Intrigas palaciegas en la Soberana de Malta: un muerto muy vivo, el Vaticano y la bolsa, el Papa Francisco y Becciu, Eucaristía y sacerdocio.

|

Siguen coleando las intrigas que rodean la muerte del Gran Maestro y todo presagia nuevos episodios en el gobierno de la Soberana Orden de Malta. Los mas maliciosos, y hay muchos y bien documentados, ven detrás de todo esto el interés del Vaticano de poder disponer de la caja fuerte de la orden y de su patrimonio en momentos de gran necesidad y para esto hay que contar con complicidades internas y con el control total de los mecanismos de la Soberana. Lo que no tenemos ninguna duda por cómo se han desarrollado los hechos es que el Papa Francisco capitanea directamente la operación a través de dócil y complaciente cardenal Becciu. Becciu debe su vida a que el Papa Francisco decida no ver su complicado historial que inicia en sus años de París y llega hasta las últimas operaciones ‘opacas’ de Londres.

Della Torre era un hombre de la casa y hacía lo que se le pedía sin rechistar y sin hacer preguntas incómodas. Nunca la Soberana pudo caer más bajo ni Della Torre llegar más alto. A pesar de la epidemia, se han querido quitar el muerto de encima cuanto antes para que su recuerdo y todo lo que rodea su muerte se olviden y pasemos a un nuevo capítulo.  A última hora de la mañana del martes 28 de abril, el Gran Maestro fue llevado a una clínica médica romana privada y de confianza, ARS medica, especializada en ginecología. Al mismo tiempo, se envió un correo electrónico a todos los que se llaman «capitulares» de la Orden con tres archivos adjuntos. La primera fue una carta del Gran Comandante en la que pedía oraciones por la salud del Gran Maestro. El segundo, el más importante, fue la convocatoria oficial de un Capítulo General Extraordinario de la Orden del 6 al 8 de noviembre de 2020, firmado por el Gran Maestre, con el fin de aprobar la notoria reforma. Y finalmente, el tercer anexo fue una carta del Gran Canciller (Boeselager) que comunicó que había enviado el borrador de la «reforma constitucional» de la Orden a la Santa Sede, es decir al Cardenal Becciu, el delegado especial del Papa. La carta con la que el Gran Maestro convocó al Capítulo General está fechada el 28 de abril, el mismo día en que fue colocado en su lecho de muerte.

Es muy extraño que un paciente de cáncer de 75 años hospitalizado con urgencia y que esté a punto de morir unas horas más tarde en el mismo momento firme una carta tan importante. Toda la situación apesta a intriga palaciega. Además, en el comunicado oficial que anuncia la muerte de Dalla Torre no aparece la hora exacta de la muerte, como suele ser habitual, sino solo un vago y genérico «después de la medianoche».

<

El capítulo general es el momento más importante de toda Orden religiosa. Un capítulo general «extraordinario», en el que se debata una reforma sustancial, es aún más importante y más en los momentos de crisis de la Soberana. Hemos visto como se ha intentado involucrar a la Orden en un cierto ámbito de geopolítica, liberándola de las posiciones éticas católicas clásicas, y alinearla ideológicamente con el eje globalista, de hecho recientemente ha declarado abiertamente que estaba explícitamente a favor del controvertido «pacto global» y favorable a la inmigración indiscriminada. Se han secundado las posiciones papales sobre estos asuntos, explotando las obras de caridad, que deberían ser obras de fe, no políticas,  así como la propia Orden, cada vez más despojada de sus casi mil años de identidad antigua como Orden religiosa y cada vez más cerca de convertirse en una ONG a través de un proceso de laicización invasiva.

El Boletín Diario de la Oficina de Prensa del Vaticano del sábado 2 de mayo pasado informó la noticia de que en la mañana el Santo Padre recibió al Cardenal Becciu «El Delegado Especial de la Soberana Orden Militar de Malta». El hecho de que este título haya sido expresamente indicado, en lugar de su título principal de Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, no deja mucho espacio a la imaginación en cuanto a qué tema exacto el Santo Padre quería discutir con Becciu. Una vez más la política es un juego sutil en el que nada es predecible porque todo es posible.

El Papa Benedicto XVI sigue más presente que nunca con sus últimas intervenciones y se abre paso como una de las voces más autorizadas en este momento de crisis, sanitaria sí, pero también social, económica y política en tiempos de pandemia. Los intentos reiterados de silenciarlo y reducirlo al viejo abuelo que chochea están teniendo el resultado contrario y han creado un enorme interés sobre sus medidas intervenciones.

Los cambios litúrgicos con motivo de las medidas sanitarias en tiempos de peste son objeto de varios artículos, creemos que estamos viviendo momentos de convulsión, es importante ser prudentes y esperar a que las cosas se asienten. Sin duda que todo pasa por el máximo respeto y veneración a la Eucaristía que se está convirtiendo en el centro del problema. Nos esperan meses, esperemos que solo meses, de restricciones sociales y nos tendremos que acostumbrar a convivir con el virus en nuestras celebraciones. La Eucaristía y el sacerdocio que la hace posible no son negociables.

Hoy los sacerdotes en España celebran a su patrón San Juan de Avila y terminamos con un testo suyo sobre la Eucaristía: «Pues ¿qué gracias te daré, Señor? ¿Cómo te alabaré por tal dádiva como esta? ¿Dónde merecí yo tal honra? ¿Dónde me vino tal dignidad que quieras tú, Dios mío hacerme participante de ti? ¿Cuál de tus beneficios se puede igualar a este? Grandísimo es el beneficio de tu encarnación, en el cual tuviste por bien de tomar mi humanidad en ti; mas aquí dasme la humanidad junto con la divinidad, para que, recibiéndola y encorporándola conmigo, venga a hacerme una cosa contigo.»

«Cuando vaya y os prepare un lugar, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo estéis también vosotros.»

Buena lectura.

 

PRETE IN CRISI: “NON VOGLIO PRENDERE GESÙ CON IL PRESERVATIVO”.

Vaticano, l’accusa di Ratzinger: «Mi vogliono silenziare»

La «battaglia» di Benedetto XVI sui valori in tempi di pandemia

Papa Francesco: «Ue collabori per affrontare conseguenze del coronavirus»

Vaticano, un francescano al posto del cardinale Bagnasco: così Papa Francesco ridisegna la Chiesa

Una telefonata, Bergoglio e i papi dannati

La Chiesa aiuta i nuovi poveri: «Portiamo il cibo di casa in casa»

Papa robot?La fase 2 ci impedirà di vedere la Chiesa adattarsi alle messe su internet

PALACE INTRIGUES ON THE FUTURE OF THE ORDER OF MALTA?

Comentarios
7 comentarios en “Intrigas palaciegas en la Soberana de Malta: un muerto muy vivo, el Vaticano y la bolsa, el Papa Francisco y Becciu, Eucaristía y sacerdocio.
  1. Varios obispos han promulgado un decreto que obliga sin excepción a administrar la sagrada comunión en la mano. El decreto se opone en este punto a la instrucción de 1969 (AAS 61 (1969) 546-547) que autorizaba la entonces novedad con la cautela de que no se hiciera modo obligatorio. Redemptoris Sacramentum, 92 indica que todo fiel tiene siempre derecho a elegir si desea recibir la sagrada Comunión en la boca. Y en el punto 182: «En los casos de mayor dificultad, el Ordinario, no omita solicitar el parecer de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos». ¿Podría tratarse de decretos nulos por haber el obispo traspasado los límites de su competencia (RS 176)? Agradecería mucho aclaración en este punto.

  2. Es Vox Populi que la orden de Malta es guarida de masones. Todo este drama deja al descubierto el modus operandi de la logia dentro de lo que fue por siglos un bastión para la defensa del Católicismo.

    1. No toda la gente es como tú Carlos Núñez de la inmundicia. Con lo que tienes para tener la boca cerrada y sigues aireando tu desvergüenza

    2. San Juan Bosco decía que muchos sacerdotes se condenaban por robar. Parece extraño, pero no me atrevo a contradecirle. Y el robo, claro, no era a mano armada, sino de coger o destinar fondos que por su cargo administraban, de forma indebida o con destinos que no eran apropiados.
      Y lo de cambiar reglas, estatutos y constituciones pues suena mal y , para cita otro Santo, San Ignacio: «…en tiempo de desolación no hacer mudanza». ¿En estos tiempos, con lo que está sucediendo, es lo querido por Dios cambiar, o no será más bien el diablo bajo angel de luz…?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *