PUBLICIDAD

Arquimedios: «Una navidad de misericordia»

|

Arquimedios / Guadalajara.– La época navideña es un tiempo de introspección y de espera del que “viene”, que poco a poco disuelve el sentido de la individualidad por un sentimiento de unión con los demás. Evoca los buenos sentimientos, el ideal de la paz y la armonía, la fraternidad y la solidaridad, la importancia de la familia y
de los amigos.

El impacto social de esta gran fiesta religiosa llega a diversos aspectos de la vida. Los países donde el cristianismo ha dejado huella, viven este tiempo de modo muy especial, e incluso quienes no son cristianos o no creyentes, quedan atrapados, en el ambiente misericordioso de la Navidad, y del encuentro con los demás.

Para muchos, es un despertar de conciencia más profunda sobre nosotros mismos y el mundo. Es un momento de cambio y de transformación, en el que nos planteamos nuestro sistema de valores, nuestros objetivos en la vida, nuestras prioridades, mirando nuestro interior, y buscando en nosotros mismos para salir al encuentro de los demás.

La Navidad es una oportunidad para un cambio en la manera en la que enfocamos nuestra vida. Es tiempo de reconocernos a nosotros mismos, con nuestras capacidades y limitaciones que nos permite enfrentar la vida con una seguridad diferente, aun en situaciones difíciles.

Las emociones que nos despierta la Navidad y el nuevo año son variadas. Sentimos desde ilusión y alegría hasta tristeza y añoranza. Son muchas las reuniones sociales y familiares para reencontrarnos con seres queridos, y la gran oportunidad para ir al encuentro de aquellos que están solos, de compartir con aquellos que lo necesitan, y a ser profundamente solidarios.

Nuestra casa se convierte en el Pesebre de Belén, donde las celebraciones en familia crean vínculos emocionales de amor y la alegría, en torno al divino niño, y momento de rescatar con los hijos las tradiciones como poner el Nacimiento, cantar villancicos, representar una pastorela en familia, hacer
recetas navideñas e intercambiarlas con los vecinos, contar historias de Navidad, regalar bolos en las posadas de familia y barrio y, sobre todo, mantener una actitud amorosa, generosa y alegre, que es lo mejor para trasmitirle a los niños.

En nuestra Arquidiócesis, celebramos la Navidad pidiendo que el Niño Jesús llene nuestros corazones de Misericordia, impulsados por la Gran Misión de la Misericordia, para que “saliendo de nosotros mismos e ir por el camino del hombre para descubrir que las llagas de Jesús son todavía hoy visibles en el cuerpo de los hermanos que tienen hambre, sed, que están desnudos, humillados, esclavizados, que se encuentran en la cárcel y en el hospital. Tocando estas llagas, acariciándolas, es posible «adorar al Dios vivo en medio de nosotros»”.

Un tiempo casi mágico en donde se transforman los sentimientos hacia la actitud una espiritual, donde
predominan los actos de generosidad, reconciliación y paz. Navidad, una bendita fecha inscrita en nuestra cultura mexicana, que une a todo el mundo en una conspiración de amor, que nos permite cultivar el espíritu y encontrar felicidad en el interior de uno, y saliendo en busca de aquellos que nos necesitan solidariamente.

La Misión de la Misericordia, es la misión de la Iglesia de hoy, para “tocar las llagas del hermano que
sufre” para curarlas y darles alivio.

https://arquimediosgdl.org.mx/una-navidad-de-misericordia/

Comentarios
2 comentarios en “Arquimedios: «Una navidad de misericordia»
  1. La misericordia, para que sea auténtica, debemos recibirla primero de Dios. Quien se ha reconciliado con Dios, quien ha sido perdonado, puede y debe entonces ejercer la misericordia con el prójimo. El altruismo, la filantropía, la limosna y sus similares: «lo mismo, pero más barato», pueden ser usadas para acallar la conciencia y alejarnos más de Dios.
    La verdadera misericordia solo puede surgir en las almas en gracia. En el texto no se llama a la conversión, a alejarnos del pecado, a confesarnos. Las ramas secas, cortadas del árbol, no pueden dar frutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *