Luces, sombras y penumbras del Papa Francisco, los poderosos y sus guerras, los números del Vaticano, inmigración y jubileo, el microchip.

|

Es miércoles, audiencia en plaza, nuestra imagen de hoy corresponde a segundo antes de entrar el Papa Francisco, decir vacío es decir algo. No entendemos que lleva a los responsables a someternos cada semana a la imagen de un Vaticano que ha perdido toda capacidad de convocatoria. El formato evita mostrar al Papa Francisco caminando, no hay imágenes del pequeño traslado del papamóvil al trono, no de la salida final. Se recorta lo posible, cada día duran menos, y casi se han eliminado los saludos personales al final. Incluso el solicitado sagrado de la Basílica aparece con enormes vacíos, el mar de sillas vacías es mucho más elocuente que todos nuestros comentarios.

No solemos hacer referencia a artículos aparecidos fuera de Italia,  salvo que cuenten con interés, es el caso del balance del pontificado ofrecido por Miguen Ángel Quintana Paz: Diez años del papa Francisco: luces, sombras y penumbras «Antes de la invención de la radio, de los televisores, de internet o de los aviones, el obispo de Roma era para la inmensa masa de los católicos una figura lejana, por la cual rezar y poco más. De vez en cuando llegaba alguna bula, alguna encíclica, que nos recordaba su existencia; pero era ridículo pretender que te tuviera que «gustar» el papa, del cual apenas sabrías reconocer su cara por la calle; también era absurdo aspirar a comentar cada homilía que pudiera dar. Se podía ser un católico modélico en la Edad Media o Moderna sin tener opinión alguna del sumo pontífice; por no mencionar que, en lo que concernía a su gobierno mundano, podías incluso combatir contra sus tropas, como bien sabía el emperador Carlos V y sus lansquenetes en 1527″.

«Todo ese mundo se ha puesto cabeza abajo hoy día. La mayoría de católicos conoce mejor al papa que a su párroco. Y, como vivimos en democracia, se nos induce una y otra vez a pronunciarnos sobre todo: junto con nuestras opinioncitas sobre el conflicto arabo-israelí, la capa de ozono y las últimas elecciones brasileñas, también se nos insta a valorar al sumo pontífice». «Ante esta nueva situación en que todos somos doxóforos, o portadores de opiniones, mucha gente piadosita cree que lo católico es que esas ideítas sean siempre favorables al papa; otros, que si desprestigian al papa, entonces también estarán desacreditando a la Iglesia».

<

«El catolicismo, si es algo serio, es verdad. Y las verdades están por encima del papa, de Agamenón o de su porquero. Durante casi dos milenios se ha pensado, se ha escrito, se han elaborado todo tipo de reflexiones y argumentos sobre la verdad católica. Si mañana se descubriera que Jorge Mario Bergoglio es padre de cuatro hijos (el ejemplo no es descabellado, pontífices así ha habido), ello no restaría una coma a la verdad católica (aunque sí a la moral de Bergoglio). Si mañana el papa se liara a tortas con su asistente porque este se ha metido con su madre (algo que ya anunció en 2015 que sería capaz de hacer), ello no refutaría ninguna verdad de la Biblia, de San Justino Mártir o de San Buenaventura. En suma, a quienes nos importa la verdad, por mucho que le pese al siglo XX, estar atentos y opinando sobre cada cosita del papa se nos antoja inane en comparación al catolicismo. Y así debe ser».

«No creo que Francisco sea un pensador de altura… No creo que Francisco haya traído cambios significativos a la Iglesia… Los sínodos (y no digamos ya ese trabalenguas llamado «sínodo de la sinodalidad») me parecen un entretenimiento… Un asunto en que Francisco fracasa de lleno al ejercer de contrapunto al mundo actual. Un mundo de posverdad es un lugar donde se habla mucho, la charlatanería abunda: si no me importa la diferencia entre verdadero y falso, ¡es tan sencillo perorar! (…)  ¿es Francisco un eficaz adalid contra este tiempo de posverdades? Como filósofo me temo que no puedo ver en él (¡y bien que me gustaría sumar aliados!) un compañero en tal batalla».  «Francisco ha difundido afirmaciones pasmosas tanto en términos teológicos como políticos o humanos». «Pero, ya sea con este papa o con otro futuro, una cosa es segura: la posverdad es un problema de nuestro tiempo que urge atajar. Y estos últimos diez años no nos han ayudado a los que creemos que tal batalla se debe luchar».

Tosati nos ofrece un interesante artículo sobre cómo interviene el poder financiero entre bastidores en las guerras. Mayer Amschel (1744-1812),  cuyo apellido es Rothschild: «Nuestra política es fomentar las guerras, dirigiéndolas de tal manera que todas las naciones implicadas se hunden cada vez más en su deuda y, por tanto, cada vez más en nuestro poder”. Hoy las cosas han cambiado para peor, no olvidemos que fueron los señores de Wall Street quienes financiaron la revolución bolchevique de Vladimir Lenin y el ascenso al poder de Adolf Hitler.  Hoy los Soros, los Rockefeller, Bill Gates, etc. tienen tal poder monetario que necesitan sobornar solo a uno o dos personajes. Respaldados por los propietarios multimillonarios de periódicos y cadenas de televisión, son «dueños» de Joe Biden, los gobiernos occidentales, la ONU, la OMS, Big Pharma, Big Tech y la mayoría de las siglas sin fines de lucro. Pero el poder financiero más obsceno es sin duda el de los Tres Grandes, los fondos de inversión multinacionales BlackRock, Vanguard y State Street Global,  con 22 billones de dólares en efectivo, más que todo el PIB de toda Europa o China.

Llevamos mucho tiempo en que observamos que la principal preocupación de los responsables de las finanzas del Vaticano no es que las cosas vayan bien, son que parezca que van bien. Si después de tantas reformas y contrarreformas, ya son diez años, estamos mucho peor, es para dudar y mucho de tanta burra averiada como nos pretenden vender.  Es cada vez más público que el Banco del Vaticano tiene un agujero que se va tapando de malas maneras. La situación externa no ayuda nada, la inflación, la crisis del mercado y la guerra Rusia-Ucrania asedian los frágiles presupuestos de la Santa Sede. Hoy, el diario más leído en temas económicos en Italia, Mf- Milano Finanza,  hace saltar las alarmas. El Vaticano, sus cuentas publicadas, reconocen un déficit de 100 millones de euros y esto nos e va a solucionar cobrando rentas a los cardenales, los que están en activo no las pagarán nunca y los jubilados buscarán otras soluciones. El Banco del Vaticano, el IOR, ha cubierto tradicionalmente el déficit del balance, hace años que esto no es posible y las donaciones al Obolo han caído haciendo imposible cubrir tanto desmadre. Recortar gastos solo es posible reduciendo drásticamente el personal contratado, algo que es impensable con el Papa Francisco. Las alarmas están y los responsables de los organismos financieros son muy conscientes del problema, pero tienen las manos atadas y solo pueden maquillar los resultados.

Meloni, la presidente de Italia, elige la sede de Civiltà Cattolica, la revista de los jesuitas, y el décimo aniversario del Papa Francisco  para explicar y reafirmar sus posiciones. Asistió a la presentación del  libro del padre Antonio Spadaro, ‘L’Atlante di Francesco’, con Parolin, con quien mantuvo una conversación privada de media hora. Es el libro que regaló el Papa Francisco a los cardenales.  «Conocí a muchos africanos y casi todos me decían que no querían venir a Europa, que no querían verse obligados a huir de sus tierras, que querían ser capaces de vivir bien en sus naciones. ¿Nos hemos cuestionado adecuadamente sobre esto en los últimos años?».

Otro tema que afecta al gobierno italiano es el jubileo del 2025: “La colaboración con el Vaticano va muy bien. Debo decir que Monseñor Fisichella, que es la persona que sigue el Jubileo, participa en todas las reuniones. Hemos acordado muchas de estas intervenciones con él y luego debo decir que hay una gran atención del Papa Francisco también con respecto a la ciudad que ama profundamente. En los encuentros con él me habla mucho de la singularidad de Roma y también del hecho de que el Jubileo deje algo a la ciudad y a los romanos”.

El Papa Francisco hace público su consentimiento para los implantes de la tecnología de microchip RFID y la «ayuda extraordinaria» que puede brindar a la humanidad. Su punto de vista sobre la tecnología RFID es que  recibir un implante de este tipo no puede causar ningún daño espiritual.

«Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos».

Buena lectura.

Pedofilia nella Chiesa, Francesco: “Sminuire il pericolo significa offendere chi ha sofferto”

Papa Francesco rende pubblico il suo consenso agli impianti RFID

Vaticano, al via da questa sera l’Adorazione in piazza San Pietro

La carta donde el Papa cuenta su infancia, revela disputas familiares y da una pista de por qué no volvió al país

Bilancio dei 10 anni di Papa Bergoglio a capo della Chiesa

Diez años del papa Francisco: luces, sombras y penumbras

Giubileo, lavori su piazze, trasporti, siti artistici. Gualtieri: “Una sfida”

Giorgia Meloni rinsalda l’asse con il Vaticano: a testa alta davanti ai Gesuiti

Il buco dello Ior | dopo anni nell’ ombra le cifre che spaventano il Vaticano

Il tentato colpo di stato fascista in USA. Agostino Nobile.

Comentarios
3 comentarios en “Luces, sombras y penumbras del Papa Francisco, los poderosos y sus guerras, los números del Vaticano, inmigración y jubileo, el microchip.
  1. La «noticia» publicada por Gloria.tv (Papa Francesco rende pubblico il suo consenso agli impianti RFID) es claramente una mentira (bufala en italiano) que gira, si se hace una búsqueda, desde 2017 o incluso desde 2014… Valdría la pena indicarlo y desmentir tal «noticia». Gracias.

    1. Pues Dios quiera que tengas razón, por el hecho- de ser cierto-,es de una gravedad extrema.
      A parte de otras consideraciones…¿la marca de la bestia?…

  2. Lo de Miguel Ángel Quintana Paz es pura y dura demagogia.Negarse a ver lo que de por sí es de una gravedad extrema,y un unicum en la bimilenaria historia de la Iglesia.Por decirlo con versos de Jacinto Benavente,
    «bla,bla,bla bla,bla;
    bla,bla,bla,bla,bla.
    Cu,cu,cantaba la rana;
    cu,cu,debajo del agua…
    (…)
    Sólo los que aman,saben decir Tú».
    Lo de los chips…,es meter el ojo del gran hermano orwelliano dentro de nuestros cuerpos,en lo más recóndito de nuestra humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *