PUBLICIDAD

Cuarenta años soporté a esa generación

Ordination by Norman Blamey, 1956 [The TATE, London]
|

Por Peter M.J. Stravinskas

A menudo oigo decir a los católicos menores de 50 años -tanto clérigos como laicos-: «Vuestra generación destruyó la Iglesia». Y me ofende. No me importa reconocer los errores que he cometido, pero me niego a que me culpen de errores que no he cometido. Me explico.

Fue precisamente a mi generación a la que nos arrancaron nuestro patrimonio católico, y, sí, precisamente por la generación anterior al Vaticano II (tan ensalzada por tantos jóvenes «conservadores»). El desmantelamiento de la liturgia comenzó cuando yo era un estudiante de primer año en la escuela secundaria; curiosamente, la única vez que me enviaron a la oficina del director fue porque me burlé del canto de «Kumbaya» en una misa escolar.

En mis cuatro años de instituto católico, teníamos un libro de texto de religión diferente cada trimestre. Tres cuartas partes de las Hermanas que me enseñaron en el instituto huyeron del colegio, así como la mitad de los sacerdotes, desacreditándose así a sí mismas y a muchos otros como modelos de compromiso con cualquier vocación: matrimonial, clerical o religiosa.

Al entrar en el seminario sólo tres semanas después de la Humanae Vitae, me embarqué en los peores ocho años de mi vida: herejía en las aulas, una pesadilla litúrgica y un pozo negro moral, todo orquestado por la generación anterior al Vaticano II (o al menos consentido por ellos).

Oponerme a la locura de la escena del seminario hizo que me echaran tres meses antes de la ordenación diaconal por ser «inadecuado para el ministerio en la Iglesia postconciliar».

Cuando los seminaristas cuestionábamos afirmaciones o prácticas problemáticas con pruebas de la Tradición de la Iglesia, se nos decía que esas refutaciones no estaban en consonancia con la «nueva» Iglesia. Tuvimos que esperar casi quince años hasta la revisión del Código de Derecho Canónico (1983) y casi un cuarto de siglo hasta el Catecismo de la Iglesia Católica (1992). ¿Y quién puede olvidar las traducciones al inglés, que tuvimos que soportar durante cuarenta años, como los antiguos hebreos errantes en el desierto?

Todo lo cual me recuerda un comentario sarcástico que el difunto y herético padre Richard McBrien lanzó en mi dirección durante un debate en la PBS hace dos décadas: «Al Padre Stravinskas le gustaría el renacimiento de la Iglesia anterior al Vaticano II. Quizá tenga razón. Después de todo, me produjo a mí, a Charlie Curran y a Hans Küng».

Una vez que llegamos a ser nosotros mismos, fue exactamente «mi» generación la que recogió el guante lanzado por el Papa Juan Pablo II para invertir el rumbo de la locura que habíamos heredado. Durante cuatro décadas y más, personas como Robert Lockwood, Francis X. Maier, Robert Royal, la Dra. Janet Smith y el P. Robert Sirico, entre muchos otros, han estado en la vanguardia de la renovación litúrgica, la promoción de la claridad teológica, la auténtica formación de los laicos y la restauración de la educación católica.

Por cuyos esfuerzos fuimos generalmente perseguidos por el establishment en los años setenta e ignorados a principios de los ochenta. Gracias al nombramiento por parte de Juan Pablo II de obispos «restauracionistas» como Pio Laghi, Sean O’Malley, Charles Chaput, William Baum y John Donoghue para sustituir a los fomentadores de la disidencia como Jean Jadot, Peter Gerety y John Dearden, la Iglesia en América empezó a dar un giro hacia una era de cordura.

La generación más joven de católicos estadounidenses sucumbe a menudo a la tentación de hacer una revisión de la historia. Su frustración por la reaparición de la confusión de los años sesenta y setenta en la era de Francisco no pocas veces les lleva a culpar no sólo a mi generación, sino también a Juan Pablo II e incluso a Pío XII.

Al mencionar todo esto no busco elogios para mí o para mi generación, porque me tomo en serio el recordatorio de Nuestro Señor a sus discípulos sobre la necesidad de decir: «Somos siervos indignos; sólo hemos hecho lo que era nuestro deber». (Lucas 17:10) Pero, por favor, no nos culpen por lo que no hicimos. Yo mantengo hoy las mismas posiciones que en 1968, por las que entonces fui condenado como reaccionario y ahora, por no pocos hipertradicionalistas, ¡como liberal!

En tercero de primaria, al entregar a la clase un informe sobre los mártires norteamericanos, la hermana Vera me preguntó si había aprendido algo del trabajo. Le respondí con gusto: «Cuando sea mayor, Hermana, ¡quiero ser mártir!». Poniéndose su manto profético, la Hermana moderó mi entusiasmo con una sugerencia más prudente: «¡Quizá sólo confesor!».  (Recordemos el personaje de Flannery O’Connor que pensaba que no podía ser santa, pero creía que podía ser mártir, «si la mataban rápido»). Por el contrario, ser confesor hoy como siempre requiere la visión y la resistencia del corredor de larga distancia.

Todas las generaciones harían bien en reflexionar a menudo sobre esta meditación perennemente verdadera y penetrante de San John Henry Newman:

Dios me ha creado para que le preste un servicio concreto; me ha encomendado un trabajo que no ha encomendado a otro. Tengo mi misión; puede que nunca la conozca en esta vida, pero me la dirá en la próxima. De alguna manera soy necesario para Sus propósitos, tan necesario en mi lugar como un Arcángel en el suyo; si, en verdad, fracaso, Él puede levantar a otro, como pudo hacer de las piedras hijos de Abraham. Sin embargo, tengo una parte en esta gran obra; soy un eslabón de una cadena, un vínculo de conexión entre personas. No me ha creado para nada. Haré el bien, haré su obra; seré un ángel de paz, un predicador de la verdad en mi propio lugar, aunque no lo pretenda, si guardo sus mandamientos y le sirvo en mi vocación.

Acerca del autor:

El padre Peter Stravinskas tiene doctorados en administración escolar y teología. Es el editor fundador de The Catholic Response y editor de Newman House Press. Más recientemente, lanzó un programa de posgrado en administración de escuelas católicas a través de la Universidad Pontifex.

Comentarios
1 comentarios en “Cuarenta años soporté a esa generación
  1. Muy cierto: muchos creen que fue el CV II el origen y causa de los males que nos asolan, pero los males ya venían de antes. Por eso, pensar que el cambio de la liturgia está entre las causas principales de tales males es, como poco, una ingenuidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *