PUBLICIDAD

Desde el ¿Quien soy yo para juzgar? hasta el «Nos hemos equivocado»: ni una mala palabra ni una buena acción, la silenciada homoherejía, las memorias de Schola.

|

Nos movemos en arenas movedizas y en un mar de contradicciones. El tema que nos ocupa es de una gravedad increíble. No podemos caer en un buenísimo estéril que nada soluciona y todo complica. Leemos en San Lucas 17,1-6 : “Es inevitable que haya escándalos, pero ¡ay de aquel que los ocasiona! Más le valdría que le ataran al cuello una piedra de moler y lo precipitaran al mar, antes que escandalizar a uno de estos pequeños. Por lo tanto, ¡tengan cuidado!.

El Papa Francisco se ha visto obligado a publicar una carta el Pueblo de Dios en la que habla de nuevo de atrocidades, de vergüenza de pedir perdón y nos dice que ahora si, que ya no habrá más omisiones. El problema es que esto ya no se lo cree nadie. Es posible que en Argentina no se enseñe a los niños la fábula de mentiroso que anuncia que viene el lobo y a la tercera nadie le cree y viene de verdad. Ya hemos olvidados cuantas veces se ha anunciado la tolerancia cero, la creación de comisiones, las durísimas condenas, las solemnes peticiones de perdón.

Las noticias de ayer nos traen don intervenciones del Pontífice. por un lado, «exige y reclama» al gobierno de la India que ayude a los damnificados por los monzones y por otro nos dice que «nos hemos equivocado», parece que todos,  en el tratamiento de la pedofilia. Es curioso el cambio de la primera persona al plural suponemos mayestático tan utilizado en otros tiempos . Santidad: con todo el cariño ¡¡ déjese de palabras !! , lo que el pueblo de Dios le está pidiendo a gritos, que es imposible que no oiga, es que se deje de tonterías, de los amores de la leticia, de las defensas del planeta, de los abrazos y besos universales,  de hacerse el simpático y el campechano y de una vez le «exige y reclama» que actúe.

Hablamos de horrendos delitos y de crímenes que incluso en el mundo de los encarcelados es mal visto. No se puede hacer responsable al «pueblo de Dios» de lo sucedido y hacerlo pasar por criminal y delincuente. Los culpables son los que son y no todos. La culpa es personal del que ha cometido el delito, del que lo ha encubierto y protegido y del que teniendo la obligación de actuar no lo ha hecho. No haga que las sufridas ovejas se cabreen más de lo que están.

Es muy injusta situación por la que están pasando sus sacerdotes y obispos honestos por culpa de esta cortina de humo con la que se intenta ocultar tanta porquería. Aquí no sirve el plural mayestático, la obligación del que gobierna es proteger al pueblo de Dios, descubrir a los culpables y respaldar a los inocentes. Hoy parece que estamos ante una absoluta incapacidad de gobierno y ante la protección de los culpables y el castigo de los inocentes. Esta convicción sólo se cambiará con hechos y no con palabras. El nuncio en Estados Unidos, que seguro no sabía nada, ni el ni sus antecesores, entra en escena con más buenas palabras.

Además de repartir culpabilidades urbi et orbi la solemne carta al pueblo de Dios no cita ni de lejos que el verdadero problema es lo que ya muchos llaman la «homoherejía». El camino desde el famoso «¿quien soy yo para juzgar? al «nos hemos equivocado» es largo y lleno de despropósitos. El problema es claro y lo ve un ciego, es la hora de los hechos.

Italia está sufriendo la humillación del hundimiento del puente de Genova y llorando sus víctimas, no es el momento de nombrar la soga en casa del ahorcado. Ayer de nuevo el Papa Francisco volvió a hablar de derribar muros y hacer puentes. Le recomendamos que por un periodo, largo, se olvide de los puentes y busque otras imágenes. El miedo a los puentes durará mucho tiempo y mejor no menearlo. Mejor un buen muro que un puente que lleva al precipicio.

El Cardenal Schola presenta sus memorias y se lamenta de su aislamiento después del conclave en el que casi es elegido papa. La situación la define como un golpe en el estómago.

Papa Benedicto XVI es citado en la carta el pueblo de Dios de Papa Francisco por su intervención en el Via Crucis del Viernes Santo del 2005: «¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! […] La traición de los discípulos, la recepción indigna de su Cuerpo y de su Sangre, es ciertamente el mayor dolor del Redentor, el que le traspasa el corazón. No nos queda más que gritarle desde lo profundo del alma: Kyrie, eleison – Señor, sálvanos (cf. Mt 8,25)».

«si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos»

Buena lectura.

Pedofilia: Papa, atrocità, perdono Lettera al Popolo di Dio, vergogna e pentimento, basta omissioni

Abusi, il Papa scrive al popolo di Dio: abbiamo abbandonato i piccoli

LETTERA DEL PAPA SUGLI ABUSI. MA NON VEDE L’ELEFANTE NELLA SACRESTIA. O NON NE PARLA. PERCHÉ?

SUPER EX. “CHI SONO IO PER GIUDICARE…” HA DATO IL VIA LIBERA ALL’OMOERESIA NELLA CHIESA.

Il Papa: a 50 anni dal ’68 si erigono nuovi muri anziché ponti

Abusi su minori in Pennsylvania. Card. Di Nardo: “Fallimento di tutta la classe episcopale”

Pedofilia, mons.Pierre: ‘Papa seriamente preoccupato’ Nunzio a Washington, dobbiamo superare questo scandalo

Scola: «Isolato dopo il Conclave Non ho rinunciato al mio stile»

Vaticano, il cardinale Angelo Scola parla dell’arrivo di Papa Francesco: «Un vero colpo allo stomaco»

Benedetto XVI e il dialogo con l’ebraismo

 

5 comentarios en “Desde el ¿Quien soy yo para juzgar? hasta el «Nos hemos equivocado»: ni una mala palabra ni una buena acción, la silenciada homoherejía, las memorias de Schola.
  1. Si la mayoría de los casos que ahora salen sucedieron en el largo pontificado de Juan Pablo II será a quienes entonces mandaban en la Iglesia a quienes haya que exigir responsabilidades.

  2. Para algunos el problema real es que el Papa cita varias veces en su carta la reciente exhortación Gaudete et Exsultate. En la que denunciaba a grupos heréticos pelagianos y gnósticos. Son estos grupos heréticos quienes sacan ahora la porquería para intentar extorsionar a la Iglesia.

  3. «El Cardenal Schola presenta sus memorias y se lamenta de su aislamiento después del conclave en el que casi es elegido papa. La situación la define como un golpe en el estómago».

    Si el mismo cardenal italiano Angelo Schola confirma que el Papa elegido fue él, ¿cómo es entonces que quien está sentado en la cátedra de Pedro es el argentino? ¿Qué sucedió ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *