PUBLICIDAD

Los cotorreos del Papa Francisco, de ‘progres’ y ‘carcas’, el pandemónium del precónclave en el Vaticano, el fin de la era Wojtyla.

|

Empezamos semana con una verdadera avalancha de información. ‘Quien siembra vientos, cosecha tempestades; el Papa Francisco lleva diez años sembrando vientos y todo apunta a que ha llegado el tiempo de una sustanciosa cosecha. Muchos artículos sobre lo que estamos viviendo estos días y sus consecuencias. El padre Amorth, que de demonios algo sabía, repetía que todo el Pontificado del Papa Benedicto era un exorcismo, el periodo posterior a su renuncia mucho más. El exorcismo ha terminado, el freno ha desaparecido y todos los demonios andan sueltos. No podemos, es falso, convertir este periodo en una lucha entre ‘carcas’ y ‘progres’, esto es carnaza para distraer a tontos y superficiales. Estamos ante la eterna lucha entre el bien y el mal, entre la fe en Dios y su revelación,  o su deformación mundana. Hoy lo podemos concretar en una lucha entre una iglesia que se mueve por estrategias políticas y la otra que pretende seguir moviéndose por la fe, con toda su amplía, y legitima, gama de manifestaciones.

Ya están abiertas desde ayer las criptas del Vaticano y previstas las  visitas públicas a la tumba de Benedicto XVI enterrado en el lugar donde fue enterrado Juan Pablo II antes de su beatificación. Sobre la lápida,  la inscripción: «Benedictus PP XVI». El Papa Francisco visitó en privado la tumba de Benedicto XVI , muchos fieles están pasando, tanto ayer como ahora.

Todos los medios interpretan que las palabras del Papa Francisco en el ángelus de ayer sobre el chismorreo son un ataque directo a  Gaenswein.  La primera pequeña referencia se produjo durante la homilía del 6 de enero: “Adoremos a Dios y no a nuestro ego; adoremos a Dios y no a los falsos ídolos que nos seducen con el encanto del prestigio y el poder, con el encanto de las falsas noticias”.  “Me gustaría decirlo así: no dividiendo, sino compartiendo. No dividas, sino comparte. Hagamos como Jesús: compartamos, llevemos las cargas los unos de los otros en vez de charlar y destruir, mirémonos con compasión, ayudémonos”. “Preguntémonos: ¿soy una persona que divide o comparte? Pensemos un poco: ¿soy un discípulo del amor de Jesús o un discípulo del chismorreo que divide? El chisme es un arma letal: mata, mata el amor, mata la sociedad, mata la fraternidad».

En el Vaticano los ojos miran al «Cónclave» y todo apunta a que se intenta controlar el próximo y previsiblemente cercano.  Empezamos a tener muchas publicaciones que apuntan en esta dirección. Ya tenemos el libro del secretario de Benedicto XVI, preparado para ser publicado inmediatamente después de su fallecimiento.  Está a punto de publicarse un libro-entrevista Müller titulado «De buena fe».  Siempre se ha negado a tomar partido contra Francisco: a pesar de atacar duramente a sus asesores y de definir el Monasterio donde vivió Benedetto durante casi diez años “el lugar donde van a ser curadas las personas heridas por Francisco”. Y hay muchos…». Cada movimiento que se hace en  Santa Marta molesta a una parte no pequeña del episcopado mundial que desde hace años se queja de las decisiones del Papa Francisco.

La acusación que  más escuchamos estos días es que: “Bergoglio está plantando sus banderas en cada nombramiento cardenalicio”.  En su pontificado, hasta agosto de 2022, ha nombrado 113 cardenales, incluidos 83 electores de un total de 132 electores. La historia enseña que  las dinámicas que se dan una vez que se ingresa a la Capilla Sixtina escapan a cualquier plan preventivo.  Se señala como la elección de Bergoglio en 2013 estuvo marcada por «la mafia de St. Gallen». Ahora se señala a «el lobby de Trastevere», en alusión a la Comunidad de Sant’ Egidio de donde procede Zuppi. Se ha desatado un auténtico pandemónium que se está extendiendo como la pólvora a toda la Iglesia católica. La  candidatura de Zuppi, arzobispo de Bolonia y sobre todo romano, para una posible sucesión del Papa Francisco , se presenta como la más probable.   El hiperactivismo y mediático de Paglia va en esta dirección, con dieciséis artículos en solo una semana.  El Papa Benedicto XVI parecía relegado a la historia, pero su desaparición está provocando un inmenso terremoto.  Tarde o temprano se realizará el cónclave y las maniobras preparatorias sabemos que comienzan mucho antes.

Luigi Bettazzi, obispo emérito de Eporediese, de 99 años, vaticinó la dimisión de Benedicto XVI en 2013.  A pocas horas del funeral entra en la posible renuncia del Papa Francisco: «Lo único que lo frena es la preocupación por cómo se desarrollará el cónclave». «Temo que el papa Francisco no tarde en dimitir porque se siente muy limitado, también por la silla de ruedas. Segunda razón, creo que se dio cuenta de que lo que podía hacer lo hizo y no lo dejarán hacer más. Tiene el gran temor de dividir demasiado a la Iglesia y ha propuesto una renovación, más allá de la cual, no quiere forzar la mano”. «Puede que no tarde mucho, estaba esperando a que Ratzinger muriera». «El Vaticano sigue siendo un grupo cerrado como ya lo era en la época del Concilio. Ese «pequeño grupo» particularmente apegado al poder. Creo que lo importante es seguir avanzando todos juntos sin nuevos cismas”.

Seguimos con artículos sobre la organización del penoso funeral. «Una ceremonia que demostró cómo Bergoglio no ha logrado en los últimos años rodearse de colaboradores dignos de la tradición secular vaticana. Desde el claramente inadecuado maestro de ceremonias Diego Ravelli hasta el Arcipreste de la Basílica, el ‘Cardenal por casualidad’ Mauro Gambetti, un fraile menor catapultado desde el Convento de Asís, quien, para conservar el gran edificio se ha rodeado de compañeros, y numerosos conocidos de la compañía eléctrica donde trabajaba antes de ser fraile. Cuando el caos por el funeral de Benedicto XVI se hacía incontrolable, el Protocolo de la Secretaría de Estado intervino in articulo mortis, en la persona de Monseñor Joseph Murphy, quien  no logró convencer a Bergoglio de asistir al entierro de Ratzinger, por lo que fue encomendado al imperecedero Cardenal Re».

A las 9.34 del 31 de diciembre de 2022 termina la era de Karol Wojtyla. Un período histórico que comenzó en 1978,  los católicos después de mucho tiempo redescubrieron la dignidad y el orgullo de llamarse creyentes y católicos. La elección de Joseph Ratzinger fue su continuación fatigosa. Con la partida del gran luchador, los enemigos y el Enemigo se enfurecieron, dentro y fuera de la Iglesia, contra aquellos que portaban esa bandera, pero que no tenían el temperamento, ni la historia, ni la voluntad de un luchador:  «Rezad por mí para que no huya asustado de los lobos».

Entrevista a Walter Kasper, ¿Padre Georg Gänswein? «Hubiera sido mejor callar. Ahora no es el momento para esas cosas». Gänswein está haciendo temblar con la acusación contra Francisco de haber «roto el corazón de Ratzinger» al prohibir la Misa en latín. Luego la conmoción de su expulsión como prefecto de la Casa Pontificia. Luego nuevamente las sugerencias contra el género enviadas por Benedicto y que Bergoglio supuestamente ignoró. Finalmente, haber admitido que ve la Iglesia de Francisco «chocando contra una pared de ladrillos». Timothy Broglio,  en América del Norte, ve a Francisco en «dificultades» físicas y está convencido de que podría irse: «El hecho de que no celebre: son todos elementos de la pastoral normal que faltan».

Dos días después del funeral en la plaza de San Pedro, Benedicto XVI fue recordado con mucha más solemnidad en la Segunda Roma. En la tarde del sábado en Estambul, en la Catedral del Espíritu Santo,  el principal lugar de culto católico de la ciudad, el nuncio apostólico presidió la Misa en sufragio del Papa Benedicto XVI. Participaron  delegaciones del patriarca ecuménico de Constantinopla Bartolomé I, el patriarca armenio de Constantinopla Sahak II Mashalian, el metropolitano y vicario patriarcal ortodoxo siríaco en Estambul y Ankara Yusuf Çetin.

Encontramos peticiones sobre la posibilidad de que Benedicto XVI entre a formar parte de los doctores de la Iglesia.  Actualmente, hay 37 Doctores de la Iglesia, cuatro mujeres y 33 hombres. El título de Doctor de la Iglesia cuenta con tres requisitos: la santidad manifiesta del candidato afirmada por su canonización como santo; su eminencia en la doctrina demostrada por haber dejado un cuerpo de enseñanzas que han hecho contribuciones significativas y duraderas a la vida de la Iglesia; y una declaración formal de la Iglesia, generalmente por un Papa. Si un día el Papa Benedicto fuera canonizado y declarado Doctor de la Iglesia, sería el tercer pontífice junto con el Papa León I el Grande y el Papa Gregorio I el Grande.

Muchos comentarios a encuentro entre el Papa Francisco y el cardenal Zen, conocido como ‘el León de Hong Kong’ por la valentía mostrada en los últimos años para defender  los derechos humanos y de la iglesia ante el  total silencio del Vaticano. El Papa Francisco ha comenzado a contener los vientos hostiles y las fuerzas adversas a su pontificado. La imagen tiene un potencial simbólico muy alto, considerando la autoridad del Zen, punto de referencia indiscutible para los católicos chinos que se niegan a unirse a la Iglesia controlada por el Partido Comunista y  acosados ​​por las autoridades.  Varias veces Zen voló al Vaticano, a la edad de 90 años, para hablar con Francisco sin  ser recibido.  Desde China continúan llegando importantes muestras de afecto por la figura de Benedicto XVI y su amor por China.

Sabemos que estamos en momentos en que muchos lectores, preocupados e ilustrados, buscan información de confianza para intentar entender lo que está sucediendo en el Vaticano, aquí estaremos contando lo que vemos. Nuestra función es presentar lo que se publica e intentar no perdernos. Gracias a los que nos leen cada día y a los que nos ‘publicitan’ , gracias a Paco Pepe,  y a tantos otros que nos siguen y nos ayudan con sus continuas aportaciones.

«Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres».

Buena lectura.

 

Il Vaticano sotto accusa per il funerale di Benedetto XVI

I funerali di Benedetto XVI confermano: ora Francesco ha un problema

Bergoglio archivia Padre Georg: così il Papa sta preparando il futuro del nemico

Monsignor Bettazzi: “Francesco è pronto a dare le dimissioni, ma teme il conclave”

Nicola Porro smaschera Papa Francesco: «Come ha blindato il Conclave»

Successione Papa, volano stracci: in campo Sant’Egidio con Monsignor Paglia

Vaticano, gli occhi sul «Conclave». Il fronte dei tradizionalisti per opporsi a Francesco

L’arcivesco Broglio suggerisce le dimissioni di Papa Francesco. Per il cardinale Kasper ci sono «scismi di fatto». Il cardinale Muller dice che la Chiesa «non è un partito o una Ong»

La tela diplomatica di Bergoglio: faccia a faccia con il ribelle Zen, il cardinale che lotta per difendere i diritti umani in Cina

Papa Francesco: «Chiacchiericcio arma letale, un cristiano non giudica con durezza né divide»

Ratzinger: aperte grotte Vaticane per omaggio dei fedeli alla tomba. Francesco: «Il chiacchiericcio arma letale»

Papa Benedetto XVI: Dottore della Chiesa?

Cardinale Sandri: “Georg sostiene di riferire i pensieri di Benedetto XVI, non so se dice la verità”

“Non dividere la Chiesa”: la “risposta” di Papa Bergoglio al segretario di Ratzinger

Ritratto ineditoIl sentito elogio del patriarca ecumenico di Costantinopoli a Benedetto XVI (e la condanna alla follia di Putin)

La tempesta su Bergoglio, stoccata alle Ong e il Brasile: quindi, oggi…

La Fine dell’Era Wojtyla. Pensieri Sparsi su Benedetto, il Regno, la Rinuncia.

Comentarios
5 comentarios en “Los cotorreos del Papa Francisco, de ‘progres’ y ‘carcas’, el pandemónium del precónclave en el Vaticano, el fin de la era Wojtyla.
  1. Cuesta creer que los obispos apoyen y voten en favor de que los laicos los elijan y puedan destituìrlos a voluntad… Serìa como cortar la rama en la que estàn parados…

  2. El libro del arzobispo Gänswein parece ser más bien nada con sifón. Lo que diga de interesante parece que ya lo ha soltado antes de la publicación de sus memorias. El resto no parece tener mucho interés. Que el documento de Francisco sobre la misa hiriera al papa Benedicto no parece justificarse por sí mismo sino como eco de los que querían que la misa siguiera celebrándose de espaldas al pueblo y en latín, lo cual profundizaba más aún la división entre tradicionalistas y progresistas. Lo demás parece diluirse en esa atmósfera de chismorreos de que habla el papa Francisco. ..Y claro, el ego malherido del señor arzobispo.

  3. En 60 días, puede consumarse el cisma de la Iglesia de Alemania. La quinta y última asamblea plenaria del Camino Sinodal, apoyado por los obispos alemanes, se celebrará del 9 al 11 de marzo de 2023 y se aprobarán definitivamente todos los documentos.

    Actualmente, en diversos obispados alemanes, la moral sexual y matrimonial católica ha sido borrada del todo, así como los componentes de la Fé, moral liturgia y eclesiología católicas.

    Las materias que pretenden aprobarse:

    a) participación de los laicos en la elección de los obispos
    b) destitución de obispos y párrocos tras la votación del consejo episcopal o del consejo parroquial
    c) ordenación de hombres casados
    d) ordenación de laicos (hombres y mujeres) boni viri probati theologicus, de buena vida católica probada y con formación teológica
    e) matrimonio de sacerdotes
    f) diaconado femenino y el «ministerio sacramental de personas de todos los sexos»
    g) admisión de la homosexualidad y la anticoncepción
    h) modificar los registros de bautismo en caso de cambio de sexo y género

    Aunque un cisma de iure pleno debe ser sancionado por los obispos, el 11 de marzo se puede aprobar los documentos apostaticos y el jueves santo del 6 de abril, fecha en que Jesucristo instituyó los sacramentos de la Eucaristía y de la ordenación sacerdotal, los consejos parroquiales pueden elegir a las primeras mujeres sacerdote y a los primeros hombres casados, y a partir de este momento, dejar allá la patata caliente, e incluso pueden hacer que estos ejerzan ya sin que los obispos las ordenen, puesto que el pueblo los ha escogido…

    Si Francisco renuncia, lo tiene que hacer en este mes de enero o a principios de febrero, como lo hizo Benedicto, que renunció el 11 de febrero y el 12 de marzo ya hubo cónclave. Con el prestigio por los suelos, Bergoglio no podrá afrontar el cisma alemán. Su programa está agotado totalmente. Su pontificado ha sido catastrófico, carece de reputación, autoridad, prestigio y credibilidad. Hay un cisma en ciernes. Ya no tiene salud, ha gobernado 10 años y tiene 86 años, casi la misma en que dimitió Benedicto… el retiro, pues, se hace obligatorio y perentorio.

    De hecho, el cónclave será una especie de primera Magna Asamblea Global informal de cardenales, obispos y millones de consagrados, religiosos y laicos, en virtud de las redes sociales.

    Las posibles pretensiones de Bergoglio de nombrar un Papa manipulable para evitar investigaciones sobre su mandato y para que todo siga igual como hasta ahora, son pura ciencia ficción… La Iglesia ya no puede aguantar, ni lo quiere, a un Bergoglio II…

    Las decisiones del futuro papa deberán de pasar por una gran intervención quirúrgica de extirpación total del modernismo y del progresismo, junto con la radical limpieza, sin piedad, de ese Vaticano lleno de grupos de poder inmorales no transparentes ni evangélicos.

    Docenas y cientos de órdenes, congregaciones y diócesis deberán de ser intervenidas, porque están a punto de desaparecer y con ellas, siglos y milenios de historia… Que los jesuitas se vayan preparando…

    La intervención del próximo Papa no será dura, ni muy dura, sino extremadamente dura… Y por supervivencia de la misma Iglesia…

    1. Te luciste, ALVAR SAVONAROLA. Vas bien: otro despliegue de imaginación como la que nos ofreces y acabamos todos vestidos de saco y ceniza pidiendo perdón por nuestras culpas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *