Los pactos Chinos del Papa Francisco, la nueva religión universal, los papas y las guerras, ¿el Vaticano contra Biden?, Pablo VI y el concilio.

|

Domingo con temas más que interesantes. Leone Grotti en Tempi analiza el acuerdo provisional secreto firmado el 22 de septiembre de 2018 entre la China comunista y la Santa Sede para el nombramiento de obispos, que actualmente se está renovando:  “Sin embargo, sigue siendo difícil entender cómo podemos decir que el acuerdo entre China y el Vaticano “va bien” o que, como declaró hace dos años el secretario de Estado Pietro Parolin, “no hay persecución en China”. Desgraciadamente, hay persecución, así como hay graves violaciones a la libertad religiosa. Es el camino de la chinización comunista. Negarlo es inútil».

El Papa Francisco dijo que quería renovar el acuerdo con China en octubre por otros dos años porque está funcionando. Pero la realidad es muy diferente: la persecución es feroz:  “El acuerdo entre China y el Vaticano va bien y espero que pueda renovarse en octubre”. Reconoce que no todos los católicos disfrutan del mismo tipo de libertad en todas las partes del país, pero no atribuye la culpa a Pekín sino «a los líderes locales». Ya en 2018, una «fuente importante del Vaticano» dijo a Reuters que «no es un gran acuerdo, pero no sabemos cuál será la situación en 10 o 20 años». Podría ser incluso peor. Después de eso seguiremos siendo como un pájaro en una jaula, pero la jaula será más grande. No es fácil. El sufrimiento continuará. Habrá que luchar para aumentar el tamaño de la jaula, aunque sea un centímetro».

No conocemos el contenido de los pactos secretos, todo apunta a que el Papa tiene un poder de veto sobre los candidatos elegidos por Pekín.  Ya no existe una distinción formal entre la Iglesia oficial y la Iglesia fiel a Roma y, al menos oficialmente, China también reconoce la autoridad del Papa. Las cosas no van y hay  más de 60 diócesis en China sin obispo y no parece que en los últimos cuatro años se haya ensanchado la «jaula» de los fieles católicos.  Los menores de 18 años no pueden asistir a la iglesia ni participar en las clases de catecismo, los sacerdotes y obispos deben registrarse en la Asociación Patriótica, que continúa predicando una Iglesia independiente y autónoma del Vaticano y el Papa y no puede organizar ninguna actividad sin la autorización del Estado. Según la revisión del reglamento realizada en 2020 la Iglesia Católica también debe “adherirse a la dirección del Partido Comunista de China, adherirse al principio de independencia y autogobierno e implementar los valores del socialismo”.

<

Desde el 1 de marzo entró en vigor una nueva normativa que prohíbe «hacer proselitismo en línea, organizar cursos de educación religiosa a través de Internet y publicar sermones o contenidos relacionados con la religión». También está prohibido transmitir las misas en línea, en vivo o en diferido, y publicar imágenes, audio o video de las funciones. Se prohibió la venta en línea del Evangelio y en las redes sociales chinas,  no es posible escribir palabras como «Jesús», «Amén» o «cristiano».  En mayo de 2021, el régimen arrestó al obispo de Xinxiang, Joseph Zhang Weizhu, y desde entonces nadie sabe dónde está a pesar de haber pasado más de un año, acusado de dirigir un seminario clandestino. Los diez seminaristas que fueron arrestados con él han sido enviados a sus casas y están constantemente bajo vigilancia. Sacerdotes arrestados se sometieron a intensas sesiones de reeducación y adoctrinamiento y luego fueron liberados.

Monseñor Cui Tai, obispo de Xuanhua, también desapareció en junio de 2020 y desde entonces, salvo unas breves excarcelaciones con motivo de las fiestas, nadie sabe dónde está. El prelado de 72 años es particularmente odiado por el régimen porque siempre se ha negado a unirse a la Asociación Patriótica. La Santa Sede, ‘con una nota sin firmar’, ha explicado que ahora es posible registrarse sin caer en la excomunión, pero que respeta a quien quiera hacer objeción de conciencia. Sin embargo, aquellos que eligen este camino son arrestados en China.  Monseñor Jia Zhiguo, de la diócesis de Zhengding, Guo Xijin, de Mindong, y Ma Daqin, de Shanghai, también fueron perseguidos.  De Giacomo Su Zhumin de la diócesis de Baoding,  desaparecido en 1966, que ahora cumpliría 90 años, y Cosma Shi Enxiang, de la diócesis de Yixian, desaparecido en 2001, que cumpliría 100 años, nada se sabe.  No menos importante es la situación del reciente arresto del cardenal Joseph Zen, de noventa años, en Hong Kong.  Según el Papa Francisco, un mal acuerdo es mejor que ningún acuerdo y también dijo a Reuters que “la diplomacia es así: necesitamos encontrar el camino posible, no el ideal. Es un proceso lento, pero es la manera china”. De aquí a decir que esto ‘va bien’  o que, como declaró Parolin, “no hay persecución en China” hay un abismo.

Con frecuencia encontramos artículos sobre la nueva religión universal, que de nuevo tiene muy poco y menos de religión. Escuchamos cosas como crear el ‘hogar de la familia abrahámica’ que aglutina y diluye el cristianismo, el judaísmo y el islam. Ana Catalina adelanta sucesos que vendrán ‘hacia el final de los tiempos’. Ha habido muchos «profetas modernos de los últimos tiempos» cuyos mensajes han sido una completa tontería.  Emmerich no es una loca de los últimos tiempos, como viene calificada por los  partidarios de la Iglesia posconciliar. Después de la renuncia del Papa Benedicto XVI, resurgió su famosa «visión de dos papas», aunque rápidamente fue criticada y «desacreditada» por los llamados «expertos».  Los hechos son tercos y vemos elogios a un complejo multirreligioso en Abu Dhabi, fruto de una acuerdo del Papa Francisco llamado  «La casa de la familia abrahámica» en el que la  parte «cristiana» del complejo se llamaría «Iglesia de San Francisco».

La Emmerich profetiza: «Vi una iglesia extraña construida contra todas las reglas. Ningún ángel estaba supervisando las operaciones de construcción. En esa iglesia, nada venía de arriba. Solo había división y caos. Se trata probablemente de una iglesia de creación humana, a la última, como lo es la nueva Iglesia heterodoxa de Roma, que parece ser del mismo tipo. No había nada sagrado en ello».  «Pero allí, en la extraña gran iglesia, todo el trabajo se hizo mecánicamente. Todo se hizo de acuerdo a la razón humana. He visto todo tipo de personas, cosas, doctrinas y opiniones. Había algo de orgulloso, presuntuoso y violento, y parecía tener mucho éxito. No he visto un solo ángel o un solo santo para ayudar en el trabajo. Vi que muchas de las herramientas de la nueva Iglesia, como lanzas y dardos, estaban destinadas a ser utilizadas contra la Iglesia viviente. Todos trajeron algo diferente: garrotes, varillas, bombas, títeres, espejos, trompetas, fuelles, cuernos, todo tipo de cosas».  «Todo en esta iglesia pertenecía a la tierra, volvió a la tierra. Todo estaba muerto, obra de la habilidad humana, una iglesia de último estilo, una iglesia de invención del hombre como la nueva iglesia heterodoxa de Roma.

 

Interesante artículo sobre los papas y las guerras.  Benedicto XV condena la «masacre inútil» de la Gran Guerra. La posición de la Santa Sede en la Gran Guerra es la  «imparcialidad», impuesta por el hecho de que los católicos militaban en ambos bandos y fue la premisa necesaria para poder ejercer un papel mediador. La «imparcialidad» requería extrema cautela al denunciar explícitamente las violaciones del jus in bello por parte de los beligerantes.  Benedicto XV  en nota del 1 de agosto de 1917: «esta guerra […] se nos aparece como el suicidio de la Europa civilizada».  Los episcopados individuales mostraron una actitud más «patriótica».  Pío XII había sido un actor destacado en las iniciativas diplomáticas de Benedicto XV en la Gran Guerra, por lo que era perfectamente consciente de las limitadas posibilidades de intervenir en un conflicto que tenía como protagonistas a personajes como Hitler y Stalin.

En 1948, Pío XII:  «la defensa […] contra la agresión injusta es sin duda plenamente legítima. En esta defensa se requiere también la solidaridad de las naciones, que tiene el deber de no dejar abandonados a los pueblos agredidos. La certeza de que este deber no quedará sin cumplir servirá para desanimar al agresor y por tanto para evitar la guerra, o al menos, en el peor de los casos, para acortar su sufrimiento”. Las dos guerras mundiales fueron  mucho más complejas que la actual crisis ruso-ucraniana, que es más similar, pero aún diferente, a la invasión estadounidense de Irak en 2003, contra la cual San Juan Pablo II, muy consciente, se pronunció sobre las dramáticas consecuencias que habría causado. El Papa Francisco no indica explícitamente al agresor formal, pero recuerda el contexto  que generó la invasión y  denuncia que la guerra tiene consecuencias desastrosas para todos.

L’Osservatore Romano condena al católico  Biden por la ‘orden ejecutiva’ por el derecho al aborto. El presidente Biden «lanza normas pro-aborto».  “Son duras palabras aquellas con las que el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, vuelve sobre la decisión del Tribunal Supremo que, el pasado 25 de junio, abolió la sentencia ‘Roe Wade’ con la que , en 1973, había legalizado el aborto en el país». Biden: » una decisión terrible, totalmente equivocada, una decisión que no tiene base en la Constitución estadounidense, sino que es un mero ejercicio de poder politico «. Una Corte Suprema «fuera de control» no puede privar a los ciudadanos «de sus derechos», el titular de la Casa Blanca instó al Congreso a aprobar una ley nacional sobre el aborto». Biden ha firmado una orden ejecutiva para proteger el acceso a la interrupción del embarazo y los anticonceptivos.

Papa Francisco envía mensaje a la II Asamblea Nacional Pastoral en Venezuela. Mucho  servicio, sinodalidad, misión, corresponsabilidad en comunión y papel de los laicos.  Animo a aplicar los  principios de la Reforma a la Curia romana en la Iglesia en Venezuela. Del  drama que vive el país con la huida de millones de personas ni palabra, pues cómo con los chinos, toda va bien y no sucede nada, y el que no crea que reviente.

Encontramos un interesante texto de Pablo VI, con él terminamos, sobre cuál es el carácter vinculante del Concilio Vaticano II: «Hay quienes preguntan cuál es la autoridad, la calificación teológica, que el Concilio quiso atribuir a sus enseñanzas, sabiendo que ha evitado dar definiciones dogmáticas solemnes, comprometiendo la infalibilidad del magisterio eclesiástico. Y la respuesta la conocen quienes recuerdan la declaración conciliar del 6 de marzo de 1964, repetida el 16 de noviembre de 1964: dado el carácter pastoral del Concilio, evitó pronunciar de manera extraordinaria dogmas dotados de la nota de infalibilidad».
«¿Y quién es mi prójimo?».
Buena lectura.

Venezuela. Il messaggio di Francesco e le parole del suo rappresentante diplomatico ad interim papas Ceffalia

L’Osservatore Romano critica l’ordine esecutivo di Biden: «Vara norme pro aborto»

«Vi spiego l’approccio dei Papi in tempo di guerra»

No, l’accordo tra Cina e Vaticano non «sta andando bene»

Memorare. Un Quartier Generale della Religione Mondiale: E’ Ora di Svegliarsi. Sei stato Avvisato.

Nella Cina comunista la fede è perseguitata ferocemente. Inutile negarlo. Qualcuno ne informa Parolin, Celli e Francesco?

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *