PUBLICIDAD

El Papa Francisco tocado por el caso Casarini, el papable Zuppi hundido, los obispos ‘imbéciles’, el Vaticano mejor que Soros, la ausencia de Don Georg, los seminaristas franceses.

|

Sábado primero de diciembre, en vísperas del primer domingo de Adviento y con la Inmaculada a las puertas. Todos los demonios andan sueltos y hoy toca a Zuppi que, con lo que ya sabemos, y seguro que hay mucho más, ve más que quemada su tan trabajada candidatura a suceder más a Francisco que ha Pedro.  La salud del Papa Francisco nos dicen que sigue mejorando, aunque todavía no le permiten leer discursos largos.  Parolin leerá el discurso que había preparado para Dubai. El Vaticano ha excluido definitivamente que el Papa Francisco pueda leerlo a distancia. El estado inflamatorio de las vías respiratorias continúa, con tos y problemas respiratorios.  Ayer recibió a un nuncio y luego al nuevo superior general del Sodalizio di Vita Cristiana, un movimiento religioso peruano cuyo fundador – Luis Figari – había sido acusado de abuso sexual de menores, el caso estalló oficialmente en 2015. Caritas Internationalis participará en las conversaciones globales sobre el clima en la COP28 de Dubai como parte de la delegación de la Santa Sede y organizará un evento colateral sobre «Desarrollo integral y ecología».

Lleva días sonado el rumor, hoy ya está en todos los medios, nos hemos contenido antes de adelantar la noticia, hoy ya es pública.  A raíz de las investigaciones promovidas por la fiscalía de Ragusa sobre un enorme préstamo, de más de 2 millones de euros, que sepamos, que algunas diócesis italianas, junto con algunas organizaciones vaticanas y con la orientación de eminentes cardenales, entre ellos  Zuppi, han donado a Luca Casarini & Co. y su asociación Mediterranea , para las operaciones de rescate de inmigrantes en el mar. Cada uno de los obispos implicados donó decenas de miles de euros de las limosnas de los fieles, incluso se pensó en crear en el futuro una organización para recaudar periódicamente sumas considerables en 100 parroquias de las diócesis implicadas. El asunto afecta también al Papa Francisco, que escribió dos cartas de elogio y aliento a Casarini, diciéndole que siempre podía confiar en él, recibió al personal de Mediterranea en el Vaticano, se fotografió con ellos e incluso invitó a Casarini a participar en el sínodo.

Se habla de ingenuidad, de estafa, el nivel de nuestros obispos es cada vez más bajo y los hace fácil blanco de los listillos de turno. Casarini y sus amigos supieron presentarse como inspirados religiosamente hasta el punto de conseguir un capellán para su barco «Mare Jonio». Supieron promover reuniones adecuadas y reunir, en una especie de red clandestina, a una serie de obispos y cardenales no sólo diocesanos sino también trabajando en el Vaticano, homogéneos en términos de mentalidad y visión de las cosas en el mundo, una operación compleja y delicada.

Empezamos a conocer sus chats internos, en los que los miembros del grupo no escatiman su desprecio hacia los obispos que involucran.   Zuppi o Czerny, Lorefice o Castellucci, Mogavero o Hollerich no son ingenuos, ciertamente imprudentes dadas las cantidades que gastaron de esta manera extraña.  Parece claro que pastores eminentes consideraron lo que era más bien un producto ideológico como una expresión de caridad evangélica. Confundieron a Casarini con el buen samaritano, el «Mare Jonio» con el barco de la pesca milagrosa, los inmigrantes con Israel hacia la tierra prometida. No se guiaron por la razón ni siquiera por la teología, olvidaron el sentido común y también los principios de la Doctrina Social de la Iglesia.  Las ONG que patrullan el Mediterráneo no brillan ni por su ingenuidad ni por su inocencia y no era necesario añadir la financiación de la Open Society de Soros a la de los fieles pobres de las diócesis. La manera de hacer de Francisco es imitada por cardenales y obispos con la esperanza de agradarle. Regalar dinero a los Casarini puede ser un motivo de orgullo e incluso una fuente de beneficios y ascensos, incluso a costa de que se reduzcan las ofrendas de los fieles, como ocurrirá, sin duda,  tras este nuevo caso.

Los documentos de Ragusa sobre Luca Casarini y otras cinco personas, investigados por complicidad en la inmigración ilegal y violación de las normas del código de navegación, revelan una relación desconcertante con la Vaticano. Casarini ha maniobrado hábilmente para entrar en los ganglios de la Iglesia católica, como se desprende de las interceptaciones publicadas hoy por el periódico La Verità. Una historia que se desarrolla entre 2019 y 2021, hasta la incautación de sus teléfonos móviles.  Según la desconcertante investigación de Panorama , las diócesis italianas financian a la ONG mediterránea con millones de euros.

Luca Casarini define a los obispos como «imbéciles», para obtener un apoyo económico y logístico y una «bendición» que modifique las actividades de la organización de Casarini y sus compañeros. Los sacerdotes rojos como Don Luigi Ciotti de Libera actúan como intermediarios. Y don Mattia Ferrari, el prelado que consigue llevar al exlíder de los Tute Bianche incluso a una audiencia con el Papa Francisco. Casarini habla así de sínodo: «Chicos todavía tengo que recuperarme de estos días y sobre todo del esfuerzo físico que hice para poner cara de idiota… para decirle al Papa que ponga el dinero». «Como sabes, puedo ser un excelente bromista…». «La Iglesia católica se está convirtiendo en nuestro Soros». En su opinión, el cardenal Mattia Zuppi «quiere su pastel y comérselo también».

Mediterranea anuncia acciones legales contra los dos periódicos acusándolos a su vez de «una operación vulgar y vergonzosa, con uso difamatorio y ofensivo de mentiras» haciendo uso de «dispositivos de nuestro país que tienen acceso a interceptaciones de conversaciones y correos electrónicos personales cuyos contenidos están protegidos» por el secreto de la investigación».   El extenso comunicado denuncia un «ataque a quienes apoyan la ayuda civil, en este caso a la Iglesia del Papa Francisco», no entra en el fondo de las cuestiones  planteadas con datos, fechas y cifras . .

Ex parte Ecclesiae estarían los obispos más cercanos a la agenda del actual Pontífice, empezando por Zuppi, el arzobispo de Palermo, mons. Corrado Lorefice, que sería el principal «facilitador», por usar un término sinodal, de su conversión que se remonta a 2019, y Castellucci, arzobispo de Módena, ciudad de donde procede el capellán de la ONG, don Mattia Ferrari, por citar sólo algunos. «En total, más de 2 millones de euros» para rescatar a  422 inmigrantes de las «únicas cuatro misiones realizadas, es decir 4.900 euros por cada uno. Las cifras no sólo permiten la asistencia a los inmigrantes, sino que, según una interceptación citada, habrían permitido al propio Casarini «pagar el alquiler de la casa y la separación».

«¿Crees que los hemos reclutado, al contrario?. «¿Puedo decir que nuestros amigos obispos bergoglianos son un poco idiotas por decidir no gestionar públicamente a lo grande su relación con nosotros?».  Casarini  puede presumir de una relación particularmente afectuosa con el Pontífice que se remonta al menos a aquel intercambio de cartas del 9 y 10 de abril de 2020: «Querido Papa Francisco…», «Luca, querido hermano…», y no está claro cuál de los dos quedaron más edificados que el otro. Un testimonio, el del jefe de la misión de la ONG mediterránea Saving Humans, «que me hace mucho bien», respondió el Pontífice, quien declaró a Casarini y compañeros que estaba «siempre disponible para echar una mano».  El nombramiento de Luca Casarini como «padre sinodal» es el último trozo del hilo «rojo»que une al antiguo movimiento antiglobalización y la «Iglesia-del-Papa-Francisco», como ellos mismos dicen.  Una armonía  ideológica que une al Papa Francisco con ese «mundo» de movimientos de izquierdas que le gusta más que los movimientos católicos.

