Devoción a Benedicto XVI, el infierno del aborto, Becciu ‘pillado’ por las hienas, la reforma de la reforma, el caso Ouellet.

|

Vamos adelante, miércoles, otro temido día de audiencia, se va aligerando el Aula Pablo VI de sus traidoras sillas tan fáciles de contar. La mitad se han retirado y se dejan muchos espacios libres, concentrado lo más posible a los pocos asistentes para dar mejor imagen. Entrada el papa con bastón, muy engordado y con problemas de movimiento, se evita la imagen del Papa Francisco en silla de ruedas, y salida en privado. Muy breve, brevísima , la intervención del papa. Se nota que se van recortando sus intervenciones en su duración que no en su número para dar imagen de normalidad y actividad. Ya tenemos, es nuestra imagen de hoy, la estampa para la devoción privada del Papa Benedicto XVI, un buen intercesor para estos momentos tan complicados.

La locura colectiva que estamos viviendo afecta de una forma muy significativa al aborto, que de un delito despenalizado se pretende que pase a ser un derecho a defender. Van en el mismo saco del llamado control de la natalidad,  la mutilación genital del varón y de la mujer, la anticoncepción y el aborto criminal. Un plan diseñado y llevado a cabo a partir de mediados de los años 60 por la oligarquía financiera internacional, bajo el mando y guía de la familia Rockefeller, en particular, de John Davison Rockefeller III.  Cinco décadas sin prisa y sin pausa, hasta culminar en el mayor de los genocidios conocidos por la humanidad, el genocidio prenatal legalizado en casi todo el mundo, verdadero holocausto demográfico global, que ha sumergido a la humanidad en el catastrófico  invierno demográfico.

Desde el 2015 hasta el 2021 se han ejecutado a nivel mundial 73 millones de abortos por año, 512 millones de abortados en 7 años, no solo una verdadera masacre sino un genocidio como jamás conoció la historia universal.  Un mundo infernal, ya que en promedio se asesinan 200.000 niños por día,  8.333 por hora, 139 por minuto, un matadero infantil sin precedentes.  El Nuevo Orden Mundial y el Gran Reinicio no es otra cosa que el Infierno en la Tierra, un “retorno” a la era de los trogloditas.

<

Tosati nos ofrece un homenaje Benedicto XVI en tres partes, de las que ya tenemos dos: «entre las líneas torcidas de la historia». El transporte del cuerpo del Santo Padre desde la Mater Ecclesiae a la Basílica Vaticana en la noche, como si fuera la de un ladrón en una furgoneta anónima ligeramente superior estéticamente a los camiones de basura, o a los carros blindados, acompañada casi corriendo sólo por Mons. Georg y las  Memores, sin ninguna representación oficial , fue el primero de los hechos incompresibles.  La muerte y el entierro de Benedicto XVI parecía muy sombría y siniestra, privado de la belleza de la solemnidad que correspondería a la muerte de cualquiera y sobre todo de un Papa. Del penoso funeral se sigue hablando y poco bien, era muy evidente la amplitud del contraste entre la hostilidad de las instituciones hacia el Papa Benedicto y la incurable separación, ahora muy arraigada, entre el corazón de los  católicos y la actual administración vaticana.

Becciu no es el primero en acusar a Francisco de interferir con el proceso judicial del Vaticano, o de adoptar una actitud casual hacia el estado de derecho en la ciudad estado que gobierna. El “Memorándum Demos”, de amplia circulación, publicado de forma anónima en marzo de 2022, y recientemente reconocido como obra de Pell, pensamos que de algunos más, presenta el mismo argumento. “El Papa ha cambiado la ley cuatro veces durante el juicio para ayudar a la acusación”, “El cardenal Becciu no ha sido tratado con justicia porque fue destituido de su cargo y despojado de sus dignidades cardenalicias sin ningún juicio. No recibió el debido proceso. Toda persona tiene derecho al debido proceso».  Si el Papa siente que es incapaz de mantenerse alejado del juicio y sus participantes, es posible que descubra que es su nombre el que está manchado por la telenovela que se desarrolla en la sala del tribunal. Lo que recibe a cambio, solo él puede juzgar.

Le Iene, las hienas, en uno de los programas más seguidos de la televisión italiana, ayer ‘pillaron’ a Becciu por la calles de Roma. No parecía muy sorprendido, pesamos que no fue una ‘pillada’,  sino un encargo para decir la suya. Este es el contenido de la conversación casi en su totalidad:   «Eres el primer cardenal en la historia de la Iglesia juzgado por la justicia vaticana, nunca antes se había visto. -No no no. No, no tengo la intención de hacer entrevistas».  «Cuando le acusaron de haberse aprovechado del dinero que fue a parar a la familia del cardenal Becciu, ¿qué sintió? – No, no, esto es falso, es falso. Es falso. Nunca he usado el dinero para mis familiares, al contrario. Y luego, si quiere, vaya allí y entreviste al obispo y él le dirá cómo es y será usado ese dinero… en una casa que tienen que construir para la caridad, pero no para los miembros de la familia. De hecho, he prestado mi propio dinero y les dejé la mitad. Di cien mil euros por el trabajo que están haciendo para los emigrantes, para los desempleados, para las chicas con problemas sociales. Entonces es falso».

«Una cosa que impactó a todos fue saber que usted había registrado al Santo Padre y uno se pregunta pero ¿era la única manera de tener un rastro del pensamiento del Papa, de lo que le había pedido que hiciera? Bueno, ya le he dado explicaciones al Papa, el Papa me entendió y ya está».  «Escribió en un chat «El Papa Francisco me quiere muerto». – No, no. estos chats han sido sacados de su contexto, pero sobre todo porque han sido publicados? Eran charlas familiares, privadas. Esto fue brutalidad masiva, violencia de privacidad masiva. Y no entiendo por qué pasan estas cosas en Italia».

«¿Y a qué te referías cuando dices «Tengo miedo de que el Papa Francisco me quiera muerto»? No, te digo esto, para nosotros hay una prueba, siempre es una muerte. Pero para poder resucitar. Al final, el Papa me ama. Tenemos una relación especial. De vez en cuando voy, hablamos, y… con la muerte del Papa Benedicto. Bueno, ahora tenemos un Papa y este es el Papa de la Iglesia y debemos amar a este Papa, no podemos soñar con un Papa del futuro ni arrepentirnos de quién estuvo antes. Decir que la relación con el Papa es bonita».  «¿Hubo algún momento en el que pensó que había perdido definitivamente la confianza del Papa? – Bueno, eso está claro. No es fácil que el Papa le diga que existen estas acusaciones en su contra».

«Cuando supo que Francesca Chaouqui también estaba detrás de las acusaciones, parte de las acusaciones, ¿qué pensó? – Me golpea un punto doloroso. Mira, vengo ahora mismo de la iglesia, estaba allí para confesarme. Siempre debemos tener un corazón misericordioso, me da pena esta señora, me da pena.  La señora Chaouqui está furiosa con Ud. ¿Pero por qué?
Mah… cuando sucedió la publicación de documentos confidenciales, la señora fue juzgada, fue condenada. Si luego cambió de vida, si todo se derrumbó, no es culpa mía. Eh, descárgate con los jueces. Pero lamento que hizo todas estas cosas contra mí. ¿Sabes lo que dijo? «Gracias a mí, Becciu no será Papa». – Pero, ¿quién piensa en convertirse en Papa? Solo un hombre irresponsable, pero ¿quién quiere ser Papa? Gracias.

Largo artículo sobre  la apuesta por una «reforma de la reforma», de Benedicto XVI a partir de su propio ejemplo en las celebraciones pontificias. Escribía en L’Osservatore Romano el 4 de marzo de 2000: «En la historia del posconcilio, la Constitución sobre la liturgia ya no se entendía ciertamente sobre la base de este primado fundamental de la adoración, sino como un libro de recetas sobre lo que podemos hacer con la liturgia». «Mientras tanto, a los creadores de la liturgia les parece que se les ha escapado, ocupados cada vez más apremiantes en reflexionar sobre cómo puede configurarse la liturgia en una manera cada vez más atractiva, comunicativa, involucrando activamente a más personas, que la liturgia está realmente «hecha» para Dios y no para uno mismo. Sin embargo, cuanto más lo hacemos por nosotros mismos, menos atractivo resulta, porque todo el mundo percibe claramente que lo esencial se pierde cada vez más». «El legado de Ratzinger ha dado a luz a una nueva generación de eruditos, sacerdotes, fieles, que han hecho profundamente suyas sus enseñanzas y han abrazado con determinación y conciencia el camino abierto por él. Y la gente no se puede cancelar con un motu proprio».

Época de sorprendentes ceses y de sorprendentes nombramientos.  Baltasar Porras, de 78 años es el nuevo arzobispo de Caracas, la capital venezolana donde, desde el 9 de julio de 2018, es administrador apostólico. La Conferencia Episcopal de Venezuela, y en ella en particular el cardenal Porras,  se comporta exactamente como un partido político. No dudamos que el papa Francisco ha realizado este nombramiento con el beneplácito de Maduro, puede que estemos ante un intento a largar los tiempos esperando que algo suceda.

Monseñor Tony Anatrella, que ahora tiene 82 años, sacerdote y psicoterapeuta francés, ex consultor del consejo pontificio para la familia y colaborador de la congregación de obispos, ha sido condenado por abusos.

El caso Ouellet no se detiene.  «Mi nombre ya no es F. Mi nombre es Paméla Groleau. Desde hace más de dos años lucho contra una institución que, con amenazas e intimidaciones, trata de silenciarme. Después de intentar los procesos internos de denuncia de la diócesis de Québec y del Vaticano, he recurrido, al límite, a la justicia civil».  La presunta víctima de 38 años salió a la luz pública, mostró su rostro y contó su historia personalmente, renovando las acusaciones de acoso sexual por parte del cardenal Ouellet cuando era arzobispo de Quebec.   El Vaticano abrió un expediente y encargó al jesuita Jacques Servais que recopilara la información que luego determinaría la decisión del Papa de no proceder porque los hechos no justificaban un proceso interno. En Canadá, la prensa ha especulado mucho sobre el hecho de que Servais sea amigo y colaborador del cardenal Ouellet, en particular en las actividades de la Asociación Lubac-Balthasar-Speyer, por lo que se cuestiona la conveniencia de un encargo de este tipo.

Sigue muy presente el cardenal Zen: «¿Renuncia? El Papa debería hacer como Ratzinger». «Yo creo que sí, si el Papa tiene serios problemas de salud, debería plantearse la idea de dimitir. Benedicto XVI ofreció un excelente ejemplo».

El frío ha llegado a Roma y seguimos con los pobres de San Pedro durmiendo en la calle. Tenemos la impresión de que forman parte del paisaje y que viene bien que sigan en la calle. Estos días han muerto dos personas de frío en las calles de Roma…

«Ellos callaban. Echando en torno una mirada de ira y dolido por la dureza de su corazón…»

Buena lectura.

Meloni e la svolta conservatrice del Papa: così muta il dialogo Chigi-Vaticano

SENZATETTO MORTI DI FREDDO A ROMA: BERGOGLIO NON LI VUOLE IN VATICANO

«Dimissioni? Il Papa faccia come Ratzinger»

Abusi, la donna misteriosa esce allo scoperto e racconta le molestie subite dal cardinale Ouellet, il caso in Canada andrà avanti

Dopo la morte di Benedetto XVI. Papa Francesco: “Le umiliazioni sono buone. L’umiliazione mi ha fatto bene nella vita”

Il pesce San Pietro, o del genio “abissale” di Benedetto XVI nel Codice Ratzinger

Ratzinger reazionario e Francesco rinnovatore? No, è più complesso

Il card. Baltazar Porras nuovo arcivescovo di Caracas nonostante le sue posizioni vergognose sulle sanzioni e i golpisti (S.I.)

Card. Becciu a Le Iene: “False accuse contro di me”/ “Papa mi vuole bene”. Chaoqui…

¿Ha negado el Papa Francisco el debido proceso al cardenal Becciu?

Benedetto XVI: «il fine della liturgia è Dio»

Molestie ai pazienti, sanzionato il prete psicologo francese anti-gay

Becciu: “sono un prete e perdono chi mi ha fatto del male”

Cardinal Becciu: “Sono un prete e perdono chi mi ha fatto del male”

Sogni Irriverenti. Quanto si è Arrabbiato Bergoglio…Veronica Cireneo.

Argentina 2021-2022: Matadero Infantil Prenatal. José Arturo Quarracino.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *