PUBLICIDAD

Episcopado Mexicano reconoce derecho ciudadano de defender causas justas, llama a votar el 2 de junio

|

Después de la impresionante Marcha por la Democracia, organizada por la organizaciones de la sociedad civil y ante el descrédito y denostación del oficialismo que desdeñó la presencia de más de 700 mil personas que abarrotaron el Zócalo de la ciudad de México y calles aledañas, además de las otras marchas realizadas en las principales ciudades de México e incluso algunas en el extranjero, la jerarquía de la Iglesia católica, a través de una nota de prensa, manifestó su apoyo a la llamada “Marea rosa”, un nuevo llamado de atención al actual gobierno ante el desastre que vive el país, especialmente en la seguridad y la intentona de López Obrador de imponer el desmantelamiento de las instituciones democráticas y heredar este propósito a su corcholata preferida, Claudia Sheinbaum.

El Episcopado Mexicano expresa su solidaridad con los ciudadanos, movimientos, agrupaciones y colectivos que organizaron y participaron en la “Marcha por la Democracia” realizada ayer de manera pacífica en la Ciudad de México, así como en otras ciudades del país y el extranjero, dice la nota.

Sin comprometer el nombre de los obispos en el Consejo de la presidencia de la CEM y tan sólo suscrito con el nombre “Conferencia del Episcopado Mexicano”, la jerarquía eclesiástica reconoció la genuina manifestación de los miles que se lanzaron a las calles el domingo 18 de febrero reconociendo el derecho de manifestación y de “defender causas justas”, además de hacer el exhorto a participar de manera activa y comprometida en los próximos comicios electorales del 2 de junio, como un gesto de servicio, justicia y paz.

Expresando su compromiso por la consolidación de la democracia, la jerarquía católica también indicó que derecho de votar y decidir en las urnas es una herramienta poderosa para construir un México más justo, solidario e incluyente; “hacemos un llamado a todos los católicos y ciudadanos en general a informarse sobre las propuestas de los candidatos, analizar sus planes de gobierno y salir a votar de manera libre y razonada el día de la elección”, dice el documento externando, igualmente, la esperanza de un proceso electoral en un contexto de civilidad, respeto y apegado a derecho.

La democracia requiere de instituciones confiables y ciudadanos comprometidos con el bien común concluyen los obispos citando las palabras del Papa Francisco en Fratelli Tutti: “La política es una vocación altísima y una de las formas más preciosas de la caridad”.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *