PUBLICIDAD

Homilía del Santo Padre Castelgandolfo, 15 de agosto de 2013

|

Queridos hermanos y hermanas;

El Concilio Vaticano II, al final de la Constitución sobre la Iglesia, nos ha dejado una bellísima meditación sobre María Santísima. Recuerdo solamente las palabras que se refieren al misterio que hoy celebramos. La primera es ésta: «La Virgen Inmaculada, preservada libre de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo y elevada al trono por el Señor como Reina del universo» (n. 59). 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.