PUBLICIDAD

La pregunta de María

Annunciation by Sandro Botticelli, 1489-90 [The Uffizi, Florence]. There are two inscriptions on the frame, both from Luke’s Gospel.
|

Por Paul D. Scalia

He aquí algo curioso. La Santísima Virgen María – la personificación de la humildad, la fe y la obediencia – hace algo que no solemos asociar con esas virtudes. Hace una pregunta: «¿Cómo es posible, si no conozco varón?». Por supuesto, la cuestión es que hace la pregunta con toda humildad, fe y obediencia. De este modo, nos enseña a preguntar y, por tanto, a reflexionar sobre nuestra fe.

Y tenemos que pensar sobre nuestra fe. No hacerlo sería un flaco favor a la propia fe. La revelación de Dios se dirige a criaturas racionales y debe ser recibida y respondida por éstas. Jesucristo, la plenitud de la revelación de Dios, es el Logos -la palabra, idea o pensamiento- hecho carne. Dios es nuestro «culto razonable». (Romanos 12:1) La falta de pensamiento deforma y distorsiona la fe católica. Engendra una fe superficial, supersticiosa y quebradiza, apta para hacerse añicos la primera vez que alguien hace una buena pregunta.

Los fieles irreflexivos se convierten en presa fácil. Son la semilla en el camino: «Cuando alguno oye la palabra del Reino y no la entiende, viene el maligno y arrebata lo sembrado en su corazón». (Mateo 13,19) Un magisterio irreflexivo se vuelve tiránico, no enseña con autoridad la palabra de Dios, sino que se limita a imponer su propio poder.

Ahora, para apreciar la pregunta de la Virgen, tenemos que contrastarla con la pregunta de Zacarías de antes en el Evangelio de Lucas. (Lucas 1:5-23) El ángel Gabriel se le apareció en el templo. De pie ante el altar, anunció la respuesta a las oraciones de Zacarías: el nacimiento de Juan el Bautista. En respuesta, Zacarías preguntó: «¿Cómo puedo estar seguro de esto?». A primera vista, su pregunta parece similar, prácticamente la misma, que la de María. Pero la diferencia es profunda.

¿Cómo puedo estar seguro de esto? Bueno, el mensajero de Dios está delante de ti. Eso debería ser prueba suficiente. Si el envío de un ángel de Dios no es suficiente, ¿qué lo será? En términos modernos, la pregunta de Zacarías sería algo así como «Sí, claro» o «¿Ah, sí? Demuéstralo». No es receptivo a la verdad que se le anuncia. Más bien, insiste en que Dios se demuestre a sí mismo. Zacarías es un escéptico, que no busca conformar su mente a la realidad, sino que insiste en que la realidad se demuestre a su gusto. Lo que hace de Zacarías una imagen adecuada de la mayoría de los pensadores modernos.

La pregunta de María es diferente. «¿Cómo puede ser esto?» podría traducirse por ¿Cómo será esto? o incluso ¿Cómo va a ser esto? El punto es que ella acepta que lo que el ángel dijo será. Pero también quiere saber cómo. María primero confió -tuvo fe- en que el mensajero de Dios decía la verdad. Luego, quiso entender cómo ocurriría algo tan milagroso.

Esta es, pues, la primera lección que la Virgen nos enseña sobre el pensamiento: hacer preguntas en la fe. La teología se define como la fe que busca la comprensión. Primero, creemos lo que Dios nos ha revelado; después, buscamos comprenderlo más. No hacemos de nuestra propia comprensión la condición de la fe. No decimos: «Cuando me convenzas, entonces creeré». Eso es lo que hizo Zacarías – y fue castigado. La fe en lo que Dios ha revelado es necesaria para el tipo adecuado de pensamiento en la Iglesia.

De hecho, la fe es necesaria para cualquier tipo de pensamiento. Todos los profesores lo entienden, porque lo primero que necesitan sus alumnos es confiar en ellos. Si el alumno no tiene este tipo natural de fe, si se niega a confiar, entonces nunca podrá recibir lo que el profesor tiene que impartir. La pegatina del parachoques nos exhorta: «¡Cuestiona la autoridad!» Ése es el estrecho mantra de quienes se niegan a ser enseñados y, por tanto, nunca aprenderán a pensar.

En segundo lugar, María muestra que debemos hacer preguntas con la voluntad de recibir la respuesta. La pregunta de Zacarías era la única respuesta que quería. La pregunta de la Virgen muestra una apertura a la instrucción. Aquí es bueno recordar la frase de Newman: «Diez mil dificultades no hacen dudar a uno». Una dificultad es una perplejidad o asombro sobre algún aspecto de la fe. Conduce a ese cuestionamiento y disposición a recibir lo que Dios tiene que decir.

La duda procede y conduce al escepticismo. Pone a Dios a prueba y exige que se demuestre a sí mismo. Lo irónico es que Dios ha hecho muchas cosas para demostrar su amor por nosotros. Pero no estamos abiertos a sus respuestas. Seguimos poniéndole trabas, insistiendo en que se pruebe a sí mismo con nuestras condiciones.

En tercer lugar, María nos muestra que nuestras preguntas deben tener como objetivo la entrega. Sus preguntas no son sólo un esfuerzo intelectual. Ella no pregunta sólo porque, sería bueno saber. Ella no sufre el vicio de la curiositas. Más bien, ella pregunta, busca comprender más, para poder conformarse a la verdad de Dios. Por eso debemos hacer preguntas sobre la fe: para que, comprendiendo más, podamos darnos más a nosotros mismos.

Zacarías fue castigado con la mudez, porque los escépticos no tienen nada que decir. María es recompensada con una explicación y una prueba. Ella no las exigió; Dios, en su generosidad, se las dio. No siempre responde con tanta rapidez o claridad. Pero siempre recompensa a los que le buscan con corazón sincero y recto, a los que desean conocerle y comprenderle más, no en sus propios términos, sino como Él es.

Acerca del autor:

Paul Scalia es sacerdote de la Diócesis de Arlington, VA, donde se desempeña como Vicario Episcopal para el Clero y Pastor de Saint James en Falls Church. Es el autor de That Nothing May Be Lost: Reflections on Catholic Doctrine and Devotion y editor de Sermons in Times of Crisis: Twelve Homilies to Stir Your Soul.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *