PUBLICIDAD

Diez años de tantas cosas, el Vaticano evalúa a sus empleados, ¿el Papa Francisco custodia la tradición?, el Green Pass, el Pater Noster.

|

En los tiempos en que los papas, así fue hasta Benedicto XVI, se trasladaban a la Villa de Verano de Castelgandolfo, la curia entraba en un letargo veraniego. Hoy todos tenemos la impresión de que las cosas van muy rápido y se utiliza el tiempo de verano para aprobar, como ha sucedido con Traditionis Custodes, cosas que pueden ser incómodas. Esta táctica del pasado no sirve de mucho ahora en donde las redes de información se vienen con nosotros de vacaciones y los periodistas siguen la actualidad desde sus lugares de descanso. De hecho, estos días que podríamos presuponer tranquilos en la tradición informativa,  no lo son, el ritmo sigue, las plumas no descansan y los lectores siguen ávidos de información.

Nuestra Specola se centra en la información de cada día, pero eso no nos puede hacer perder la perspectiva de los hechos, Hoy vemos una información de un personaje aparentemente secundario, pero que está en el origen de procesos importantes que hemos vivido en el Vaticano. Piero Sambi no dirá mucho a nuestros lectores, el 27 de julio será del décimo aniversario de su muerte repentina, en Baltimore. El Papa Benedicto XV, en diciembre de 2005,  lo nombra apostólico nuncio en los Estados Unidos de América. Debería haber regresado a Italia en septiembre de 2011 porque el Papa Benedicto XVI lo había nombrado presidente de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede y seguro cardenal. Su muerte repentina provoca toda una cadena de cambios, Viganò le sucede en Estados Unidos y Bertone aprovecha para controlar la Prefectura con un fidelísimo. La cadena de acontecimientos que provoca la renuncia de Benedicto XVI no empieza la víspera de su renuncia.

Otro tema, seguro que muy lejano a nuestros lectores, pero nada indiferente en la historia reciente del Vaticano es la muerte el 6 de marzo de 2013 de David Rossi, jefe de comunicación de Monte dei Paschi di Siena, al caer desde la ventana de su oficina. La  investigación por suicidio, se cerró un año después, su esposa no cree la versión oficial  llena de «rarezas». Los antecedentes están en la compra de Antonveneta en noviembre de 2007, una cadena de operaciones imprudentes han llevado al instituto de Siena al colapso. El Sistema Siena, encierra una red  de política, finanzas, instituciones,  masonería e implicaciones, no podían faltar, del Banco de Vaticano como una serie de extrañas cuentas cifradas opacas que nunca se han querido clarificar.

También se espera al verano para lanzar en el Vaticano un «proyecto piloto» para la evaluación del personal y un análisis global del nivel de «operaciones, competencia y comportamiento» de los empleados. La iniciativa de la Secretaría de Economía, comunicada por el  prefecto S.J. a los jefes de dicasterio y jefes de entidades y órganos de la Santa Sede, adjuntando el «formulario de evaluación y autoevaluación de los empleados», las correspondientes instrucciones y las «directrices de evaluación de recursos». El  objetivo es una «movilidad virtuosa» dentro de la Curia.  Cada empleado, con un expediente muy detallado, será sometido a una evaluación en cuanto a las categorías de eficiencia y metódica («operatividad»), preparación específica («competencia») y actitud en el lugar de trabajo y relaciones con los compañeros y los demás referentes (» comportamiento»). La escala de evaluación – y también la autoevaluación por parte del interesado – prevé para cada sector evaluaciones del 1 al 5, desde «inadecuado», a «mejorable», a «adecuado», hasta «bueno» y todos «excelentes».

Seguimos a vueltas, muchas vueltas, con el Traditionis Custodes con el que el Papa Francisco ha dado pasos concretos para abolir en la práctica el rito latino de la Santa Misa, sustancialmente vigente desde San Dámaso en el siglo IV, hasta el misal de 1962 promulgado por el Papa Juan XXIII. Limitar hasta la extinción es evidente y los sacerdotes de rito latino ya no tienen derecho a celebrar la misa tradicional, sino que solo pueden hacerlo con el permiso del obispo y de la Santa Sede, para los ordenados a partir de ahora.  La pregunta que tantos se hacen es:  ¿Tiene un Papa el poder de derogar un rito que ha estado vigente en la Iglesia durante 1.400 años y cuyos elementos esenciales provienen de tiempos apostólicos?

El Catecismo de la Iglesia Católica promulgado por Juan Pablo II, en el párrafo 1125: “Ningún rito sacramental puede ser modificado o manipulado a discreción del ministro o de la comunidad. Ni siquiera la autoridad suprema de la Iglesia puede cambiar la liturgia a voluntad, sino solo en obediencia a la fe y en el respeto religioso del misterio de la liturgia». En entonces cardenal Ratzinger comentó este texto: «Me parece muy importante que el Catecismo, al mencionar los límites del poder de la autoridad suprema de la Iglesia con respecto a la reforma, nos recuerde la esencia del primado, como lo subrayan los Concilios Vaticanos I y II: el Papa no es un monarca absoluto cuya voluntad es la ley, sino el guardián de la Tradición auténtica y, por tanto, el primer garante de la obediencia. No puede hacer lo que quiere y, precisamente por eso, puede oponerse a quienes pretenden hacer lo que quieren. La ley que debe cumplir no es actuar ad libitum, sino la obediencia a la fe. Por tanto, en lo que respecta a la liturgia, tiene la tarea de un jardinero y no de un técnico que construye nuevas máquinas y tira las viejas. El «rito», que es la forma de celebración y oración que madura en la fe y la vida de la Iglesia, es una forma condensada de la Tradición viva, en la que el ámbito del rito expresa toda su fe y oración, así haciendo, al mismo tiempo, la comunión entre generaciones, la comunión con los que rezan antes y después de nosotros. Por lo tanto, el rito es como un regalo dado a la Iglesia, una forma viva de transmisión».

Desde 2007 en el Reino Unido ha habido un crecimiento significativo en el número de fieles y comunidades que celebran con el Misal de 1962, utilizando con gratitud las facultades reconocidas por el Summorum Pontificum.  Tim Stanley en The Spectator,  habla de «guerra despiadada del Papa Francisco contra el antiguo Rito»: «Les puedo decir que en Inglaterra la reacción común entre los obispos fue “¿por qué hizo esto?”. Es un gran dolor de cabeza. En 2007, a muchos de ellos no les gustó Summorum; 14 años después, están totalmente acostumbrados y no pueden entender cómo el Rito Antiguo puede hacer daño. De repente tienen que disciplinar a los buenos sacerdotes, y saben que los seminarios están llenos de jóvenes que han entrado en ellos pensando que pueden celebrar el antiguo Rito y que quizás ahora no puedan hacerlo. Las vocaciones están en riesgo. Me repito: Benedicto quitó el aguijón del antiguo Rito. Francesco volvió a inyectar veneno en el torrente sanguíneo. Los obispos se quedaron desconcertados ante tanta sinodalidad».

Tenemos a Europa muy revolucionada con la pretensión de algunos de sus gobiernos de imponer el llamado ‘Green Pass’ y todo apunta a que el Vaticano se apunta a su defensa y en la  próxima visita del Papa a Hungría y Eslovaquia en septiembre requerirá el pase Verde para acceder a todos los actos. Se suma a la cruzada contra el «no vax», que no tiene precedentes en intensidad y ferocidad. La justificación es que:  «es la única forma real de no limitar radicalmente el número de participantes». El Vaticano fue el primer estado en hacer obligatoria la vacuna para residentes y empleados, el Papa ha impulsado repetidamente las vacunas y recientemente también acusó a quienes no vacunan de poner en peligro la vida de los demás. Por lo tanto, apoyar la necesidad del Green Pass es solo otra pieza, estamos cerca de pedir el pase verde para entrar a la misa dominical.  Se vuelve natural que la Iglesia asuma el pensamiento del mundo hasta el punto de transformarse, como en esta ocasión, en la esclava del Estado o en el brazo operativo de las Naciones Unidas.

Tosati reproduce en su blog un interesante artículo de Gotti Tedeschi  aparecido en La Verità sobre el último motu proprio.

Sigue la polémica con la nueva traducción errónea del Padre Nuestro al italiano. Aldo Maria Valli nos ofrece una nuenva publicación: » ¿No nos abandonamos a la tentación? Reflexiones sobre la nueva traducción del Padre Nuestro, en Corabooks. Valli introduce a un buen número de primeros espadas nada favorables a la versión impuesta que se califica con tendenciosa y nada acorde con el texto original ni con la tradición milenaria.

«…el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada.»

Buena lectura.

Il Monte dei misteri
La Casa di Sambi sarà un Centro per la pace
Comentarios
5 comentarios en “Diez años de tantas cosas, el Vaticano evalúa a sus empleados, ¿el Papa Francisco custodia la tradición?, el Green Pass, el Pater Noster.
  1. Trabajar en las tinieblas de la noche, o de un Estado de Excepcion, o en el relax que significa el disfrute de unas vacaciones marcadas en el calendario, para aprobar cuestiones incomodas, con poco consenso, peligrosas para el comun y de profundo calado colectivo; es una de las tacticas preferidas y mas utilizadas de gobiernos dictatoriales y totalitarios de corte marxistas, o al menos que lo pretendan ser de manera subrepticiamente subliminal.

  2. Traditionis custodes es un documento normativo nulo ex tunc del cabo al rabo, y por lo tanto, inexistente, no obedecible, que se debe resistir y oponer. Viola y conculca diversos derechos fundamentales reconocidos por la Lex Ecclesiae Fundamentalis, recogidos en el Código de Derecho Canónico (latino y oriental) y en otras normas jurídicas. Custodes vulnera derechos básicos:

    1. Derechos y libertades fundamentales de la Lex Ecclesiae Fundamentalis

    2. Contenido esencial de los derechos fundamentales: restringe las facultades y posibilidades de actuación necesarias para que el derecho fundamental se ejerza de forma plena y libre, impone limitaciones que hacen impracticable, dificultan más allá de lo razonable o despojan de la necesaria protección, al derecho fundamental de la libre elección de la forma de la Sagrada Liturgia relativa al Sacrificio de la Misa y el Oficio Divino desarrollada en la Urbe de Roma, ésta conformada según la Sagrada Tradición

    3. Seguridad jurídica, interdicción de la arbitrariedad de la autoridad eclesiástica, restricción o supresión injustificada de derechos fundamentales, irretroactividad de normas que reduzcan o supriman los derechos fundamentales

    4. Promoción de las condiciones para que los derechos y libertades fundamentales y la igualdad del fiel y de los grupos sean reales y efectivas, removiendo los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los fieles en la libre elección de la forma de la Sagrada Liturgia

    Custodios de la Traición conculca los siguientes derechos:

    1. Derecho a la máxima proximidad y facilidad horaria para la celebración de la forma litúrgica según el Misal Romano de 1570, que es la parroquia. Se impone una carga innecesaria de desplazamiento, que si es lejos, pone en riesgo la vida e integridad física y salud, agravándolos incluso, e imposibilita el desplazamiento de quienes no tienen recursos económicos suficientes. Afecta a la libertad de circulación, reunión, permanencia, entrada y acceso a la parroquia o altar libremente deseados. Impone una servidumbre y un trabajo forzoso para poder cumplir el derecho eclesial fundamental

    2. Derecho de asociación. Impone restricciones ilegítimas a los grupos que libremente han elegido la celebración de la forma litúrgica según el Misal de San Pío V

    3. Presunción de inocencia. Impone una absolutamente inadmisible presunción de culpabilidad del delito de cisma y herejía a los que libremente eligen la Misa tridentina en latín

    4. Derecho al honor, honra, buena fama, buen nombre y buena reputación: los que queremos la Misa tridentina en latín no vamos contra la unidad

    5. Derecho de petición, queja y denuncia para solicitar la reforma o derogación de la Misa Nueva de 1970 de Pablo VI

    6. Derecho de libertad. Rechazo total a la imposición de presbíteros celebrantes con características de comisarios políticos, delatores y supervisores de la fidelidad a una ideología pontificia arbitraria

    7. Derecho de privacidad y protección de datos: la vida individual y de los grupos no puede estar intervenida por comisarios políticos en forma de obispos o presbíteros u otros operadores y agentes

    8. Igualdad y no discriminación. Se imponen unas injustas e inicuas restricciones al Misal Romano Tradicional, creando fieles de segunda categoría

    9. Derecho lingüístico. Impone la supresión del latín en las lecturas del Evangelio, impidiendo la universalidad de la Misa Romana de San Pío V

    10. Libertad de conciencia, pensamiento, expresión, de opinión, de expresión, a comunicar y recibir información, de cátedra, enseñanza e investigación

    11. Derecho de participación libre y plena en la vida eclesial

    12. Derecho a la tutela judicial efectiva, con garantías efectivas: nuestros derechos no pueden ser pisoteados así como así por ningún Pontífice

    13. Derecho a la existencia, a la libre determinación, a la paz y seguridad de los grupos favorables al Misal Tridentino

    14. Derecho de resistencia contra los actos inicuos e injustos.

  3. Traditionis custodes o Custodios de la Traición es un documento normativo nulo ex tunc del cabo al rabo, y por lo tanto, inexistente, no obedecible, que se debe resistir y oponer. Viola y conculca diversos derechos fundamentales reconocidos por la Lex Ecclesiae Fundamentalis, recogidos en el Código de Derecho Canónico (latino y oriental) y en otras normas jurídicas. Custodios en la Traición vulnera derechos básicos:

    1. Derechos y libertades fundamentales de la Lex Ecclesiae Fundamentalis

    2. Contenido esencial de los derechos fundamentales: restringe las facultades y posibilidades de actuación necesarias para que el derecho fundamental se ejerza de forma plena y libre, impone limitaciones que hacen impracticable, dificultan más allá de lo razonable o despojan de la necesaria protección, al derecho fundamental de la libre elección de la forma de la Sagrada Liturgia relativa al Sacrificio de la Misa y el Oficio Divino desarrollada en la Urbe de Roma, ésta conformada según la Sagrada Tradición

    3. Seguridad jurídica, interdicción de la arbitrariedad de la autoridad eclesiástica, restricción o supresión injustificada de derechos fundamentales, irretroactividad de normas que reduzcan o supriman los derechos fundamentales

    4. Promoción de las condiciones para que los derechos y libertades fundamentales y la igualdad del fiel y de los grupos sean reales y efectivas, removiendo los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los fieles en la libre elección de la forma de la Sagrada Liturgia

    Custodios de la Traición conculca los siguientes derechos:

    1. Derecho a la máxima proximidad y facilidad horaria para la celebración de la forma litúrgica según el Misal Romano de 1570, que es la parroquia. Se impone una carga innecesaria de desplazamiento, que si es lejos, pone en riesgo la vida e integridad física y salud, agravándolos incluso, e imposibilita el desplazamiento de quienes no tienen recursos económicos suficientes. Afecta a la libertad de circulación, reunión, permanencia, entrada y acceso a la parroquia o altar libremente deseados. Impone una servidumbre y un trabajo forzoso para poder cumplir el derecho eclesial fundamental

    2. Derecho de asociación. Impone restricciones ilegítimas a los grupos que libremente han elegido la celebración de la forma litúrgica según el Misal de San Pío V

    3. Presunción de inocencia. Impone una absolutamente inadmisible presunción de culpabilidad del delito de cisma y herejía a los que libremente eligen la Misa tridentina en latín

    4. Derecho al honor, honra, buena fama, buen nombre y buena reputación: los que queremos la Misa tridentina en latín no vamos contra la unidad

    5. Derecho de petición, queja y denuncia para solicitar la reforma o derogación de la Misa Nueva de 1970 de Pablo VI

    6. Derecho de libertad. Rechazo total a la imposición de presbíteros celebrantes con características de comisarios políticos, delatores y supervisores de la fidelidad a una ideología pontificia arbitraria

    7. Derecho de privacidad y protección de datos: la vida individual y de los grupos no puede estar intervenida por comisarios políticos en forma de obispos o presbíteros u otros operadores y agentes

    8. Igualdad y no discriminación. Se imponen unas injustas e inicuas restricciones al Misal Romano Tradicional, creando fieles de segunda categoría

    9. Derecho lingüístico. Impone la supresión del latín en las lecturas del Evangelio, impidiendo la universalidad de la Misa Romana de San Pío V

    10. Libertad de conciencia, pensamiento, expresión, de opinión, de expresión, a comunicar y recibir información, de cátedra, enseñanza e investigación

    11. Derecho de participación libre y plena en la vida eclesial

    12. Derecho a la tutela judicial efectiva, con garantías efectivas: nuestros derechos no pueden ser pisoteados así como así por ningún Pontífice

    13. Derecho a la existencia, a la libre determinación, a la paz y seguridad de los grupos favorables al Misal Tridentino

    14. Derecho de resistencia contra la tiranía

    15. Declaración: no voy a cumplir Traditionis custodes porque es nulo ex tunc, y por tanto, inexistente. Francisco a cometido un acto inconstitucional gravísimo, contra materia grave (derechos fundamentales) que causa perjuicio grave, por lo que está legitimada toda resistencia y oposición a Custodios de la Traición.

  4. Evaluación de Francisco

    1. Eficiencia y metódica («operatividad»): 1, inadecuada

    2. Preparación específica teológica, espiritual, canónica y pastoral («competencia»): 1, inadecuada

    3. Actitud en el lugar de trabajo y relaciones con sus compañeros consagrados y los demás referentes laicos (» comportamiento»): 1, inadecuada, Terminator del misericordeo y del Misal Romano

    4. CALIFICACIÓN GLOBAL FINAL: 1, inadecuada, debe renunciar o ser cesado

  5. «Hoy todos tenemos la impresión de que las cosas van muy rápido y se utiliza el tiempo de verano para aprobar, como ha sucedido con Traditinis Custodes, cosas que pueden ser incómodas».

    Como dejó escrito Francisco Franco en su testamento, «los enemigos de la civilización cristiana no descansan»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *