Otro sacerdote chulo de mierda

|

El párroco de la concatedral de Logroño.

Igual algún  lector nos da su nombre.

<

Es bueno tener una lista de estos individuos. Para saber con quienes nos jugamos los cuartos y para que ellos sepan que lo sabemos.

«Soy sacerdote y justo el año pasado asistí a Misa (cómo fiel aunque vestido con alzacuellos) en la Concatedral de Logroño por la tarde.
Celebraba un sacerdote mayor (luego me dijeron que era el Párroco de la Concatedral) que fue pasando por los bancos dando la Comunión.
Me arrodillé y me instó a que pusiera la mano; le dije que quería comulgar en la boca y directamente se fue y no me dio la comunión.
Escribí una queja al entonces Administrador Diocesano que se limitó a acusar recibo de la misma».

 

Comentarios
14 comentarios en “Otro sacerdote chulo de mierda
  1. Javier… y las manos que LO TOCAN TODO ¿no es antihigiénica? o es que las suyas están ESTERILIZADAS…Por otra parte, TENGO DERECHO a poder comulgar en la boca.Usted comulgue como quiera, como si lo quiere hacer con los pies.SEGURO que dicho cura se lo permitiria, mientras no sea en la boca….

  2. En mi caso, en Aguilar de Campoo (Palencia) tuve una enganchada con el oficiante por este tema; es el derecho de los fieles y hay que exigirlo aunque a ellos esto del derecho se lo pasen por el forro de las entretelas . Están vacilones pero cuando los arrinconas se mean encima. Al menos se lo piensan la próxima.

  3. Se podrán dar mejores o peores argumentos para la comunión en la boca o en la mano pero decir que es antihigiénica cuando se ha comulgado así toda la vida es ridículo. Tras la pandemia en la Diócesis de Calahorra, se han publicado las normas y todo fiel puede recibir la Counión en la boca.
    No sólo eso si no que el nuevo obispo ha ordenado leer tras la Misa, como se debe recibir la Sagrada Comunión con el debido respeto, y si se comulga en la mano debe hacerse con las manos puestas en cruz y comulgar delante del sacerdote. Este sacerdote debería saberlo ya que la Redonda no es una parroquia cualquiera y este sacerdote no es uno cualquiera.

  4. Ayer domingo estuve en la misa de 20.00h de La Redonda de Logroño. El sacerdote que oficiaba se puso la mascarilla durante la consagración me imagino que para no contagiarse del Señor que se hacía presente.
    Luego distribuyó la comunión junto con otro sacerdote. Ambos se bajaron a pasear por el templo repartiéndola en los bancos con una falta de respeto y un caos enorme. El que oficiaba no daba opción a comulgar en la boca, el otro sacerdote sí.
    Cada vez que cambio de parroquia cada cura hace lo que le da la gana, no hay normas y si las hay no se cumplen.

  5. En la Catedral de Santiago tampoco te dejan comulgar en la boca. Estuvimos de visita mi esposa y yo en mayo y el que daba la comunión me insistía que “en la mano, en la mano” donde finalmente recibí la forma. Mi mujer que iba detrás ni lo intentó .

    Al acabar la misa fuimos a la sacristía y unas monjas nos dijeron que según qué sacerdote celebre se permite o no. En su momento pregunté el nombre de aquel cura para poner la queja correspondiente pero la verdad es que se me ha olvidado. Era alto y joven.

  6. En este teléfono ☎️ le dirán el nombre de ese párroco,
    941257611. Saludos y a rezar mucho por los sacerdotes, por los malos, para que sean buenos y por los buenos para que se acuerden que son los hijos favoritos de nuestra querida Madre del Cielo.

  7. La comunión en la boca es antihigiénica, y ese párroco hizo lo correcto. Los insultos que se le dedican descalifican, también desde un punto de vista cristiano, a quien los profiere.

    1. Ya estamos con el cuento de siempre; que si el cura va tocando la boca y pasa la saliva al siguiente y que sé yo.
      Si un cura administra bien la comunión, no toca la boca de nadie. Y menos si las formas son un poquito grandes como para sujetarlas por el borde y ponerlas sobra la lengua del comulgante.
      Lo que fue excepción, se convierte el ley, como el cuento ese de los ministros extraordinarios, para hacer el rito más rápido. Y acaban unas viejas (lo siento, pero suelen ser viejas) y un beato dando la comunión con el sacerdote a los siete que asisten a misa. Claro, dada la gran aglomeración de fieles, es necesario poner muchos ministros para que las misas no duren dos horas.
      Y también podemos despedirnos del agua bendita para siempre. El diablo estará contento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *