La conciencia y la obediencia, Bianchi y la implosión del catolicismo, el diario de guerra del Papa Francisco, ¿Rupnik condenado por el Vaticano?, nuestros monaguillos.

|

La plaza de San Pedro despierta un día más, el sol comienza a iluminar el impresionante escenario del Bernini, el hemiciclo está liberado de las sillas que llevan tiempo sin utilizarse, sigue el escenario montado, quizás por falta de presupuesto, este año no parece que veremos la plaza en su esplendor liberada de escenarios efímeros. El reloj de plástico del Papa Francisco se ha subastado, nos dicen que por más de 50.000 euros, veremos dónde terminan. Nos enfrentamos a otro día colmado de noticias enfilando un final de año que, como era previsible, viene muy cargado de información.

Empezamos con un interesante artículo sobre la conciencia y la obediencia. El propio  Vaticano II reafirmó: “En el fondo de su conciencia, el hombre descubre una ley que no se da a sí mismo, sino que debe obedecer. Esta voz, que lo llama siempre a amar, a hacer el bien, y a huir del mal, resuena en el momento oportuno en la intimidad de su corazón: haz esto, evita aquello. El hombre en realidad tiene una ley escrita por Dios dentro de su corazón; obedecer es la dignidad misma del hombre, y según esto será juzgado. La conciencia es el núcleo más secreto y el santuario del hombre, donde está a solas con Dios, cuya voz resuena en la intimidad». Hoy esto ha desaparecido y el concepto de conciencia, incluso entre los católicos, se evoca a menudo  para justificar el relativismo individualista.

La afirmación: decido según la conciencia, se convierte  en la justificación, incluso en el ámbito cristiano, de las convicciones más superficiales, apoyo de la propia conveniencia y del conformismo social. Si seguimos a los clásicos, empezando por Tomás Moro, y siguiendo por Newman: «vivir según la conciencia significa entonces el deber de obedecer más a la verdad reconocida que a su propio gusto, incluso en contraste con sus propios sentimientos y con los lazos de amistad y de una educación común. De hecho, un hombre de conciencia nunca renuncia a la verdad, ni siquiera a costa de sacrificar todo lo demás».

<

El propio Benedicto nos explicaba este complicado equilibrio:  no se puede imponer mandamientos a los fieles católicos, solo porque lo quiere o porque lo considera útil. La moderna concepción voluntarista de la autoridad deforma el sentido auténtico del ministerio de Pedro: en este horizonte mental todo lo que no procede del sujeto solo puede imponerse desde fuera. Pero las cosas se ven muy diferentes si partimos de la concepción tradicional de la conciencia. Así como un niño desarrolla su propia capacidad innata de hablar solo si alguien más le habla, así la huella del Bien (su memoria/anamnesis), inculcada en nuestro ser en el fundamento de la conciencia, necesita de alguien externo a él que lo despierte y lo haga fuerte y firme». «El sentido auténtico de la autoridad doctrinal del Papa consiste en que él es el garante de la memoria cristiana sobre la que se funda la fe.  No impone desde fuera, sino que desarrolla la memoria cristiana y la defiende».

Al ‘misericordiado’ Enzo Bianchi, encarnación del ‘espíritu del concilio’,   lo vemos publicando, ni más ni menos, que en «La República» sobre «La implosión del catolicismo». Confiesa que «permanece en contacto constante con su iglesia y su época” del que destaca un acontecimiento importante: “el hundimiento de todo un paisaje religioso”. Como cristiano, también yo debo confesar que lo que más me inquieta en materia de fe es este hundimiento, que podría llamarse «implosión», del catolicismo, esta ostensible decadencia del cristianismo, al menos en nuestro mundo, Europa». «Para un católico que se ha acercado a la madurez de la vida con el horizonte de una primavera prometedora, anunciada sobre todo por el advenimiento del Papa Juan y el concilio que él quiso, no es fácil presenciar hoy este ocaso que no es solo el fin del cristianismo , pero es también el saqueo de una Iglesia actualmente visible solo en forma minoritaria y en camino hacia la diáspora».

«No creo que quienes han alimentado una gran esperanza de reformar la Iglesia y de su permanencia en la historia quisieran una Iglesia triunfante y más grande: el deseo era vivir en una Iglesia capaz de escuchar a la humanidad, y tan convencida del primado del Evangelio para asumir su estilo, práctica y espíritu. Pero no fue así. Ciertamente, hoy la Iglesia católica está humillada por sus contradicciones al Evangelio que se manifiestan sobre todo como escándalos financieros y violaciones de la dignidad de la persona humana: pero a partir de esta humillación, ¿será posible que se vuelva humilde? Hoy la Iglesia está impedida para dominar la historia: ¿pero es realmente capaz de acogerla como bienaventuranza? Somos conscientes de que gracias al camino sinodal deseado por el Papa Francisco, las cuestiones de reforma surgen del pueblo de Dios de una manera sin precedentes: pero ¿la iglesia volverá a mostrarse irreformable?».

«Todos los días en las diversas iglesias se producen escándalos que provocan no solo la desafección, sino también el abandono de la comunidad cristiana, todos somos testigos del crecimiento exponencial de iglesias cerradas, iglesias vacías, asambleas en las que solo aparecen más cabezas blancas… Estamos ante el riesgo de  un catolicismo sin cristianismo, de una religión teísta condenada hoy a la autorreferencialidad, a los falaces intentos de autoconservación.

Antonio Grana, recoge todos los discursos del Papa Francisco sobre Ucrania con prólogo del propio pontífice:  «Un diario de guerra que ojalá pronto se convierta en un diario de paz». «¡Oremos por la paz! ¡Trabajamos por la paz! Seguros de que el Señor Jesús, Príncipe de la Paz, dará a Ucrania y al mundo entero, especialmente donde aún persisten tantos estallidos de guerra, la aurora de la mañana de Pascua».

Seguimos con muchos artículos sobre el proceso Becciu y lo que está significando para el propio Vaticana. Este proceso, también los anteriores, pusieron ante los ojos del mundo la deficiente justicia del estado pontificio. No hablamos de un contraste de opiniones legítimas, estamos entrando en una situación grotesca que denota que no existe una verdadera justicia y que nos movemos ante estrategias de imagen con poco fundamento. En el tribunal se ordena que salgan los periodistas presentes, pocos y seleccionados para escuchar la conversación contenida en la grabación realizada por Becciu y en horas 24, o menos, la tenemos en todos los medios, evidentemente filtrada por quien la tiene, el propio tribunal. Saltan unos mensajes que llegan al tribunal a través del teléfono personal del promotor de justicia, el fiscal, y a las pocas horas los tenemos en nuestras manos, filtrados por el tribunal. Por supuesto, todo es confidencial, muy confidencial, tanto que pensamos que se está utilizando todo de forma mediática para entretenernos.

El viernes, en la Basílica de San Pedro, Luigi Roberto Cona, de 57 años, de Niscemi, fue ordenado arzobispo titular de la Sala Consilina y Nuncio Apostólico en El Salvador. Hasta este tipo de ordenaciones se han convertido en minoritarias, a nadie interesan, ni a los de casa, si llegaban a 200 ya era mucho, y estaba toda su familia y sacerdotes amigos. Parolin, señaló que la ordenación de un obispo es siempre un momento de gran alegría que testimonia la vitalidad de la Iglesia, un signo de esperanza para todos. Para Parolin la función del obispo es «ejercer el arte de la prudencia para discernir y acoger inteligentemente los buenos signos de los tiempos». El Papa Francisco ha nombrado Nuncio Apostólico en Grecia Mons. Jan Romeo Pawłowski, arzobispo titular de Sejny, exsecretario de las Representaciones Pontificias y  Parolin presentó a Luciano Russo, arzobispo titular de Monteverde, designado por el Papa en septiembre pasado como nuevo secretario para las Representaciones Pontificias.

Nos preguntan si es verdad, no lo sabemos, informamos de lo que se pública, por ahora, ni el  interesado, ni la compañía, se han manifestado y es posible que nunca lo hagan. El Papa Francisco habría  bloqueado la excomunión latae sententiae de uno de sus hermanos jesuitas, el célebre religioso y pintor Padre Rupnik. Los que sabemos es que hubo una sentencia canónica de condena a principios de este año. La sentencia se refiere a un juicio por la absolución del cómplice en la confesión. Este es un delito canónico muy grave y reservado a los Tribunales del Dicasterio de la Doctrina de la Fe. La sentencia, dictada por unanimidad por el Tribunal Eclesiástico, relata cómo el jesuita supuestamente absolvió en confesión a una mujer (mayor de edad y consentida) con la que había mantenido relaciones «de sexto». El delito se castiga con la excomunión latae sententiae. El Tribunal, habiendo constatado el hecho, reconoció que el P. Rupnik fue excomulgado de conformidad con los cánones 977 y 1378.  Sin embargo, pocas horas después de la notificación de la sentencia, debido a la presión de Rupnik el Papa Francisco,  levantó la excomunión, los propios jesuitas tenían ya preparado un comunicado oficial.

Uno de los signos de la vitalidad de la Iglesia y de la eficaz pastoral de los niños fue  siempre la presencia de monaguillos alrededor del altar. Multitudes de muchachos tuvieron así la oportunidad de acercarse a la liturgia cristiana y aprender a amarla. Hoy parecen casi haber desaparecido, haciendo más visibles las canas de los fieles y más frías las asambleas.  La presencia de jóvenes acólitos, la palabra monaguillos se considera demasiado clerical, no es bien vista por ciertos liturgistas, según los cuales es el indicio de una visión «hacia atrás». Más vale unos cuantos viejos buenos que muchos jóvenes anticuados, aunque no lo sepan.

«¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?».

Buena lectura.

Cambio della guardia in Segreteria di Stato, Parolin presenta Russo e annuncia la sede di Atene per Pawłowski

Breaking news: Papa Francesco blocca la scomunica al gesuita padre Rupnik?

Alchimisti, fattucchiere e magia dei nodi. L’anti presepe 2022 di Bergoglio in Vaticano

Simbolo della Chiesa «indietrista», è partita la caccia ai chierich

Papa Francesco, l’orologio (di plastica) del Pontefice venduto per 51 mila dollari: andranno in beneficenza

Papa: «La fame nel mondo finirebbe, se non si fabbricassero armi per un anno»

Quell’audio choc su Emanuela Orlandi: perché può cambiare tutto

Niscemi, «habemus archiepiscopum». In vaticano l’ordinazione di monsignor Cona

L’implosione del cattolicesimo

Becciu, Perlasca e i presunti “suggerimenti” della lobbista

Il libro-enciclica con tutti gli appelli alla pace del Papa: “Con la guerra tutti sconfitti”. E Francesco ringrazia anche ilfattoquotidiano.it

Secondo Joseph Ratzinger, libertà di coscienza e autorità non entrano in conflitto tra loro, se rimangono entrambe ancorate alla Verità.

Comentarios
1 comentarios en “La conciencia y la obediencia, Bianchi y la implosión del catolicismo, el diario de guerra del Papa Francisco, ¿Rupnik condenado por el Vaticano?, nuestros monaguillos.
  1. Es cierto que a Andrea Cionci puede parecerle su más grande contribución el Código Ratzinger en el sentido del código con que Benedicto ha dado a conocer su situación de papado impedido.
    Allí no está el tema principal como debería reconocerlo Andrea Cionci y tampoco allí está su gran aporte.
    Su aporte principal está en el estudio de la promesa de renuncia de Benedicto.
    No interesa si Benedicto quiso o no quiso, tampoco, Roberto de Mattei es abogado y en mi caso sí lo soy por lo que debería hacerlo callar a Roberto.
    Por otra parte, las mentes grandes de la Iglesia parece que se han tomado diez años sabáticos y ya no es posible contar con ellas.
    Es más ni siquiera se puede contar con Internet.
    El aporte principal de Andrea Cionci es analizar la promesa de renuncia de Benedicto.
    Esa debería ser su ocupación principal y no defender su idea de un código.
    El mismo Roberto de Mattei parece reconocer que la promesa de renuncia es un grave error pero no entra en ese tema.
    Ese tema es el que establece si Benedicto es el papa y si Bergoglio no lo es.
    Otro tema a discutir es si alguien que no es católico como Bergoglio puede ser papa.
    Pero volvamos al tema principal.
    La promesa de renuncia de Benedicto.
    En la misma Andrea Cionci ha encontrado una palabra que significaría que Benedicto no renunció al papado sino al ejercicio del papado.
    Ha descubierto que en latín hay dos palabras una Ministerium que se refiere al ejercicio del papado (EJERCICIO del papado) y otra el Munus que se refiere al papado (o ministerio en otros idiomas).
    En toda la promesa de renuncia de Benedicto aparece la palabra Ministerium pero no aparece la palabra Munus por lo que es una promesa de renuncia al ejercicio del papado y no al papado.
    El segundo error que existe y que no conoce Andrea Cionci ni Roberto de Mattei sino que como abogado se lo suministro yo es la palabra «commissum» se lee:
    “Quapropter bene conscius ponderis huius actus plena libertate declaro me ministerio Episcopi Romae, Successoris Sancti Petri, mihi per manus Cardinalium
    die 19 aprilis MMV commissum renuntiare”,
    Es interesante estas palabras «commissum» porque significa compromiso o promesa.
    Jurídicamente una promesa o compromiso a realizar un acto jurídico no es el mismo acto jurídico al que uno se compromete.
    Demás está decir que Internet en distintos lugares no decía «commissum» sino «commissio» y «commissio renuntiare» es renunciar.
    Hace unos días Internet cambió «commissio» por «commissum» como surgía en el vídeo de la renuncia de Benedicto en donde decía “commissum”. En las imágenes y los audios de la renuncia en youtube aparece las palabras «commissum renuntiare» ver https://www.youtube.com/watch?v=6yKL4j1z-PU que quiere decir «comprometiéndome a renunciar», es decir, existe una promesa de renuncia a futuro que debió efectuarse en el futuro. En los otros sitios Internet decía «commissio» que era comisión y el traductor traducía «commissio renuntiare» por renunciar.
    Ahora, si uno lleva el texto anterior y lo pone en el traductor puede leer que el papa renunció según la traducción de Internet pero si uno sale de la traducción e introduce las palabras «commissum renuntiare» sin las comillas es traducida por «comprometerse a renunciar».
    Esto es importante porque no es lo mismo una venta que un compromiso a vender o una promesa de venta.
    Con lo cuál estamos diciendo que los algoritmos de Internet han captado el error impuesto por el ser humano de «commissio» y lo han corregido por «commissum» pero que una vez que sucedió esto han logrado que las distintas traducciones señalaran «commissum renuntiare» por renunciar en el texto de Benedicto en vez de «comprometerse a renunciar» como sería correcto según la traducción.
    Con lo que volvemos al tema de Bill y de Internet y de la caída del sistema del Vaticano y de los expertos que menciona Roberto de Mattei.
    Desde mi punto de vista todos ellos junto con Roberto de Mattei por ocultar la verdad y por confundir al pueblo no merecen llamarse católicos y ni siquiera merecen ser escuchados.
    Con lo que Benedicto en un acto que fue un error querido o no por Benedicto eso no nos importa, es decir, ha realizado un acto jurídico que ni siquiera es una renuncia al ejercicio del papado sólo ha hecho una promesa de renuncia a futuro al ejercicio del papado que exigiría otro acto con la renuncia definitiva, o sea, con el texto de la renuncia definitivo al ejercicio (ministerium) o al papado (munus).
    Es decir, que el texto que se presenta como renuncia no es renuncia a nada sino un compromiso o promesa de renuncia.
    Ahora, éste es el único punto o tema que debería discutirse y analizarse una promesa de renuncia al ejercicio del papado y no al papado no sólo es un acto erróneo para producir los efectos que se intenta que produzca y sólo es válido como promesa de renuncia al ejercicio del papado a futuro.
    Por lo que Benedicto sigue siendo papa.
    Bergoglio no es papa.
    Los cardenales elegidos por Bergoglio no son cardenales.
    Se va a producir una ruptura de la sucesión apostólica si no se soluciona el problema y el único interesado en ello parece ser Andrea Cionci y otros que lo secundan.
    ¿Uds. creen que en el futuro la gente va a ser más ignorante en materia religiosa que lo que es ahora?
    Y si ahora hay gente que se dio cuenta de ésto ¿qué es lo que va a pasar si los medios se ponen de acuerdo para hacer caer a la Iglesia?
    En una hora con el nuevo falso papa elegido en un falso cónclave con los falsos cardenales de Bergoglio la Iglesia se va a venir abajo.
    Es cierto que pueden creer algunos jerarcas que a los católicos se les puede hacer comer sapos.
    Pero los que hacen comer sapos no son Uds., la jerarquía, sino los medios.
    Si no se arregla este tema, el destino de la Iglesia quedará en manos de los poderosos de este Mundo.
    Con respecto a que la Iglesia según Mattei dice que siempre ha sido visible y eso no es verdad.
    No lo ha sido al comienzo sino que fue una Iglesia oculta muchas veces y de catacumbas.
    No lo fue en el arrianismo en que en un determinado momento san Atanasio debió dejar los templos para conservar la fe.
    No lo fue durante la cristeada en México y no lo es hoy en muchos países en donde impera el islam.
    Y no lo será en el fin de los tiempos donde todos los padres de la Iglesia hablan de una Iglesia de las catacumbas, un pequeño rebaño, una Iglesia dejada de lado e incluso suprimida.
    Por lo que proponemos a Andrea Cionci que si verdaderamente quiere hacer algo por la Iglesia se centre en la discusión de la renuncia y se olvide del código para no argumentar en forma débil sino tomar el punto más fuerte de su argumentación.
    Benedicto no renunció a nada que se estudie su promesa de renuncia palabra por palabra y se verá que es una promesa de renuncia el ejercicio no al papado y no es un acto suficiente para ser una renuncia a nada.
    A los demás les tocará tomar el texto y hacerlo decir lo que no dice como hace Internet.
    Nosotros leemos el texto y sabemos lo que dice y el que lee a este comentarista también lo sabe.
    Obre en consecuencia.
    Estudie el texto de la renuncia en latín y podrá saber si lo que decimos es verdad sólo necesitará seguir nuestros pasos.
    Lo demás es embarrar la cancha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *