PUBLICIDAD

Tiempos de purga en la Iglesia, manipulación de los medios, los heroicos polacos, el sermón de choque de Kirill, la silla de Calvino.

|

Empezamos, como terminamos, con la destitución fulminante e injustificada de  monseñor Daniel Fernández. Se alegan  dos factores  la negativa inicial del obispo de Arecibo de trasladar a los seminaristas de su diócesis al nuevo seminario interdiocesano de Puerto Rico, aprobado por el Vaticano a principios de marzo de 2020 y  “la defensa por del obispo de Arecibo del derecho de los fieles católicos a la objeción de conciencia a la vacunación obligatoria en comunicado publicado el 17 de agosto de 2021”. El obispo  se negó a firmar un comunicado conjunto de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña en el que se afirmaba que “hay un deber de vacunar y no vemos cómo la moral católica puede invocar una objeción de conciencia” y se pide que los católicos no vacunados “se abstengan de participar en otras actividades comunitarias de las iglesias”.

El obispo Daniel Fernández Torres fue la voz más crítica de la Iglesia de Puerto Rico contra la ideología de género, pidiendo en 2020 que Pedro Pierluisi, actual gobernador de la isla, detenga la imposición de esta agenda”. “En 2021, el obispo Fernández Torres advirtió que la imposición de la ideología de género es una ‘persecución religiosa’ y un ataque al derecho de los padres a educar a sus hijos según sus creencias”. El ejemplar comunicado del obispo es muy claro, la verdad por delante: «Lamento mucho que en la Iglesia, donde tanto se predica la misericordia, en la práctica algunos carezcan hasta del más mínimo sentido de la justicia. No he sido procesado, ni he sido acusado formalmente de nada». Parece que la única razón alegada es que  «no había sido obediente al Papa y no había estado en suficiente comunión con mis hermanos obispos de Puerto Rico». «Se me sugirió que si renunciaba a la diócesis (…) no renuncié porque no quería convertirme en cómplice de una acción totalmente injusta que aún hoy me resisto a creer que pueda ocurrir en nuestra Iglesia».

El arzobispo emérito de La Plata, Héctor Aguer, emitió un comunicado de apoyo: «La Iglesia hoy ya no se preocupa de Dios, ni del mandato de Cristo de evangelizar, sino solo de imponer «nuevos paradigmas» y adherirse a los principios de un Nuevo Orden Mundial, ajeno a la ley natural ya la revelación cristiana». «Rezo también para que esta medida injusta y draconiana no lleve a la destrucción de tantas iniciativas verdaderamente católicas que han surgido y se han desarrollado allí».

La manipulación de los medios nos acompaña constantemente, mucho más en tiempos de guerra. En los no tan lejanos tiempos de la caída del muro, con Polonia y San Juan Pablo II en primera línea, los sufridos polacos colocaban sus televisores encendidos en sus ventanas, orientando la pantalla hacia la calle, como manifestación silenciosa de que no creían lo que el decadente régimen intentaba inocular. Nos presentan imágenes de otros momentos, de otras guerras, de otros bombardeos, como presentes y actuales, con la música adecuada y una voz que inspira autoridad,  ya tenemos el pastel servido que nos tragamos sin dudar. Son momentos es que es mucho más sensato no creer nada antes que creerlo todo. No tenemos ni tiempo ni ganas de analizar todo lo que nos llega, pero no podemos tragar la cascada de medias verdades, o medias mentiras repetidas hasta el infinito. Para muestra un botón y el  Rosario masculino rezado en Varsovia hace unos días se ha convertido para el Corriere en una oración espontánea por el fin del conflicto de Ucrania.

Polonia se está comportando con una generosidad sorprendente y admirable en la acogida de sus vecinos ucranianos. La posición geográfica de Polonia, sin fronteras naturales claras, ha hecho que tenga etapas de un territorio enorme y otras de casi desaparición. Algunas regiones que ahora formas Ucrania han pertenecido a Polonia y eso hace que exista una gran cercanía cultural y religiosa con sus vecinos. Ambos han tenido enemigos comunes que los ha sometido durante décadas tanto desde Alemania como desde Rusia, dos nombres que hacen temblar y pone a los polacos en alerta. No podemos caer en el populismo de ofrecer iglesias y catedrales para acoger ucranianos, las necesitamos , nosotros y ellos para rezar. En una emergencia todo es necesario, pero una iglesia no es el mejor sitio para que vivan mujeres y niños y más en invierno. Es invierno y los polacos han abierto sus  conventos, casas de peregrinos y edificios parroquiales e incluso el Palacio Arzobispal de Cracovia. Los voluntarios son los seminaristas , los scouts, los voluntarios de Caritas, los bomberos, estudiantes y muchos sacerdotes. La mayoría se alojan en hogares que han abierto sus puertas y comparten escaseces al más de millón cuatrocientos mil refugiados de Ucrania ya han llegado a Polonia. El milagro es sorprendente y la mayor fuerza está en  la gente común que abrió sus hogares.

Tenemos la versión completa en italiano de la homilía de Kirill que ha llenado titulares estos días. “Kirill” es el Patriarca de Moscú y de todas las Rusias, la cúspide de la Iglesia Ortodoxa Rusa, mientras que el Papa Francisco, es la cúspide de la Iglesia Latina. El patriarca ruso no se distancia en absoluto de la política de su patria, sino todo lo contrario. El domingo 6 de marzo es el domingo del perdón para los ortodoxos que precede a la Cuaresma, y ​​el «sermón de choque» debe leerse en este contexto. Es muy desagradable para los que buscan la geopolítica y teología políticamente correcta y se muestra  profundamente contrario a ese tugurio espiritual, psíquico y biológico que es la modernidad. Sorprende el intento de  discernir entre el bien y el mal y se preocupe de su rebaño. «Si la humanidad acepta que el pecado no es una violación de la ley de Dios, si la humanidad acepta que el pecado es una variación del comportamiento humano, entonces la civilización humana terminará ahí». «…estamos comprometidos en una lucha que no tiene un significado físico sino metafísico. Sé cómo, desafortunadamente, los ortodoxos, los creyentes, eligiendo el camino de menor resistencia en esta guerra, no reflexionan sobre todo lo que estamos reflexionando hoy, sino que van obedientemente por el camino que les indican los poderes fácticos».

El Papa Francisco también sale al campo, la guerra en Ucrania se está volviendo cada vez más violenta y envió a dos cardenales en misión. Konrad Krajewski y Michael Czerny, que quisieran «llegar a las personas que sufren y llevarles la cercanía del Papa, decirles que los ama, y ​​orar con ellos porque la oración también es capaz de detener la guerra».

Por primera vez se celebró una misa católica en la Catedral de St. Pierre en Ginebra desde 1535. En 1535 la celebración terminó con una revuelta contra los sacerdotes  y el lanzamiento de objetos considerados idólatras, llegando a suspender la Misa. Asistieron 1.500 personas invitadas por la comunidad protestante de la ciudad de Calvino y se entregó a los católicos, más bien se devolvió, simbólicamente,  las llaves de la catedral. La “silla de Calvino” todavía se exhibe en la catedral de la «Roma protestante».

«Si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos».

Buena lectura

 

Papa Francesco, l’azzardo per l’Ucraina: «I due cardinali in missione», cosa c’è dietro alla scelta

Il Papa può mediare solo in un modo: telefonare a Putin

Informazione Cattolica: Non si Può Tacere sul Donbass e sulle Responsabilità USA e Nato.

Ecco la “scandalosa” omelia del Patriarca di Mosca

Ginevra, per la prima volta dal 1535 si celebra messa nella cattedrale di Calvino

Mons. Jedraszewski ospita i rifugiati ucraini nel Palazzo Arcivescovile di Cracovia

Il Corriere Trasforma il Rosario di Varsavia in una Preghiera a Kiev. Complimenti.

Vescovo misericordiato da Bergoglio. Si era opposto all’obbligo di vaccino

Comentarios
2 comentarios en “Tiempos de purga en la Iglesia, manipulación de los medios, los heroicos polacos, el sermón de choque de Kirill, la silla de Calvino.
  1. Escribo desde Rumania. Desde aquí, tanto la invasión de Ucrania como el patriarca Kirill de Moscú nos pilla más de cerca. Esta semana Vasile Bănescu, el portavoz del patriarcado rumano ortodoxo se ha referido al patriarca ruso Kirill y a su amigo Putin de esta forma:
    “un patriarca (Kirill) opulento, renunciante desde el punto de vista moral y cristiano, por su cínica complicidad con el político asesino (Putin) y su asociación con las cosas más horribles que el hombre anticristico (Putin), que finge fe en Dios y patriotismo, es capaz de cometer con atrocidad.”
    Soy católico romano y suscribo.

  2. Me parece que la Iglesia Ortodoxa Rusa está demasiado cercana al Presidente Putin. Sin embargo, considerando lo que sucede y ha estado sucediendo allí desde 2014, cuanto un gople de estado promovido por EEUU, La UE y el oligarco Soros ha provocado la matanza de entre 13,000 y 14,000 rusos que no quieren ser parte de Ukrainia. De hecho, las fronteras de Ukrainia no están oficialmente establecidas y registradas como tal en la ONU. Se hizo un acuerdo entre Rusia y Ukrainia en una ciudad llamada Minsk y los ukranianos no lo han cumplido. En cuanto a refugiados, el gobierno criminal de Ukrainia juntamente con Neozazis es el problem de los refugiados. En cuanto a los polacos, tienen un miedo irracional de Rusia y por lo que he podido averigura al hablar con polacos, tienden a echar la culpa de los males de Polonia a Rusia, menos a Alemania.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.