El virus del agotamiento, el Vaticano aletargado, el Papa Francisco sigue en cuarentena, la normalidad anormal.

|

Se nota el cansancio. Los días pasan y nada pesa tanto como el alma cuando está cansada. Después de sufrir un aislamiento sanitario en el que hemos descubierto que aguantar a los demás puede ser difícil pero mucho menos de soportarnos a nosotros mismos. La pandemia no termina y nos está agotando y obligando a un estilo de vida al que no estamos acostumbrados. En un primer momento creíamos que era cosa de días y que todo volvería con fuerza a la ‘normalidad’, no es así. La vacuna no llega, nadie sabe si llegará y si llegando será efectiva. El virus sigue vivo y contagiándose y más tiempo pasa más entendemos que nuestras vidas no regresarán a lo que hemos conocido y llamado normalidad. La normalidad para nosotros es ahora lo que estamos viviendo, pensar en normalidades pasadas que regresarán en el futuro se va desvaneciendo en el imaginario colectivo.

La Iglesia está paralizada. Hemos defendido a los miles de sacerdotes que con sus pobres medios has estado muy presentes en medio de sus fieles, es su sitio natural y están siempre a su lado, viven a su lado, con sus alegrías y penas, no necesitan ir al encuentro de nada ni de nadie., nacen y viven encontrados. Pero es evidente que hay una iglesia, que solemos llamar oficial, nuestras crecidas y costosas curias, nuestras conferencias episcopales llenas de funcionarios de campanillas, la enorme e inútil curia romana, que han cerrado por pandemia y no saben como abrir de nuevo. El Papa Francisco sigue encerrado, nos dicen que hay miedo personal e institucional a que el virus afecte al pontífice reinante. El miedo no proviene de cariños a la persona del Papa Francisco, los estrategas saben que muerto, o jubilado, el papa se hace otro. El problema es que un cónclave en las actuales circunstancias es complicado y de consecuencias imprevisibles. Se han nombrado en los últimos años muchos cardenales de la periferia que tendrían muy complicado acercarse a Roma es estos momentos y esto podría constituir un colegio reducido con resultados no deseados.

Vemos cómo se intenta recuperar la normalidad anterior, hoy con el meeting de Rímini en otros tiempos tan influyente en la sociedad italiana. La presencia de políticos y eclesiásticos de campanillas era habitual y la pelea por aparecer en primera página. Este año lo tenemos deslucido, mucho mensaje escrito y pocas presencias. Es lo que vemos en tantos ámbitos, planes, sínodos, escuelas, hasta las ocurrentes, convenios, encuentros se han suprimido y no sabemos si volverán. Como otra cosa no se nos ocurre, solo se nos ocurre desplazar a cuando sea posible, entrando la vida diaria en una absurda espera inútil y vacía. El evangelio nos enseña a vivir el tiempo presente no solamente el tiempo favorable, nuestro tiempo es este y no volverá, esperar sentados a que las cosas cambien es de lo más irracional. Tenemos que hacer lo que es posible hacer y pedir que Dios nos ilumine en cómo vivir el presente, nuestro presente, nuestro único presente. Septiembre se acerca y la pretendida vuelta a la normalidad se aleja.

<

El Papa Francisco se intenta hacer presente en las noticias con pequeños, demasiado pequeños, envíos de material sanitario a Brasil. Esto no arregla mucho las cosas de receptor y más parece la necesidad de hacerse vivo del emisor.

Las normas sanitarias en las parroquias e iglesias se están cumpliendo escrupulosamente en general. Los párrocos saben que son observados y que pueden ser noticia por cualquier tontería. Parece que en las mezquitas se está haciendo la vista gorda y no se están cumpliendo las más elementales normas anti contagio.

«Pues nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido; ¿qué nos va a tocar?»

Buena lectura.

BASSETTI, L’ASSUNTA, LA RU 486. PEZZO GROSSO: CHE VOLEVA DIRE?

PAPA/ Francesco al Meeting: come tornare a stupirsi del bene per restare uomini

Meeting di Rimini: tutto pronto per l’apertura

INTERVISTA A GIANLUIGI NUZZI

Papa Francesco dona apparecchiature mediche al Brasile per curare il Covid 19

Il Papa saluta Meeting di Rimini: «Pandemia ha destato capacità di stupire»

VIGANÒ: GLI ZELATORI DEL VATICANO II NON TOLLERANO DISCUSSIONI…

VIGANÒ ALLE MAMME: SALVATE I FIGLI DALLA DITTATURA GLOBALISTA

Papa Francesco sarà denunciato alle Nazioni Unite per aver nascosto il caso Próvolo

In moschea senza distanze e mascherine. Per la Protezione Civile è ok

“Al tempo di Gesù, i lebbrosi venivano respinti in quel modo”. Papa Francesco incoraggia “la suora dei trans”. L’iniziativa di un condominio per ospitarli

Comentarios
2 comentarios en “El virus del agotamiento, el Vaticano aletargado, el Papa Francisco sigue en cuarentena, la normalidad anormal.
  1. Gracias Specola, por la noticia sobre las mezquitas en Milán, espero que algunos pretes se pongan atentos y comiencen a abrir los templos para los fieles, no nos engañemos, el virus corona, en proporción, es menos virulento que la gripe, vayan todos los milaneses de fe a las parroquias, dónde haya curas que tengan fe. Y no amaron tanto su vida que temieran la muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *