PUBLICIDAD

El Papa Francisco en Hungría, aceptar el Vaticano II, la credibilidad de la iglesia, suprimir los Heraldos, el alma de Europa.

|

El Papa Francisco aterriza en el «corazón» de la soberanía, ya está en Hungría y Eslovaquia. Es un viaje que está poniendo a prueba  las fuerzas del Papa Francisco, se mueve con una gran dificultad, su cojera es muy pronunciada, y con evidentes esfuerzos, discurso sentado, con mesa y pidiendo disculpas ‘porque no tiene 15 años’. Viktor Orbàn con el tiempo se ha convertido en un símbolo de la resistencia soberana al globalismo, que es la ideología de la que el Papa Francisco se muestra gran devoto. El director de la Sala Stampa  ha intentado aclarar, sin mucho éxito, la confusión producida por el Papa Francisco en su última entrevista sobre el encuentro con Orbán, que ha creado dificultades inesperadas a la diplomacia Vaticana

Seguimos a vueltas con el Traditionis Custodes. El Papa Francisco se dirigió a un grupo de obispos del sur de Francia, en su visita ad limina a Roma, en relación con el Vetus Ordo Missae: «Deben aceptar el Vaticano II, ¡y eso es todo!», “Con respecto al motu proprio Traditionis custodes, el Papa insistió en que se debe evitar la celebración del rito antiguo como pretexto para rechazar el Vaticano II. «Hay que establecer un límite, y ya está», insistió ante los prelados franceses, para que «un apego litúrgico no sea la fachada de una posición ideológica».

En torno a este tema, Stilum Curiae ofrece un artículo sobre la credibilidad de la Iglesia de sumo interés del cardenal Robert Sarah: «La duda se ha apoderado del pensamiento occidental. Tanto los intelectuales como los políticos describen la misma impresión de colapso. Ante el colapso de la solidaridad y la desintegración de identidades, algunos vuelven a mirar a la Iglesia católica». «En la base de una civilización solo puede haber una realidad que la supere: una invariabilidad sagrada. Malraux lo notó con realismo: “La naturaleza de una civilización es lo que se concentra en torno a una religión. Nuestra civilización es incapaz de construir un templo o una tumba. O encuentra sus valores fundacionales, o caerá».

«Un mundo completamente profano se convierte en una vasta extensión de arenas movedizas. Todo está tristemente abierto a los vientos de lo arbitrario». «La Iglesia no tiene otra realidad sagrada que ofrecer que su fe en Jesús, Dios hecho hombre. Su única finalidad es hacer posible el encuentro de los hombres con la persona de Jesús. La doctrina moral y dogmática, así como la herencia mística y litúrgica, son el medio y el medio de este encuentro sagrado y fundamental. De este encuentro nació la civilización cristiana». «Lo sagrado para la Iglesia es la cadena inquebrantable que la une con certeza a Jesús: una cadena de fe sin ruptura ni contradicción, una cadena de oración y liturgia sin ruptura ni desmentido. Sin esta continuidad radical, ¿qué credibilidad podría reclamar la Iglesia? En ella no hay vuelta atrás, sino un desarrollo orgánico y continuo que llamamos tradición viva».

«Lo sagrado no se puede decretar, es recibido por Dios y transmitido. Esta es sin duda la razón por la que Benedicto XVI pudo afirmar con autoridad: “En la historia de la liturgia hay crecimiento y progreso, pero no ruptura. Lo que las generaciones anteriores consideraban sagrado sigue siendo sagrado y grandioso incluso para nosotros, y de repente no puede ser completamente prohibido o incluso considerado dañino».

Ya ha saltado a la prensa italiana la curiosa prohibición que ha caído sobre los Heraldos del Evangelio. La Santa Sede ha establecido que todos los menores que frecuentan los Heraldos del Evangelio, una asociación laica de derecho pontificio con dos congregaciones religiosas, masculina y femenina,  repartidas por todo el mundo. El argumento general, no demostrado, sin presunción de inocencia, habla del riesgo demasiado alto para los niños y adolescentes de sufrir abusos y violencia psicológica y física por parte de los Heraldos. La Santa Sede recogió «informaciones» de los padres de los menores encomendados a los Heraldos, constató la «rígida disciplina que se practica en las comunidades» y por ello ordenó que, para evitar «el abuso de conciencia y el plagio», todos los menores «admitidos en cualquier Capacidad» entre los Heraldos del Evangelio o residiendo en las casas, colegios e internados de la asociación» deben volver a vivir con sus familias y encomendarlos a sus padres «. En 2019 el Papa Francisco los comisarió, ahora viene la deportación de menores. El siguiente paso podría ser la supresión de los Heraldos.

Parolin está satisfecho  por el encuentro de Salvini con Gallagher: «No estuve allí en la reunión, así que no puedo hacer muchos comentarios, pero escuché a Gallagher quien me dijo que él también estaba feliz y que era posible encontrar puntos de acuerdo incluso en los temas más candentes».  Salvini habla de  necesidad de diálogo entre la Iglesia y las instituciones, entre el Vaticano y el estado italiano: “Estoy convencido de que hoy es posible y necesaria una comparación con el mundo de la Iglesia en muchos temas de actualidad como el valor de la vida y la familia, el papel de la comunidad internacional en la construcción de la paz y investigación de un bienestar social más generalizado para las personas más frágiles y desfavorecidas».

Nuevo libro de Domenico Agasso dedicado a la figura del padre Amorth, “el exorcista más famoso de nuestro tiempo”:  “La vida de Amorth, sin embargo, no fue solo la vida de un ‘enemigo de Satanás'».  «El padre Amorth vivió con intensidad esta fase extraordinaria junto a los más grandes de la época, de los que recibió estima y respeto. El libro es, por tanto, una invitación a profundizar en la historia de un hombre, un sacerdote y un luchador de las filas de Dios que aún no ha terminado de sorprender ”. “Muchos le deben gratitud y salvación. Sacerdotes, obispos y papas no pueden difundir su ejemplo y su lección, sino atesorarlos. La Iglesia, algún día, tendrá que investigar sus virtudes ”.

El primer ministro de Sri Lanka, Mahinda Rajapaksa, que aterrizó en Bolonia el viernes para participar en el Foro Interreligioso del G20 2021, dedicado a diálogo interreligioso. El gobierno de Sri Lanka negó que Rajapaksa quisiera reunirse con el Papa, pero fuentes cercanas al Vaticano afirman que  había pedido el entrevista, rechazada por la fuerte oposición de la Iglesia local.

Terminamos con el libro «La verdadera Europa, identidad y misión» , con introducción del Papa Francisco, con textos de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI,  sobre Europa, publicados con motivo del 50 aniversario de las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y la Unión Europea:  «Una razón de mi esperanza consiste en que el deseo de Dios, la búsqueda de Dios está profundamente escrito en cada alma humana y no puede desaparecer. Ciertamente, por un tiempo, se puede olvidar a Dios, dejarlo a un lado, ocuparse de otras cosas; pero Dios nunca desaparece».

Benedicto XVI nos muestra el camino a seguir para el renacimiento de Europa.

«Y vosotros, ¿quién decís que soy?»

Buena lectura.

Papa Francesco nel cuore dell’Europa. Parolin: chiederà perdono ai rom. Nello spirito di don Tonino Bello

Charles Michel da Papa Francesco per parlare dei profughi afghani

Il Papa non Eletto…o Forse Sì, ma con Rinuncia? Porfiri sul card. Siri.

Papa Francesco: «Su clima e migranti saranno i giovani e la storia a giudicare»

La vigilia del viaggio papale. Francesco ricorda le vittime delle persecuzioni. Orban si prepara a un confronto difficile, in una vignetta di Sillioni

Il cardinale Robert Sarah sulla Credibilità della Chiesa Cattolica.

Il Matto Auspica: che Finalmente nella Chiesa Inizi l’Era dei Pubblicani!

Sri Lanka e Vaticano: giallo diplomatica

“Devono accettare il Vaticano II, e basta!”

Vaticano cerca di sistemare il caos creato da Francesco

Salvini incassa il successo politico con il Vaticano. E la Santa Sede lo sdogana: «C’è intesa«

La Santa sede: via i bambini dagli Araldi del Vangelo

Papa Francesco sbarca nel «cuore» del sovranismo

“Don Amorth continua”, il nuovo libro di Domenico Agasso Jr

Comentarios
3 comentarios en “El Papa Francisco en Hungría, aceptar el Vaticano II, la credibilidad de la iglesia, suprimir los Heraldos, el alma de Europa.
  1. «Deben aceptar el Vaticano II, ¡y eso es todo!», “Con respecto al motu proprio Traditionis custodes, el Papa insistió en que se debe evitar la celebración del rito antiguo como pretexto para rechazar el Vaticano II. «Hay que establecer un límite, y ya está», insistió ante los prelados franceses, para que «un apego litúrgico no sea la fachada de una posición ideológica».

    Me niego:

    1. El Concilio Vaticano segundo eso uno de tantos documentos ecumenicos importantes que ha dado la Iglesia. El Concilio Vaticano segundo no es el Evangelio

    2. En consecuencia, debe de realizarse una interpretación integrativa con la Palabra, con la Sagrada Tradición, con el Magisterio perenne de la Iglesia con el resto de Concilios ecumenicos, con lo dispuesto por los Padres y doctores de la Iglesia por los grandes santos canonistas y místicos por la historia por la filosofía y por la lógica y la razón según los Loci theologici clásicos.

    3. El Concilio Vaticano segundo se clausuró en 1965, y muchas proposiciones suyas deben de ser reinterpretadas hoy en día tanto por cuestiones de lógica histórica, cómo por razones de lógica teológica y espiritual. La libertad religiosa de 1965 no tuvo en cuenta los efectos de la libertad religiosa del integrismo musulmán del Isis, del Daesh, de los talibanes, de los muyahidines, de los hindúes y de los budistas radicales. El Concilio Vaticano segundo tiene muchas lagunas, vacíos, incompletitudes y sobre todo, interpretaciones ya muy cuestionables o simplemente rechazables. El Concilio Vaticano segundo no es un documento ni Supremo ni aislado del resto de la religión católica.

    4. Traditiones custodes es radicalmente nula ex tunc, inválida e ilícita de manera irreversible porque afecta materia grave y causa perjuicio grave. Viola la Sagrada Tradición litúrgica de la Iglesia Católica Latina, conculca los derechos humanos fundamentales de los fieles católicos, pisa la libertad de los hijos de Dios, establece un inicuo e injusto sistema de policía, inquisición, espionaje y censura litúrgica nunca vista, contiene un sistema de restricciones, condicionamientos y limitaciones absolutamente paranoico al querer entrar dentro del fuero interno de los católicos, y realiza una gran iniquidad, que es acusar sin presunción de inocencia a todos los católicos que celebran dicha misa como culpables anticipados de romper la unidad de la Iglesia a través de una celebración litúrgica, creando así un delito preventivo, anticipando que la intención de los celebrantes es criminal, es decir, cismático heresiarca, uno de los disparates más enormes que se ha realizado en la Iglesia, creando un instrumento de coacción y represalia del libre ejercicio de la libertad de conciencia dentro de los parámetros de la doctrina católica.

    Se ha cometido una soberana estupidez, como es hipostasiar al Concilio Vaticano segundo como Palabra de Dios, incluso por encima el Concilio de Trento y todos los demás concilios ecumenicos.

    5. No pienso obedecer, resistiré y me opondré a Traditiones custodes, pero no sólo porque afecte a la liturgia tridentina, sino por el intrínseco continuo contenido inicuo e injusto, que ha sido la cima de otros actos inicuos de Francisco, como la entronización del útero y su declaración como testigo del Evangelio, la Pachamama, la comunión y absolución de los adúlteros impenitentes en Amoris laetitia, los acuerdos con la comunista atea China y la Iglesia patriótica, la tolerancia y disimulo ante el camino sinodal alemán, la no aprobación de una ley universal sobre coherencia eucarística, su no defensa explícita y proactiva de la principios innegociables de la vida, la familia y el matrimonio, la educación de los hijos por los padres, del bien común, sus múltiples errores doctrinales y teológicos.

    Tradiciones custodes es el punto de no retorno de un Francisco que ya ha entrado dentro del ejercicio despótico de las potestades eclesiales. Y cómo es la máxima autoridad que no puede ser juzgada entonces queda la única opción de la oposición, resistencia y desobediencia proactiva que tiene todo hijo adoptivo de Dios, en ejercicio de la defensa de la fe, procedente del título sacerdotal, real y profético derivado del bautismo sacerdotal y confirmacional.

    6. Pido que los cardenales inmediatamente exijan la retractación de Francisco o le pidan la inmediata renuncia.

  2. Pues con custodes,y sin custodia,no admito el vaticanazo segundo porque no me sale de los cojones. Y como addenda,porque aquella tenida produce frutos como el obispo Bergoglio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *