El empeoramiento de la crisis

Laborers in the Vineyard by an unknown artist, c. 1030–1050 [Germanisches Nationalmuseum, Nuremberg, Germany]. The Codex is an illuminated Gospel (Vulgate) produced at the Abbey of Echternach.
|

Por Gerald E. Murray

El empeoramiento de la crisis en la Iglesia Católica es el producto de una infidelidad doctrinal audaz y sin disculpas, encabezada por influyentes hombres y mujeres de Iglesia que operan tranquilamente sin el menor signo de desaprobación papal. De hecho, muchos de ellos son favorecidos y promovidos por el Papa Francisco. Sostienen que varias enseñanzas católicas necesitan ser mejoradas, corregidas y reformadas. Piden el uso de palabras menos «ofensivas» y más «inclusivas». Etiquetan erróneamente este intento de destrucción de la doctrina católica como nada más que «desarrollo doctrinal» clásico, bajo la bandera de un nuevo estilo sinodal inspirado por el Espíritu Santo. Intentan derribar la doctrina de la Iglesia, mientras nos aseguran que no tienen tal intención. Simplemente quieren, dicen, remediar las «insuficiencias» de esa enseñanza.

Parece como si hubiéramos sido arrojados de nuevo a la vorágine de la agitación de finales de la década de 1960 en la Iglesia, sólo que esta vez el Papa no está reprendiendo a los hombres y mujeres que promueven el error, como hizo Pablo VI, sino más bien nombrando a esas mismas personas en puestos influyentes donde perseguirán con determinación sus objetivos, confiando en que recibirán el apoyo papal.

<

El Papa San Juan Pablo II y el Papa Benedicto XVI han sido acordonados de su consideración como normativos, como si el magisterio papal de 1978 a 2005 hubiera sido colocado en un contenedor herméticamente cerrado, para ser tratado como una especie de amenaza viral para la llegada al destino al que «el Espíritu está conduciendo a la Iglesia hoy».

En el próximo Sínodo sobre la Sinodalidad están ausentes los opositores abiertos y autorizados de la infidelidad doctrinal, excepto el cardenal Gerhard Mueller. Además, en una reunión de alrededor de 400 delegados que durará un mes, los discursos serán en gran medida un espectáculo secundario. Los líderes sinodales y los expertos que elijan dirigirán los procedimientos en la dirección deseada y producirán propuestas escritas que no decepcionarán a quienes creen que el cardenal Mueller está equivocado en la mayoría de las cosas.

Dietrich von Hildebrand publicó en 1973 La viña devastada, un agudo análisis del problemático estado de la Iglesia hace cincuenta años. Se preguntaba: «¿Cómo debemos responder en la situación actual, cuando la viña del Señor está devastada?». Su respuesta es instructiva: «Sería totalmente falso decir: puesto que Dios lo permite, debe ser según Su voluntad, y por tanto no tenemos nada que hacer salvo decir: ‘Hágase Tu voluntad’, aunque esta devastación nos rompa el corazón».

Hildebrand continuó:

Como dice San Pablo, Dios permite estos males para probarnos. Pero es una noción mortal y radicalmente falsa pensar que, porque Dios permite que las herejías se difundan fácilmente, no debemos luchar contra ellas, sino seguirlas con espíritu de resignación. Esta es una falsa interpretación de la resignación a la voluntad de Dios. La devastación de la viña del Señor debería, por el contrario, llenarnos del más profundo dolor, y movilizarnos para la lucha, que ha de librarse con todos los medios legítimos, contra todo lo que es malo y ofensivo para Dios, contra todas las herejías.

Y nos recuerda que nuestro tiempo tiene un paralelo en la historia pasada de la Iglesia: «Tenemos que darnos cuenta de que nuestro tiempo es como el tiempo del arrianismo, y por eso tenemos que ser extremadamente cuidadosos, no sea que nosotros mismos nos envenenemos sin darnos cuenta. No debemos subestimar el poder de esas ideas que llenan la atmósfera intelectual de la época, ni el peligro de ser infectados por ellas cuando respiramos diariamente esta atmósfera. Tampoco debemos subestimar el peligro de acostumbrarnos a los males de la época y volvernos insensibles a ellos…»

El saludable consejo de Hildebrand es aleccionador y esperanzador a la vez, mientras nos preparamos para la inevitable lucha ocasionada por la actual crisis de fe, que pronto se manifestará plenamente en la Asamblea Sinodal de octubre:

Pero hoy estas malas tendencias pueden desarrollarse dentro de la Iglesia. Podemos discernirlas claramente en sermones, en cartas pastorales y en libros de conocidos teólogos. Dado que estas malas tendencias encuentran tan poca resistencia dentro de la Iglesia, se ha vuelto mucho más difícil para los simples fieles comprender su incompatibilidad con el depósito de la fe (…) hoy tenemos que desarrollar en nosotros una conciencia especial, una santa desconfianza, pues no sólo vivimos en un mundo envenenado, sino en una Iglesia devastada. En nuestra prueba actual, Dios exige de nosotros esta vigilancia, este santo temor de ser infectados. Sería una falta de humildad pensar que no corremos peligro de ser infectados. Sería una falsa seguridad arraigada en el orgullo si pensáramos que somos inmunes. Cada uno de nosotros debe tomar conciencia de su fragilidad, y comprender que Dios nos exige una vigilancia especial en la prueba por la que estamos pasando.

Vemos, pues, que Dios espera de nosotros, en la actual devastación de su viña, que respondamos, en primer lugar, creciendo en la fe, en la esperanza y en el amor; en segundo lugar, vigilando especialmente para no ser infectados de ningún modo; en tercer lugar, luchando contra la devastación con todos los medios a nuestro alcance; y, en cuarto lugar, no olvidando que la verdad absoluta del depósito de la fe católica permanece objetivamente intocada por toda la palabrería vacía de ciertos teólogos.

Nunca debemos olvidar que, a pesar de toda la devastación diabólica de la viña del Señor, la gloria de la santa Iglesia, la esposa de Cristo, y la gloria de todos los santos permanece intacta en su realidad, es más, es la única realidad verdadera. ¿Qué significan realmente todas las tendencias cambiantes de la época? No son más que «ruido y furia que no significan nada» en comparación con la verdad eterna y la gloria objetiva de Jesucristo, con la santidad de los santos que glorifica a Dios.

Acerca del autor:

El reverendo Gerald E. Murray, J.C.D. es abogado canónico y pastor de la iglesia Holy Family en la ciudad de Nueva York. Su nuevo libro (con Diane Montagna), Calming the Storm: Navigating the Crises Facing the Catholic Church and Society, ya está disponible.

Comentarios
1 comentarios en “El empeoramiento de la crisis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *