PUBLICIDAD

El pandemónium Vaticano y el Papa Francisco, Pell y la ‘pesadilla tóxica’ del sínodo, muertes ¿curiosas?, el espectáculo del caso Orlandi, Notre Dame.

|

El pandemónium del Vaticano florece en todo su esplendor. Las noticias de hoy se centran el Pell, su muerte y su último artículo publicado ‘post morten’. El segundo tema es el caso Orlandi y su apertura en el tribunal del Vaticano.

Ahora que Benedicto XVI ya está enterrado en las Grutas, una era de confusión y ambigüedad está llegando a su fin con ‘dos papas’  en el Vaticano. No es casualidad que el Papa Francisco haya recibido  a Mons. Gaenswein, al que no quería volver a ver, poniendo fin al castigo de su «exilio».  Una personalidad como el Papa Benedicto XVI vestida de blanco, alojada dentro de los muros del Vaticano, actuó como un «segundo polo» silencioso en el pontificado del Papa Francisco.  Cuando Benedicto XVI ocupó el trono de San Pedro, fue el promotor incansable de una guerra cultural contra los nuevos órdenes en nombre de los «principios no negociables». Que en la Iglesia hay dos facciones en guerra entre sí no es ningún misterio.  Siempre ha habido distancias y la presencia de Benedicto XVI en la Santa Sede había frenado de alguna manera a aquellos que «iban a ser tratados» por él cuando se sentían «heridos por Francisco». El horizonte que se avecina en el Vaticano tiene los contornos indefinidos del caos.

Muchos artículos sobre Pell y todos elogiosos sobre la figura del cardenal. «George Pell no era del tipo diplomático, uno que diluía lo que tenía que decir en maleza o citas literarias. En definitiva, no se preocupó por hacerse erudito frente a sus interlocutores, ni por presumir conocimientos teológicos (que sí tenía) conversando con periodistas o intelectuales. Hablaba para todos, sin antecámaras ni listas de espera, tan frecuentes entre los ancianos vestidos de púrpura, que una vez que han dado la bienvenida al interlocutor, ya tienen muy poco que decir. (…)  Conservador de una sola pieza, y estaba muy orgulloso de ello, había tratado de traer cosas nuevas a la vieja maquinaria curial».

Poco antes de morir el martes, el cardenal George Pell escribió para The Spectator un sustancioso artículo sobre el «Sínodo de la Sinodalidad». El artículo lo tenemos en español en The Wanderer «La Iglesia debe liberarse de esta pesadilla tóxica». Las últimas palabras del cardenal Pell » : «Han elaborado un cuadernillo de 45 páginas que da cuenta de los debates de la primera fase de «escucha y discernimiento», celebrados en muchas partes del mundo, y es uno de los documentos más incoherentes jamás enviados desde Roma».  «El documento no insta ni siquiera a los participantes católicos a hacer discípulos en todas las naciones (Mateo 28:16-20), y mucho menos a predicar al Salvador, a tiempo y a destiempo (2 Timoteo 4:2)».  «¿Qué pensar de este popurrí, de esta efusión de buena voluntad de la Nueva Era? No es un resumen de la fe católica ni de las enseñanzas del Nuevo Testamento. Es incompleto, hostil en aspectos significativos a la tradición apostólica y no reconoce en ninguna parte el Nuevo Testamento como la Palabra de Dios, normativa para toda enseñanza sobre la fe y la moral. Se ignora el Antiguo Testamento, se rechaza a los patriarcas y no se reconoce la Ley de Moisés, incluidos los Diez Mandamientos».

«Los católicos normales de todo el mundo no aprueban las conclusiones del sínodo actual. Tampoco hay mucho entusiasmo en los altos niveles de la Iglesia. Las reuniones continuas de este tipo profundizan las divisiones y unos pocos avivados pueden explotar la confusión y la buena voluntad. Los ex anglicanos vueltos a la Iglesia tienen razón al identificar la confusión cada vez mayor, el ataque a la moral tradicional y la inserción en el diálogo de la jerga neomarxista sobre la exclusión, la alienación, la identidad, la marginación, los sin voz, LGBTQ, así como el desplazamiento de las nociones cristianas de perdón, pecado, sacrificio, curación, redención. ¿Por qué el silencio sobre un más allá de recompensa o castigo, sobre las cuatro postrimerías: muerte y juicio, cielo e infierno?».

Empezamos con las dudas sobre el final de Pell, si fue natural y su tuvo algún tipo de ‘ayuda’, el famoso ‘cafe síndona’ tan popular en el Vaticano. El Cardenal George Pell, ha fallecido el 10 de enero de 2023, en el Salvator Mundi International Hospital de Roma. ¿La causa? Serias complicaciones cardíacas a raíz de una operación de cadera para cambio de prótesis. Con los avances médicos de nuestros días y tratándose de un personaje tan destacado, llama la atención esta triste circunstancia, que inscribe al purpurado en la lista de defunciones de cardenales controvertidos. Más allá de las tristes y múltiples manipulaciones de la información, Pell no deja de tener un fallecimiento prototípico de esta clase de cardenales que, haciendo justicia a su sotana roja,  han estado dispuestos a jugarse la vida por defender el Evangelio en su integridad.

Algunos recuerdan a Merry del Val,  el brazo derecho de San Pío X, el  gran protagonista de la denuncia al modernismo, esa herejía con múltiples tentáculos, que envenenaba a la Iglesia con sus falacias y falsas doctrinas. Merry del Val fue una pieza esencial en la política del Papa Sarto en su lucha contra la infiltración en la Iglesia. Pocos años habían pasado del fallecimiento de San Pío X, cuando el Cardenal Merry del Val, encontró su muerte en una banal operación de apendicitis, tenía sesenta y cinco años, gozaba de óptima salud.  La causa fue investigada a instancias de diversos curiales, pero jamás del todo esclarecida, el anestesista de su operación murió de modo imprevisto pocos meses tras la desaparición del Cardenal.

El caso Orlandi continúa a llenar páginas y promete segur haciéndolo. Ya hemos dejado claro que todo esto no nace de interés por parte del Vaticano de aclarar nada. Son cuarenta años y diez ya del último pontificado, sin señales de vida y ahora nos tropezamos con prisas. Estamos ante un circo mediático en el que personajes de muy baja nivel intentan involucrar a los de la primera división. Se aportan extrañas nuevas pruebas que tienen toda la pinta de estar fabricadas para crear confusión.  Esta vez, la «prueba» presentada por Pietro Orlandi es esencialmente un intercambio de mensajes de Whatsapp entre dos figuras del Vaticano supuestamente ocupadas reuniendo documentos sobre Emanuela y haciendo desaparecer los restos de Emanuela de la «cámara supersecreta» de la tumba del  teutónico.  Los documentos en cuestión son solo fotocopias y es imposible establecer si son auténticos.

Hemos citado lo que el secretario de Benedicto XVI cuenta sobre el caso que nos aclara lo sucedido en el tiempo de su  pontificado sobre este caso. No tenemos razones para dudar de su relato: «nunca he recopilado nada en relación con el caso Orlandi, por lo que este esquivo dossier no ha sido divulgado únicamente porque no existe». Pero, ya se sabe que en el Vaticano: «¡El espectáculo debe continuar!».

Roselyne Bachelot fue Ministra de Cultura del presidente Emmanuel Macron, de 2020 a 2022 y nos cuenta una reunión de la Comisión Nacional de Arquitectura y Patrimonio sobre la reconstrucción de la torre de Notre-Dame de París.  Se había decidido reconstruir la aguja de forma idéntica, de acuerdo con la Convención de Venecia, que estipula que los edificios históricos deben ser restaurados para preservar su integridad arquitectónica. Sin embargo, el Elíseo quería que la reconstrucción incluyera un «gesto arquitectónico» innovador. Durante un almuerzo con Brigitte Macron, esta última presentó un proyecto de reconstrucción con una especie de «pene erecto, rodeado en la base por esferas doradas».

Il Papa ha nombrado miembro del Consejo directivo de la Pontificia Academia para la Vida  a Gleison De Paula Souza, secretario del Dicastero de laicos. Es el curioso ex cura nombrado recientemente secretario por el Papa Francisco que parece que sigue gozando de simpatías y ascendiendo en organismos curiales.

«Si quieres, puedes limpiarme».

Buena lectura.

Papa Francesco: nomina Gleison De Paula Souza membro del Consiglio direttivo della Pontificia Accademia per la Vita

Di fronte alla confusione che regna nella Chiesa

Dopo la morte di Bendetto XVI in Vaticano è «tana libera tutti»: ora basta

La famiglia Orlandi adesso ha fretta. «Un incontro con il pm vaticano Diddi»

«Ben venga che il Vaticano chieda l’algoretica. Ma per le aziende rischia di essere solo ethics washing»

Addio a Pell, il cardinale scagionato dopo il fango

“Fa meglio a tacere”. Chi vuole silenziare l’uomo di Benedetto XVI

Vaticano, servizi segreti e prelati: depositato l’elenco dei testimoni al processo per il Palazzo di Londra

La guerra interna alla Chiesa continuerà anche dopo Ratzinger: la posta in gioco è il conclave

Dagli uomini di Wojtyla ai prelati di Vatileaks: ecco chi sarà sentito nell’inchiesta Orlandi

Emanuela Orlandi, la sentenza di Giancarlo Capaldo: “Temo sia morta”

Emanuela Orlandi, l’avvocatessa Sgrò: «Parte del Vaticano vuol continuare il silenzio. Ecco i nomi di chi vogliamo sentire…»

George Pell, un gigante della Chiesa

Emanuela Orlandi, dopo 40 anni di fandonie soluzione finale del Vaticano: finirà il circo? Le colpe di Netflix

Notre Dame, la Guglia. Brigitte Macron Voleva una Specie di Pene Eretto con Sfere d’Oro.

El Cardenal Pell y la original muerte de los cardenales polémicos

«La Iglesia debe liberarse de esta pesadilla tóxica». Las últimas palabras del cardenal Pell

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *