PUBLICIDAD

Los cuentos de las cuentas del Vaticano, los periodistas de Soros con el Papa Francisco, extraños dimitidos, Marx se queda.

|

Enero nos va venciendo y esto no para. Tenemos la impresión, algo más que impresión, de que hemos entrado en una carrera de obstáculos en un pontificado caótico que da muestras de agotamiento. Nos prometieron que, ahora sí, íbamos a tener un mundo de trasparencias en las complicadas y confusas cuentas del Vaticano y después de tantos años, y de tantas promesas, seguimos con la confusión. No podemos atribuir todos los males al Papa Francisco, sería injusto y falso, cada uno tiene su culpa y su responsabilidad, las cosas estaban mal y ahora mucho peor.  Los años pasan y las trasparencias se desvanecen. Hoy tenemos muchos artículos sobre los balances del conglomerado de entes que forman el universo Vaticano en donde es bueno tener unos mínimos principios para no perderse. Las cosas son complicadas, si se quieren complicar y está visto que se quiere, cuando se explican bien, y las explica quién sabe,  suele entenderlas todo el mundo. Dineros, más o menos, tenemos que contarlos todos y todos los días, con más o menos ceros que no cambian la sustancia.

El óbolo de San Pedro, que hasta ahora era el colchón del que se tiraba para tapar agujeros,  se derrumba y la Santa Sede descubre de repente que ya no es económicamente sostenible. Una disminución constante de las donaciones, equivalente al 15%, en un año, en un solo año y con un Papa Francisco tan amado. Las causas son muchas y van desde pandémias hasta escándalos, tanto financieros como los relacionados con la pedofilia. Los gastos internos siguen siendo muy elevados y muy poco defendibles. El Vaticano ha vendido la famosa propiedad de Londres y está pensando en convertir importantes propiedades en Roma en un ingreso.

Guerrero SJ, haciendo un análisis  de las cuentas y presupuestos nos dice que el principal problema a resolver es la reducción de actividades. El Papa Francisco no quiere recortar personal, unos 4.000 empleados, que sigue siendo el gasto fundamental, sin reducir gastos solo queda incrementar ingresos, las donaciones se desploman y solo queda tirar de los enormes activos inmobiliarios. “En el corto plazo estamos reduciendo actividades. A medio plazo, en primer lugar, tenemos planes para mejorar la eficiencia interna mediante la optimización de la rentabilidad de los activos. Por el lado inmobiliario hay muchos edificios destinados al servicio de la misión de la Iglesia, unos 60 templos en Roma, no pocos edificios destinados a instituciones universitarias, hospitales y otras instituciones al servicio de la misión de la Iglesia. Esta gran parte del patrimonio no tiene renta sino solo una renta social y a veces tiene costes. Otra parte de este patrimonio es de uso institucional: las oficinas vaticanas, las estructuras de los dicasterios, que solo tienen gastos. Solo el 20% del patrimonio inmobiliario queda para un retorno económico. Un plan que está sobre la mesa  es aumentar esta superficie con una reducción del uso institucional. Otro aspecto es la centralización de las inversiones financieras, que esperamos que finalmente se complete este año».

La reducción de ingresos no hay quien la pueda ocultar:  «Ha disminuido la recaudación de los dineros en las Iglesias y la concurrencia en tiempos de Covid. Esto debería hacernos pensar en otros métodos para solicitar la ayuda de los fieles y recibir donaciones». «En 2021 volvió a haber un descenso respecto al año anterior, nada menos que un 15%. Si en 2020 la recaudación total del óbolo  fue de 44 millones de euros, en 2021 no creo que supere los 37 millones de euros. El descenso de 2021 se suma al descenso del 23% entre 2015 y 2019 y al descenso del 18% en 2020, primer año de la pandemia». ¿Estamos en el pontificado en el que desaparecerá el óbolo por extinción?

Incluso se llega a reconocer que «El primer requisito es transparencia e informes limpios, y creo que hemos dado muchos pasos en esta dirección. Además de dar un informe anual sobre el presupuesto y el balance, este año esperamos ofrecer también una cuenta de los ingresos y gastos del óbolo, y enviar las cuentas de la Santa Sede a las Conferencias Episcopales para su información. Debemos hacer que las Iglesias locales sean más conscientes de las necesidades de la Santa Sede, la Curia está a su servicio y debe ser mantenida en gran parte por ellas”

Sobre el edificio de Londres, con 10 personas en el banquillo, nos dicen que se ha vendido bien. “Se recibieron dieciséis ofertas, se seleccionaron cuatro, luego de una segunda ronda de ofertas, se eligió la mejor. Se ha firmado el contrato de compraventa, hemos recibido el 10% del depósito y todo estará cerrado en junio de 2022. La pérdida de la supuesta estafa, de la que se ha hablado mucho y que ahora está siendo juzgada por los tribunales vaticanos, había ya se ha tenido en cuenta en el balance. El edificio se vendió por encima de la valoración que teníamos en el balance y de la valoración que hacían los institutos especializados». Perder se ha perdido, eran donaciones al óbolo, cuanto no sabemos, nos alegramos de que todo sea tan positivo, pero números aquí no se dan, no lo será tanto, y las perdidas hay que tragarlas.

Uno de los problemas fundamentales que hacen que lo que nos cuentan nos sea muy fiable es que no sabemos cuál es ‘ el perímetro de consolidación’. Parece que ya tenemos dentro, antes no estaban,  y: “se han incluido entidades que, sin ser propiamente departamentos o curia romana, son propiedad de la Santa Sede o dependen y están bajo la responsabilidad económica de la Santa Sede. Por ejemplo, el hospital Bambino Gesù o el hospital Casa Sollievo della Sofferenza, algunas fundaciones instrumentales de los dicasterios o la caja de pensiones, la Caja de Salud, las cuatro grandes basílicas romanas y los santuarios de Loreto, Pompeya y Padua. Eso significa que hemos pasado de considerar un presupuesto en torno a los 300 millones de euros a uno que superará los mil millones de euros»

No queremos ser malos, los hechos son los hechos y las cartas están sobre la mesa. En la Sala Clementina del Palacio Apostólico Vaticano, el Papa Francisco ha recibido en audiencia a los participantes en el encuentro del «Consorcio Internacional de Medios Católicos sobre Vacunas COVID-19» Catholicfactchecking.com, encabezado por Aleteia, un sitio católico propiedad de la cuarta editorial francesa, el grupo Média-Participations presidido por Vincent Montagne. El propósito de este consorcio, en palabras del Papa Francisco, «es luchar contra la desinformación, luchar contra las noticias falsas y la manipulación de las conciencias de los más débiles, nunca debemos olvidar la distinción fundamental entre noticias y personas. Las noticias falsas deben contrarrestarse, pero siempre se debe respetar a las personas, que a menudo se adhieren a ellas sin previo aviso ni responsabilidad». «Intentamos trabajar por la información correcta y veraz sobre el Covid-19 y las vacunas, pero sin cavar zanjas, sin guetizar». “Como cristianos estamos en contra de las injusticias y las mentiras, pero siempre a favor del pueblo”. Millones de personas en Occidente han reemplazado a Dios por Pfizer y ni siquiera lo saben. Es más seguro hacer preguntas, atacar a Dios,  que las vacunas de Pfizer.  Incluso el Papa Francisco tiene mucho más que decir sobre las personas que se atreven a cuestionar a Pfizer que sobre las personas que critican y atacan el cristianismo. Nunca hemos visto un producto farmacéutico defendido tan agresivamente y con tanto fervor religioso.

Vivimos tiempos de renuncias y renunciados sin muchas explicaciones, tanto sínodo, tanto caminar justos, tanto pueblo de Dios, para terminar en este bombardeo de dimitidos, enfermos imaginarios y situaciones inexplicables que hace que el resto que va quedando del ‘pueblo de Dios’ reciba estas noticias con menos credibilidad que el horóscopo. El cardenal António Augusto dos Santos Marto ‘renuncia’ a la diócesis de Leiria-Fátima, Portugal,  se marcha ‘por motivos de salud’  unos meses antes de cumplir 75 años. La situación es más confusa cuando se nombra inmediatamente un sucesor José Ornelas Carvalho, actualmente obispo de Setúbal que fue Superior General de los Dehonianos.

Otra situación complicada es la de Marx que se queda donde está, a pesar sus autoacusaciones, mientras que en otros casos el Papa Francisco  ha ‘renunciado’  o enviado a los hermanos de Marx a un «retiro espiritual», incluso con muchas menos faltas que él, como en el caso del Arzobispo de Colonia, por «errores de comunicación». Ya estamos acostumbrados a la política de dos pesos y dos medidas. Mientras tanto, con el sistema de distracción masiva,  se lanzó el misil contra el Papa Benedicto XVI, que no tiene faltas, sino solo méritos.

«¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?»

Buena lectura.

Guarda chi è il Testimonial del Siero…il Pontefice Regnante in Persona!

Vaticano: bilancio 2022 in “rosso” (33 mln) per Covid e calo offerte, ma i conti migliorano per controllo della spesa

Dopo l’autoaccusa durissima, la chiara assunzione di responsabilità e la richiesta di perdono, il Cardinal Marx rimane a suo posto

Fatima, il Cardinale Marto lascia in anticipo la guida della Diocesi

Papa Francesco: “Informare correttamente ma senza ghettizzare”

Vaticano, bilancio in rosso per Covid e offerte: venduto il palazzo di Londra

Il deficit vaticano è di 33,4 milioni di euro. Pesano il Covid ma anche gli scandali

Papa Ratzinger, quello che nessuno sapeva: il libro che svela il «segreto» di Benedetto XVI

Vaticano, crolla l’Obolo: venduto a Londra il palazzo di Sloan Avenue

Ayúdanos a seguir informando

Comentarios
2 comentarios en “Los cuentos de las cuentas del Vaticano, los periodistas de Soros con el Papa Francisco, extraños dimitidos, Marx se queda.
  1. «Faizer» santo,que fluyes inquieto
    por jeringas, arterias y venas.
    «Faizer» sabio, que quitas las penas
    del que a ti se te entrega sujeto.
    Tanto puedes,…,que tienes vicario
    -como Cristo Solía-,hoy en Roma.
    Y la gente por diosa te toma,
    mendigando salud y salario…
    Desde Adán…¡cuan idiota es el hombre!,
    empeñado en servir a…¡sirvientes!
    No escarmienta en sus sueños dementes
    de apartarse del Único Nombre…

  2. INTENCIONES DE MISAS. La Iglesia debe vivir de la celebración sacramental del Sacrificio de Cristo en la Cruz. Su eficacia se extiende a las almas del Purgatorio y la aplicación de las misas para aplacar sus sufrimientos y su liberación forma parte de la tradición secular de la Iglesia. Para fomentar las intenciones de las misas, se podría recurrir a los talonarios de misas, emitidos por la parroquia y con el tiempo quizás por el obispado. Cada talón numerado sería UN VALE PARA UNA MISA al precio del estipendio establecido y en él el interesado podría apuntar el nombre del difunto o difuntos para los que se quiera ofrecer la misa. Se podrían vender los talonarios, ya previamente cobrados, en diferentes lugares (panaderías, mercerías.. e incluso en las entradas de las iglesias) para que los fieles no se viesen obligados a acudir a la parroquia para encargar las misas. Después de adquirir el VALE, escribirían la intención y la entregarían al cura antes de la misa o bien la depositarían en el buzón de la parroquia especificando o no el día que se debería aplicar la intención. Incluso sería muy práctico depositarlas en el cepillo de la misa. Esto supondría una fuente de ingresos que se iría perfeccionando con el tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.