PUBLICIDAD

El macro proceso de lavado de imagen de la justicia del Vaticano, los presentes y los ausentes, las confianzas del Papa Francisco.

|

El mes de julio debería de ser un mes tranquilo en el micro estado pontificio, las cosas no van bien y los tiempos apremian. La noticia estrella de hoy, que tiene mucha trastienda, es que el Cardenal Becciu será procesado en el Vaticano, por el juez único del tribunal único del estado ciudad, hablamos de un proceso civil vaticano sometido a las leyes civiles del Vaticano no al derecho canónico.

A las 12,10 de ayer tuvimos la noticia en el boletín oficial y 20 minutos después un largo artículo sin firmar en Vatican News para indicarnos el ‘relato’ que debemos creer de todo este proceso. Nos ofrece una ‘ordenanza’ que resume las 488 del misterioso decreto del que no hemos encontrado ningún rastro, cómo es habitual en la manipulación informativa de la Santa Sede. Vatican News ofrece  una pieza absurda, cuidadosamente empaquetada para justificar la remisión a la justicia,  anticipa un proceso que debe tener lugar en el tribunal y no en los medios de comunicación. Ya de entrada, nos pretenden orientar en una dirección muy clara. Los culpables han sido encontrados y el caso ya está cerrado, es el modus operandi del tribunal del Vaticano, ya nos tiene acostumbrados, basta recordar los últimos ‘macro procesos’.

El resto de imputados es un elenco de personajes de gran relieve que tienen motivos para saber muy bien dónde se encuentran.  René Brülhart, expresidente de la Autoridad Financiera del Vaticano, ante quien la fiscalía disputa el delito de abuso de poder, monseñor Mauro Carlino, el  secretario de Becciu, a quien impugna la delitos de extorsión y abuso de cargo, Enrico Crasso (con sus tres empresas Sogenel, Prestige y HP Finance) acusado de malversación, corrupción, extorsión, blanqueo de capitales y autolavado, fraude, abuso de cargo, escritura pública falsa material cometido por el privado y falsificación en escritura privada, Tommaso Di Ruzza, ex director de la autoridad financiera del Vaticano que tenía la tarea específica de supervisar los asuntos de lavado de dinero, Cecilia Marogna y su empresa Logsic Humanitarne Dejavnosti, DOO, presunta experta en inteligencia a la que el cardenal Becciu, según la acusación, hizo un plan de recursos para actividades de inteligencia no especificadas acusadas de malversación, Raffaele Mincione, acusado de malversación, fraude, abuso de poder, malversación y autolavado y Gianluigi Torzi, ya detenido por la Gendarmería Vaticana y del que pende una orden de detención internacional, acusado por los Promotores de Justicia de los delitos de extorsión, malversación, fraude, malversación, blanqueo de capitales y autolavado. Fabrizio Tirabassi, empleado de la Secretaría de Estado encargado del  «sistema de drenaje de dinero», acusado de corrupción, extorsión, malversación, fraude y abuso de poder. El abogado milanés Nicola Squillace también va a juicio por los delitos de estafa, malversación de fondos, blanqueo de capitales y autoblanqueo.

Lo primero que salta a la vista y nos da alguna pista de las estrategias, es la ausencia del ‘medio arrepentido’ Mons. Alberto Perlasca, estaba bajo investigación, pero no ha sido procesado ni acusado. Nada se dice sobre qué pasó con la investigación de Perlasca, después de comunicarlo oficialmente unas cuantas veces. Su biografía indica que desde abril de 2006 hasta mayo de 2008 trabajó en la Nunciatura Apostólica en Argentina y por lo tanto tenía acceso a sus archivos. Alguien ha podido pensar que mejor ‘tenerlo bueno’. No llegó a nuncio como es natural en ‘la carrera’ y se quedo en la oficina administrativa de la Secretaría de Estado durante 10 años, la lista de organismos del Vaticano en los que ha estado presente es enorme, era un hombre de la casa, sin duda,  y no es creíble que no tenga nada que ver. Todo apunta a que estamos ante un falso arrepentido que usa sus conocimientos para lanzar acusaciones falsas, podemos estar ante un testigo que se usa para sembrar mentiras y calumnias en defensa de la versión oficial. Ya nos ha lanzado dudas sobre la gestión del  concierto benéfico ofrecido por Claudio Baglioni el año de la Misericordia. También Giuseppe Milanese, de la cooperativa OSA, permanece fuera del juicio, por haber colaborado.

El Vaticano tiene gran interés en que este juicio sea la prueba definitiva, que hasta ahora nadie cree, de que no solo se fabrican leyes sino que se aplican y que incluso un cardenal, está sometido a las normas. El juicio comenzará el 27 de julio y luego se reanudará después de las vacaciones de verano en agosto, tenemos  la impresión de que habrá muchas sorpresas y no precisamente dentro del tribunal. Dejamos a un lado la interpretaciones absurdas de las confianzas y desconfianzas del Papa Francisco, a estas alturas esta muy claro que no confía en nadie, nunca lo ha hecho, pretende utilizar o dejar caer cuando le conviene. Becciu no ha perdido la confianza del Papa Francisco porque nunca la ha tenido, ni él, ni nadie.

Mal día ha escogido Gotti Tedeschi para su artículo «GOBIERNO GLOBAL, RELIGIÓN GLOBAL … («cuius regio, eius religio ..»)» de muy recomendable lectura: «Para crear confusión doctrinal, basta un magisterio excesivamente “interpretable”, junto con provocaciones morales revolucionarias, utópicas y evolutivas, en materia de dogmas, de doctrina».

El Vaticano empieza este mes a cobrar el acceso al periódico por primera vez en su historia: «Estimada lectora, estimado lector, a partir del 1 de julio la lectura de L’Osservatore Romano en todas sus ediciones estará reservada a los suscriptores».  «Suscribiéndote antes del 30 de septiembre podrás beneficiarte del precio promocional de 20 € anuales» y explica que el periódico oficial de la Santa Sede funciona además como boletín oficial vaticano. Un paso más a hacia la extinción de los lectores.

«Y se extrañó de su falta de fe»

Buena lectura.

 

Gotti Tedeschi: Governo Globale, Religione Globale. Cuius Regio Eius Religio…
Scandalo Vaticano, Marogna: «Inchiesta Londra? Estranea»
Citazione in giudizio degli imputati nell’ambito del caso 60SA. Processo al Tribunale dello Stato della Città del Vaticano inizia il 27 luglio 2021
I mercanti nel tempio e il dovere del giornalismo
Vaticano, magistrati: «Sconfortante, marcio sistema predatorio e connivenze interne»
Il rinvio a giudizio del tribunale vaticano con clamorose assenze e un pezzo assurdo sull’house organ della Santa Sede
Vaticano, il Cardinale Angelo Becciu rinviato a giudizio per peculato e abuso d’ufficio
Scandali in Vaticano, Becciu a processo con altri nove
La Chiesa brucia? Senza dubbio. Ma non si sottovaluti la sua vitalità
L’atto di accusa del Vaticano contro il cardinale Becciu
Fondi del Vaticano: Becciu a processo. Soldi pure ai politici
Processo a Becciu, il via libera ai pm vaticani: così il Papa ha ripreso il controllo della Curia
Vaticano, decreto: «Da Perlasca dubbi su gestione concerto Baglioni voluto da Becciu»
Comentarios
3 comentarios en “El macro proceso de lavado de imagen de la justicia del Vaticano, los presentes y los ausentes, las confianzas del Papa Francisco.
  1. L’Osservatore Romano quedará como un diario de acceso por subscripción, lo que no veo la utilidad de esta medida de invisibilización absoluta… Nadie con dos dedos de frente se va a abonar a un tal tipo de diario de pago de un Vaticano que se ha vuelto loco…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *