PUBLICIDAD

El fracaso de ‘Fiducia Supplicans’ y el error del Papa Francisco nombrando al amigo ‘Tucho’, ¿sacramentales o ‘Flatus vocis’?, la familia de Benedicto XVI en Vaticano, misericordia y justicia.

|

Esto no hay quien lo pare, estamos en días navideños, en teoría de vacaciones y el volumen de noticias sigue siendo enorme. Si la pretensión era que con los turrones y los villancicos el tema de las bendiciones pasara, parece que está pasando todo lo contrario, y el cabreo ha desatado una avalancha de artículos sin fin. La impresión es que nos pretenden tomar el pelo y eso sienta muy mal. Considerar que el ‘pueblo de Dios’ es una masa de borregos dispuestos a seguir al ‘tucho’, con las peculiares ocurrencias que lo adornan, es mucho suponer, por mucho que sus teorías vengan avaladas por el Papa Francisco, que sobre este tema, no nos ha dado, por ahora, ninguna de sus infinitas entrevistas.

La desenvoltura, siempre con aires de superioridad, del prefecto del dicasterio para la Doctrina de la Fe está creando más de un problema en esta fase del pontificado. No es sólo África la que se rebela contra la luz verde para la bendición de las parejas homosexuales, sino también muchos obispos que sólo piden más calma y menos caos. Los antecedentes del tucho nos hacían pensar que estábamos ante un personaje que nos iba a dar mucho trabajo informativo, por ahora, no nos ha decepcionado.  En su primera semana dio más entrevistas que su antecesor Ratzinger en 24 años.

Y todo este caos por un tema en el que el problema no existía. Las peticiones de bendiciones para uniones extrañas son prácticamente inexistentes. El efecto inmediato es dividir aún más a una Iglesia ya dividida, revelando fracturas que en su mayoría eran conocidas, pero que no todos habían sacado a la superficie. La lista de Conferencias Episcopales que han declarado que no quieren aplicar la Declaración crece día a día, con África y Europa del Este a la cabeza. El silencio reina en los obispos que hasta ahora se consideraban alineados con el programa del Papa Francisco, los vientos pueden cambiar y la naturaleza de los veletas es así, París bien vale una Misa aunque sea de San Pío V.

Con la declaración Fiducia supplicans el Papa Francisco aprobó ex audientia nuevas bendiciones, creadas ad hoc «para las parejas en situaciones irregulares » y » parejas del mismo sexo «. En ambos casos el énfasis está en la “pareja”, justificando así sus actos morales.  Un verdadero sofisma en marcha. Esta nueva bendición no debe ser » un acto litúrgico o semilitúrgico, semejante a un sacramento » (FS 36). ¿Pero sigue siendo un sacramental para ser una bendición y no una invocación talismánica? FS distingue entre bendiciones litúrgicas, es decir, vinculadas a un sacramento, y bendiciones sacramentales dadas fuera de los sacramentos como gracias actuales. Sin embargo, todo esto se referiría a » un punto de vista estrictamente litúrgico » en el que » la bendición exige que lo bendecido se ajuste a la voluntad de Dios expresada en las enseñanzas de la Iglesia » (FS 9). Sin embargo, además de este contexto » estrictamente litúrgico «, habría un tercer contexto «flexiblemente litúrgico».

Estas nuevas bendiciones son equiparadas de facto a los sacramentales, pero sin definirlas como tales, dando la apariencia de haber creado una subcategoría neutral con el mero propósito de justificar una bendición de lo que no es vendible porque es objetivamente contrario a Dios y su creación.  Nos encontramos ante bendiciones que son sacramentales anónimos, como los «cristianos anónimos» de Rahner.  «Bendición» es un mero flatus vocis , es decir, una palabra que no dice lo que significa, pero que expresa con el mismo significado aparente otra realidad, a saber, la legitimación de parejas irregulares y del mismo sexo. El nominalismo es la subyugación de los conceptos al poder.

O la pareja se manifiesta en virtud de la unión y la relación o no existe. Sin embargo, se trata de la misma afirmación de fiducia, que en el n. 31 habla de los beneficios de las » relaciones humanas «, es decir, de las relaciones contra la naturaleza. No lo dicen, así como nunca hablan de pecado o sodomía, pero de eso se trata y de manera anónima intentan bendecirlo. Ni siquiera se habla de conversión y mucho menos de confesión para ser absuelto del pecado. El significado del documento es más que claro. Estamos ante bendiciones que quieren serlo sin dar la apariencia de serlo. Pero esto tampoco hace felices a los movimientos de promoción e integración homosexual, uno de los cuales, ha definido la fiducia como » una nueva e intolerable forma de exclusión » y » un medio apartheid».

Con Fuducia se confirma, ahora más que nunca, el uso instrumental del Sínodo sobre el Sínodo. El Sínodo es un método destinado a cambiar la constitución jerárquica de la Iglesia y su doctrina de manera pastoral.  La realidad es que la doctrina y la práctica pastoral siempre van juntas y la última depende ontológicamente de la primera, también lo hacen la verdad y la autoridad. La única autoridad es la de la verdad y la transmisión ininterrumpida de la fe y la moral: desde Cristo, a través de los Apóstoles, hasta nosotros.

Dos contribuciones publicadas con el título Dos comentarios sobre la bendición de las “parejas irregulares” de Robert Royal.  «Veinte preguntas para el Cardenal Fernández (¿y el Papa Francisco?)» por Raymond J. de Souza, sacerdote canadiense y «En una palabra: desastre» de Gerald E. Murray, sacerdote estadounidense, doctor en Derecho Canónico, abogado canónico y párroco de la Sagrada Familia de Nueva York. No tienen desperdicio y sentimos, por razones de espacio, no citar ampliamente ambos textos.  The Wanderer nos ofrece las ‘veinte preguntas’ en español.  Korazym nos sigue actualizando las publicaciones sobre la Fiducia supplicans.

Y seguimos con el artículo de Riccardo Cascioli y Stefano Fontana sobre la Declaración Fiducia Supplicans.  El  Observatorio Cardenal Van Thuân  propone una evaluación global de la Declaración  Fiducia supplicans . Hemos dejado pasar un tiempo desde su publicación para propiciar una reflexión precisa y completa. De hecho, la Declaración plantea muchas cuestiones serias que deben abordarse por separado, pero también y sobre todo en un marco unificado. Parece haber dado un paso fatal, un punto de inflexión en la doctrina y en la práctica de la Iglesia,  un límite  parece haber sido superado decisivamente. Algunos comentaristas han hablado de «desastre» y de «escándalo». Por eso es necesario un análisis responsable y completo».

La reacción de las conferencias episcopales, cardenales, obispos, sacerdotes, personas consagradas y laicos contra la Declaración Fiducia supplicans continúa creciendo en todo el mundo. Tenemos campaña de cartas a la Santa Sede y el último día del año 2023, cuatro sacerdotes españoles se lanzaron a en la plataforma Change.org una recogida de firmas para pedir al Santo Padre que cancele la Fiducia supplicans, «en nombre de la verdad, por el bien de la Iglesia y por la salvación de las almas».  Esta petición  fue lanzada por un sacerdote diocesano de Cádiz y Ceuta, Antonio Diufaín Mora, con dos sacerdotes diocesanos de Toledo, fidei donum en Lurín, Perú, José Manuel Alonso Ampuero y Julio Alonso Ampuero, y otro sacerdote diocesano toledano, José María Cabrero Abascal. En el momento de redactar este informe, ya han firmado 1.662 personas, entre sacerdotes, consagrados y laicos, que sintieron el deber de expresar filialmente, con todo respeto, al Santo Padre la necesidad de que la Declaración Fiducia supplicans sea revocada.

La iniciativa cita expresamente el Can. 212 del Código de Derecho Canónico: «§1. Los fieles, conscientes de su responsabilidad, están obligados a observar con cristiana obediencia lo que los sagrados Pastores, en cuanto representan a Cristo, declaran como maestros de la fe o disponen como jefes de la Iglesia. §2. Los fieles son libres de expresar sus necesidades, especialmente espirituales, y sus deseos a los Pastores de la Iglesia. §3. En proporción a los conocimientos, competencias y prestigio de que gozan, tienen el derecho, y a veces incluso el deber, de expresar a los sagrados Pastores sus pensamientos sobre lo que concierne al bien de la Iglesia; y darlo a conocer a los demás fieles, sin perjuicio de la integridad de la fe y de las costumbres y del respeto hacia los Pastores, teniendo presente también la utilidad común y la dignidad de las personas».

El texto de la petición: «En respuesta a la Declaración Fiducia supplicans , los abajo firmantes (“promotores”) desean expresar lo siguiente: 1. Con Cristo, en Él y como Él, queremos amar a cada persona. 2. Nos adherimos a la verdad revelada, recogida en la Biblia y la Tradición e interpretada por el Magisterio secular de la Iglesia. 3. Bendecir a las parejas en situación irregular o en convivencia homosexual, incluso de forma extralitúrgica, contradice el plan de Dios. 4. En conciencia no podemos aceptar el reconocimiento de este tipo de bendición. 5. Pedimos filialmente al Santo Padre que cancele la Fiducia supplicans . 6. Oremos por nuestra conversión y la de todos, para que vivamos la caridad en la verdad».

El obispo Rafael Escudero López-Brea, de 61 años, ordinario de la diócesis peruana de Mayobamba, publicó ayer una carta a sus sacerdotes, religiosos y laicos para ofrecer orientación “ante la confusión sin precedentes provocada por el Documento Fiducia supplicans. «Este documento perjudica la comunión de la Iglesia, ya que tales bendiciones contradicen directa y gravemente la revelación Divina y la doctrina y práctica ininterrumpida de la Iglesia Católica, incluido el reciente magisterio del Papa Francisco, razón por la cual no hay citas a lo largo de la Declaración que respalden el magisterio anterior. En su Responsum 2021, la Congregación para la Doctrina de la Fe nos dijo, con la firma del Santo Padre, que “La Iglesia no tiene ni puede tener el poder de bendecir las uniones de personas del mismo sexo”.

El obispo calificó la bendición de parejas irregulares y del mismo sexo como “un grave abuso del Santísimo Nombre de Dios, que se invoca en una unión objetivamente pecaminosa de fornicación, adulterio o, peor aún, actividad homosexual”. “Bendecir a una pareja es bendecir la unión que existe entre ellos. No existe una forma lógica y real de separar una cosa de otra. ¿Por qué si no pedirían una bendición juntos y no dos por separado?».  “El día de mi ordenación episcopal juré solemnemente ‘conservar el depósito de la fe en pureza e integridad, según la Tradición observada siempre y en todas partes en la Iglesia desde los tiempos de los Apóstoles’”. “Por ello, amonesto a los sacerdotes de la Prelatura de Moyobamba a no realizar ningún tipo de bendición a parejas en situación irregular o de parejas del mismo sexo”.

El Papa Francisco  recibió ayer por la mañana en audiencia a Georg Gänswein, con las Memores Domini. Es el primr cara a cara después de su  destierro en Friburgo.  La semana pasada le tocó el turno al cardenal Burke, con quien Bergoglio mantuvo un breve cara a cara el 29 de diciembre en el Vaticano, después de que, según rumores no desmentidos por la Santa Sede, el Pontífice le hubiera quitado el sueldo y el apartamento.  El Vaticano se limitó a informar de la audiencia sin comentarios, pero aportando un detalle significativo. El secretario de Joseph Ratzinger no fue recibido solo, sino en compañía de las cuatro Memores Domini, Cristina, Carmella, Loredana y Rosella , laicas consagradas de Comunión y Liberación que convivieron con Benedicto XVI y su secretario. La audiencia de Francisco fue, pues, una audiencia con la «familia» de Ratzinger un año después de su muerte. Por la misma razón, en el primer aniversario de su muerte, el pasado 31 de diciembre, monseñor Gänswein, evidentemente con la aprobación del Papa, celebró la misa conmemorativa en la basílica de San Pedro.  Hace un año Jorge Mario Bergoglio recibió fríamente a Gänswein, luego dejó que el asunto se calmara y en mayo lo citó para informarle de regreso a su diócesis de Friburgo, sin ningún encargo, una jubilación anticipada, en definitiva.

Sobre la historia de Don Ramón Guidetti, excomulgado por su obispo por haber dicho en la iglesia que Bergoglio no es el Papa,  tenemos el  comentario de Aurelio Porfiri. «Nunca antes se había hablado tanto de misericordia como en esta última década, pero en ocasiones la palabra se ha utilizado de forma completamente inapropiada. Por supuesto, la misericordia es una categoría importante de la espiritualidad cristiana, pero nunca debe separarse de la justicia necesaria».  «Es evidente que hay una crisis profunda en la Iglesia, está ahí para que todos la vean. Pero a esta crisis se pueden dar varias respuestas, como la de quienes, a pesar del sufrimiento, intentan permanecer en la Iglesia, aunque sea muy difícil.  Si se opta por romper completamente el vínculo con la autoridad suprema de la Iglesia, es evidente que la misma autoridad le comunicará la excomunión automática.  Es engañoso plantear un supuesto déficit de clemencia cuando en situaciones como ésta sólo puede ir acompañado de la justicia de la sanción. De hecho, cabría esperar que siempre se aplicara la misma justicia, no sólo a la «derecha» sino también a la «izquierda».

Terminamos con el texto de Romanos 1,24-27, especialmente apropiado para estos tiempos:  «Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por esto, Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío».

«¿Qué buscáis?»

Buena lectura.

 

Benedizione delle Coppie Omosessuali: gli Inganni di Fiducia Supplicans. Van Thuan.

Due commenti sulla benedizione delle “coppie irregolari” e delle “coppie omosessuali”. Con 20 domande al Cardinal Tucho

Anno vecchio, anno nuovo e… continuità

Su misericordia e giustizia. Dopo il caso di don Guidetti

Scomunica “latae sententiae”. Cos’è l’atto che punisce il prete anti-Bergoglio

Papa Francesco riceve padre Georg: la quiete dopo la tempesta?

Il Papa riceve Gaenswein, è la prima volta dopo il ritorno in Germania

Peruvian bishop bans same-sex ‘blessings,’ says Fiducia Supplicans ‘harms the communion of the Church’

Benedizioni anonime e anomale su Fiducia supplicans

Petizione filiale al Santo Padre per la revoca di Fiducia supplicans

Banda della Magliana: “Antonio Mancini è ancora vivo”, il clamoroso colpo di scena

Francesco e i nemici, cordiale ma inflessibile. Così tiene a bada i nostalgici di Ratzinger

Papa Francesco riceve in udienza padre Georg dopo la cacciata

Storia di John Campitelli, il bambino «rubato» dalla Chiesa Cattolica, che ha passato la vita a cercare la madre biologica

Il passo falso di Papa Francesco

Comentarios
2 comentarios en “El fracaso de ‘Fiducia Supplicans’ y el error del Papa Francisco nombrando al amigo ‘Tucho’, ¿sacramentales o ‘Flatus vocis’?, la familia de Benedicto XVI en Vaticano, misericordia y justicia.
  1. Sr. Specola o como se llame. Suelo leer sus resúmenes de noticias con frecuencia. Este aquí, en lo que ciñe a la fundamentación está muy interesante. Ya aclaro de una vez que fui laico consagrado y llegué al sacerdocio por «n» motivos. En la época, decía «amén» y creía mucho en lo que la Escritura, lo que yo conocía de la Sagrada Tradición y del magisterio. Llevo 12 años fuera de la vida consagrada, luego de 13 años en ella. Después de salir del Sodalicio y afirmo que los que allá viven todavía andan en una borbuja, comencé a vivir en un área periférica, llena de delicuentes, muchas niñas embarazadas en temprana edad y esas cosas que ya sabemos que existen. Algo que me llamó muchísimo la atención en la calle principal, donde están los negocios comerciales, es la cantidad de mujeres lesbianas. Y más, es frecuente y diario ver jóvenes (hombres con hombres de manos dadas como novios y lo mismo con las mujeres). Con el tiempo, logré acercarme a algunos de ellos, preguntar desde cuándo se experimentaron gays, cuáles son sus expectativas respecto a las relaciones que llevan y para mi sorpresa entendí que hay una suerte de espectro de comportamiento gay como lo es con nosotros los héteros. Hay gente que solo quiere cosas casuales y pervertidas. Y hay otras que, de verdad, sueñan con un gran amor gay, de pareja y para siempre. Tal como los héteros. Después de varias conversas con hombres y mujeres gays, llegué a la conclusión que la mayor parte de ellos se autodescubrió como son en la infancia temprana, sin cualquier grande trauma, educados por ambos padres o solo por uno. Luego, recordé que en el Seminario de Cali, estudiamos un libro de teología moral que narraba ciertos estudios, todos preliminares, que indicaban que la homosexualidad comenzaba dentro del vientre materno, o sea, antes de nacer. No recuerdo el nombre del libro ni su fecha de publicación. Solo sé que era de un redentorista bioeticista. No era Bernard Haring. En fin… tener la consciencia de evidencias sobre la homosexualidad poder ser algo pré-natal despertó en mí la curiosidad en seguir mirando. Antes de entrar el Sodalicio, estudié ciencias biológicas con especialidad en genética. En la época, solo había un tipo hablando de un supuesto «gen gay». Como nadie logró reproducir su investigación, este señor no logró probar su punto. Durantes mis estudios en los 90´s, este tema LGBT todavía tenía poco impacto cultural. O sea, en las clases ni siquiera era temática abordada. Sin embargo, del año 2000 hacia acá, han surgido otros estudios. Miente quien diga que «la ciencia ya probó» que la homosexualidad es genética y anterior al nascimiento. Pero miente o dice inverdades quien cree que la ciencia «ya probó» que es pura tendencia, que es algo comportamental o meramente aprendido culturalmente o en la educación. Nadie sabe al 100%. Si me apuras, te digo que los estudios de los últimos 20 años PARECEN SUGERIR (no prueban) que la homosexualidad es tan natural como la heterosexualidad siendo la primera en torno de 8% presente en la población mundial (según un estudio hecho con 450.000 personas) y la segunda, por supuesto, la mayoría. Hoy mismo, 04 de enero, está siendo difundido un estudio chino sobre la bisexualidad, por que la genética homosexual (aún no siendo evolutivamente interesante por motivos obvios) permanecería en la población humana sin desaparecer. En fin, ya me alargué mucho. Al que parece, los progresos científicos llegarán a la conclusión de que la homosexualidad sería tan natural cuanto la hetero. Y aquí, sumando mis diálogos, mis breves investigaciones, confieso a ti que sí estoy tendiendo a creer que, como la verdad es una sola, que la Iglesia terminará cambiando su modo de pensar. Soy totalmente conciente de que la Escritura condena la práctica homosexual en el AT y NT, entiendo muy bien que la noción de la Escritura tiene conceptos que relacionan la práctica homosexual como un acto necesariamente pecaminoso, odioso, condenable aquí y en la eternidad. Imagino que San Pablo y San Judas se rasgaban las vestiduras conociendo dichos comportamientos. Obvio! Eran judíos, la fe judaica destestaba eso y en algunas culturas o estamentos de ellas, las orgías y prácticas gays eran comúnes. Israel era único no solo en la fe, sino en varios costumbres que se distinguían de los paganos. Yo ni siquiera sé si los gays de antaño querían unirse para siempre. Quizás, no. Soy igualmente conciente que la Tradición suele repetir la Escritura o traer por vía oral cosas que se hacían en los inicios y en la línea de la Escritura. Por lo tanto, sé perfectamente bien que ambos canales da la única Revelación reprueban unidas la práctica homosexual. Confieso que no sé cuando el magisterio empezó a hablar más puntualmente de este tema, pero naturalmente, la enseñanza vino a repetir lo que siempre se dijo.
    No es mi interés «aprobar» el comportamiento de los gays solo para sentirme bien o para decir cosas amenas a mis colegas. Me interesa saber cuál es la verdad antropológica del asunto. Mal comparando, en el siglo XVI, algunos decían que los indígenas no tenían alma ni eran personas humanas. Yo, honestamente y abiertamente, me pregunto si no estamos haciendo algo similar con los LGBT´s. Nuestro argumento y el argumento de obispos, padres y cualquiera que haya estudiado teología es el mismo: «la Revelación dice y como dice, entonces es así. Y si es así, no puede ser de otra forma». Claro que considerar la posibilidad de que esta parte de la Revelación esté errada me pone en la línea delantera de ser considerado un hereje, si afirmo de modo pertinaz, mis pensamientos. Te digo que soy conciente del lobby gay, de las teorías conspiratorias, que estoy ciente de influencia de Engels y Marx y de las feministas extremistas en la difusión del movimiento arcoíris. Son cosas importantes a tener en cuenta. Pero la cosa que realmente importa es saber cuál es la verdad que será una sola. Y no sé qué haremos, honestamente. El punto, en mi parecer, no es si declaración es buena o no, si es un intento de sacramental neutral para poder bendicer parejas gays, etc… Nuestra Iglesia católica y todas las demás denominaciones conservadoras NO SABEN MÁS qué hacer con sus correligionarios gays. Sabemos que existe el grupo de Courage, estos gays que afirman entender que Jesús les quiere «célibes» (ni siquiera es mera y genérica castidad) porque es el mejor para ellos y su santidad. Sabemos que hay iniciativas de algunos psicólogos intentando «curar» los gays y usando la nomenclatura de «atracción por el mismo sexo». Sabemos también que varios de los que son «curados», vuelven a lo anterior y también sabemos que hay unos cuantos que se suicidan porque ser «curado» sería un proceso doloroso. Yo solo digo lo que he leído. Lo que me parece un indicador de la sola razón es proponer a todos los gays católicos que lleven en serio su vida de santidad o no, que ellos sean celibatarios como si fueran vocacionados al celibato. Sé que no lo decimos vocación a eso, pero en la práctica el pensamiento es: hermano, qué lástima por ti. Tienes un defecto de fábrica o adquirido, tus impulsos y atracciones están desordenadas o no alineadas como deberían ser y tú tienes dos caminos: empieza a intentar un relacionamiento hétero o vive el celibato para siempre. Te pregunto: es eso humano? Claro que por amor a Jesús, cualquiera puede decidir adherirse voluntariamente, sea hétero o gay. Pero orientar a personas con atración por el mismo sexo a buscar pareja de orientación diversa o pasar la vida entera célibe es de verdad una opción saludable? Soy sincero: no conozco a fondo el mundo gay. Mi referencia son mis diálogos y lecturas. Punto. Pero mi sentido común, si es común, me dice que las orientaciones dadas a los gays no son humanas y digo eso porque si a nosotros nos dijeran: hermano, tienes mal tus atracciones e impulsos héterosexuales. Para corregirte, buscate algo de tu mismo sexo. Lo harías o te parecía rarísimo? O entonces… qué lástima, Specola. Naciste hétero y nada más que hacer. Sólo vive el celibato para siempre y es todo. Hombre… pensando fuera de la caja, es eso normal y natural? Ya vemos todos los santos días como nosotros, los héteros, somos: además de las relaciones en regla según el Evangelio, pecamos en pensamientos, palabras, actos, omisiones contra la castidad, fornicación es lo que hay, castidad es lo que casi no hay. Somos supremamente desordenados. Los gays, seres humanos, como nosotros, son iguales. Mucha lascivia y poca castidad. A los héteros, empero, todos los perdones y salidas. A los gays, nada diferente de las dos cosas que dije. En fin… fui sincero. No es lobby gay que la Iglesia tiene que parar. Es ella que tiene que parar y reflexionar y ver qué hará con sus gays, es mirar la realidad de frente y preguntar: ser gay es de fábrica? Porque si lo es, hombre, todo este palabrerío clerical sobre la declaración sería un apoyarse en la Revelación, pero no en la «revelación natural», la llamaré así. Lo que estoy seguro porque conocí de cerca los seminarios en donde estudié, la comunidad en la que viví es que creen que estudiar teología, la ciencia de las ciencias, les da clave para mirar el resto. Las ciencias naturales, repitiéndome, parecen indicar um camino distinto. Repetir lo de siempre a penas por repetir no es el camino. Solo es lícito si hay seguridad absoluta de que este punto de la Revelación es verdadero. La pelea y debates dentro del cristianismo como un todo me evidencia, más allá de santos y pecadores en disputa, que la verdad antropólogica no está clara y es lo que nos está dividiendo. Estas son mis reflexiones sobre el asunto. Ya sobre la declaración en sí, ella me parece poco sólida. Era necesario fundamentar mejor y, puesto que desean implementar algo, debería estar muy bien delimitado cómo, dónde, cuándo y por qué hacer. Un documento con un tema tan importante es de una enorme imprudencia sea por la época cercana a la Navidad como por su fragilidad teológica. Hasta ahora no entiendo la naturaleza de este tipo de bendiciones, sobre todo en el contexto argumento: para ayudar a aquellos que quieren vivir una vida más acorde al Plan de Dios y etc… Este texto solo sería aceptable si la lógica es de que la práctica homosexual en pareja no es pecaminosa y que podría quizás llevar a ambos a la santidad. La Revelación niega esta posibilidad; el magisterio actual está abriendo la puerta. Y la verdad antropológica? Si la Biblia se equivoca o si solo una lectura contextualizada es posible, entonces la homosexualidad practicada en pareja no solo no sería pecado, como el Papa Francisco estaría girando la Iglesia hacia la verdad, pese los 2000 años afirmando algo diferente. Si las evidencias científicas (no pruebas!) están erradas y la Revelación totalmente correcta, entonces, sí, el Papa está metiendo la para con su cardenal de la DDF en conjunto y alejando la Iglesia de la verdad.
    Finalizo: no sé si alguien pensará que, después de haber salido de comunidad, me tiré de boca al mundo. No. Permanecí célibe. No sé cómo terminará el cuento de mi vida, pero te aseguro, sr. Specola, que no es en virtud de una vida depravada (cosa que nunca sucedió conmigo) es que mi forma de pensar viene cambiando. Toda va más en la línea de pensar que contra hechos no hay argumentos y considero muy en serio la posibilidad de que la Revelación esté engañada. En todo caso, si me consideras un hereje o un tipo que ya está enredado mentalmente por el mundo, me encomiendo a sus oraciones y de los otros eventuales lectores. Pienso que escribir y debatir es eso. Me da enorme pereza y tristeza ver un cola de comentarios diarios, llenos de insultos, peleas, la repetición de la repetidera doctrinal, magisterial. La impresión es de un círculo de personas que se autoafirman entre sí dentro de la borbuja del site. Aquí me he puesto de pecho abierto. Es lo que pienso ahora; mañana podré pensar otra cosa.

    1. Rodrigo, el dicho clásico (y que suele ser cierto) es que «lo bueno (sí es que es bueno) si breve, dos veces bueno». Creo que cae vd en diversos errores en lo que expone. El primero y principal, la certeza de la Escritura, en lo que está divinamente revelado, y atañe a fe y costumbres: no puede errar. Es cierta y, como expresa muy bien Santo Tomás, es la base de la ciencia teológica, que el demuestra .
      Es una certeza por encima de la razón, avalada, como decía Ratzinger muy acertadamente, en el testimonio bimilenario de la Iglesia a la que Dios ha dotado , entre otras muchas cosas, de dos bellezas: la estética , expresada en su liturgia, sus cantos, sus templos, etc, y la belleza ética, expresada en la moral , la de más elevado rango de la humanidad y manifestada en numerosísimos ejemplos de santidad de vida y avalada en las obras. Si se priva vd. de esto, la la inerrancia, se priva finalmente de la Fe y la pertenencia real a la Iglesia, como pasa hoy frecuentemente en muchos.
      En cuanto a estudios pretendidos o reales sobre la tendencia homosexual, hay muchos y lo seguirá habiendo. Muchos de ellos son parciales cuando no interesados, otros tienen ciertas bases científicas. El hecho es que, seguramente por presiones, la OMS retiró del DSM, que describe las enferemedas de tipo psiquiátrico o psicológico, la homosexualidad, hace años. Existían y existen modelos de curación para ella (todavía en antiguos manuales de psicología o psiquiatría se pueden encontrar) pero no interesan. Al respecto, y por ejemplo en España, contra toda libertad del paciente y del terapeuta, no se pueden ejercer dichas terapias, conculcando todo sentido común. No se deje llevar por el cientifismo, tan de moda y tan usado por el falso progresismo de la izquierda y anticatólicismo, y vuelva vd. a la segura verdad de lo revelado , que avala la auténtica Iglesia, y da seguridad en sus dogmas de fe y de una moral, acrisolada durante siglos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *