Quis ut Deus?, Miguel , מִיכָאֵל‎, Mija-El, la deed church, la eterna lucha entre la luz y las tinieblas, ¡No tengáis miedo!

|

Estos días hemos estado demasiado ocupados con los presuntos timos vaticanos que sin duda son importantes en sí mismos,  por lo que significan y por lo que nos descubren. Estamos en plena epidemia, pandemia, que sigue asolando el mundo, es estos momentos pasamos de siete millones de infectados, son cifras oficiales de las Naciones Unidas, hemos superado los cuatrocientos mil muertos, con Estados Unidos, Inglaterra, Brasil e Italia a la cabeza. Nos fiamos poco de estos números pero ya de por sí nos presentan un escenario aterrador. Las consecuencias son imprevisibles, no sabemos cuánto durará y cómo terminará pero si podemos seguir lo que ya está sucediendo en medio de la epidemia, o mejor, con la escusa de la epidemia.

Vivimos unos momentos de final de periodo en nuestra historia que la peste está acelerando. Estos días hemos conocido la carta que el ex nuncio de Estados Unidos Monseñor Viganò ha enviado al presidente Trump. La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero” es frase que nos dice un ignoto sabio y que, al escucharla, Agamenón dice: “Conforme”, mientras que el porquero replica: “No me convence”.

El contenido se ha divulgado como la pólvora, sobre todo es los Estados Unidos, por su claridad en el diagnóstico sobre lo que estamos viviendo: «En los últimos meses hemos sido testigos de la formación de dos bandos opuestos que denominaría “bíblicos”: los hijos de la luz y los hijos de las tinieblas. Los hijos de la luz constituyen la parte más visible de la humanidad, mientras que los hijos de las tinieblas representan una absoluta minoría. Y, sin embargo, aquellos son objeto de una especie de discriminación que los coloca en una situación de inferioridad moral respecto a sus adversarios, que gozan de posiciones estratégicas en el gobierno, en la política, en la economía y en los medios. De forma aparentemente inexplicable, los buenos están supeditados a los malos y a quienes son sus cómplices por interés o por temor.»

<

Se puede decir mal fuerte pero no más claro. No podemos olvidar que la caída del muro de Berlín, con las consecuencias que conocemos, empieza por un viaje de Juan Pablo II, el grande y el santo, a su Polonia natal en donde hace ver que los contrarios al comunismo eran muchos más y mejores. No estamos en una situación muy diversa. Nos intentan convencer de que somos pocos y despreciables cuando su única fuerza está en ocultar la realidad e imponer el terror.

«Estas dos realidades opuestas coexisten en la sociedad como enemigos a perpetuidad, del mismo modo que Dios y Satanás son enemigos a perpetuidad. Y da la impresión de que los hijos de las tinieblas han decidido «mostrar sus cartas», revelando ahora sus planes. » «… en esta colosal operación de ingeniería social hay personas que han decidido el destino de la humanidad arrogándose el derecho a actuar contra la voluntad de los ciudadanos y de sus representantes en el gobierno de las naciones.»

«Hay pastores fieles que cuidan del rebaño de Cristo, pero también hay mercenarios infieles que pretenden dispersar el rebaño y entregar a la oveja para que sea devorada por los lobos hambrientos. No es extraño que esos mercenarios sean aliados de los hijos de las tinieblas y odien a los hijos de la luz: al igual que existe un estado profundo, existe una iglesia profunda que traiciona sus obligaciones y  abjura de sus compromisos con Dios». «Por primera vez, Estados Unidos tiene en usted un presidente que defiende valientemente el derecho a la vida, que no se avergüenza de denunciar la persecución de los cristianos en todo el mundo, que habla de Jesucristo y del derecho de los ciudadanos a la libertad de culto». «… me atrevo a creer que ambos libramos esta batalla en el mismo bando, aunque con diferentes armas.

«El ataque del que usted ha sido objeto … forma parte de un “relato” orquestado por los medios que no busca combatir el racismo y restaurar el orden social, sino agudizar las tensiones; no hacer justicia, sino legitimar la violencia y el crimen; no servir a la verdad, sino favorecer a una facción política. Y resulta desconcertante que haya obispos que, con sus palabras, demuestran alinearse en el bando opuesto. Están al servicio del deep state, del globalismo, del pensamiento único, del Nuevo Orden Mundial al que invocan cada vez con mayor frecuencia en nombre de una fraternidad universal que no tiene nada de cristiano, sino que evoca los ideales masónicos de quienes pretenden dominar el mundo expulsando a Dios de los tribunales de las escuelas, de las familias, quizá incluso de las iglesias.»

Estamos en medio del campo de batalla, siempre hay despistados, muchos, y tontos útiles, infinitos, pero sabemos muy bien dónde nos encontramos y que nos estamos jugando. Esta lucha se produce en cada uno de nosotros, dentro de nosotros y sabe aprovechar nuestras debilidades. Podemos contar con peores armas, incluso con peores estrategias, avisados estamos y sabemos que los hijos de las tinieblas son más astutos que los hijos de la luz, pero solo venceremos si estamos del lado de Dios.

Quis ut Deus?,  ¿Quién como Dios? es la traducción literal del nombre hebreo Miguel , מִיכָאֵל‎, Mija-El. Está es nuestra fuerza y estas son nuestras armas. El Papa Benedicto XVI renueva la invitación a no tener miedo a abrir las puertas a Cristo : ¡No tengáis miedo! Ciertamente encontraréis oposición al mensaje del Evangelio. La cultura actual, como cada cultura, promueve ideas y valores que están en contraste con las vividas por Nuestro Señor Jesucristo. En el contexto de la sociedad europea actual, los valores evangélicos están, una vez más, deviniendo una suerte de contra- cultura, como ya lo eran al tiempo de San Pablo. Por esto os digo: !No tengáis miedo!

«…pasarán el cielo y la tierra antes de que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley.»

Buena lectura.

Un fondo vaticano per i poveri: il Papa coinvolge Raggi e Zingaretti

In piazza per l’antirazzismo, ma non per il Corpus Domini

L’ALLARME DI NOBILE: IL PROSSIMO VIRUS È IL CREDITO SOCIALE.

Arcivescovo Carlo Maria Viganò. Siamo al ‘redde rationem’: excursus sul Vaticano II e conseguenze

Exnuncio del Vaticano envía carta de apoyo a Donald Trump

L’Azione Cattolica Italiana ha dedicato un minuto per la pace

dagli-stagisti-autonomi-sostegno-papa-la-crisi

Vaticano, Nicola Porro: dietro lo scandalo dell’immobile londinese anche una gola profonda. E il Papa sa già chi è

ÚLTIMA HORA: Carta de Arzobispo Viganò a Trump TRADUCIDA. Expone al NUEVO ORDEN MUNDIAL

Ora scatta l’allarme degli 007: «20mila migranti verso l’Italia»

Il palazzo di lusso a Chelsea e la parrocchia da abbattere

Vaticano, il Papa vuole il Mattarella bis Vaticano, il Papa vuole il Mattarella bis

Papa istituisce fondo da 1 milione di euro per aiutare i più deboli, Raggi ci mette la metà

Papa Francesco, la «manina» per un bis di Mattarella al Quirinale. Dalla Cei pressioni per un nuovo governo

Comentarios
9 comentarios en “Quis ut Deus?, Miguel , מִיכָאֵל‎, Mija-El, la deed church, la eterna lucha entre la luz y las tinieblas, ¡No tengáis miedo!
  1. Muy bien la carta de Vigano. La Iglesia , mejor dicho, la jerarquía católica colabora activamente con Satanás dando dosis de opio al creyente en sus misas «Dejemos que el Espíritu de Dios penetre en nuestros corazones» y de ahí no pasan. Vaya uno a la misa que vaya, este es el tema. De propagar la verdad de los crímenes de la izquierda y de los ateos, nada de nada. De divulgar el Magisterio y la Doctrina de la Iglesia, nada de nada. Mientras, me «anonado y narcotizo» con ese Espíritu de Dios que machaconamente, me quieren inculcar, para evitar que pase a la acción, cuando no están reñidos para nada.
    Sinceramente agradezco a Infovaticana y otras páginas interníticas su información y formación.

  2. Los pecados mortales por omisión de los pastores de la Iglesia
    “La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero” es frase que nos dice un ignoto sabio y que, al escucharla, Agamenón dice: “Conforme”, mientras que el porquero replica: “No me convence”.” (Infovaticana, blog de Specola artículo Quis ut Deus? Miguel, Mija – El, la deed church, la eterna lucha entre la luz y las tienieblas, ¡No tengais miedo!)
    Hay muchas frases que uno puede traer a colación de hombres famosos sobre la verdad humana y la Verdad divina que muy pocos quieren escuchar. Veamos qué pasa con los hombres que dicen la verdad y cómo los tratan la mayoría de los mortales:
    “Podemos añadir que el Libro de la Sabiduría conocía quizás la hipótesis teórica de Platón, que en su obra sobre el Estado intenta imaginarse cuál hubiera sido el destino del justo perfecto en este mundo, llegando a la conclusión de que habría sido crucificado (cf. Politeia II, 361e-362a). Tal vez el Libro de la Sabiduría ha tomado esta idea del filósofo, la ha introducido en el Antiguo Testamento y, ahora, esta idea apunta directamente a Jesús.” (BENEDICTO XVI, Jesús de Nazaret. Ed. Planeta, 2011, pág. 246)
    Sócrates había sido puesto como un abejorro sobre la ciudad de Atenas para preguntar lo siguiente: cómo es que siendo tan excelentes los atenienses no se ocupan de la virtud y la verdad y, en cambio, se ocupan del poder, del dinero y de los placeres. Estas palabras a Sócrates iban a costarle caro: la enemistad con los poderosos y del pueblo y su propia vida.
    Churchill decía que si uno tiene enemigos es que ha hecho algo bueno en esta vida.
    No es que esa dificultad y negativa de los hombres a escuchar cierta verdad humana y divina ocurra solo en esta época pero sí cabe señalar que su intensidad es tal que ha generado la más grave crisis de la historia de la Iglesia.
    En esta época personas que como Sócrates señalan esta crisis de la Iglesia no son apreciadas y sí ocultamente odiada y se les busca dar cierta muerte social pues resultan como un abejorro puesto sobre la Iglesia para que no se adormezca.
    La corrupción de lo óptimo es lo pésimo y ¿qué es eso óptimo que está corrupto en esta vida? La Iglesia.
    Hay una crisis en la Iglesia y todo aquel que dice esa verdad y que trata de despertar a nuestros dormilones obispos y sacerdotes (ni siquiera me ocuparé de los fieles a los que les cabe una culpa mucho menor), todos los que tratan de despertar a esos dormilones se convierten en enemigos de ellos y de la Iglesia y así son tratados.
    Por supuesto, para estos dormilones constituyen, ellos mismos, lo mejor de la Iglesia pues son obedientes, discretos, respetuosos de la autoridad, fieles a la Iglesia, etc. y se convencen a sí mismos que el que oculta la verdad o no dice la verdad que debe ser dicha no peca gravemente contra Dios y tratan de presentarse ante el pueblo de Dios y ante sí mismos como lo excelente que no es tocado por la crisis de la Iglesia y omiten el tema, ellos son los verdaderos santos.
    “¿No sufren ellos lo suficiente y no se martirizan todo el día escuchando las barbaridades que pasan y callando sobre ellas? Bastante bien hacen con ese callar y omitir cualquier crítica que pudiera dañar a la Iglesia, por ello, su sufrimiento en silencio y su espera en el Señor les será recompensada de sobremanera. Son los obedientes, los discretos, los prudentes, los sabios, los que confían en el Señor.” Necedades como esta se dicen a sí mismos para pecar fuertemente por omisión y no entrar en ningún buen combate, la verdad es mejor eludirla si es molesta y dejar a Dios solo para que Él mismo y sin la colaboración de la creatura humana y de su Iglesia solucione todos los problemas de la Iglesia mientras ellos se dedican a escribir sobre otras verdades humanas y divinas que no están en discusión o a escribir o hablar sobre el sexo de los ángeles.
    Pero ni sobre estos temas pueden escribir o hablar de manera prolongada sin cometer errores graves desde el punto de vista teológico porque al que abandona a la Verdad, la Verdad lo abandona a él, el que prostituye su inteligencia y su conciencia y la deja divagar en sueños, ensueños e invenciones humanas no puede, luego, intentar razonar seriamente sobre Dios y sobre los hombres sin caer en graves errores. El que adultera sus escritos para no tocar ciertos temas la Verdad lo abandona y le cobra su precio con la mediocridad, el Espíritu Santo lo abandona y cae en desgracia, pues le falta la gracia de Dios por haber pecado gravemente por omisión y cada vez que come la Eucaristía come su propia condenación.
    Digamos que salvo que sea un gran necio su conciencia no puede estar totalmente tranquila por omitir la verdad que debe ser dicha y evitar el buen combate por Cristo y su Iglesia. La conciencia de sus pecados la tienen bien presente y lo peor que pueden hacer los nuevos Sócrates es recordarles a estos necios sus faltas.
    Por supuesto que hay obispos y sacerdotes valientes y así les va – dicen ellos – como si sus omisiones en el buen combate no fueran la principal causa de la pobre defensa que pueden llevar a cabo estos pocos pastores fieles.
    Otro dicho señala: corrige a un necio y te ganarás un enemigo, corrige a un sabio y se hará más sabios.
    ¿Y dónde está esta necedad y por qué ha florecido en esta época y dentro de la Iglesia? La necedad es maldad mezclada con ignorancia, el necio es malo dos veces por la ignorancia buscada y forzada en su inteligencia para acallar su conciencia pero también por la maldad en la voluntad y es que el necio se ama a sí mismo hasta el desprecio de la verdad, por lo menos de aquella verdad que le es molesta, pero el necio también puede decir Señor, Señor, muchas veces, y parecer un hombre de Dios pero el amor a sí mismo antes que a la Verdad lo delata en el camino elegido.
    Muestra que su primer amor es a su propia persona, no se separan de Dios pero se aman más que a Dios y ello hace que se equivoquen muchas veces en lo que dicen, hacen y omiten y ello genera que a la corta o a la larga persigan y se enemisten con quienes dicen la verdad humana o divina que no quiere escuchar porque se tienen por buenos y quieren que los demás los tengan por buenos y Bueno solo es Dios, por lo que terminan no juntando sino desparramando y siendo tontos útiles a los servicios de la contraIglesia.
    Escuchan solamente las palabras que alagan sus oídos y dicen solamente aquellas palabras que sean gratas a los hombres.
    ¿Es que la Iglesia está repleta de necios en esta época?
    Han abundado en todas las épocas pero en ésta desbordan y la colman de su necedad pero lo grave no termina allí porque el necio por su tibieza pronto, y en tanto le convenga, se convertirá en un apóstata de su fe y ello realizado en comunidad o en manada y pasará a formar parte de los enemigos declarados de Cristo porque el que no crece en el amor debe decrecer en el mismo y el que no crece en la fe por abandono de las verdades incómodas empieza a decrecer en todas las virtudes sobrenaturales hasta que pecando gravemente pierde no solamente la gracia sino la fe y la esperanza imperfectas que, muchas veces, quedan como un remanente para la conversión futura a favor del que ha pecado de forma grave.
    De tal manera que los hijos de la oscuridad siendo más astutos que los hijos de la luz los logran gobernar y hasta se enojan estos necios cuando alguien les señala que los hijos de la oscuridad los están gobernando.
    “¿Cómo va a suceder una cosa así siendo ellos tan espléndido y tan sabios? ¿Cómo habiendo estudiado filosofía, teología, latín, griego y hebreo los pueden gobernar unos pocos astutos? ¿Cómo perteneciendo ellos a la Iglesia van a gobernarlos los hijos de la oscuridad?” Esas son ideas conspirativas y ellos no creen en conspiraciones y piensan que no es conveniente hablar de esas cosas por el bien de la Iglesia y del mundo.
    Pero los necios como dijimos son ya enemigos anónimos de Cristo pero no lo saben, son herejes anónimos dentro de la Iglesia terrenal y forman parte de la contraIglesia sin saberlo, si Cristo volviera y les dijera qué cosas van a suceder en el futuro, ellos dirían como en los Evangelios decían los discípulos que eso no es posible y así, mientras, Judas vela, Simón duerme y así, mientras los nuevos fariseos, doctores de la ley y escribas del Templo del NOM conspiraban contra Cristo y su Iglesia, estos discípulos no escuchan las advertencias y les reprochan a los nuevos Socrates que hablan de crisis y de peligro de muerte de la Iglesia de la misma manera que Simón le reprochaba a Jesús y por lo cuál fue reprendido con las palabras: “apártate de mí Satanás pues me sirves de escándalo porque piensas como los hombres.” Así, se comportan muchos de los pastores de su Iglesia.
    Los necios actuales dormilones y soñadores son peligrosos enemigos de la Verdad, no quieren verla, quieren escudarse en sus artículos y conferencias plagadas de enseñanzas que no se relacionan en nada con aquel miembro que escandaliza y que debe ser amputado y arrojado lejos, no quieren hablar ni escribir sobre la crisis de la Iglesia, piensan: “mejor no se hable de ello porque puede hacerse realidad”, “mejor nadie corrija a nadie porque puede perderse el prestigio de los hombre de la Iglesia y la fe en los hombres” cuando Dios dijo maldito el que pone su fe en los hombres, se dicen a sí mismos: “mejor esperar a que la crisis pase y no exponer el pellejo”, “lo astuto es ser prudente y no ir contra la corriente”, “las puertas del infierno no prevalecerán así que no debo ocuparme de que no prevalezcan” y necedades por el estilo y así se convierten en grandes pecadores que pecan fuerte porque teniendo que defender a las ovejas de los lobos faltan en las obras adecuadas, no llevan a cabo las obras meritorias que podrían salvar sus almas y las de muchos fieles en la Iglesia, las dejan a merced de los lobos mientras duermen su siesta que parece eterna en la que sueñan con un futuro glorioso para la Iglesia, ¡qué bello sueño! y que nadie se atreva a sugerir y decir lo contrario.
    Los necios persiguen a los que dicen la verdad, oculta o niegan la verdad y pecan por omisión muy fuertemente y con muchas ganas. Ellos han visto que hay demasiados necios en la Iglesia por lo que piensan que no es prudente intentar despertarlos no sea que se vuelvan contra ellos y no sea que pierdan algo que consideran más precioso que la salvación de su alma.
    Así, si les es posible omiten todo comentario de la carta de Viganó a Trump y no advierten ni hablan de los problemas y de la crisis de la Iglesia. Cuando alguien les señala sus pecados mortales contra la Iglesia por la falta de defensa de la Verdad se vuelven como endemoniados contra él.
    Y es que el necio que sueña e inventa la realidad es tibio y el tibio está muy cerca de ser malvado, con una maldad ciega, por ello a los que no creen en Dios se los llama necios y a los malvados que luchan contra Dios se les da el mismo nombre.
    El pecado de la acedia los ha atrapado primero por el amor a sí mismos puesto sobre el amor a Dios y en esos cuidados personales y comunitarios se van olvidando de Dios y se encuentran, sin saberlo, un buen día persiguiendo a quienes dicen o enseñan la verdad y defienden la Iglesia.
    Y si todos estos necios no persiguen a los nuevos Sócrates, es porque algunos necios solamente los ignoran y van por la puerta ancha muy cómodamente pero algo en las conciencias les pesa y, por eso, les molesta tanto la Verdad que debía ser dada a conocer.
    Qué nadie se de cuenta de lo que son y muy especialmente ellos mismos. Quieren vivir tranquilos y no llevar adelante el buen combate y de esa forma ganar el Cielo sin arriesgar ni un solo talento y lo entierran en el suelo.
    Así, los Sócrates de esta época puestos sobre la Iglesia para que no se duerma y para despertarla en la Verdad son perseguidos más por los necios que por los malvados del NOM, los necios son los idiotas útiles del NOM al que tanto benefician.
    Ratzinger ve en la muerte de Sócrates una semejanza con el deicidio de Jesucristo. Por eso advierto, a estos pastores de no seguir con su silencio, desprecio y persecución contra los nuevos Sócrates que señalan la crisis de la Iglesia porque su enemistad última no es con ellos sino con Cristo que es el modelo de estos nuevos Sócrates, aunque ellos no sean más que parciales y deficientes imitaciones de Cristo.
    En ese sentido, nos dice Joseph Ratzinger: “El hecho de que cuando apareció el justo por excelencia fuese crucificado y ajusticiado, nos dice despiadadamente quién es el hombre: eres tal que no puedes soportar al justo; eres tal que al amante lo encarneces, lo azotas, lo atormentas. Eso eres, porque, como injusto, siempre necesitas la injusticia de los demás para sentirte disculpado; por eso no necesitas al justo que quiere quitarte la excusa.” (RATZINGER, Joseph, Introducción al cristianismo. Editorial Planeta-DeAgostini, S.A., 1995, pág. 255)
    “El justo crucificado es el espejo que se presenta ante los ojos del hombre para que vea claramente lo que es.” (RATZINGER, Joseph, Introducción al cristianismo. Editorial Planeta-DeAgostini, S.A., 1995, pág. 255)
    Por otra parte, Charles Baumgartner nos dice que la “(…) muerte de Jesús es el crimen supremo cometido por los hombres, el coronamiento del pecado del mundo, “que colma la medida de los padres”.” (BAUMGARTNER, Charles, El pecado original. Editorial Herder, 1981, pág. 208) “Schoonenberg parece querer decir que el haber dado muerte a Jesús, ese coronamiento supremo del pecado del mundo, ese rechazamiento de Cristo fuera de nuestro mundo, tuvo una importancia y una gravedad incomparablemente mayores que cualquier otro pecado que los hombres hayan cometido o podrían cometer.” (Idem., pág. 209) “En este sentido se podría añadir que, antes de Cristo, todo pecado anuncia, prepara y prefigura la muerte de Jesús; y después de Cristo, todo pecado ratifica en cierto modo esa muerte, sépanlo o no los hombres que lo cometen.” (Idem., pág. 209) Estas consideraciones “(…) significan que la caída causante del pecado original en nosotros no es solamente el primer pecado o el conjunto de los que le han seguido; más bien, la caída, propiamente hablando, de la humanidad (el peccatum originale originans) consiste en el rechazamiento del Hijo de Dios.” (Idem., pág. 210)
    ¿Cuál es la gravedad del pecado de Francisco?
    No podemos dejar de señalar que según la definición de ley de Santo Tomás de Aquino el gobernante es el que tiene a cargo el cuidado de la comunidad en orden al bien común. En el caso de la Iglesia el Bien Común de la Iglesia es Cristo y Francisco no lo ha cuidado como debería de que la Iglesia se ordene adecuadamente a ese Bien Común por la evangelización, santificación y la lucha contra el pecado y contra la antiIglesia dirigida por el NOM y, más en profundidad, contra los espíritus malignos de este Mundo.
    Es evidente que la gravedad de la crisis actual de la Iglesia no sería tal si otro hubiera sido electo papa, el rechazo de la teología y cada una de las expresiones de Francisco son las que dieron lugar al sínodo alemán que en este momento es la avanzada de la contraIglesia con la posibilidad de una Iglesia reformista católica nacional pronta a separarse de Roma impulsada por el camino sinodal de Francisco y pronta a ser imitada por otros países, su posición pro comunista y pro atea favoreció el progresismo y ha impulsado un acuerdo secreto con China por el cuál se está creando una Iglesia comunista católica china que depende del gobierno chino para la elección de obispos y que asesina a la Iglesia santa según el cardenal Zen, por ello, los católicos de a pie se sienten más representados por Trump que por Francisco con sus obispos en EE.UU, en Argentina favoreció el regreso del kirchnerismo y también favoreció a gobiernos dictatoriales como Venezuela, Rusia, Cuba, etc.
    Como ejemplo o mal ejemplo de lo que debe hacerse es el principal impulsor de la actual crisis.
    Pero ello no reduce en un ápice el pecado gravísimo por omisión de sacerdotes y obispos porque siendo pocos como señala Viganó los partidarios de la contraIglesia dentro de la Iglesia terrenal han permitido por cobardía que llaman prudencia el crecimiento de esa antiIglesia y su fortalecimiento y no han dado el buen combate, se fueron lejos a otras regiones teológicas, pastorales y doctrinales que no estaban en conflicto para no tener que luchar por Cristo Rey y su Santa Iglesia.
    A ellos les aseguro que por su omisión y si no se rectifican cada vez que comulguen comerán su propia condenación. Saludos en la Santa Virgen María y en Cristo Rey

  3. Hola. Mi nombre es Chema, y éste es mi testimonio:

    Me han baneado de los comentarios en la sección de Noticias. Es un brutal acto de censura por parte de una ultraderecha que sólo quiere dar voz a los que piensan como ellos. Incluso a Belzunegui. Por favor, ayúdame a parar esta tragedia.

    #chemagate #freechema #chemaslifematters

  4. Mas allá de la evaluación de la pandemia que realiza Specola con la cual no estoy de acuerdo ya que a mi juicio es plandemia en cuanto a su manejo, debo felicitar al blogger por su excelente resumen de la importantísima, dada su extrema veracidad y actualidad, carta del arzobispo Viganó al Presidente Trump.

  5. Después de una ola de purificación aireando las vergüenzas sexuales ocultas, ahora toca purificar con una ola de airear las vergüenzas ocultas del dinero, y en la fractura que emerge cada uno tendrá que mostrar dónde está. Nos llevaremos sorpresas. O no.

    1. La purificación de la banda homosexual de Bergoglio sigue pendiente hasta que la Iglesia se purifique del bergogliato.

      ¿Y Zanchetta?¿Y Ricca? ¿Y el informe McCarrick -factótum de la farsa del 2013, luego rehabilitado por favores realizados- donde está?¿Y el juicio canónico al Padre Grassi que nos prometiera Jorge?¿y la promoción de pro maricas como Martin y Gregory?

      1. La lista de la banda bergogliana es grande. Podemos seguir con Peña Parra, Pedacchio, Pineda, Tolentino, y el travesti invitado por Bergoglio para representación de los apóstoles en el lavatorio de pies, entre otras proteccones y guiñadas a los desviados, pero la dejamos por aquí. Lo importante no son tanto los ejemplos prácticos de la afinidad homosexualista de Bergoglio, sino su afán de cambiar la doctrina de la moral católica, que no glorifica la aberración homosexual, y sustituirla por la normalización de la sodomía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *