PUBLICIDAD

Una iglesia que corteja al mundo, Zen defiende la Misa de siempre, el carteo de Marx y el Papa Francisco.

|

Bellísima y maravillosa mañana dominical en Roma. Las temperaturas se van asentando y ya empezamos con las noches calurosas que adelantan los calores típicos de la ciudad eterna. Los romanos se echan al mar o a los cercanos castelli romani para aliviar un poco las temperaturas. La epidemia se ha convertido en algo que forma parte de nuestras vidas y todo apunta a que hemos decidido que no es tan importante y que es el momento de empezar a movernos.

La Iglesia  católica ha perdido mucho terreno en las últimas décadas y el alcance de su influencia cultural ha disminuido considerablemente y se nota en muchos ámbitos de nuestras tradicionales sociedades culturalmente cristianas. En cierto modo, nuestras sociedades han perdido el alma que les dio la vida y son cadáveres en descomposición, sin alma. Pretender recuperar una cierta posición de fuerza cortejando la cultura mundana, las modas de momento, es el camino seguro para sumarse a la descomposición reinante. Son demasiados lo que han abandonado el sano desapego que debe mantenerse y se buscan soluciones nuevas que nacen de un profundo desconocimiento del tesoro de la tradición cristiana, el resultado son malas copias de lo peor en el arte figurativo, la música, la literatura…

El único objetivo que se busca es hacerse pasar por «modernos». Sumarse a la modernidad es el camino seguro para morir con ella. Hoy vemos con nos empeñamos, lo vemos en cada encuentro que tenemos en el Vaticano, en cada intervención del Papa Francisco , en la orientación de la actual administración de los intereses diplomáticos de la Santa Sede. La atención se centra continuamente en los ateos, los agnósticos y miembros de cualquier creencia religiosa o seudo religiosa con la única excepción de la católica. Se pretende llegar a ser tolerados en una sociedad multicultural, pero este es el camino seguro para ser ignorados.

El Obispo Emérito de Hong Kong, Zen, entra en defensa de la celebración a la Forma Extraordinaria del Rito Romano. No se considera un extremista de esta forma litúrgica y que trabajó activamente, como sacerdote y como obispo, por la reforma litúrgica posterior al Concilio Vaticano II, tratando también de frenar los excesos y abusos, que lamentablemente se  hicieron, también en mi diócesis. Cuenta su experiencia en  Hong Kong y lo útil del motu proprio Summorum Pontificum vivido por un grupo de fieles que durante décadas ha participado de esta forma y que nunca ha creado problemas para la diócesis.  Muchos jóvenes han pasado por la comunidad que participa de la forma extraordinaria en Hong Kong, y han redescubierto el sentido de adoración y reverencia que le debemos a Dios, nuestro Creador: «No puedo olvidar la misa de mi infancia, no puedo olvidar cuando de niño en Shanghai mi padre, un católico muy devoto, me llevaba a misa todos los días y los domingos participaba en cinco misas! Sentí tanta reverencia, estaba tan fascinado (¡y todavía lo estoy!) Por la belleza del canto gregoriano, que creo que esa experiencia ha alimentado mi vocación al sacerdocio, como la de tantas otras. Recuerdo a los muchos fieles chinos (y no creo que todos supieran latín …) participando con gran entusiasmo en estas ceremonias litúrgicas, tal como ahora puedo testificar en la comunidad que participa en la Misa Tridentina en Hong Kong».

Sigue dando mucho que hablar el  intercambio de cartas entre  Marx y el Papa Francisco y se analiza desde distintos puntos de vista espiritual, moral, eclesiológico e  institucional.  Marx tiene cuidado de no «entrar en la corte» y escribe: «la Iglesia en Alemania está atravesando momentos de crisis. (…). Me parece – y esta es mi impresión – haber llegado a un «callejón sin salida» que, sin embargo, también podría convertirse en un punto de inflexión según mi esperanza pascual «. Mezcla intencionadamente opciones personales e institucionales en una situación que se ha agravado porque «algunos representantes de la Iglesia no quieren aceptar esta corresponsabilidad y por tanto también la co-culpa de la Institución». El cardenal pidió al Papa Francisco permiso para publicar la carta, por ahora desconcierto en Alemania y en el propio Marx que no esperaba un no por respuesta.

San Antonio es mucho San Antonio y es quizás el santo de más devoción en nuestra religiosidad popular, un santo milagrero y buscados de buenos matrimonios, son pocos los que se adentran en sus escritos, con él terminamos hoy: «No es el juicio de los hombres que nos manifestará lo que somos. Los hombres se engañan y se dejan engañar; llaman al mal , bien, y al bien, mal. Cada uno vale lo que vale delante de Dios y nada más».

«El Reino de Dios se parece a lo que sucede cuando un hombre siembra la semilla en la tierra…»

Buena lectura.

 

 

Papa Francesco respinge le dimissioni del cardinale Marx, ma la crisi resta

Bomba di Francesco sui movimenti: limite di mandati

Vaticano, Decreto sul governo dei movimenti/ Lettera di Carrón al cardinal Farrell

Stop a «personalismi» e «abusi»: il Vaticano mette un limite di mandato a chi guida i movimenti

Cala l’utile dello Ior Dividendo confermato: il 75% andrà al Papa

Chiude un’epoca iniziata da San Giovanni Paolo II. Chi sopravvivrà all’attuale pontificato potrà dirsi pronto a sopravvivere a qualsiasi cataclisma

Marx e Bergoglio, una lezione istituzionale. La riflessione di D’Ambrosio

Card. Zen: che male c’è a rendere accessibile a tutti la forma straordinaria del rito romano?

Cultura: i Laici Possono Combattere per la Chiesa meglio dei Chierici. Allora…

Ayúdanos a seguir informando

4 comentarios en “Una iglesia que corteja al mundo, Zen defiende la Misa de siempre, el carteo de Marx y el Papa Francisco.
  1. Si la Iglesia corteja al mundo, la culpa es del Papa y los colegios cardenalicio y episcopal, que son responsables de la defensa de la Fé. No hay más.

    Aún estamos con los hijos de la mala teología que nació en la Iglesia de Occidente después de la II Guerra Mundial, según los especialistas, el modernismo inmanentista. Nada bueno se puede esperar de quién se nutrió de tan malos alimentos de tres jesuitas:

    – “Cristogénesis” de Pierre Teilhard de Chardin
    – “Teología del amor”, Hans Urs von Balthasar
    – “Reducción antropológica” o “Antropología trascendental», Karl Rahner

    Y junto con la marxista teología de la liberación, indigenista y ecologista, más la hegeliana teología del pueblo y la cultura.

  2. 1.No he aguantado ni un minuto presenciando la toma de posesión del nuevo arzobispo de Sevilla.Que un individuo natural de una nación que debe su nombre a un rey de España-Felipe-,mal hable y mal pronuncie el español,resulta insultante.Bien mirado,el español debiera ser la segunda lengua oficial de la Iglesia de Rito Latino,dado que más de la mitad de Ella habla tal lengua.Pero históricamente los capitotes que la han regido han mostrado un desprecio inaudito por España.Se le podría decir a toda esa caterva de ingratos,aquello que Hernán Cortés espetó a Carlos I,cuando éste inquirió que quién era:»Soy,Señor,quien os ha dado más tierras que gobernar que las que vuestra majestad heredó de sus padres y abuelos».
    2.Y ya en temas estéticos y de formas,no está de más recordar a obispos y a maestros de ceremonias que los solideos se colocan de manera que lo que es el centro del casquete esférico que son,quede sobre el colodrillo,y no en lo más alto de sus reverendas peonzas.Más que nada,para evitar que nos evoquen a la boina del tío Honorio…
    El último acólito de la última Hermandad sevillana luce con mucha más compostura.
    En fin.Al menos he podido recrearme en la Virgen de los Reyes y en el Nazareno de la Corona.Eso sí:Con cantos de fondo deleznablemente horteras.

  3. Realmente, la forma tradicional de la Santa Misa, empleada por mucho màs de 500 años y a la cual ha asistido multitud incontable de santos, debe ser pura Gracia, oro puro… De otro modo no puede comprenderse el horror que le tienen tantos progresistas dentro de la Iglesia, y el empeño en borrarla de la faz de la tierra…Los mismos que quieren hacerlo, son aquèllos que pretenden cambiar la moral bimilenaria de la Iglesia Catòlica, para adaptarla al mundo moderno… «Ladran, Sancho, señal que cabalgamos…» En el fondo, el empeño parece ser desmentir el tìtulo de la Iglesia como Madre y Maestra… Si lo que la alimentò por tanto tiempo fuera defectuoso ò equivocado, muchas otras enseñanzas catòlicas podrìan ser cuestionadas y eliminadas.

  4. No entiendo lo de «misa de siempre». ¿Es que hay otra? La misa siempre ha sido la misma, desde que Jesús instituyó la Eucaristía en el Cenáculo hasta el día de hoy. Ha cambiado la forma, pero no el fondo.
    El cardenal Zen es salesiano. Un servidor es antiguo alumno salesiano. Recuerdo lo bien que fue recibida la misa en lengua vernácula en mi colegio (e internado), aquel 7 de marzo de 1965, I domingo de Cuaresma. Casi 5 años después entró en vigor el misal de san Pablo VI. Yo ya no estaba en esta casa salesiana, aunque jamás he olvidado a la congregación que me educó. Y creo que la recepción al «novus ordo» fue igual de entusiasta.
    No me opongo a que se defienda el modo extraordinario, siempre y cuando no sea para intentar desprestigiar el ordinario, en cuya celebración he particiado durante la mayor parte de mi vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *