Movimientos episcopales dejan vacantes dos importantes diócesis en México; Tulancingo tiene nuevo arzobispo

|

Este miércoles 3 de julio, la Conferencia del Episcopado Mexicano da a conocer renuncias y nombramientos en diócesis del Estado de México, colindantes con la capital del país.

Se trata de la aceptación de la renuncia de Juan Odilón Martínez García quien, por haber llegado a los límites de edad canónica el pasado abril, deja vacante la sede de la diócesis de Atlacomulco, iglesia particular erigida en noviembre de 1984.

Martínez García fue nombrado III obispo de Atlacomulco en abril de 2010 y, mientras se da la designación de su sucesor, será Juan Pedro Juárez Meléndez, obispo de Tula, quien atenderá a la diócesis como administrador apostólico.

<

En tanto, Óscar Roberto Domínguez Couttolenc, II obispo de Ecatepec, es nombrado III arzobispo de Tulancingo, iglesia que fue elevada a arzobispado en 2006. Domínguez Couttolenc sucede a Domingo Díaz Martínez quien presentó su renuncia en agosto pasado por motivos de edad canónica.

Domínguez Couttolenc fue ordenado al sacerdocio en junio de 1983 para el Instituto de los Misioneros de Guadalupe. De 1986 a 1991 fue misionero en Kenia y a su regreso a México desempeñó diversos cargos en su comunidad religiosa hasta que fue llamado al episcopado en 2007 para ser obispo de Tlapa, Guerrero. En julio de 2012 fue designado II obispo de Ecatepec sucediendo al obispo Onésimo Martínez Cepeda. De ese municipio es originario el actual senador por el Partido Verde Ecologista de México, instituto satélite del Movimiento de López Obrador, Eruviel Ávila Villegas, quien dejó las filas del Partido Revolucionario Institucional en agosto de 2023 ante la debacle de instituto político que lo llevó a ser gobernado del Estado de México de 2011 a 2017, también es muy cercano al actual arzobispo de México.

La diócesis de Ecatepec, localidad al norte del Valle de México, es de las más pobladas debido a las colindancias con la capital del país, su peso económico y político. Es de los municipios más importantes del Estado de México y la diócesis, sufragánea de Tlalnepantla, actualmente regida por José Antonio Fernández Hurtado quien sucedió a Carlos Aguiar Retes cuando fue nombrado al arzobispado de México en 2017.

Por otro lado, la diócesis de Atlacomulco, entidad que alberga a la localidad del mismo nombre, fue región de uno de los grupos más influyentes en la historia política reciente cuando gobernaba el antiguo partido de Estado, el grupo Atlacomulco. Enrique Peña Nieto, cuyos orígenes se remontan a esa parte del Estado de México, es el último presidente priísta con raíces en esa tierra. Carlos Aguiar Retes fue cercano a Peña Nieto y a ese grupo que forjó una dinastía de gobernadores y al único presidente que tuvo en el sexenio 2012-2018.

Desde este blog deseamos al nuevo arzobispo de Tulancingo un fecundo ministerio episcopal. Enhorabuena.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *