PUBLICIDAD

Hacia la religión universal, el ecocidio del Papa Francisco, el país ‘sui generis’ del Vaticano, la santa clandestinidad.

|

Misa en San Pedro con motivo de la ordenación episcopal de Don Guido, el maestro de ceremonias, en el altar papal, y con nuevo maestro. Como curiosidad, más que evidente, esta ordenación a suscitado mucho más interés que la apertura del sínodo de los sínodos. Basílica llena, mucho mejor nivel musical, con los clásicos límites del Papa Francisco, estas cosas pueden reflejar amores, o pueden ser también reacción a desamores. La larga procesión del papa atravesando la nave central ha sido suprimida, el Papa Francisco tiene crecientes problemas de movilidad que se intentan disimular seleccionando las imágenes.

Durante varios años la predicación y la actividad del Papa Francisco tuvieron como tema casi único el de la migración. Ahora el Pontífice está completamente absorto con la ecología. Los medios vaticanos, y el Vaticano con todos sus medios, se ha volcado con la ecología integral. El mismo Papa Francisco tenía decidido estar en la reunión del COP26 en Glasgow con sus amadas Naciones Unidas, en la que 190 líderes mundiales se reunirán con decenas de miles de negociadores para establecer un plan contra el cambio climático. Pretenden enfriar el planeta, todo,  de aquí a 2030, podían hacer un pequeño ensayo apagando el volcán de La Palma, con cambios radicales en los planes y consumos energéticos. El Papa Francisco y la actual administración del Vaticano, están empeñados en que el compromiso ecológico sea visto como un deber espiritual, según la Laudato si ‘. El 7 de octubre, el Papa Francisco con la directora de UNESCO Audrey Azoulay,  inauguraba en la lateranense, el nuevo ciclo de estudios en Ecología y Medio Ambiente.  El mismo día en el Coliseo oración a favor de la «casa común»con tonos y términos que son textualmente los mismos  de la Thurnberg.

La sinodalidad,  tema dominante que se pretende imponer a toda la Iglesia, parece convencer mucho más a  heréticos y cismáticos que a los católicos. Caminamos hacia un parlamento de religiones, presidido por el obispo de Roma, que representa el brazo espiritual de la ONU. Es lo que nos cuenta el de Canterbury,  Welby , parece que a cambio de la renuncia a la universalidad de la Iglesia romana,  han ofrecido al Papa la presidencia de esta nueva confederación. Welby da sus consejos sobre cómo introducir la sinodalidad en la Iglesia católica siguiendo  la experiencia anglicana:  “Durante nuestra reunión del martes por la mañana hablamos sobre la necesidad de que la Iglesia no se quede estancada, no esté inmóvil, sino en el camino. Y allí, creo, tenemos la misma comprensión de la eclesiología, de lo que significa ser Iglesia o caminar juntos».  Iniciar procesos como le gusta al Papa Francisco que tienen toda la pinta llevarnos a una mutación de la fe, una nueva revelación que se «respira» al escuchar al mundo.

El Papa Francisco pide la liberalización de las patentes de vacunas por parte de los laboratorios en el mensaje al encuentro de los Movimientos Populares y llama a  cambiar «nuestros modelos socioeconómicos, para que tengan rostro humano, porque tantos modelos lo han perdido». Las medidas concretas son: «Salario universal y reducción de la jornada laboral», no podemos «volver a patrones anteriores» porque «sería verdaderamente suicida y, si me permites forzar un poco mis palabras, ecocida y genocida». En estas cosas, lo decimos siempre, el Papa Francisco lo tiene muy fácil y lo puede aplicar de forma inmediata en el Vaticano como máxima y absoluta autoridad civil. Reduzca la jornada a la mitad, se supone que manteniendo los míseros salarios, y contrate a otros tantos, verá como todo se soluciona y llegamos al mundo feliz. Mucho nos tenemos que consejos doy…

Las víctimas de abusos están enfadadas: «Estamos entristecidos por los sobrevivientes y preocupados por el fallo de la Corte Europea de Derechos Humanos y creemos que las víctimas merecen algo mejor que los tribunales seculares». La asociación estadounidense de víctimas cuestiona radicalmente la decisión de la Corte de Estrasburgo que, rechazando la demanda interpuesta por 24 víctimas de nacionalidad belga, francesa y holandesa, dictaminó que el Vaticano, como un estado soberano y como tal poseedor de «inmunidad», no puede ser demandado por casos de abuso sexual. “El Vaticano está lejos de ser un país normal. Es un enclave amurallado dentro de la ciudad italiana de Roma que ocupa solo 110 acres. En 2015, su población se estimó en 842 habitantes. (…) las nociones apoyadas por la sentencia, de que el Papa no es el jefe de sus obispos y que la Santa Sede no ha autorizado el encubrimiento de los abusos por parte de los obispos, es demostrable que no son ciertas».  Consideran que el Vaticano es una religión disfrazada de país, razón no les falta, especialmente cuando se invoca para evitar la rendición de cuentas por violaciones de derechos humanos que ocurren fuera de su diminuto territorio.

La Fundación Centesimus Annus Pro Pontifice, considerada un nido de masones, tiene su Conferencia Internacional el  21-22 de octubre, el tema:  «Solidaridad, cooperación y responsabilidad: los antídotos para combatir las injusticias, las desigualdades y las exclusiones».

Interesante artículo de Peter Kwasniewski, en One Peter Five, sobre las ordenaciones clandestinas centrado en la lección de Wojtyła y Slipyj. Son tiempos de la  Ostpolitik, de la  estrategia del Vaticano de cumplir con  los comunistas de Europa del Este a cambio de cierta tolerancia.   Wojtyla nunca dudó de las buenas intenciones de Pablo VI en su Ostpolitik, y ciertamente fue consciente del tormento personal del Papa intentando «salvar lo que puede salvarse».  Wojtyła y uno de sus obispos auxiliares, Groblicki, ordenaron clandestinamente sacerdotes para  Checoslovaquia, a pesar de que la Santa Sede lo había prohibido y  no informaron. No los consideró como actos de desafío a la política del Vaticano, sino como un deber para con los hermanos en la fe que sufren. El cardenal Wojtyła simplemente desobedeció la prohibición papal de tales ordenaciones y procedió de todos modos, con la participación de su obispo auxiliar y la conciencia de los superiores en cuestión.

A partir de 1965, comenzó a educar y ordenar candidatos encubiertos al sacerdocio de países comunistas como Ucrania, Lituania y Bielorrusia, donde  se habían cerrado seminarios.  Wyszynski conocía el hecho, posiblemente no los detalles, de estas actividades porque si las autoridades hubieran sabido algo, lo más probable es que hubieran arrestado a Wojtyla. Es evidente que lo que hizo en Cracovia fue totalmente justificado y aumenta, en lugar de disminuir, el prestigio de su persona.

Otro caso es el del  cardenal Josyf Slipyj (1892-1984), en Ucrania, con causa de canonización introducida, que fue más lejos y realizó  ordenaciones episcopales ilegales. Slipyj vivía exiliado en Roma después de pasar 18 años en un gulag soviético, temía por el futuro de la iglesia en su país y ordenó en secreto a tres obispos, sin el permiso del Papa Pablo VI. La consagración de obispos sin mandato papal es un delito canónico gravísimo, con pena de excomunión. Pablo VI, que probablemente sabía lo que había hecho Slipyj, no impuso ninguna sanción. Slipyj decía que  había sido menos maltratado por los ateos en la Unión Soviética que en Roma. Uno de los obispos clandestinos fue Lubomyr Husar, reconocido por  Juan Pablo II y nombrado  cardenal en 2001. El derecho canónico simplemente no tuvo ningún efecto siendo claro que Wojtyła y Slipyj los han violado incuestionable y conscientemente.  Puede haber situaciones de anarquía o disolución, de corrupción o apostasía, en las que las estructuras ordinarias se convierten en impedimentos y no facilitan  la misión de la Iglesia. Está claro que reconocemos una ley más fundamental que la de los dictados canónicos: ‘salus animarum suprema lex’.

«…el que quiera ser grande, sea vuestro servidor.»

Buena lectura.

Pedofilia: immunità Vaticano, le vittime non ci stanno

Fondazione Centesimus Annus Pro Pontifice. Convegno Internazionale, Città del Vaticano 21-22 ottobre 2021 “Solidarietà, cooperazione e responsabilità: gli antidoti per combattere le ingiustizie, le disuguaglianze e le esclusioni”

Papa: “Salario universale e riduzione dell’orario per superare la crisi”

Vaccini, Papa Francesco: «I grandi laboratori dovrebbero liberalizzare i brevetti»

Kwasniewski: Ordinazioni Clandestine. La Lezione di Wojtyla e di Slipyi.

Papa Francesco e la sinodalità ecologica

Ayúdanos a seguir informando

6 comentarios en “Hacia la religión universal, el ecocidio del Papa Francisco, el país ‘sui generis’ del Vaticano, la santa clandestinidad.
  1. 😂
    «Sinodalidístico, sinodalidoso…», (Mary Poppins volando con paraguas y mandil)
    Un masón de la masonidad ¿debería ser llamado Su Masonidad?

  2. Lo que hicieron Wojtyła y Slipyj se llama «epiqueia» o interpretación de la ley en conformidad con la mente del legislador. En este caso «sumprema lex salus animarum», la salvación de las almas es la suprema ley.

  3. No llego a entender cómo le ponen Sínodo de la sinodalidad, si no es con el propósito de provocar risas.
    Se están burlando de nosotros, o haciendo que todo se vuelva risueño, ridículo y líquido.
    Como decir Fiesta de la festividad, Unión de la unidad, Masón de la masonidad.
    No es serio y está impuesto.

    1. «Sinodalidístico, sinodalidoso…», (Mary Poppins volando con paraguas y mandil) Un masón de la masonidad ¿debería ser llamado Su Masonidad?

  4. Después de leer sobre estas ordenaciones episcopales ilegales, pero necesarias, y visto la situación actual de la Iglesia, cada día le doy mas razón a Mons. Lefrebre.
    Es muy sintomática la frase de Slipyj, de que había sido mejor tratado por los ateos, que por Roma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *