PUBLICIDAD

El Papa Francisco medio vacunado, los misterios de la puerta australiana, la amoris laeticia de Pell, felicidades Emanuela.

|

El Papa Francisco parece que ayer se vacunó, lo cuenta un diario argentino, pero  el Vaticano no ha confirmado ni desmentido oficialmente aunque fuentes vaticanas confirman la vacunación. Parece que Benedicto XVI también será vacunado en las próximas horas. En el segundo piso del Palacio Apostólico están todos sin mascarillas, los ‘prelados de antecámara’, los fotógrafos, o los secretarios. Este último viernes el Papa Francisco recibió a Raggi, Zingaretti y su respectivo personal: «Buenos días, Su Santidad los está esperando. Les advierto: el Papa no lleva máscara». Ahora, por lo menos, parece que ya está protegido por media vacuna. Poco congruente parece todo esto. 

Al fin tenemos comunicado oficial sobre las misteriosas transferencias realizadas desde el Vaticano a Australia, no tiene desperdicio: «La Santa Sede reconoce los resultados de la verificación solicitada por ella, realizada conjuntamente por ASIF y AUSTRAC y la enorme discrepancia que reporta hoy un diario australiano, en relación con los datos previamente divulgados sobre las transacciones financieras realizadas por el Vaticano a Australia entre 2014 y 2020: 9,5 millones frente a 2,3 miles de millones de dólares australianos. La cifra es atribuible, entre otras cosas, a algunas obligaciones contractuales y la gestión ordinaria de sus recursos. En esta ocasión, la Santa Sede reitera su respeto por las instituciones del país y expresa satisfacción por la colaboración entre las entidades implicadas ”. El regulador financiero Austrac afirma haber exagerado las transferencias bancarias de la Ciudad del Vaticano a Australia en más de $ 2 mil millones de dólares australianos «. «Se cree que un error de codificación de la computadora está en el origen del cálculo incorrecto».

Todo suena a justificación sin justificar, con tantas transparencias prometidas y anunciadas, seguimos sin saber el porqué y para que de estas transferencias, un problema distinto es si son muchas, peor, o pocas, hoy ya sabemos que el Vaticano las reconoce y nos da una justificación que suena a cachondeo para: «algunas obligaciones contractuales» y para «la gestión ordinaria de los recursos». Más que aclarar, el misterio se profundiza con una comunicación opaca.

Si queremos añadir una extrañeza más, es inusual que un organismo gubernamental como el Austrac cometa errores, la cosa arrancó en octubre del año pasado con 700 mil dólares australianos. El 15 de diciembre, el cardenal Pell: “Eso es mucho dinero: 2 millones de dólares australianos, no solo los 700 mil dólares que reportó un periódico italiano, basado en las declaraciones hechas a los investigadores por Monseñor Perlasca. Las investigaciones deberán determinar si se han utilizado con fines ilegales. Por supuesto, es un poco anómalo. Normalmente el dinero sale de Australia y llega al Vaticano y no al revés».  Que algo anda mal es lo menos que podemos decir.

El Comunicado de la Santa Sede en lugar de resolver dudas plantea nuevos interrogantes sobre el caso que se empieza a llamar la «Puerta Australiana». El caso es en sí mismo un asunto delicado, compuesto de datos para los que se espera una verificación objetiva. Porque, si se comete un error, también hay que explicarlo. El Vaticano está acumulando sombras sobre un organismo de auditoría extranjero de renombre.  Si Austrac admitió un error de cálculo, ¿qué dinero calcularon? ¿Qué transacciones han leído? ¿Cómo confundió los datos italianos con los del Vaticano?  Si Austrac ha leído esos datos e incluso si los ha «codificado mal», los datos existen. La Santa Sede informa que Austrac ha admitido el error.  Podemos estar ante triangulaciones sofisticadas. Si el vaticano quiere enviar dinero a Australia necesita un banco, que puede ser el suyo, el IOR o uno italiano, donde el Vaticano puede operar con un código IBAN italiano. En Australia esto se puede leer como flujos de datos italianos. El banco que los recibe debe saber ‘leer’ los códigos Vaticanos detrás de los italianos, o suizos, o malteses… Se atribuye a Austrac el ‘leer mal’ los códigos…, quizás somos muy malpensados. 
Pell en su «Prison Journal» incluye estos comentarios sobre la Amoris Laeticia: «Sigo leyendo todavía la Carta a los Hebreos, un gran texto que desarrolla el objetivo central de Pablo de explicar el papel de Jesús en el Antiguo Testamento o en las categorías judías; que completa la obra y el mensaje de la primera Alianza. La fidelidad a Cristo y su enseñanza sigue siendo indispensable para cualquier catolicismo fecundo, para cualquier despertar religioso. Por eso las interpretaciones «aprobadas» en Argentina y en Malta de «Amoris laetitia» son tan peligrosas. Van en contra de la enseñanza del Señor sobre el adulterio y la enseñanza de San Pablo sobre las disposiciones necesarias para recibir adecuadamente la Sagrada Comunión». «En los dos Sínodos sobre la Familia, algunas voces proclamaron públicamente que la Iglesia era un hospital de campaña o un puerto de refugio. Pero esta es solo una imagen de la Iglesia y está lejos de ser la más adecuada o relevante, porque la Iglesia debe más bien mostrar cómo no enfermarse y cómo escapar de los naufragios, y aquí los mandamientos son imprescindibles. El mismo Jesús enseñó: «Si guardas mis mandamientos, permanecerás en mi amor» (Jn 15,10).
El pasado 13 de octubre fue detenida la Marogna, Lady Becciu, con  orden de detención de la autoridad judicial de la Santa Sede, después ha quedado libre con obligación de firmar, ayer quedó libre incluso de esta obligación. Los intentos de los ‘promotores de justicia’ del Vaticano de complicar la vida a sus colegas italianos se van desmoronando y se están quedando en nada. Otro hecho más que añadir a los curiosos procedimientos de la ‘justicia’ Vaticana.
Estos días, Emanuela Orlandi, la desaparecida de quince años que quedó en la historia de los misterios del Vaticano, cumpliría 53 años. Pietro Orlandi, hermano de Emanuela, no quiere que se olvide el caso: «Hasta que no tenga un cuerpo, tengo el deber de buscarla viva».

En Blog de Aldo Maria Valli nos recoge un interesante artículo sobre la apostasía eucarística en curso en la Iglesia católica y analiza las recientes prohibiciones , amparadas en causas sanitarias, de la comunión en la boca dando preferencia a la mano, no es solo una cuestión externa y mecánica.

«Si quieres, puedes limpiarme».

Buena lectura.

Pietro Orlandi: “Finché non avrò un corpo per me sarà un dovere cercarla viva”

Nello Stato del papa non c’è giustizia giusta?

Vaticano, cade obbligo di firma per la ‘dama del cardinale’ Marogna

«Qui il Papa è no mask». L’imbarazzo e la paura dei politici ricevuti in Vaticano

Papa Francesco si è vaccinato contro il Covid

Papa Francesco si è vaccinato. «A breve anche Ratzinger»

Comunione sulle mani. Ecco perché non è solo questione meccanica

Quelle interpretazioni di “Amoris Laetitia” così pericolose.

Australia calcola come vaticani i bonifici italiani. Austrac organo revisore da revisionare? Ma dai!

Australian Gate. Austrac ha fatto i conti senza l’oste? 9,5 milioni di dollari AUS dal Vaticano in Australia dove sono finiti? I vescovi australiani sapevano?

Oggi Emanuela Orlandi compirebbe 53 anni: “Finché non ho un corpo la cercherò viva”

2 comentarios en “El Papa Francisco medio vacunado, los misterios de la puerta australiana, la amoris laeticia de Pell, felicidades Emanuela.
  1. No cabe duda que debe existir una muy buena relación entre los amigos financistas y financieros y el papa, los famosos «guardianes» que vigilan que nadie se salga del guión, deben haber apretado algunos botones en Australia, y ahí tenemos la bajada de pantalones de la «autoridad» australiana. De ese modo pueden extender el manto del silencio y que no se hable más del tema para que no se ensucie la «buena fama» del pontifex maximus de la nueva religión ecologeta, multicultural, trashumanista le-g-betera, y ultraplatanaria.
    El papa no lleva máscara, pero ¿careta?

  2. No estaría de más que se publicara aquí también alguna noticia sobre la muerte del arzobispo de Glasgow que no es cualquier obispo o la del primer cardenal víctima de la covid, el brasileño Scheid. Creo que son noticias importantes relacionadas con la peste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *