PUBLICIDAD

Encuesta del 2015: Cristianos perseguidos en Oriente Medio

|

Por George J. Marlin

En 2015 los cristianos fueron los miembros mas perseguidos, incluso más que cualquier otro grupo religioso en el mundo. La persecución también ha sido la causa principal del aumento global de personas desplazadas por la fuerza. De acuerdo con las Naciones Unidas, el número de desplazados internos y refugiados en el extranjero alcanzó un máximo histórico el año pasado de 60 millones de personas.

El impacto de este ciclo de profundización de la persecución ha creado el éxodo más importante de fieles cristianos en la historia de Oriente Medio.

Con enormes poblaciones que huyen de sus hogares como nunca antes, los cristianos están desapareciendo rápidamente de regiones enteras – y no sólo en Oriente Medio, sino también en África, donde varias diócesis se han vaciado.

En gran parte, esta migración es el producto de la limpieza étnica impulsada por el odio religioso. Esta violencia sistemática e intimidación es en gran parte gracias al trabajo de los grupos militantes terroristas islamistas; ISIS en particular.

La implacable búsqueda de ISIS por la limpieza religiosa y territorial claramente encaja en la definición de genocidio de la Naciones Unidas:

cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal: matanza de miembros del grupo y la lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo…

Los actos genocidas de ISIS están dirigidos principalmente contra los cristianos. Su publicación online, Dabiq, cuenta: «Vamos a conquistar Roma, romperemos sus cruces, y esclavizaremos a las mujeres, con el permiso de Allah.»

ISIS está dirigido por fanáticos ideológicos que ciegamente se adhieren a una forma extrema del Islam salafista que sostiene que son los únicos verdaderos musulmanes. La condición sine qua non de esta secta requiere que el califato limpie al Islam del chiísmo y de los infieles. Según Abu Naji Hornear, un intelectual de ISIS, esto significa que los terroristas deben emplear la yihad, definida como «nada más que violencia, crudeza y terrorismo, asustando y masacrando a la gente».

En Siria, esta política de ISIS y la guerra civil por la que atraviesa, son responsables de la muerte de más de 250.000 personas y el desplazamiento de 11,6 millones – la mitad de la población del país. Al menos 3,9 millones de refugiados sirios están varados en el Líbano, Jordania, Irak y Turquía. Un sorprendente 25 por ciento de la población del Líbano ahora se compone de refugiados sirios.

Sin embargo, la mayoría de los cristianos exiliados se niegan a unirse a los campos de refugiados o a registrarse en agencias de ayuda – por temor a verse perjudicados o secuestrados por musulmanes. En su lugar, se basan en la ayuda de las organizaciones católicas internacionales, tales como Aid to the Church in -Need, y de otros cristianos para que los alimenten, vistan y puedan educar a sus hijos.

ISIS espera borrar el pasado, presente y el futuro del cristianismo. En 2015 las iglesias han visto sus infraestructuras desmanteladas, manuscritos y sitios antiguos destruidos, y un rico patrimonio puesto en peligro: un siglo de herencia más antiguo que el Islam.

Más de 150 iglesias, centros pastorales y monasterios han sido dañados o destruidos en Siria, incluyendo la histórica iglesia de San Jorge en Qaber Shamiya, que fue saqueada y luego incendiada. La Iglesia Apostólica Armenia de los cuarenta mártires de Alepo, fue destruida en respuesta a los eventos realizados por los cristianos en la conmemoración del 100º aniversario del genocidio armenio.

En Mosul, Irak, sus cuarenta y cinco iglesias cristianas o bien han sido destruidas, convertidas en instalaciones militares, o convertidas en mezquitas. En enero de 2016, fotos de un satélite confirmaron que San Elías, el monasterio más antiguo en Irak, que se encuentra en la cima de una montaña fuera de Mosul desde el 590 dC, ha sido reducido por ISIS a un montón de escombros.

También ha habido una intensa persecución de cristianos en otros países de Oriente Medio. He aquí un resumen:

Irán: los cristianos han sufrido un aumento de redadas y detenciones. El número de cristianos en la cárcel se duplicó en 2015, a pesar de las promesas del gobierno para promover la tolerancia religiosa.

Arabia Saudita: esta nación, que no permite ninguna iglesia cristiana, continúa con los peores resultados con respecto al abuso de la libertad religiosa, y el nuevo rey ha anunciado un enfoque aún más estricto.

Sudán: el presidente Omar al-Bashir mejoró su dura línea islamista ultra-ortodoxa. El número de cristianos en Sudán sigue disminuyendo rápidamente.

Turquía: pese a las afirmaciones de las reformas del gobierno, los cristianos están siendo tratados como ciudadanos de segunda clase. Los cristianos también temen por el ascenso del islamismo radical en Turquía.

Egipto: los ataques a iglesias han disminuido desde que el presidente Morsi dejó el cargo, sin embargo, los cristianos siguen siendo atacados y asesinados. El 7 de enero de 2015, el presidente el-Sisi envió un fuerte mensaje al asistir a una liturgia de Nochebuena junto al Papa copto Tawadros II en El Cairo, en la catedral de San Marcos. También condenó la violencia de ISIS y otros grupos radicales en una celebración del nacimiento de Mahoma. «Es inconcebible», dijo El-Sisi, «que aquello mas sagrado que tenemos en todo el mundo islámico, cause una fuerte sensación de ansiedad, peligro, matanza y destrucción para el resto del mundo.» Las palabras y gestos del presidente fueron trascendentales. Desafortunadamente, hubo poca acogida por parte del gobierno egipcio en garantizar a los cristianos sus derechos básicos.

En cuanto a los gobiernos occidentales, mientras que muchos han condenado los crímenes de los radicales islamistas contra la humanidad, no han implementado ningún plan eficaz para detener la violencia o para garantizar que los cristianos y otras minorías reciban protección o refugio seguro. El otro día, sin embargo, el Parlamento Europeo declaró que ISIS se dedica al genocidio y pidió a sus Estados Miembros que den «protección y ayuda, incluyendo protección y ayuda militar» a todos los grupos destinatarios de conformidad con el derecho internacional.

Pero como la mayoría de Occidente mira pasivamente, muchos cristianos de Oriente Medio siguen manteniendo su posición a pesar de las dificultades. La posición de estos cristianos que luchan se caracteriza mejor por las palabras del arzobispo melquita de Alepo, monseñor Jean-Clément Jeanbart:

Nos enfrentamos a uno de los retos más importantes de nuestra historia de 2000 años. Vamos a luchar con todas nuestras fuerzas y actuar con todos los medios disponibles para dar a nuestra gente razones para quedarse y no salir; sabemos que el camino por delante será muy difícil; sin embargo, estamos convencidos de que nuestro amado Señor Jesús está presente en su Iglesia y nunca nos abandonará. Sabemos que nada puede interponerse entre nosotros y el amor de Cristo – y que a través de todas estas pruebas triunfaremos por el poder de Aquel que nos ama.

Sobre el autor:

George J. Marlin, Presidente de Board of Aid to the Church in Need USA., es editor de The Quotable Fulton Sheen y autor de The American Catholic Voter, y Narsiccist Nation: Reflections of a Blue-State Conservative. Su libro más reciente es Christian Persecutions in the Middle East: A 21st Century Tragedy.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.