Infovaticana
Relaciones homosexuales: la Iglesia alemana toca la marcha nupcial
Stilum Curiae

Relaciones homosexuales: la Iglesia alemana toca la marcha nupcial

Marco Tosatti
13 enero, 2018

La iglesia alemana abre oficialmente la campaña para que se establezca algún tipo de reconocimiento eclesial de las parejas homosexuales. Tras el apoyo a los divorciados que se han vuelto a casar, culminado en Amoris Laetitia e impulsado con fuerza por el cardenal Walter Kasper con el intento de llenar los huecos cada año más grandes en la fila de los fieles mediante la reducción del nivel de exigencia de la doctrina y la moral, ahora se buscan nuevas vías.

La última declaración en este sentido es del vicepresidente de la Conferencia Episcopal alemana, Mons. Fraz-Josef Bode, que ha pedido que se abra un debate sobre la posibilidad de bendecir las relaciones homosexuales, porque cree que en estas relaciones «hay mucho que es positivo».

Esta nueva iniciativa es, en realidad, la continuación de una entrevista concedida por el cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal, al Herder Korrespondenz. Marx, además de ser uno de los consejeros más escuchados por el actual pontífice, forma parte del C9, la comisión de cardenales encargada de estudiar la reforma de la Iglesia y de la Curia.

Marx propone que la Iglesia católica replantee su pensamiento y enseñanza en lo que atañe a la moral sexual, y que abandone actitudes de «rigorismo ciego». Según el purpurado, es difícil decir desde fuera si alguien está en pecado mortal. Un principio que se puede aplicar tanto a los hombres y las mujeres en situaciones irregulares, como a quien vive una relación homosexual. Es evidente la influencia, por un lado, de la ambigüedad creada por las notas de Amoris Laetitia y, por el otro, el abandono ex profeso de los criterios claramente establecidos por el que aún es, hasta prueba contraria, la Magna Carta del catolicismo: el Catecismo.

Para Marx es necesario respetar «una decisión tomada en libertad» y «la conciencia de cada uno». No sólo: es necesario tener en cuenta las «circunstancias concretas» y recordar «la responsabilidad de cada uno a la luz del Evangelio». Aunque, naturalmente, «es necesario escuchar la voz de la Iglesia».

Mons. Bode, en cambio, hacía su declaración al diario Neue Osnabrücker Zeitung. «Creo que en la Iglesia debemos discutir sobre este problema de manera más detallada» porque, ha añadido, no es útil «seguir manteniendo silencio» acerca de estos temas. La gustaría discutir sobre una propuesta relativa a una forma de «bendición» para las parejas homosexuales, pero sin que sea considerada un matrimonio. Mons. Bode se pregunta, respecto a las parejas homosexuales: «¿Cómo podemos hacerles justicia? ¿Cómo las acompañamos pastoral y litúrgicamente?». Mons. Bode, que ha participado en los Sínodos sobre la Familia, sugiere, de manera más general, que la Iglesia reconsidere su posición respecto a la homosexualidad activa, que es considerada pecado grave. «Debemos reflexionar sobre el problema de cómo juzgar, de manera diferenciada, la relación entre dos personas homosexuales. ¿Acaso no hay en estas relaciones cosas suficientemente positivas, buenas y justas para que seamos más justos?».

La respuesta al obispo ha venido de Mathias von Gersdorff, un conocido activista católico en el ámbito de la vida y la familia, además de escritor, que comenta las palabras de Mons. Bode en su blog y advierte a los «católicos alemanes ortodoxos» que estén preparados: «El progresismo alemán no sólo quiere cambiar algunas cosas aquí y allá, sino que quiere borrar todo la enseñanza católica para crear una religión fundamentalmente nueva». La entrevista de Mons. Bode «introduce una nueva fase de destrucción» y concluye diciendo: «El católico “normal” está perplejo y se pregunta: ¿durante cuanto tiempo aún la Iglesia católica en Alemania puede seguir por este camino de destrucción y seguir siendo llamada católica? ¿Cuándo se llegará a ese punto en el que tendremos el deber moral de negarnos a pagar el impuesto a la Iglesia?».

(Artículo publicado originalmente en La Nuova Bussola Quotidiana. Traducción de Helena Faccia Serrano para InfoVaticana)

Marco Tosatti


ONE COMMENT ON THIS POST To “Relaciones homosexuales: la Iglesia alemana toca la marcha nupcial”

  1. Joel dice:

    ¿Bendición? ¿Se trata solo de bendecir en una celebración religiosa? Si solamente se trata de bendecir también pueden bendecir las mujeres diaconisas que ya se están preparando, las sacerdotisas, obispesas con modelito y cardenalesas o los pastores protestantes. Se comprende así la interreligiosidad .
    Y como declara el obispo Bode a prepararse para la Nueva Religión , sucedáneo de la católica, en la que están incluidas todas las demás.
    Con Marx dentro del cotarro, antes y después, todo se explica. Están abducidos.
    Haber perdido la noción de Liturgia Católica trae esta consecuencias malignas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *