PUBLICIDAD

Aclaraciones después de «Dobbs»

Humpty Dumpty and Alice by Sir John Tenniel, 1875 [from Through the Looking Glass by Lewis Carroll]
|

Por Francis X. Maier

La reciente decisión del Tribunal Supremo sobre el caso Dobbs es un regalo que sigue dando. Y uno de sus beneficios es la claridad, especialmente a la luz de Juan 8:32. La verdad puede ser inoportuna. Puede hacernos sentir incómodos, o peor. Pero nos hace libres; libres para ver el mundo como realmente es, y libres para hacer algo al respecto. Así que a continuación, algunos puntos aclarados por Dobbs desde el 24 de junio

Primero: El unum en E pluribus unum significa cosas muy diferentes para diferentes personas. La política estadounidense siempre ha sido desordenada. Pero generalmente se ha llevado a cabo dentro de unos límites de decencia ampliamente acordados. La mayoría de la gente ha asumido que todos estamos juntos en esta cosa llamada «nación». Eso ya no es cierto. La ferocidad del abuso verbal, el desafío a la ley, las profanaciones de iglesias, la rabia callejera y la intimidación desatada por la decisión de Dobbs pone de manifiesto un hecho simple. Decenas de millones de estadounidenses ya no habitan el mismo planeta moral. Sus diferencias son demasiado profundas. Los llamamientos a «unirse» como «un solo pueblo» son incoherentes cuando la unidad se define por una ideología de izquierda excluyente en un solo partido.

Segundo: La amenaza del inminente «¡Fascismo! ¡A la vuelta de la esquina!» – un anhelo atesorado de la Edad Media de Trump – podría extrañamente hacerse realidad. Sólo que no desde la dirección que se pensaba. El Sr. Trump, con su estilo vulgar y su legión de defectos, tuvo, sin embargo, el efecto de una lámpara de sol o de una medicina desagradable sobre un asqueroso forúnculo: atrajo toda la histeria, el fanatismo y la arrogancia del pensamiento progresista duro a la superficie de la piel, donde el forúnculo y su veneno estallaron.

Eric Voegelin, el distinguido filósofo político que huyó de la Alemania nazi, señaló que el progresismo, el marxismo, el fascismo y el nacionalsocialismo comparten el mismo ADN familiar. Todos son variantes del mismo impulso religioso intolerante y gnóstico. Cada uno, a su manera, repudia el discurso público racional e insiste en lo que Voegelin llamó una «prohibición de las preguntas». No importa que la decisión de Roe v. Wade de 1973 estuviera mal razonada y no tuviera relación con nada de lo que realmente está en la Constitución. No importa que inventara un nuevo «derecho» de la nada. Roe tenía la santidad de la revelación divina. Desafiarlo demuestra la maldad de uno sin necesidad de un tedioso debate.

Tercero: Humpty Dumpty posee la marca comercial de la palabra «devoto». Cualquiera que esté familiarizado con los cuentos de hadas recordará a Humpty Dumpty. ¿Quién podría olvidar (al menos uno de nosotros no lo ha hecho) su aguda perspicacia política? «Cuando digo una palabra, significa justo lo que yo decido que signifique, ni más ni menos». Resulta que los Católicos Devotos™ pueden decir y hacer prácticamente lo que quieran sin dejar de ser Devotos™, siempre que sean fieles a sus sentimientos y realmente sinceros.

Recordemos todas esas voces religiosas ansiosas por deshacerse del ogro Sr. Trump y esperanzadas en un día mejor con Joe Biden como nuestro segundo presidente católico (nótese la prueba A, la prueba B, la prueba C, entre muchas otras). Felizmente, las acciones del Sr. Biden no decepcionan. A pesar de sus torpezas económicas, del caos fronterizo, de sus problemas de memoria y de las tarjetas de referencia en las ruedas de prensa, su comportamiento es obviamente Devoto™ en el sentido de la marca. Los medios de comunicación han estado atentos para captarlo llevando sus cenizas de Cuaresma, portando su rosario y en momentos de oración privada.

Su Devota™ fe católica sustenta su vigoroso apoyo al aborto permisivo, sus esfuerzos ejecutivos para preservar el acceso a la «interrupción» del embarazo y, por supuesto, el letargo de su administración, a pesar de la ley federal, en la protección de los hogares de los jueces del Tribunal Supremo que derribaron Roe. La presidenta Nancy Pelosi, cruelmente penalizada por el obispo de su ciudad natal por sus propios actos católicos devotos™, puede explicar con más detalle estos misteriosos caminos del Espíritu.

Hasta aquí un poco de claridad. ¿Qué hacemos con ella?

La ira es la respuesta lógica. Y está justificada. Pero la ira es peligrosa. El filósofo romano Séneca describió la ira como «la más horrible y frenética de todas las emociones», obstinada por naturaleza y ansiosa «de reparaciones con sangre». Es adictiva porque puede sentirse (y ser) muy correcta.

El propio Jesús mostró una ira justificada en múltiples ocasiones en el Evangelio, especialmente cuando se trataba de fraudes. Por lo tanto, la ira puede ser exactamente la respuesta adecuada al comportamiento malvado – incluso en nuestros líderes públicos. Lo difícil es odiar los pecados, pero no al pecador; impedir que la ira se convierta en un hábito. Pero estamos obligados a hacer precisamente eso.

En su declaración pastoral de 1998 Vivir el Evangelio de la Vida, escrita en un momento en el que parecía improbable que Roe fuera revocado, los obispos estadounidenses subrayaron que

Estados Unidos ha prosperado porque, en sus mejores momentos, encarna el compromiso con la libertad humana, los derechos humanos y la dignidad humana.  Pero el éxito lleva a menudo la semilla del fracaso. Estamos asistiendo a la reestructuración gradual de la cultura estadounidense según los ideales de utilidad, productividad y rentabilidad. Es una cultura en la que las cuestiones morales quedan sumergidas por un río de bienes y servicios y en la que el mal uso del marketing y las relaciones públicas subvierte la vida pública.

Los perdedores de este cambio ético serán los ancianos, los pobres, los discapacitados y los marginados políticos. Ninguno de ellos pasa la prueba de la utilidad; y sin embargo, al menos tienen una presencia. Al menos tienen la posibilidad de organizarse para ser escuchados. Los no nacidos, los enfermos y los enfermos terminales no tienen esa ventaja. No tienen «utilidad» y, lo que es peor, no tienen voz. Cuando jugamos con el principio, el final e incluso la estructura celular íntima de la vida, jugamos con nuestra propia identidad como nación libre dedicada a la dignidad de la persona humana.

Los católicos y otras personas de bien comprometidas con la defensa del niño no nacido, y de los mejores ideales de Estados Unidos, pasaron cinco décadas trabajando por este momento post-Roe. Lo hicieron a pesar de la sistemática parcialidad de los medios de comunicación, de la intensa propaganda a favor de los «derechos» del aborto, y de las dudas, críticas y sermones piadosos de un coro de correligionarios avergonzados. Nada ha cambiado… Excepto que Roe, al menos, está ahora bien y verdaderamente muerto. El trabajo continúa, porque debe hacerse.

Acerca del autor:

Francis X. Maier es investigador senior de estudios católicos en el Ethics and Public Policy Center.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.