Y pasamos a otros temas presentes en las noticias de hoy. El gran ausente de la ceremonia de entrega del Premio Ratzinger fue el secretario de Benedicto XVI. Su ausencia fue casi engorrosa porque Don Georg sigue siendo miembro de la junta directiva de la fundación creada hace algunos años para estudiar el legado teológico de Ratzinger y dirigida por Lombardi. Ni siquiera estuvo incluido en la audiencia que el Papa Francisco concedió a los teólogos que ganaron el premio de teología concedido por primera vez a los académicos tras la muerte de Benedicto XVI.  El Papa Francisco también estuvo ausente por una inflamación pulmonar, en su lugar estuvo Parolin.

Mensaje del Papa Francisco,  firmado por Parolin, con motivo del encuentro de seminaristas franceses en París. En La Madeleine se reúnen  600 seminaristas y numerosos formadores de todos los seminarios de Francia, no fueron invitados los clérigos de todas aquellas realidades comúnmente tildadas de «tradicionalistas». No olvidemos que si no fuera por todas estas Fraternidades y Comunidades, Francia tendría más de la mitad de sus parroquias sin sacerdote. «El sacerdote es célibe, y quiere serlo,  simplemente porque Jesús lo fue”. No sabemos que pesaran de esta afirmación los sacerdotes católicos de rito ortodoxo que están casados.  «La exigencia del celibato no es ante todo teológica, sino mística”. “No os preocupéis demasiado, nadie tiene el poder de cambiar la naturaleza del sacerdocio y nadie lo cambiará jamás, aunque los métodos de su ejercicio deben necesariamente tener en cuenta la evolución de la sociedad actual y el estado de grave crisis vocacional que conocemos». “Una de estas novedades sociales, relativamente nueva en Francia, es que ya no se reconoce la institución eclesial y, con ella, la figura del sacerdote”. La iglesia  «ha perdido ante muchos todo prestigio, toda autoridad natural».

El Times  analiza en un largo artículo la situación de la iglesia y del Papa Francisco. «La muerte de Benedicto XVI en diciembre pasado fue un verdadero catalizador para un periodo aún más intenso de “activismo frenético” contra sus oponentes, pues ya no se tenía la presencia del antiguo papa en los jardines del Vaticano».  «La destitución de Strickland fue más grave porque, mientras el castigo de Burke “fue administrativo, el otro fue sacramental”. El secretario de Burke: “Su Eminencia no ha recibido ninguna notificación al respecto”.  “Desalojarlo de un departamento no es una sanción, es un gesto de despecho”. Lo dejamos aquí, diciembre empieza como un torrente y promete un fin de año intenso. Intentaremos contarlo.

«Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manteneros en pie ante el Hijo del hombre».
Buena lectura.

Viganò: Cattolici, non Date più Soldi alla Chiesa che Lucra sui Clandestini.

PARIGI: PAROLIN SCRIVE A (QUASI) TUTTI I SEMINARISTI DELLA FRANCIA

Il Papa vorrebbe ma anche teme

Pope Francis and the ‘subsidiarity’ of the rule of law

Cop28: Caritas Internationalis a Dubai come parte della delegazione della Santa Sede, “è il momento di agire e di proteggere le comunità vulnerabili”

Papa Francesco, rumors sulle dimissioni: cosa può accadere

Burke, Bergoglio Misericordioso Rincara la Dose. Lo Sgomento di Mons. Ics.

Papa Francesco, ha ancora tosse e respiro corto e il lungo discorso alla COP28 lo dovrà leggere il cardinale Parolin

Papa Francesco: ai seminaristi di Francia, “al cuore dell’identità sacerdotale c’è il celibato”. “Nessuno ha il potere di cambiare la natura del sacerdozio e nessuno la cambierà mai”

L’inchiesta di Panorama: «Casarini finanziato dai vescovi»

Premio Ratzinger: card. Parolin, “rinuncia di Benedetto XVI segna, anche per il futuro, la storia della Chiesa”

Don Georg è il convitato di pietra al Premio Ratzinger, assente in Vaticano alla cerimonia di conferimento

Luca Casarini intercettato mentre parla del Vaticano: “Ho chiesto i soldi al Papa, è meglio di Soros”

La Chiesa svenduta alle Ong anche a costo di perdere fedeli

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *