PUBLICIDAD

Adentro con lo nuevo

Adoration of the Child by Gerrit Van Honthorst, c. 1619-1620 [The Ufizzi, Florence, Italy]
|

Por Michael Pakaluk

La novedad es crucial para el cristianismo, pero ¿qué hace que algo sea verdaderamente «nuevo»? ¿Qué significa esta palabra?

En primer lugar, que es crucial: «He aquí, yo estoy haciendo nuevas todas las cosas». (Apocalipsis 21:5) Lo dice Aquel que estaba sentado en el Trono. Sí, las palabras se traducen mejor con el gerundio. Sí, parecen tener algo que ver con la Creación.

Recordemos que la continuidad de cualquier cosa existente en el mundo equivale a su creación a cada instante. Así, metafísicamente, no hay diferencia entre que tú y yo estuviéramos presentes al principio de la Creación, y fuéramos testigos de ella, y que tú y yo estemos vivos ahora mismo, después de haber estado vivos el instante anterior, y seamos testigos de que el mundo avanza ahora.

Haz una pausa y mira a tu alrededor y observa el primer instante de una nueva Creación.

Se trata, pues, de algo radicalmente nuevo: que, desde el punto de vista de la existencia misma del mundo, cada instante es como si el mundo no hubiera existido antes.

G.K. Chesterton desarrolla toda una ética a partir de una idea similar, a la que llama «La ética en el país de los elfos» en Ortodoxia. Este ensayo incluye la gran frase: «Creo en el liberalismo tanto como siempre; más que nunca. Pero en una época rosada de inocencia, creí en los liberales.»  Así como la línea más famosa, «Tradición, significa dar votos a la más oscurecida de todas las clases: nuestros antecesores. Es la democracia de los muertos.»

Después de explicar lo que entiende por liberalismo (que deberías leer), pasa a hablar como si fuera David Hume. Dice que vio que el mundo es como un cuento de hadas. En un cuento de hadas, las únicas secuencias necesarias son matemáticas y lógicas.  Por ejemplo: «Si Jack es hijo de un molinero, un molinero es el padre de Jack».

Pero ninguna otra evolución es así:

El hombre de ciencia dice: «corte el cabo y la manzana caerá»; pero lo dice tranquilamente, como si una idea condujera en realidad hacia la otra. La bruja en el cuento de hadas dice: «sopla el cuerno y caerá el castillo del ogro»; pero no lo dice como si hubiera algo por lo cual evidentemente el efecto proviniera de la causa. No pierde ni el asombro ni la razón.

Cuando el propio Chesterton empezó a darse cuenta de que no son necesarias más conexiones que las matemáticas y lógicas, descubrió por primera vez el asombro. Entonces descubrió que su «emoción más fuerte» era:

que la vida, fue tan hermosa como desconcertante. Fue un éxtasis porque fue una aventura; fue una aventura porque fue una oportunidad. La bondad de los cuentos de hadas no se afectó porque en ellos puedan haber más dragones que princesas; ya era bondad figurar en un cuento de hadas. La prueba de toda felicidad es la gratitud; y me siento agradecido, pese a no saber a quién. Los niños están agradecidos a Santa Claus, cuando llena sus medias de juguetes y dulces. ¿Podría no estar agradecido a Santa Claus cuando ha llenado mis medias con dos piernas milagrosas?

Y entonces empezó a apreciar lo que existía, en relación con la nada que podría haber sido.  Tal comprensión, dice, es la verdadera grandeza del libro Robinson Crusoe: «lo mejor del libro es simplemente la lista de cosas salvadas del naufragio. El mayor de los poemas es un inventario. Cada utensilio de cocina se convierte en ideal porque Crusoe podría haberlo tirado al mar».

«Todas las cosas se han escapado por los pelos». Cuando era joven, dice Chesterton, estaba de moda considerar a la gente como genios fracasados o arruinados, hombres que no habían alcanzado su potencial, un «Gran Poder-Haber-Sido». Pero, según él, es «un hecho más sólido y sorprendente que cualquier hombre de la calle sea un Gran Podría-No-Haber-Sido». Cada uno de nosotros ha escapado al aborto espontáneo que otros han sufrido, dice – o al aborto (podemos añadir tristemente).

Y todo esto lo sentía antes de hacerse cristiano.  «Y por último, y más extraño, había venido a mi mente una vaga y vasta impresión de que, de alguna manera, todo lo bueno era un remanente que había que guardar y mantener sagrado de alguna ruina primordial. El hombre había salvado su bien como Crusoe salvó sus bienes: los había salvado de un naufragio».

San Josemaría Escrivá de Balaguer dijo en una ocasión que se alegraba de saber que el término portugués para designar a los jóvenes es «los nuevos» (os novos). Ser joven, y ser nuevo, es lo mismo. También la juventud es esencial al cristianismo.

Pero, ¿cómo alcanzar nosotros la novedad?  ¿Existe otro camino además de la conversión?   «Despojaos de vuestra vieja naturaleza -dice San Pablo-, que pertenece a vuestra antigua forma de vida y está corrompida por los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos de la nueva naturaleza, creada según la semejanza de Dios en la verdadera justicia y santidad». (Ef. 4:22-24)

También: «No os conforméis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que comprobéis cuál es la voluntad de Dios, lo bueno, lo agradable y lo perfecto.» (Romanos 12:2)

La primera idea de Chesterton, que el mundo actual es un milagro de la creación, es lo primero que afirmamos en el Credo: Dios todopoderoso, «con quien todo es posible», es incluso ahora el Creador. Y que estamos como salvados de un naufragio es lo segundo: «por nosotros los hombres y por nuestra salvación, bajó del cielo».

Los católicos de hoy parecen acosados por la mera resignación, ante una «decadencia» que creen ver a su alrededor. Este Adviento, año nuevo eclesiástico, un propósito: dejar a un lado lo viejo y, por la conversión, hacerse nuevos y jóvenes.

Acerca del autor

Michael Pakaluk, estudioso de Aristóteles y catedrático de la Pontifical Academy of St. Thomas Aquinas, es profesor de la Busch School of Business de la Catholic University of America. Vive en Hyattsville, MD con su esposa Catherine, también profesora de la Busch School, y sus ocho hijos. Su aclamado libro sobre el Evangelio de Marcos es The Memoirs of St Peter. Su libro más reciente, Mary’s Voice in the Gospel of John: A New Translation with Commentary, ya está disponible. Su nuevo libro, Be Good Bankers: The Divine Economy in the Gospel of Matthew, se publicará en Regnery Gateway en primavera. El profesor Pakaluk fue nombrado miembro de la Pontifical Academy of St Thomas Aquinas por el Papa Benedicto XVI.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *