PUBLICIDAD

La sinodalidad del Papa Francisco, carta de los obispos polacos a sus hermanos alemanes, las malas compañías del Vaticano, rezar por la paz.

SANTA MARIA MAGGIORE; COLUMN;MV01
|

Los tambores de guerra vuelven a sonar en la vieja Europa, no es una buena señal y estas cosas nunca son controlables. Las guerras nunca solucionan nada y destruyen tanto. El Papa Francisco convoca un ayuno por la paz en Ucrania el miércoles de ceniza. El Vaticano es un mundo aislado, las cosas siguen su rumbo sin darse cuenta de que están muertos, los vientos de la historia han cambiado y se llevaran por delante todo lo que no este cimentado en roca firme. El consejo de Cardenales sigue con sus mortecinos encuentros en los que van cayendo sus miembros, por muerte natural, y no terminan de alumbrar la famosa reforma después de ocho años de encuentros. En la reunión, además del Papa Francisco,  presentes los cardenales Parolin, Bertello, Maradiaga, Marx, O’Malley, Gracias y Ambomgo Besungu junto al secretario monseñor Mellino. Según confesión propia han ‘debatido’ el “tema de la sinodalidad como proceso de escucha y discernimiento en el seno de la identidad de la Iglesia y de la necesaria conversión que esto exige de clérigos y laicos”. También se discutió el servicio diplomático de la Santa Sede en relación con el papel y la actividad de los nuncios en el marco político y eclesial actual. La artista invitada fue la hermana Linda Pocher que informó sobre el papel de la mujer y el «principio mariano» en la Iglesia. Marzo descanso y el nuevo encuentro en abril.

El tema central de hoy nos parece que es, sin duda alguna, la larga carta fraterna del presidente de los obispos polacos a sus hermanos alemanes, a fin de cuentas son vecinos. La historia de la iglesia en los dos países está entrelazada y vemos cómo los obispos polacos no quieren que les arrastre la locura alemana. Entresacamos algunos párrafos y animamos a su lectura, el hecho es importante y su largo contenido no tiene desperdicio. El presidente de los obispos polacos advierte contra la tentación de dejarse presionar por el pensamiento actual y olvidar el Magisterio en el «camino sinodal» de la Iglesia católica en Alemania: “Miro con preocupación  las actividades realizadas hasta ahora por el «viaje sinodal» alemán. Al observar sus frutos, se puede tener la impresión de que la base de la reflexión no siempre es el Evangelio”.  “No debemos someternos a las presiones del mundo ni a los modelos de la cultura dominante, ya que esto puede conducir a la corrupción moral y espiritual”. “Vemos la repetición de viejas consignas y pedidos estandarizados como: la abolición del celibato, el sacerdocio de la mujer, la comunión de los divorciados o la bendición de las relaciones homosexuales”.

“La crisis de fe es una de las causas por las que la Iglesia experimenta dificultades para anunciar una doctrina teológica y moral clara”. «Soy consciente de que los católicos -no solo en Alemania, sino también en Polonia- viven hoy bajo la presión de la opinión pública, y esto hace que más de uno de ellos sufra un complejo de inferioridad».  «Soy consciente de que la Iglesia en Alemania pierde sistemáticamente fieles y el número de sacerdotes disminuye de año en año. Se buscan formas de mantener a los fieles cerca de ellos y animar a los jóvenes a optar por el sacerdocio. Sin embargo, parece que en este sentido estamos ante el riesgo de la mentalidad corporativa: “hay escasez de trabajadores, bajemos los criterios de contratación”.

Las causas de la crisis están en otra parte. Los sacerdotes nos hemos convertido más de una vez en expertos en política social, migratoria y medioambiental, que sin duda no exigen el celibato. Lo que atrae a la gente de la Iglesia y del sacerdocio no es una propuesta más de vida fácil, sino un ejemplo de vida totalmente consagrada a Dios». «En el mundo contemporáneo, la igualdad suele ser mal entendida, identificándola con la estandarización. Cualquier diferencia es tratada como una manifestación de discriminación».

«El Catecismo distingue claramente las tendencias homosexuales de los actos homosexuales. Enseña el respeto a toda persona, independientemente de sus tendencias, pero condena inequívocamente los actos homosexuales como actos contra la naturaleza».  «A pesar de la indignación, el ostracismo y la impopularidad, la Iglesia católica -fiel a la verdad del Evangelio, y al mismo tiempo impulsada por el amor a todas las personas- no puede callar y aceptar esta falsa visión del hombre, y sobre todo bendecirla y promoverla».

Las locuras no son únicamente propias de los obispos alemanes y el nuevo arzobispo de Argel no se queda atrás. Llega a afirmar que la evangelización no se realiza en la conversión, exactamente lo contrario de lo que nos enseñó Jesucristo: «Id, pues, haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado” (Mt 28, 18-20). » Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; el que no creyere será condenado” (Mc 16, 15-16). La evangelización tiene lugar en la conversión y el bautismo, que puede ser de sangre, un martirio,  o un bautismo de deseo, pero el bautismo es necesario. El semoviente llega a pontificar que: “Debemos ser capaces de deshacernos de la idea de que debemos evangelizar”; otro que va por la  fraternización enteramente humana, excluyendo la conversión e incluso «en cierto sentido» el bautismo. Su lema como obispo es: “Quiero vivir y daros ganas de vivir”.

Creemos que es fundamental hacer notar a nuestros lectores la infiltración de personajes muy peculiares en organismos del Vaticano.  Las ramificaciones del proceso Becciu no terminan y Torzi, está «involucrado en diversas transacciones de titulización articuladas de los llamados créditos de salud» por un «valor de referencia nominal de más de mil millones de euros“. En esta operación no está implicado el Vaticano, pero nos deja muy claro los confusos criterios para elegir en los sacros palacios a sus gestores de referencia. Nos sigue sorprendiendo la capacidad de seleccionar a lo peor de cada casa.

No es menos grave el tipo de perfil de las nuevas entradas en la Academia Pontificia para la Vida. Uno de ellos, Ricciardi, es súper partidario de las vacunas, del pase verde y de las vacunas a los niños, argumentando que si de momento no despega es “por una serie de problemas: muchos padres no tienen claro el peligro que corren los hijos de Omicron, erróneamente temiendo más vacunas”. mientras que “aún no se ha encontrado la dosis adecuada para los menores de cinco años”. Cuestión de meses». Apodado «profesor encierro», el nombramiento del Vaticano se produce después de que hace unos meses decidiera entrar en política. Para el inefable  Paglia:  “los nuevos nombramientos representan un acontecimiento importante para toda la Pontificia Academia de por vida. Nuestro compromiso se profundiza, siguiendo las líneas indicadas por el Papa Francisco”.

Las actuaciones ante la epidemia de loa gobiernos hacen saltar las alarmas y empezamos a tener sentencias en Italia, como en el resto del mundo, que condenan los estados de emergencia por el Covid-19 como ilegítimos con supresión de derechos fundamentales. Con el “fin de proteger la salud pública, se han dictado disposiciones que han tenido como resultado la suspensión y compresión de algunas libertades garantizadas por nuestra Carta Constitucional». «Si el ejercicio de un derecho implica, en caso de necesidad y urgencia, la limitación de otros, éste debe en todo caso hacerse “observando los principios de legalidad, reserva legal, necesidad, proporcionalidad, equilibrio y la temporalidad». Abolir unos derechos para privilegiar otros acaba por dar vida a un «derecho tirano», cuya prevalencia sitúa a todos los demás en peor situación.

Todo apunta a que la nueva crisis en las relaciones entre Estados Unidos, Europa y Rusia podría tener como efecto secundario la realización de un sueño acariciado durante siglos entre los católicos griegos de Ucrania: la elevación del estatus de su Iglesia al patriarcado,  Moscú no estaría muy feliz con esta decisión, recordemos que Stalin decidió la muerte de la Iglesia católica griega y su inclusión forzosa en la Iglesia ortodoxa.  La semana pasada,  Borys Gudziak, arzobispo ucraniano greco-católico de Filadelfia, presentó un informe sobre la posibilidad de establecer nuevos patriarcados. Esa sobre la mesa  la posibilidad de elevar a la Iglesia greco-católica ucraniana a una «Iglesia patriarcal»,  o sui iuris.

Un buen sitio para rezar en la Roma eterna es Santa María Mayor muy relacionada con la oración en  tiempos convulsos. En la plaza ante la entrada, se encuentra una columna llamada “Columna de la Paz”, colocada por Maderno en 1615 por voluntad de Pablo V. Es una de las ocho de la Basílica de Majencio y sobre ella una imagen de la Virgen con el Niño, reproducción en bronce del icono de la Salus.

«El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría…»

Buena lectura.

Truffe sui crediti sanitari, cinque indagati per associazione a delinquere: c’è anche Torzi, il broker arrestato per lo scandalo fondi vaticani

Forse la Crisi Russa Porterà il Patriarcato per i Greco-Cattolici di Kiev

Il nuovo arcivescovo di Algeri e la sua strana nozione di evangelizzazione

I Vescovi polacchi esortano i Vescovi tedeschi di convertirsi e di ritornare alla fede della Chiesa Cattolica. Polonia semper fidelis

Argentina / Così anche i bambini possono «cambiare sesso»

Gądecki scrive a Bätzing, caro fratello non dimenticare il Vangelo

Stato d’emergenza illegittimo: la sentenza da manuale del tribunale di Pisa

Il super vaccinista Ricciardi (consigliere di Speranza) nominato alla Pontifica accademia per la vita. E scende anche in politica (con Calenda)

Comentarios
1 comentarios en “La sinodalidad del Papa Francisco, carta de los obispos polacos a sus hermanos alemanes, las malas compañías del Vaticano, rezar por la paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.