PUBLICIDAD

Los 1.000 días de SPECOLA.

|

Specola existe porque tiene lectores. Empezamos esta aventura sin pensar en absoluto que llegaríamos a los 1.000 días. Es un tiempo muy especial de la historia de la Iglesia y nuestro trabajo es facilitar la información a nuestros lectores. No es fácil seguir la información y entendemos la fata de tiempo. La idea de un resumen de prensa sobre la información que aparece en los medios generalistas se ha demostrado de una enorme utilidad.

Los lectores nos animan con sus aplausos y sus críticas a seguir adelante. Son muchos los medios que nos utilizan y nos citan con frecuencia. Todo esto nos anima a seguir adelante con fuerza y decisión. Esperemos que lleguen tiempos en que podamos ser transmisores de mejores noticias, por hoy es lo que tenemos.

Pedimos disculpas si alguna vez nuestros comentarios no son los más acertados, únicamente pretendemos facilitar la comprensión de las noticias del día para el lector ajeno a la realidad del Vaticano.  Intentamos no perder el optimismo y el buen humor en medio de caos en que nos movemos.

Reiteramos nuestro agradecimiento a todos los que se asoman a esta ventana. Son los 1.000 primeros días de Specola que esperemos que sean el inicio de muchos miles más.

E DEUM laudamus: te Dominum confitemur. Oh Dios , te alabamos: te reconocemos como el Señor.
Te aeternum Patrem omnis terra veneratur. Padre eterno, toda la tierra te adora.
Tibi omnes Angeli; tibi Caeli et universae Potestates; A ti todos los ángeles, los cielos y todos los poderes,
Tibi Cherubim et Seraphim incessabili voce proclama: Todos los Querubines y Serafines, incesantemente proclaman:
Sanctus, Sanctus, Sanctus, Dominus Deus Sabaoth. ¡Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los Ejércitos!
Pleni sunt caeli et terra maiestatis gloriae tuae. El cielo y la tierra están llenos de la majestad de tu gloria.
Te gloriosus Apostolorum chorus, El glorioso coro de los apóstoles,
Te Prophetarum laudabilis numerus, la maravillosa compañía de los profetas,
Te Martyrum candidatus laudat exercitus. el ejército de mártires de túnica blanca, te alabamos.
Te per orbem terrarum sancta confitetur Ecclesia, La Santa Iglesia en todo el mundo te reconoce:
Patrem immensae maiestatis: el padre de la majestad infinita;
Venerandum tuum verum et unicum Filium; Tu adorable, verdadero y único Hijo;
Sanctum quoque Paraclitum Spiritum. y el Espíritu Santo, el Consolador.
Tu Rex gloriae, Cristo. ¡Oh Cristo, eres el Rey de la gloria!
Tu Patris sempiternus es Filius. Eres el Hijo eterno del Padre.
Tu ad liberandum suscepturus hominem, no horruisti Virginis uterum. Tú, habiendo asumido la responsabilidad de liberar al hombre, no despreciaste el vientre de la Virgen.
Tu, devicto mortis aculeo, aperuisti credentibus regna caelorum. Has vencido el aguijón de la muerte y has abierto a los creyentes el Reino de los Cielos.
Tu ad dexteram Dei sedes, en gloria Patris. Te sientas a la diestra de Dios, en la gloria del Padre.
Iudex crederis esse venturus. Creemos que llegarás a ser nuestro juez.
Te ergo quaesumus, tuis famulis subveni: quos pretioso sanguine redemisti. Te rogamos, por lo tanto, que ayudes a tus siervos a quienes has redimido con tu preciosa sangre.
Aeterna fac cum sanctis tuis en gloria numerari. Haz que sean contados con tus santos en gloria eterna.
V. Salvum fac populum tuum, Domine, y benedic hereditati tuae. V. ¡ Salva a tu pueblo, oh Señor, y bendice tu herencia!
R. Et rege eos, et ensalzar illos usque in aeternum. R. Gobierna y cría para siempre.
V. Per singulos dies benedicimus te. V. Todos los días te agradecemos.
R. Et laudamus nomen tuum en saeculum, et en saeculum saeculi. R. Y alabamos tu nombre por siempre, sí, por siempre y para siempre.
V. Dignare, Domine, die isto sine peccato nos custodire. V. Oh Señor, dignate para guardarnos del pecado este día.
R. Miserere nostri, Domine, miserere nostri. R. Ten piedad de nosotros, Señor, ten piedad de nosotros.
V. Fiat misericordia tua, Domine, super nos, quemadmodum speravimus in te. V. Que tu misericordia, oh Señor, sea con nosotros, porque hemos esperado en Ti.
R. In te, Domine, speravi: no confundar en aeternum. R. Oh Señor, en ti he esperado; déjame nunca ser avergonzado.

Buen domingo a todos

8 comentarios en “Los 1.000 días de SPECOLA.
  1. Sobre un Pilar portentoso,
    -Siendo Tú más portentosa-,
    Llegaste hasta Zaragoza
    Circundada por el Coso.
    Y a la verita del Ebro
    Diste fuerzas a Santiago,
    En el que ya hacía estrago
    Un desánimo muy negro.
    Y es que Tú,Reina del Cielo,
    Destilas siempre Esperanza
    En lograr cuanto se alcanza
    Con ruego humilde y con celo…
    Y si en un Pilar quisiste,
    Como en Trono,aparecer,
    Fue por así hacernos ver
    El Cimiento que pusiste:
    Que no es Otro que el Amor
    Que nació de tus Entrañas.
    Y fue así que,las Españas,
    Se hicieron sobre el Señor…

  2. A specola habría que inventarlo Sino estuviera. Muchísimas Felicidades y muchísimas gracias por estos 1000 días de noticias … lo que suponen trabajo y paciencia. Y, aunque dando puntos de vista, acercando al gran público español el muy buen informado mundo italiano. Gracias, muchas gracias

  3. Ad mulatos annos,señores,
    Para hablar del Vaticano.
    Que,aunque un mundo tan marrano,
    Hay que saber sus horrores.
    Y más convertido ahora
    En heredad bananera,
    Donde un tipo que es la pera
    Tiraniza hora tras hora.
    Con qué finura nos cuentas
    La mierda de un mundo,tal,
    Que es todo,menos sacral,
    Y en el que todo anda a tientas.
    Más recordando también
    Que,nuestra Iglesia,no es eso.
    Y el Vaticano es un peso
    Que Ella arrastra,y no está bien.
    Sigue contando la mierda
    Para que,flotando,aflore.
    Y así en Ella más,no more,
    Pues que tiene mucha cuerda.
    Sigue haciendo las delicias
    De estos pobres tertulianos,
    Que,leyendo tus arcanos,
    Conocemos tus primicias.
    Con ese humor sibilino
    Que hace reír hasta al Cielo,
    Poniendo chispa en el duelo
    De un tiempo tan anodino.
    Sigue apilando noticias
    Que,en el Pratti o la Navona,
    En prima,en tercia o en nona,
    Anotas con tal pericia…
    Y a por otros mil al menos
    Si así el Señor lo permite.
    Estando al loro,y al quite
    De los judas y los memos….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *