PUBLICIDAD

La roca del Pedro en el Vaticano, las informaciones sobre Sarah, el vicario del Papa Francisco, el magisterio de Pedro.

|

Ayer celebramos la fiesta de la  Cátedra del Apóstol San Pedro: «Tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi Iglesia». Este día se celebraba en el imperio, el romano, que en Roma sigue teniendo sus huellas, el recuerdo de los difuntos que se cristianiza con el nacimiento al cielo del Apóstol Pedro, su victoria en la colina del Vaticano.  La Cátedra de la Basílica de San Pedro es el trono que, según la tradición, fue donado por el senador Pudente al apóstol, para que ejerciera sus facultades como pontífice en Roma, simboliza la posición preeminente del Papa, sucesor de Pedro. La estatua de San Pedro en la sede, la tan conocida y besada de bronce, es atribuida a Arnolfo di Cambio del siglo XIII, durante mucho tiempo se consideró del V, como es tradición, se viste de capa y tiara en esta fiesta.

El papado en la historia del cristianismo ha sido siempre importante, unas veces más, otras menos. La serie de  tiempos papistas y conciliaristas, los problemas de todo tipo resueltos de las formas más peculiares que podamos imaginar, llenan los más de veinte siglos de nuestra historia. Hoy, las cosas tienen unos matices distintos por la globalización de las noticias en tiempos muy cortos. Estamos seguros de que muchos sacerdotes se morían sin recibir la noticia de los cambios en el papado y no pasaba nada. La persona que ocupa el trono de Pedro es secundaria y solo es importante cuando se unen a sus capacidades de gobierno la santidad personal. En los primeros mil años de nuestra historia contamos con 73 papas santos y mártires, nada mal, la mayoría, en los tres primeros siglos, todos. En los siguientes mil años la cosa flojea y tenemos ocho en mil años. Algo nos dicen estos datos, mucho nos dicen, si de verdad creemos en lo que predicamos, las armonía entre las creencias y las vidas deberían ser mucho más claras, mucho más cristianamente sensatas, mucho más sobrenaturales. En el pasillo de entrada a la sacristía de la Basílica de San Pedro tenemos una gran lista en mármol con los papas enterrados en la Basílica Vaticana, lo sabemos documentalmente más que por sus sepulturas, otras están en algunas  iglesias de Roma, unas pocas fuera de Roma e incluso una, la de San Clemente en la catedral de Linares, en Chile. De un gran número no sabemos donde se encuentran sus restos, y hablamos de papas, esto nos debería enseñar lo rápido que pasa la gloria del mundo. ​El Papa Francisco hace el 266 entre los sucesores de Pedro.

Es curiosa la informaciòn de algunos medios del régimen sobre el caso Sarah: “El cardenal Robert Sarah dimitió como prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos”. Todos sabemos que no es este el caso, hay artículos que entran en las conspiraciones intentando abrir una visión anómala sobre su renuncia.  Sarah ha cumplido 75 años y en el Vaticano es la edad de jubilación, pero de aquí a presentar la renuncia por un posible choque doctrinal hay mucha distancia. Si las noticias se alejan de la realidad, se desacreditan por sí solas, los que saben de qué va el tema se dan cuenta del error ignorante, o de la burda manipulación. Para los ignorantes, o los manipuladores, todo vale porque hablan el mismo lenguaje. Respetar y perseguir la verdad, sin exageraciones ni noticias falsas, es el principio fundamental.  Era muy seguro que la ‘jubilación’ del cardenal Sarah sería inminente, a estas alturas conocemos muy bien los andares del Papa Francisco y los motivos por los que algunos cardenales se caen a pedazos y siguen hasta edades bíblicas,  y otros, a pesar de gozar de una estupenda salud, son aparcados con una rapidez insólita. No hay ningún deseo de guardar las formas, al fin unos meses más o menos no cambian mucho la historia, pero sí definen a los personajes.

No hemos hablado mucho del nombramiento del franciscano, Mauro Gambetti, ex Custodio general del Sagrado Convento de San Francisco en Asís, como vicario general del Papa para la Ciudad del Vaticano, arcipreste de la basílica de San Pietro en el Vaticano y presidente de la Fábrica di San Pietro. No es un encargo que tenga mucha relevancia visto desde fuera del Vaticano, incluso puede parecer bastante inútil. En la Basílica de San Pedro se amontonan muchas instituciones de nombre sonoros y de finalidades no siempre definidas, la tradición hace mucho y ayuda a resolver conflictos naturales al compartir los mismos metros cuadrados. La ‘vicaría’ papal engloba de derecho las zonas extraterritoriales, aunque de hecho esté integrada en la diócesis de Roma a efectos pastorales. A él corresponde el mantenimiento de la Basílica, un monstruo que necesita cuidados continuos y que en estos momentos ver reducidos drásticamente sus ingresos que cuelgan en un porcentaje altísimo de la presencia de turistas, sobre todo de los escaladores del cupulone, ahora desaparecidos.  Entre las pocas comunidades que residen en el interior del Vaticano está la de los hermanos franciscanos de Gambetti que se ocupan del oficio de confesores. El arcipreste de la Basílica goza de un inmenso palacio, en este momento ocupado también por Somalo y Re. En el micromundo del Vaticano se esté esperando a dónde van sus maletas, pocas suponemos, de franciscano, si aterrizan en la austeridad de la comunidad franciscana o en el palacio arciprestal. En todo caso residirá en la plaza de Santa Marta a pocos metros del Papa Francisco.

Terminamos con una cita del capítulo 2 de la segunda carta de Pedro, tan políticamente incorrecta: «Lo mismo que hubo en el pueblo falsos profetas, también habrá entre vosotros falsos maestros que propondrán herejías de perdición y, negando al Dueño que los adquirió, atraerán sobre sí una rápida perdición. Muchos seguirán su libertinaje y por causa de ellos se difamará el camino de la verdad. Y por codicia negociarán con vosotros con palabras artificiosas, (…) Estos, como animales irracionales, destinados naturalmente a la caza y a la muerte, insultan lo que desconocen y perecerán como bestias, cobrando por ser injustos salario de iniquidad. Para ellos la felicidad consiste en el placer de cada día; son corruptos y viciosos que disfrutan con sus engaños mientras banquetean con vosotros; tienen los ojos llenos de adulterio y son insaciables en el pecado; seducen a las personas débiles y tienen el corazón entrenado en la codicia, ¡Malditos sean! 

«…venga a nosotros tu reino…»

Il Vaticano, il palazzo a Londra e le sentenze di Losanna

Lateranense, il nuovo segretario generale è donna

Juan Vicente Boo: “Francesco è il Papa di tutte le religioni”

Justitia in Veritate: Una Campagna Vaccinale Imprudente e Inopportuna

Il cardinale Gambetti nuovo vicario per la Città del Vaticano

22 gennaio 2021. Festa della Cattedra di San Pietro Apostolo. Ubi Petrus ubi Ecclesia. I titoli del Papa

Cardinal Robert Sarah | quando la speculazione dei media è vergognosa

1 comentarios en “La roca del Pedro en el Vaticano, las informaciones sobre Sarah, el vicario del Papa Francisco, el magisterio de Pedro.
  1. 1.Me extraña que no se mencione la pequeñísima Cámara papal de las catacumbas de S.Calixto,en la que reposan 12 ó 14 papas;seguramente, todos santos.Aún recuerdo el salto que dio mi corazón, la primera vez que estuve allí,al leer en una de las lápidas:»FABIANO,EPI».(San Fabián es venerado en una de las ermitas de mi pueblo,por lo que forma parte de mi vida desde que tengo recuerdos).
    2.La cita de san Pedro-visto lo que estamos viviendo-se quedó muy corta.Ya me daría yo con un canto en los dientes si lo que está ocurriendo fuera sólo achacable a la debilidad(«El espíritu está pronto,pero…»).A no ser que,del modo en que tantas veces en la Escritura se habla de adulterio en el sentido de que Israel ponía los cuernos al Dios vivo,retozando con los ídolos muertos,Pedro esté profetizando semejante ignominia:Ultrajar la Fe,dar cancha a mil mentiras,y banquetear con los demonios…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *