PUBLICIDAD

Las tradiciones del Papa Francisco, la avalancha de Traditionis Custodes, los ruidos infernales del Vaticano, los alrededores del caso Becciu.

|

La sabiduría de los romanos reside en que han visto pasar por sus calles de todo lo imaginable y están curados de espanto. En Roma se aprende a ver la historia con una perspectiva que no existe en otros lugares del mundo, es una ciudad viva que convive con su historia milenaria de la que no puede escapar. En cualquier rincón de la ciudad nos encontramos restos grandiosos de su pasado, que nos recuerda que somos mortales, ciudadanos pasajeros de algo que nos supera y no nos pertenece. Un pecado muy típico de estos tiempos aciagos es que nos creemos el centro de la historia y la cumbre la todas las sabidurías y ciencias. Tendemos a pensar que nuestros ancestros eran una especie de simios salvajes e incultos de los que es mejor olvidar lo que hemos recibido. Por si este desvarío fuera poco, no contentos con creernos con el derecho a rehacer la memoria del pasado para justificar nuestras locuras, pensamos que nuestros nuevos órdenes son tan maravillosos e insuperables que estarán con nosotros hasta el fin de los tiempos.

Es normal que los políticos cambien de pensamiento a casa paso que dan, sus estrategias se llenan de mentiras, de promesas fallidas, de pan y circo para distraer a los sufridos ciudadanos a los que se ordeña para mantener el tinglado del que viven. Lo que ya no es tan normal es que esto lo traslademos a la iglesia. El contenido de la traditiones custodes pretende anular la normativa de Benedicto XVI. Si las cosas que atañen a la fe pueden ser cambiadas por los hombres, aquí estamos de más. No tiene ningún sentido seguir caudillos mortales y falibles. La fe católica nos invita a seguir a Jesucristo, el de verdad, el que acampa entre nosotros, muere y resucita, y que además sigue presente entre nosotros en la Eucaristía, si prescindimos de esto estamos fuera de lugar. Por qué hemos de obedecer lo de hoy y no lo de ayer, cuando lo de hoy será de ayer pasado mañana. Si lo que pretende el Papa Francisco es sembrar más confusión hemos de reconocer que es un maestro, si lo que busca es la unidad, los resultados son los contrarios.

Para Roberto de Mattei, que de historia reciente de la iglesia sabe el que más y no digamos de los entresijos del Vaticano, el segundo, el concilio, nos dice que: «La intención del Motu proprio Traditionis custodes del Papa Francisco, del 16 de julio de 2021, es reprimir cualquier expresión de fidelidad a la liturgia tradicional, pero el resultado será encender una guerra que inevitablemente terminará con el triunfo de la Tradición de la Iglesia.»

«Cuando, el 3 de abril de 1969, Pablo VI promulgó el Novus Ordo Missae (NOM), su idea básica era que, dentro de unos años, la Misa tradicional sería solo un recuerdo». «Pablo VI en nombre de un «humanismo integral», preveía la desaparición de todos los legados de la Iglesia «constantiniana». Y el antiguo Rito Romano, que San Pío V había restaurado en 1570, después de la devastación litúrgica protestante, parecía destinado a desaparecer».

«Hoy los seminarios están desprovistos de vocaciones y las parroquias están vacías, a veces abandonadas por sacerdotes que anuncian su matrimonio y su regreso a la vida civil. Por el contrario, los lugares donde se celebra la liturgia tradicional y se predica la fe y la moral de todos los tiempos están llenos de fieles y son viveros de vocaciones.»

Ante este movimiento de renacimiento cultural y espiritual, el Papa Francisco reaccionó instruyendo a la Congregación para la Doctrina de la Fe a enviar a los obispos un cuestionario sobre la aplicación del Motu proprio de Benedicto XVI. La investigación fue sociológica, pero las conclusiones que sacó Francisco de ella son ideológicas». «La revocación del libre ejercicio del sacerdote individual para celebrar según los libros litúrgicos antes de la reforma de Pablo VI es un acto manifiestamente ilegítimo, el Summorum Pontificum de Benedicto XVI reiteró que el rito tradicional nunca ha sido abrogado y que todo sacerdote tiene pleno derecho a celebrarlo en cualquier parte del mundo. Traditionis custodes interpreta ese derecho como un privilegio que, como tal, es retirado por el Legislador Supremo». «Benedicto XVI nunca «concedió» nada, sino que solo reconoció el derecho a utilizar el Misal de 1962, «nunca derogado», y a disfrutarlo espiritualmente». «Si la violencia es el uso ilegítimo de la fuerza, el Motu proprio del Papa Francisco es un acto objetivamente violento porque es autoritario y abusivo».

Llama la atención que tengamos precisamente hoy dos artículos en medios de gran divulgación en papel defendiendo la tesis de que: «Francisco es el antipapa colocado por la masonería eclesiástica tras la astuta maniobra de Ratzinger de dimitir sin abdicar». Según el profesor Antonio José Sánchez Sáez, catedrático de derecho de la Universidad de Sevilla, el Papa Francisco es en realidad un Pontífice «impostor», ya que es colocado «a la fuerza» en el trono papal por la masonería eclesiástica. Todo en respuesta a la movida de Benedicto XVI que dimitió, pero no abdicó formalmente, quedando así Papa e «invalidando» a su sucesor. Sabemos que una de la obsesiones del Papa Francisco desde el inició de su pontificado es localizar y anular las posibles oposiciones internas, algo que se ve en la causa general abierta con Traditiones Custodes.

Y hoy sí, tenemos capítulo del escándalo perpetuo. El proceso Becciu puede ser mucho más interesante por sus ramificaciones que por el caso juzgado. No es posible contener el agua que se desborda y empezamos a conocer que hay más inmuebles en Londres desde al menos 2014, cuando Becciu compra varias propiedades de lujo en los barrios más exclusivos. Las propiedades son administradas por Obolo de San Pedro a través de empresas blindadas de Jersey. Hoy tenemos una curiosa noticia en Financial Times sobre un apartamento de 900 metros cuadrados, en Hans Place, que tiene un gran jardín y una piscina cubierta. Se alquila por 30.000 libras a la semana, casi 35.000 €, nada mal. Desde mayo, los vecinos se quejan del «ruido infernal» que emana, incluso con la ayuda de un DJ, hasta altas horas de la madrugada. Las fiestas se llevaron a cabo incluso durante las restricciones de la epidemia. Las quejas sobre los aquelarres se han dirigido a las empresas de Jersey e incluso al Nuncio Apostólico en Londres, parece que sin éxito. Los demonios también aquí andan sueltos.

Encontramos también un intento fallido de apoderarse de Banca Carige en 2018. Debilitada por la mala gestión y los préstamos incobrables, Carige fue colocada en una administración extraordinaria por el Banco Central Europeo a principios de 2019 después de que uno de los principales accionistas, Raffaele Mincione, no lograra tomar el control de la junta directiva. Parece que Mincione usó una parte de £ 40 millones pertenecientes al Vaticano para reembolsar un préstamo de Torzi por el fallido intento de tomar el control de Carige.

El Papa Francisco envía un carta de agradecimiento al Gemelli, carta de la secretaría particular y no manuscrita, como la de Martin S.J.,  a los médicos y enfermeras: «Lo que cada uno de vosotros hace no es solo un trabajo delicado y exigente. Es una obra de misericordia que, a través del enfermo, entra en contacto con la carne herida de Jesús».

«El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre».

Buena lectura.

Truffa londinese alla Santa Sede: anche un ciociaro nello scandalo del Vaticano
«Benedetto non ha abdicato, Bergoglio è antipapa», parla il prof. Sanchez, giurista dell’Università di Siviglia
Traditionis custodes: una guerra sull’orlo dell’abisso
Processo in Vaticano farà luce anche su fallita scalata a Carige
“Traditionis custodes”: un atto dispotico motivato dall’odio
I londinesi pregano sperando che finisca il “rumore infernale” nell’appartamento del Vaticano
Il “grazie” del Papa alla grande famiglia del Gemelli: “Qui si cura il corpo e il cuore”
Papa Francesco ai vescovi nel solco del Concilio Vaticano II
Se il Papa ti costringe al cristianesimo privato
Il Motu Proprio di papa Bergoglio, la Messa e la Paura del Sacro.
“Francesco antipapa eletto da massoneria”/ Prof. Sanchez: “Ratzinger non ha abdicato”
Vescovi divisi sulla messa in latino. Qualcuno vieta le tovaglie di lino sull’altare: «Antiche»
Lettera ad Aurelio Porfiri sul “passare al bosco”
Traditionis custodes: una guerra sull’orlo dell’abisso

Ayúdanos a seguir informando

2 comentarios en “Las tradiciones del Papa Francisco, la avalancha de Traditionis Custodes, los ruidos infernales del Vaticano, los alrededores del caso Becciu.
  1. Salmo 109 de David contra quienes han aprobado el inicuo, injusto e inconstitucional (libertad de rito) Traditiones Custodes, contra todos los obispos y superiores religiosos y laicos que lo implementen, y contra todos los inicuos que participen en este acto intrinsece malum, perverso, malvado, para que recuerden que deben de convertirse y arrepentirse de su grave pecado y no sean justos reos del castigo de Dios sobre sus espaldas:

    Oh Dios de mi alabanza, NO ESTÉS MUDO, pues abren contra mí su boca malvada y mentirosa; me hablan un lenguaje de calumnias, me acorralan con palabras de odio y me atacan sin motivo; en pago de mi amistad me acusan, y yo no hago más que orar; me devuelven mal por bien y odio por amor. [Perversos que hablan de misericordia y misericordean cruelmente; perversos que quieren unidad y cismatean; perversos que se dicen católicos y son anticristos; perversos que hablan de libertad y reprimen inéditamente un rito]

    Designa contra él un HOMBRE SIN ENTRAÑAS, UN DURO ACUSADOR a su derecha; cuando lo juzguen, que salga condenado, que su propia defensa lo condene; que su vida sea corta y otro ocupe su cargo; que se queden huérfanos sus hijos y su mujer viuda (sus partidarios); que sus hijos (sus seguidores) sean mendigos vagabundos, expulsados de sus casas en ruinas; que el acreedor se haga con todo lo que tiene, y el fruto de su trabajo se lo roben los extraños; que nadie le tenga compasión, que nadie se apiade de sus huérfanos (sus adeptos); que sus descendientes (sus simpatizantes) sean exterminados, que en una generación sea borrado su nombre; que el Señor recuerde la culpa de sus padres, que no borre nunca el pecado de su madre; que estén siempre presentes al Señor y que él borre de la tierra su memoria.

    Porque él NO QUISO NUNCA TENER MISERICORDIA y persiguió a muerte al pobre, al afligido y al humilde; amó la maldición, sobre él recaiga; no quiso bendición, que de él se aleje; se vista de maldición como de un manto; penetre como el agua en sus entrañas, igual que aceite dentro de sus huesos; sea como vestido que lo cubra y como cinto que lo ciña siempre.

    Así pagará el Señor a mis acusadores, a los que levantan calumnias contra mí.

    Mas tú, Señor, OBRA EN MI FAVOR POR AMOR A TU NOMBRE; Dios mío, por tu bondad y tu misericordia, líbrame, porque yo soy un pobre desgraciado y tengo dentro de mí el corazón deshecho; voy pasando como sombra que declina, me espantan igual que a la langosta; de tanto ayunar se me doblan las rodillas; falto de alimento, mi cuerpo ha enflaquecido; soy el hazmerreír de todos ellos; al verme, menean la cabeza.

    Ayúdame, Señor, Dios mío, líbrame, por tu misericordia. QUE SEPAN QUE ES TU MANO, que eres tú, Señor, el que lo ha hecho. Ellos maldicen, pero tú bendices, que ellos se avergüencen y tu siervo se alegre; que mis calumniadores se vistan de ignominia, que los cubra la vergüenza como un manto.

    Yo con mi boca DARÉ GRACIAS AL SEÑOR, lo alabaré ante las multitudes, porque él se pone a la derecha del pobre para salvarlo de los jueces.

  2. Un saludo y gracias. Ya varios días en titulares se pone «Traditiones custodes» cuando sería «Traditionis custodes», por si fuera posible corregir esto. Gracias de nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *