PUBLICIDAD

Entre principios y estrategias, el Papa pacifista armado Francisco, ‘fe de erratas’ de la Praedicate Evangelium, el Vaticano cierra las monjas antivacunas.

|

Es complicado moverse en un mundo plagado de continuas contradicciones, llega un momento que ‘uno no sabe qué pensar’. Cuando nos enfrentamos a los artículos de cada día encontramos diversas interpretaciones de un mismo hecho. Incluso las mismas personas, está de moda, cambian de opinión con mucha facilidad. Es la diferencia entre alguien que tiene un verdadero pensamiento y el que actúa siguiendo la conveniencia del momento. Se separan los principios del comportamiento y sabemos que si no se vive como se piensa, se termina pensando cómo se vive.

Tosatti nos trae en artículo sobre Juan Pablo II, Benedicto XVI y su visión cultural y política, en particular sobre Europa. En la celebración eucarística, que precede al inicio de un cónclave, la Iglesia de Roma invoca repetidamente el don de «un pontífice agradable a Dios y enteramente consagrado al servicio de su pueblo» y «el don de un papa según el corazón de Dios» y de «un pastor santo que ilumina a tu pueblo con la verdad del Evangelio». La Sucesión Apostólica es «un gran don de la Divina Misericordia a la Iglesia», pero todo Pontífice aparece también elegido, inevitablemente, para responder al contexto sociocultural y «a los signos” de su tiempo. Franz König,  en 1976,  dos años antes de la elección de Juan Pablo II:  «Estoy convencido de que la renovación de los valores y de la misma religión cristiana vendrá de Europa, de la misma Rusia, de esa parte del mundo actualmente bajo un régimen comunista, y en el que el ateísmo estatal no ha logrado abrirse paso. En todo caso, ahora debemos dirigirnos a personas que están más familiarizadas con el ateísmo que con la religión”.

Juan Pablo II fue enérgico y profético al señalar el profundo mal de la Europa contemporánea y del mundo «en el hecho de que todo el sistema sociocultural, ignorando la ética y la religión, por ahora se limita a la producción de bienes y servicios”. En Joseph Ratzinger su carisma escapa de lo emocional para dar forma a lo racional: “La medida del verdadero humanismo adulto no es una fe que sigue las olas de la moda y las últimas novedades; adulta y madura es una fe profundamente enraizada en la amistad con Cristo. Es esta amistad la que nos abre a todo lo bueno y nos da el criterio para discernir entre lo verdadero y lo falso, entre el engaño y la verdad. Debemos madurar esta fe adulta, debemos conducir a esta fe. Y es esta fe, solo la fe, la que crea la unidad y se realiza en la caridad”. Wojtyla fue «el Padre» de una Europa mutilada, por los cismas ideológico-políticos del siglo XIX e incapaz de escapar del síndrome contemporáneo de «eterna crisálida». Ratzinger se atreve a recordar abiertamente la apostasía intelectual, incluso antes que religiosa, de la cultura europea; y denuncia el peligro de que los europeos se hundan en esa «crisis secular de pensamiento y de conciencia», el “suicidio de la «Europa civil” y del fin de su “vocación universal”, humana, intelectual, social y, finalmente, religiosa.»

Cuando se pretende quedar bien con todo el mundo, lo normal es que se queda mal con todos. Vivir el día y hacerse el simpático es la fórmula feliz de muchos de nuestros gobernantes de hoy. El Papa Francisco se presenta como un ‘anti belicista’ al estilo de los primaveras del 68 y, al enfrentarse con la cruel realidad, el castillo se desmorona. Vivimos sumidos en el caos y en la confusión, cosas del discernir que hoy puede ser blanco y mañana negro y después depende. Si hay un ‘derecho’ a defenderse este hay que ejercitarlo de alguna manera. El Papa Francisco nos dice que: «Crear la conciencia de que gastar en armas,  ensucia el alma, ensucia el corazón, ensucia la humanidad”. «Ciertas opciones no son neutras, destinar una gran parte del gasto a las armas significa quitárselo para otra cosa y continuando llevándoselo de nuevo una vez a los que carecen de lo necesario. Un tema prioritario, en cambio, es el acceso al agua, especialmente al agua potable”, un tema prioritario para la vida del planeta y para la paz entre los pueblos” que “concierne a todos”.

Europa ha decidido crear una unidad ‘especial’ militar con unos miles de soldados, la mayoría de los países está aumentando su gasto militar en cantidades muy significativas. Parolin, en aparente contradicción con el Papa Francisco:  «el derecho a defender la propia vida, el propio pueblo y la propia patria implica a veces también el triste recurso a las armas»,  el recurso a las armas no puede ser la primera opción, pero «la ayuda militar a Ucrania puede ser comprensible». El propio Vaticano , en donde residen el Papa Francisco y Parolin y un buen número de pacifistas de diseño, se dota de seguridad, sus muros son bien conocidos, cuenta con dos cuerpos de seguridad que superan los 300 ‘hombres’, aquí no hay mujeres, que van armados. Su territorio está sembrado de cámaras de seguridad y con su sala de control en el cuartel de la gendarmería siempre operativa. Los alrededores del Vaticano, ya hablamos de territorio italiano, están sembrados de puestos del ejercito y  contamos con una comisaría especial de la policía italiana. La residencia del Papa Francisco cuanta con vigilancia continua en su entorno, dentro de los muros la gendarmería pontificia y fuera la italiana. En el vestíbulo siempre hay seguridad y delante de la puerta de su habitación, siempre un guardia suizo. La seguridad del Papa Francisco puede suponer, sin problemas, el trabajo de unos mil efectivos armados, nada mal. Nadie parece dispuesto a retirar ni unos solo, en todo caso incrementarlo, empezar por el ejemplo podría dar mucha autoridad, predicar pacifismos dentro de la fortaleza suena muy falso.

El nuevo embajador de Ucrania ante el Vaticano, Andriy Yurash, ha invitado al Papa Francisco a «poner los pies en suelo ucraniano». En el Vaticano, la preocupación por la guerra en Ucrania es muy alta:  “La situación es mucho más grave de lo que uno podría imaginar”. La preocupación es la evidente falta de voluntad para admitir que existen «intereses legítimos» que están en  ambos lados del conflicto, con un riesgo creciente de un enfrentamiento directo entre la OTAN y Rusia.

El presidente ucraniano Zelensky se dirigirá al Parlamento italiano, que votó prácticamente por unanimidad apoyar la invasión, incluso con material militar.  Al ponerse con convicción del lado de los ucranianos, no quieren oír hablar de una tercera guerra mundial que ya ha comenzado y mucho menos de «cielos cerrados» o zonas de exclusión aérea, que detrás de la aparente neutralidad del término en realidad significa arriesgarse a una guerra nuclear.

El bajo nivel de los documentos de este pontificado hace que nos deparen continuos episodios disparatados. La Praedicate Evangelium no ha visto la luz y el propio Mellino, secretario del Consejo cardenalicio, admite que utilizar la expresión «Forma extraordinaria» para la Misa romana es un «error», nada mal después de una década de trabajo. La sección será  ‘reescrita’ para contener la  concesión del Papa Francisco a la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, a la que se le ha «permitido» continuar usando el Rito Romano. Da la impresión de que el Papa Francisco no ha leído la versión final, o quizás no está y apara muchas finuras y se le escapen detalles. Ya en su primera edición aparece con ‘fe de erratas’, ¿el resto es fiable?. Quién hace un cesto hace ciento y nos tememos que se ha abierto la cadena de ‘errores’.

Para algunos, la  nueva estructura de la curia del Papa Francisco sigue  la de la Compañía de Jesús.  La Curia se había convertido en un organismo dotado de un poder propio muy fuerte, especialmente  la Secretaría de Estado, en la Compañía de Jesús todos los oficios están al servicio del Superior General. En la nueva Constitución:  «la Curia romana es ante todo un instrumento de servicio para el sucesor de Pedro para ayudarlo en su misión de principio y fundamento perpetuo y visible de la unidad tanto de los Obispos como de la multitud de los fieles».

La constitución de Praedicare Evagelium, en el horno durante años, está cocida, pero hay quien la considera indigesta, llena de  «graves incoherencias»,  de «pasajes opacos y tristes» y «con una obvia concepción burocrática y de arriba hacia abajo». La propaganda y los editoriales no son suficientes para enderezar un rumbo equivocado, la mera comparación de los nombres de algunos  departamentos pone de manifiesto  la existencia de  duplicaciones de funciones y tareas. En tiempos del sínodo de los sínodos vemos que de la Constitución el Papa emerge aún más soberano, más autárquico, más «hombre solo al mando».  No parece un documento escrito con visión de futuro, audaz y encaminado a preparar a la Iglesia  para afrontar los tiempos difíciles que se avecinan.  La Constitución adapta un texto legislativo de hace más de treinta años y parece haber sido redactado únicamente para este pontificado.

El monasterio benedictino de Santa Catalina de Perugia cierra sus puertas. Inesperada visita apostólica en febrero y el traslado de sus monjas:  «El visitante encontró todo en orden, excepto que no estamos vacunadas».  «Me enteré de la visita por Monseñor Bassetti, pero él desconocía los motivos. En el decreto se subraya mi conducta inapropiada: ¿debí obligar a mis hermanas a hacer algo que no querían hacer, arriesgándome a una denuncia?». El único defecto sería la obstinada voluntad de las monjas de no vacunarse y de la abadesa de no obligarlas a hacerlo. “Es verdad, puedo confirmar que esta es la única explicación que me dieron al final de la visita apostólica”. Ninguna monja ha tenido el virus en estos dos años y han  gozado de excelente salud. La terca abadesa lo tiene claro: «¿Se vacunará? Mira, en este momento realmente creo que nunca lo haré». Con lo que está cayendo y lo que puede venir,  ¿no hay otra cosa mejor que hacer en el Vaticano?

Vuelven las celebraciones en la Plaza de San Pedro después de dos años, desde marzo de 2020, la primera  el Domingo de Ramos, 10 de abril, y la Misa de Pascua, 17 de abril, el viernes 15 de abril habrá Vía Crucis en el Coliseo.

«¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?».

Buena lectura.

 

In sinodo, tutti insieme. Verso l’autodistruzione della Chiesa cattolica

Riflessioni sparse nell’era dei bambini onnipotenti al potere. Per capire (spiegare non è giustificare) cosa sta succedendo realmente in Ucraina – Parte 18

La riforma di “Praedicare Evagelium”? Per “Il Sismografo” è “verticistica e burocratica”

La riforma di papa Francesco vista da un prete in Cina

Il pg del Vaticano Diddi cerca di dare una mano come giurista (autorevole?) agli imputati di Forza Nuova. Il che è lecito quanto inopportuno

Papa: torna messa a piazza San Pietro e Via Crucis Colosseo

Il Papa a Kiev? Con Francesco tutto è possibile

Calabrò: «La riforma della Curia non è un ‘lifting’, è una riforma spirituale e strutturale»

Vaticano pasticcione: PE verrà «corretta» a breve

Monache rifiutano il vaccino: il convento viene chiuso

Guerra Russia-Ucraina, Papa Francesco: “La spesa per le armi è uno scandalo, non è una scelta neutrale”

Codice Ratzinger: preghiera (di riparazione?) per la Russia e gli elogi – apparenti – di Benedetto XVI a «papa Francesco»

Crisi Ucraina, il Papa: «La spesa in armi è uno scandalo, non è una scelta neutrale»

Papa Francesco ai bambini dell’Antoniano: la pace è armonia delle differenze

Gian Pietro Caliari: Wojtyla, Ratzinger e il Destino dell’Europa.

Comentarios
5 comentarios en “Entre principios y estrategias, el Papa pacifista armado Francisco, ‘fe de erratas’ de la Praedicate Evangelium, el Vaticano cierra las monjas antivacunas.
  1. Entregar armas a Ukrai ia es una locura. Su go ierno es un títere de EUUU y la OTAN desde que estos protagonizaron un golpe de estado en 2014. Parece que Parolin mete de la diplomacia no tiene ni idea de los antecedentes de conflicto actual. Además, nUkrainia no puede ganar este conflicto. Po.onia está hablando de intervenir y recuperar territorios que perdió al final de la II Guerra Mu dial. Otra locura porque Polonia es de la OTAN y Rusia no permitir a que se involucre la OTAN en Ukrainia. Los polacos han de tener cuidado.

  2. Es increìble, el papa Francisco ha generado un nuevo pecado: no vacunarse! Seguramente lo pondrà en lugar de alguno de los mandamientos de Dios a Moisès, que han sido descartados por èl (como» no fornicar», que parece que ya no corre)…

  3. Lo del convento no tiene explicación ni humana ni divina, pues contradice lo expresado por la Congregación para la Doctrina de la Fe:

    «la vacunación no es, por regla general, una obligación moral y que, por lo tanto, la vacunación debe ser voluntaria».
    Tanta «rigidez» en lo que no le compete a la Iglesia, y tan poca en lo que compete a las enseñanzas de Jesucristo, como en el evangelio de hoy Mt 5, 17…..

  4. ¡Qué cuentas va a tener que dar el papa a Dios con su actitud de adhesión a los canallas del NOM, promoviendo (y obligando a los religiosos) las peligrosas inyecciones génicas, puramente experimentales, que ya han causado la muerte de mies de personas y enfermedades graves a millones! Es inconcebible su postura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.