heridas de guerra, tiró el equivalente a la literatura barata de hoy y comenzó la lectura espiritual que le inspiró a un cambio radical, lo que llevó a la fundación de la Compañía de Jesús, los grandes campeones de la Reforma Católica.

Más cerca de nuestro propio tiempo, tenemos a John Henry Newman, cuya inmersión junto a los primeros Padres de la Iglesia lo convenció de la verdad de la fe católica. Flannery O’Connor, la gran autora católica del sur de la década de 50 y 60, dedicó al menos veinte minutos de lectura diaria de la Summa Theologiae de Tomás de Aquino, por los que sus escritos están llenos de sentido común (e incluso ironía) del doctor angelical. Estos son, por supuesto, algunos de muchos ejemplos.

San Juan Pablo II, en su proyecto apostólico de nuestro siglo, Novo millennio ineunte («Al comienzo del nuevo milenio»), nos instó a «contemplar el rostro de Cristo.» Uno de los medios primarios, señaló, son las Sagradas Escrituras. Este exitoso libro de todos los tiempos, por lejos el más citado en la historia, debe ser nuestro libro favorito, y debe ser leído y meditado durante al menos unos minutos cada día.

Podríamos llamar a la Biblia el libro interminable ya que una vez que lo terminamos, simplemente comenzamos de nuevo, una y otra vez, hasta que Dios nos llame hacia sí mismo. Lo más importante que podemos hacer es aprender a cómo vivir de ella y hacer resoluciones diarias a tal efecto. Con el tiempo nos encontraremos con las historias de la Biblia, especialmente del Nuevo Testamento, tan familiar como la historia de nuestra propia vida. Y vamos a empezar a vivir en Cristo, a ser empapados en sus palabras y ejemplos.

Además de alimentar nuestra meditación, la Biblia es el texto principal de nuestro trabajo de evangelización. Para asegurarnos de que la Escritura nunca esté lejos, debemos conseguir una Biblia grande para el hogar y un Nuevo Testamento de bolsillo (como los que Francisco había distribuido en la plaza de San Pedro) para llevar con nosotros, o una aplicación de la Biblia para el teléfono o tableta. Y es útil si la versión doméstica tiene un comentario para concentrarse no tanto en las controversias académicas sino más bien en el sentido práctico, espiritual, o ascético de la Escritura. Por supuesto, el comentario debe ser fiel a las enseñanzas de la Iglesia.

La lectura del Nuevo Testamento debe ser complementada con buenos libros sobre Cristo y su vida, tales como To Know Christ Jesus de Frank Sheed, o Life of Christ de Fulton Sheen, The Lord de Guardini o, más recientemente, Jesus de Nazareth de Benedicto XVI.

Para complementar la lectura diaria de la Sagrada Escritura, también debemos incorporar la lectura de algún libro espiritual, generalmente el que nos recomiende nuestro director espiritual, que puede incluir obras del Magisterio de la Iglesia, la vida de los santos, obras de teología, o algún clásico espiritual católico.

Meditar un solo libro a la vez, por breves periodos al día, leerlo de principio a fin, y tal vez tomar notas o poner de relieve los puntos especialmente llamativos que luego serán llevados a la oración silenciosa o para la conversación en la dirección espiritual. El Catecismo de la Iglesia Católica dice (citando a Guigo the Carthusian, un popular escritor medieval espiritual): “Buscad leyendo, y encontraréis meditando; llamad orando, y se os abrirá por la contemplación.” (2654) Una buena lectura espiritual, seriamente realizada, dará lugar a una mayor y mejor oración, mayor auto-negación, y un mayor deseo de evangelizar a la familia, amigos y a la gente en general.

Hace años realicé una lista de lecturas espirituales: el Plan de Lectura de la vida católica. Todos los libros de esta lista proporcionan una excelente nutrición espiritual, aunque varían ampliamente en la fecha, género, estilo y enfoque. Todo el mundo tiene libros favoritos por lo que encontrarán algunos enfoques más fructíferos que otros. En una tradición tan rica como la nuestra, hay tantas buenas lecturas, que incluso a un católico comprometido podría llevarle toda su vida leerlas. ¡Feliz lectura!

Sobre el autor:

C. John McCloskey es un historiador de la Iglesia y un investigador del Instituto Fe y Razón.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *