PUBLICIDAD

El terror a Benedicto XVI y el arma de distracción masiva, buscar la verdad y la justicia, la música sacra nos lleva a Dios.

|

 

El domingo y el Papa Francisco ha celebrado en la Basílica de San Pedro. Las noticias de hoy siguen con el ‘escándalo’ del informe sobre abusos que tiene cómo centro las acusaciones a Benedicto XVI. Lo definíamos ayer como un informe a la francesa debido al total descrédito en el que ha caído el  macro informe Sauvé. Estamos en continuas operaciones de fango con objetivos muy concretos que a estas alturas solo son invisibles para el que no quiere ver.  Los primeros damnificados son los sacerdotes que se ven envueltos en una nube de dudas sobre su honorabilidad y pasan todos, todos, a ser considerados presuntos criminales, como si el delito fuera unido a un oficio. La consecuencia es intentar destruir el sacerdocio católico empezando por el celibato que es el objetivo primero, pero no el último. Se pide que el próximo sínodo acometa reformas «revolucionarias» para la vida de la Iglesia católica,  así el cardenal luxemburgués Hollerich SJ,  elegido por el Papa Francisco como relator general.

Los segundos grandes damnificados de todo este fango son las víctimas a las que se utiliza sin importar su dolor y su derecho a obtener justicia. Se reducen a datos estadísticos, sin verificar los hechos, y negándoles, de hecho, la posibilidad de denunciar los hechos probados ante los tribunales correspondientes. El uso, casi exclusivo, de la vía administrativa en la actual administración del Vaticano y por el Papa Francisco evita la investigación de los hechos y las responsabilidades en la línea de mando. Lo hemos repetido y no nos cansaremos de hacerlo que todos, todos, tenemos derecho a la presunción de inocencia y al derecho de defensa. Nos gustaría que McCarrick tuviera un proceso justo, que se pueda defender y no termine todo con un informe de parte. Que el amigo Zanchetta se defienda y pruebe su inocencia, no solo en los medios sino en tribunales competentes y con hechos. Que Becciu, condenado preventivamente, nos cuente quien daba las órdenes sin miedo. Aplicar penas administrativas puede ser muy llamativo para la opinión pública, pero es una muestra de profunda cobardía, de miedo a la verdad,  evitando investigar con seriedad los hechos.

¿Qué hay detrás de todo esto? Los enemigos de la Iglesia no son solo externos, los tenemos que la persiguen desde dentro. La omisión puede hacer mucho más daño que una acción equivocada. El perdón no reemplaza nunca a la justicia y no quedarán sin un justo castigo. El que hiere a espada, a espada perece. Jesucristo fue calumniado y nos dijo que todo el que quiera seguirlo debe sufrir lo mismo que Él sufrió. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo, pero vosotros no sois del mundo, y por eso el mundo os odia. “Mi gracia te basta; de hecho mi poder se manifiesta plenamente en la debilidad”.

Hay medios que saben dónde estamos y lo cuentan, Korazym nos recoge todas las noticias publicadas sobre el caso:  «La verdadera noticia de ayer no es el escándalo de la supuesta pederastia de un Papa, sino el rito tribal de linchamiento contra un hombre bueno y manso. Este es el verdadero documento que dice la verdad sobre los tiempos que vivimos”.  “Intentan desacreditar en todos los sentidos a Benedicto XVI, que a sus 95 años sigue representando, para algunos, una espina insoportable en el costado. Está en juego el legado granítico de su magisterio, último bastión de la identidad católica que esperan vencer con ridículas paladas de lodo”

La mano escondida no chapotea en el barro ni tira la piedra por diversión, manifiesta  la ira y el odio de su dueño, porque no alcanza su propósito. La mano nada inocente que se esconde, valiéndose de los tontos útiles de siempre, desde abogados bien pagados hasta la  prensa complaciente, tiene un propósito específico. Tras el torpedo de lodo lanzado contra Benedicto XVI,  el silencio culpable de la Santa Sede hay un ataque directo a la Iglesia y al deseo de una nueva iglesia que ya no es Católica.  La unanimidad, o casi unanimidad del Vaticano, al dar crédito a las traicioneras puñaladas, dice mucho más que la opinión de los periodistas individuales y expresan el pensamiento dominante del círculo cercano de asesores del Papa Francisco.

«De hecho, esta campaña instrumental de desprestigio, oportuna e inconsistente,  huele a  arma de distracción masiva. Pero aun en esta ocasión, estamos seguros, tarde o temprano todos terminarán por destaparse”.  «Es el pensamiento teológico del Papa Ratzinger es lo que da miedo, y cierto tipo de teología quisiera ocultar y anular.  ¡Está en juego el legado granítico de su magisterio, el último bastión de la identidad católica que esperan vencer con ridículas paladas de barro!”. Los hay honestos que sin cobrar nos dan su opinión, el abogado Fernand Keuleneer:  «Quien lea el «informe» y las respuestas completas y extensas dadas por Benedicto a las preguntas escritas que recibió, solo puedo concluir que este es un ataque organizado y coordinado basado en la nada. El bufete de abogados adoptó un «estilo de investigación» extraño, aparentemente encargado por Marx, quien paga manda, de quien no puedo decir nada bueno, es despreciable y espero que al final, el misil golpee donde debe».

Benedicto XVI es muy consciente de los «lobos», mencionados al comienzo de su pontificado,  que continúan persiguiéndolo sin descanso. No buscan la carne, sino la sustancia de su pontificado y de una eclesiología que no tiene igual, y que los feroces depredadores quisieran destruir definitivamente. «Así – decía Ratzinger a Vittorio Messori -, sin una visión  sobrenatural y no solo sociológica del misterio de la Iglesia, la cristología misma pierde su referencia a lo Divino: una estructura puramente humana acaba correspondiendo a un proyecto humano. El Evangelio se convierte en el proyecto-Jesús, el proyecto-liberación social, u otros proyectos que son solo históricos, inmanentes, que pueden parecer religiosos en apariencia, pero son ateos en sustancia».

Es domingo y queremos terminar haciendo referencia a un artículo sobre la música sacra que vive momentos de decadencia.  Quien canta reza dos veces. La Música no es un mero  entretenimiento, como bien reconoció Ludwig van Beethoven, es la forma más alta y profunda de conocimiento que tiene como meta el mismo Dios.  La música que llamamos sagrada lo es porque está reservada a la función más alta, a la que concurre con la liturgia: la gloria de Dios sobre todo y la edificación de los fieles.  La música sacra se convierte en oración incesante que roza la mística.

La Iglesia no ha evangelizado al mundo, elevándolo, a través del compromiso social, sino que el compromiso social ha brotado de la oración incesante y resplandeciente de la luz divina que ha impulsado a hombres y mujeres a llevar ese sentimiento de cambio profundo a todos.  La verdadera música sacra como oración ha jugado un papel fundamental en esto y por eso su progresiva pérdida nos está perdiendo a todos.

«Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír».

Buena lectura.

 

Joseph Ratzinger, abusi e pedofilia? Vergogna in Vaticano, da dove arriva il fuoco amico: indiscrezioni, chi lo vuole far fuori

Monaco, la chiesa della catastrofe

Pedofilia, padre Zollner: “Ci sono criminali tra noi, serve un’inchiesta anche in Italia”

Vaticano, Renato Farina e il fango gettato su Ratzinger per lo scandalo pedofilia e quel silenzio di Papa Francesco

Siluro di fango. Qui prodest? Qui tacet consentire videtur! «Mi è stata messa una spina nella carne» (2Cor 12,7). «Quando sono debole, è allora che sono forte» (2Cor 12,10)

Chi Vuole Sporcare Papa Benedetto XVI?

“Caro Francesco, per favore cacci i mercanti dal tempio di Assisi”

«Ratzinger coprì i pedofili persino in Italia. Non fermò un prete di Savona: ecco le carte»

La musica sacra e la gloria di Dio

Pedofilia in Germania, «manovra anti Ratzinger da dentro la Chiesa»

Ayúdanos a seguir informando

Comentarios
2 comentarios en “El terror a Benedicto XVI y el arma de distracción masiva, buscar la verdad y la justicia, la música sacra nos lleva a Dios.
  1. El gran Beethoveen dijo eso, parece, de que la música es la forma más alta de conocimiento, pero ahí se le fue la moto. La música por definición permanece en el plano de lo sensible, y el conocimiento específicamente humano es el intelectual. Sus formas más altas son la filosofía y la teología. La misma experiencia mística, que ya no es ciencia, supera infinitamente a la música.

    Dicho eso, la música es sin duda un gran don de Dios y es notable cómo en Occidente la música comenzó por ser música sacra. La progresiva evolución posterior llevó a un inmenso perfeccionamiento artístico, pero con descenso del nivel espiritual. Y si queremos medir la decadencia cultural actual, el parámetro musical es relevante. Genios y obras de arte hay siempre, pero es claro que no todos los géneros tienen el mismo nivel espiritual.

  2. Naturalmente,Benedicto XVI es una insoportable espinaxclavada en el costado de no pocos: Ad extra,y ad intra.No sabemos si es el katejon definitivo,pero sin lugar a dudas katejon es.Los demonios enloquecen ante la cercanía de un Crucifijo,y demasiados enloquecen ante ese «estar ahí » de un hombre » bueno y manso».¿Por
    qué será?.
    Por lo demás , las armas utilizadas resultan un postureo hipócrita,dado que ese mismo mundo ya acaricia la despenalización de la pederastia,y la implantación de un pansexualismo sin cortapisas ,en la estela de lo teorizado y promovido por Freud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.