El Papa Francisco y la cátedra de Pedro, el estado permanente de confusión en el Vaticano y la casa de Tócame roque.

|

Ayer celebramos la fiesta de la Cátedra de Pedro que debe ser vínculo de unidad  y se encuentra en uno de sus momentos más delicados de su historia.  Benedicto XVI refiriéndose a esta fiesta la explicaba así en una de sus audiencias: «La fiesta de la Cátedra de San Pedro,  expresa la misión que Cristo le confió a él y a sus sucesores: apacentar su rebaño con la predicación del Evangelio. Después del Cenáculo de Jerusalén y de Antioquía, Pedro se estableció en Roma, donde culminó su vida con el martirio. Por esto, la sede de Roma no está solo al servicio de la comunidad romana, sino también de las demás Iglesias.»

«¿Cuál fue, entonces, la «cátedra» de san Pedro? Él, escogido por Cristo como «roca» sobre la cual edificar la Iglesia (Cf. Mateo 16,18), comenzó su ministerio en Jerusalén, después de la Ascensión del Señor y de Pentecostés. La primera «sede» de la Iglesia fue el Cenáculo, y es probable que en aquella sala, donde también María, la Madre de Jesús, rezó junto a los discípulos, se reservara un puesto especial a Simón Pedro. Sucesivamente, la sede de Pedro fue Antioquía, ciudad situada en el río Oronte, en Siria, hoy en Turquía, en aquellos tiempos la tercera ciudad del imperio romano después de Roma y de Alejandría de Egipto. De aquella ciudad, evangelizada por Bernabé y Pablo, en la que «por primera vez, los discípulos recibieron el nombre de «cristianos»» (Hechos 11, 26), Pedro fue el primer obispo. De hecho, el Martirologio Romano, antes de la reforma del calendario, preveía también una celebración específica de la Cátedra de Pedro en Antioquía.»

«Desde allí la Providencia llevó a Pedro a Roma. Por tanto, nos encontramos con el camino que va de Jerusalén, Iglesia naciente, a Antioquía, primer centro de la Iglesia, que agrupaba a paganos, y todavía unida también a la Iglesia proveniente de los judíos. Después, Pedro se dirigió a Roma, centro del Imperio donde concluyó con el martirio su carrera al servicio del Evangelio. Por este motivo, la sede de Roma, que había recibido el mayor honor, recibió también la tarea confiada por Cristo a Pedro de estar al servicio de todas las Iglesias particulares para la edificación y la unidad de todo el Pueblo de Dios.»

<

«Entre los numerosos testimonios de los Padres, quisiera ofrecer el de san Jerónimo, tomado de una carta suya escrita al obispo de Roma, particularmente interesante porque menciona explícitamente la «cátedra» de Pedro, presentándola como puerto seguro de verdad y de paz. Así escribe Jerónimo: «He decidido consultar a la cátedra de Pedro, donde se encuentra esa fe que la boca de un apóstol ha ensalzado; vengo ahora a pedir alimento para mi alma allí, donde recibí el vestido de Cristo. No sigo otro primado sino el de Cristo; por esto me pongo en comunión con tu beatitud, es decir, con la cátedra de Pedro. Sé que sobre esta piedra está edificada la Iglesia» («Las cartas» I, 15,1-2).»

Son todo cosas que no debemos olvidar y que forman parte de la esencia del ser católico. Por desgracia hemos entrado en un periodo en que la sede de Pedro se parece a la casa de Tócame Roque. La casa de Tócame Roque forma parte de las leyendas en torno a una legendaria casa madrileña, populosa, destartalada y jaranera  situada al final de la calle de Barquillo, en le barrio de la Justicia. Llegó a hacerse tan popular en el siglo XIX, que inspiró varias piezas del teatro musical y quedó inmortalizada en la literatura, la pintura y el refranero. El impago de alquileres llevó a los propietarios a solicitar su derribo hacia 1850. Los vecinos se acuartelaron y los trámites se eternizaron. Hay noticia de que cada dos meses se desahuciaba a una familia. En ese proceso surgió un litigio entre dos hermanos: Juan y Roque, antiguos propietarios. La eterna y fraternal disputa por la herencia que al estar mal redactada, no dejaba claro quién de los dos hermanos era finalmente el afortunado, hizo popular el diálogo: «tócame a mí», contestándole el otro, «no, tócame a mí». La casa de tócame Roque aparece en varios escritos de Benito Pérez Galdós. Así, por ejemplo, en el libro Napoleón en Chamartín de la primera serie de los episodios nacionales, donde la casa es residencia de varios de sus protagonistas, es presentada así:  «La casa… era de esas que pueden llamarse mapa universal del género humano por ser un edificio compuesto de corredores, donde tenían su puerta numerada multitud de habitaciones pequeñas, para familias pobres.»

Las noticias de hoy siguen siendo mucho más propias de la jarana de Tócame Roque que de la seriedad que debe acompañar todo lo que rodea la cátedra de Pedro. En el caso Martin ya no sabemos si el Papa Francisco dijo lo que dicen o lo contrario, los escuchantes, pues unos que una cosa y otros que otra, el interesado, que si lo llamo o se hizo llamar, que si se enfadó o no se enfadó, si puso mala cara o la puso buena. Y esto en temas menores, o no tan menores, porque el Martin fue recibido y salió muy contento y el Papa Francisco busco este encuentro, porque al que no quiere recibir pues no lo hace, y ejemplos tenemos,  y aquí sí quiso y lo buscó.

La casa de Tócame roque es el continuo escándalo que rodea los dineros de pedro y que en teoría no tendría que tener porque los habría utilizado en los inmigrantes y esas cosas. Pues no, compramos en Londres pero no sabemos para qué , ni por qué, nadie parece enterarse y después de años se dan cuenta de cosas son opacas para algunos porque para otros de opacas nada. El Papa Francisco que no se entera de nada, o sí se entera, o vete a saber y el amigo Edgar desaparecido.

Con los abusos estamos en tolerancia cero pero no llega el prometido informe McCarrick, las víctimas están que fuman en pipa y ya no se creen nada de nada, nos dicen que se trabaja mucho, no se ve el trabajo y lo que se ve es mejor no verlo. Zanchetta sin palabras y los demás casos parecido.

Las cosas Chinas están como están y todos damos por hecho que el actual Vaticano y el Papa Francisco se han vendido sin condiciones al régimen comunista.

Si miramos las cosas doctrinales gusta la confusión. No se cambia la doctrina pero de hecho cada uno hace lo que quiere y eso parece que gusta. La pachamama y los celibatos siguen calentando la nueva iglesia dialogante y en salida no sabemos hacia dónde, pero salir salimos,  y ahora parece que los más confusos son los alemanes, pero nunca se sabe.

«…si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? «.

Buena lectura.

 

Crisi vocazioni, ma Papa Francesco tentenna a riammettere i preti sposati

Shock in Francia, scandalo sessuale scuote comunità francese l’Arche

Acuerdo China-Vaticano, por de Mattei

Vaticano preocupado: Alemania podría dejar de pagar sus cuentas de calefacción

MONS. ICS: QUANTO AVREMMO BISOGNO DI ESDRA PROFETA…

Viareggio, via al Carnevale con Trump e Papa Francesco: il fotoracconto della prima sfilata

Comentarios
3 comentarios en “El Papa Francisco y la cátedra de Pedro, el estado permanente de confusión en el Vaticano y la casa de Tócame roque.
  1. El coronavirus entrando en Italia, que es lo mismo que es como si hubiera entrado en el Vaticano, y que entrará en España, se debe a un castigo divino medicinal ante las eucaristias sacrílegas, en parte por Amoris laetitia y la comunión a los adúlteros, ya fue previsto por San Pablo, y es muy significativo que sean China e Italia los dos primeros (ahora Cora del Norte), como si fuera un símbolo del pacto Vaticano-China:

    Que cada uno se examine a sí mismo antes de comer este pan y beber esta copa; porque si come y bebe sin discernir el Cuerpo del Señor, come y bebe su propia condenación. Por eso, entre ustedes hay muchos enfermos y débiles, y son muchos los que han muerto.

    1. Condenación
    2. Muerte
    3. Debilidad
    4. Enfermedad

    Lo mismo con el Apocalipsis de Mateo 24 a nivel social, podemos entrar en los inicios de un tiempo especial, no necesariamente el Reino del Anticristo:

    – – Tened cuidado de que no los engañen, porque muchos se presentarán en mi Nombre, diciendo: “Yo soy el Mesías”, y engañarán a mucha gente. Oiréis hablar de guerras y de rumores de guerras; no se alarmen: todo esto debe suceder, pero todavía no será el fin. En efecto, se levantará nación contra nación y reino contra reino. En muchas partes habrá hambre y terremotos. Todo esto no será más que el comienzo de los dolores del parto. Seréis entregados a la tribulación y a la muerte, y serán odiados por todas las naciones a causa de mi Nombre. Entonces muchos sucumbirán; se traicionarán y se odiarán los unos a los otros. Aparecerá una multitud de falsos profetas, que engañarán a mucha gente. Al aumentar la maldad se enfriará el amor de muchos, pero el que persevere hasta el fin, se salvará. Esta Buena Noticia del Reino será proclamada en el mundo entero como testimonio delante de todos los pueblos, y entonces llegará el fin.

    En Europa va a ser una epidemia que va a controlar toda la población emigrante flotante, y va a haber una cuarentena masiva en cadena, de marzo a junio, meses que nos va a permitir meditar algo sobre Dios y sus requerimientos.

  2. Cuando voy a Italia, siempre me van bien las cosas cuando descubres que un sí o un no italiano está regido por una mujer con la voluntad más voluble que una pluma al viento, más el gobierno de los 7 Arcontes, que son los 7 planetas rectores del mundo humano, tejido por las 3 Morias. Sabido esto, es muy fácil entender a Italia, y a Argentina, una segunda Italia, y a Francisco, hijo de Perón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *