PUBLICIDAD

Todos hermanos, pero sin Dios. Un filósofo juzga la última encíclica de Francisco

|

Pocos días después de su publicación, la encíclica “Fratelli tutti” ya ha sido archivada vista la ausencia de la más mínima novedad respecto a las anteriores y archiconocidas alocuciones del papa Francisco sobre los mismos temas.

¿Pero si fuera precisamente esta interminable predicación franciscana sobre la “fraternidad” la que diera vida a un “cristianismo distinto”, en el que “Jesús no fuera más que un hombre”?

Es este el serio “dilema” en el que, según el filósofo Salvatore Natoli, ha caído hoy la Iglesia con el pontificado de Jorge Mario Bergoglio.

Natoli lo escribe y argumenta en un libro en el que diversos autores comentan la encíclica, del que es responsable el obispo y teólogo Bruno Forte y que está a la venta a partir de hoy en Roma y toda Italia.

Los autores que aportan sus comentarios a la encíclica son de primer nivel en su correspondiente ámbito de estudio: el biblista Piero Stefani, el hebraísta Massimo Giuliani, el islamólogo Massimo Campanini, el historiador del cristianismo Roberto Rusconi, la medievalista Chiara Frugoni, el historiador de la educación Fulvio De Giorgi, el epistemólogo Mauro Ceruti, el pedagogista Pier Cesare Rivoltella, el poeta y escritor Arnoldo Mosca Mondadori.

Natoli es uno de los más importantes filósofos italianos. Se declara no creyente, pero por formación e intereses su reflexión siempre ha estado en el límite entre fe y razón, muy atento a lo que pasa en la Iglesia católica.

En diciembre de 2009, cuando el comité para el “proyecto cultural” de la Iglesia italiana, presidido por el cardenal Camillo Ruini, promovió en Roma un imponente congreso internacional sobre un tema crucial: “Dios hoy. Con él o sin él cambia todo”, Natoli fue uno de los tres filósofos invitados, junto al alemán Robert Spaemann y el inglés Roger Scruton.

Ese congreso no fue un desfile de opiniones yuxtapuestas, sino que su intención era ir recto a esa “prioridad” que para el entonces papa Benedicto XVI «estaba por encima de todas las otras», y hoy más que nunca, en un tiempo “en el que en amplias zonas de la tierra la fe está en peligro de apagarse como una llama que no encuentra ya su alimento».

La prioridad era, como había escrito Benedicto XVI en su carta a los obispos del 10 de marzo de ese mismo año, «hacer presente a Dios en este mundo y abrir a los hombres el acceso a Dios. No a un dios cualquiera, sino al Dios que habló en el Sinaí; al Dios cuyo rostro reconocemos en el amor llevado hasta el extremo, en Jesucristo crucificado y resucitado».

No hay rastro de esta dramática urgencia en las 130 páginas de “Fratelli tutti”.

Pero dejemos el juicio al filósofo Natoli, en estos fulminantes pasajes sacados de su comentario a la encíclica.

*

“¿Y SI JESÚS NO FUERA MÁS QUE UN HOMBRE?”

por Salvatore Natoli

La modernidad ha debatido incesantemente sobre la existencia de Dios. Basta pensar en la valoración de las pruebas de la existencia de Dios desde Descartes a Kant: ¿se puede demostrar? ¿No se puede demostrar? Pues bien, el conflicto sobre la existencia de Dios demostraba claramente que Dios era la cuestión central de esa cultura, tanto para quienes negaban su existencia como para quienes la sostenían. Era el tema dominante, ante el cual no se podía permanecer callado.

Sin embargo, en un determinado momento Dios se ha desvanecido, ha dejado de ser el problema porque ya no se sentía que fuera necesario. Hoy, reflexionar sobre la existencia de Dios es un problema que nadie tiene, ni siquiera los cristianos. Lo que caracteriza el cristianismo cada vez más es la dimensión de la “caritas”, y lo hace en detrimento de la Transcendencia. Y creo que “Fratelli tutti” es un testimonio coherente de esto. Y este es un gran dilema dentro del cristianismo, del cual se hace cargo “in actu exercito” el papa Francisco. No se niega la Transcendencia, pero tampoco se la nombra. Pero una negación explícita es innecesaria si la cuestión pasa a ser irrelevante.

”Et exspecto resurrectionem mortuorum” es una afirmación –sacada del misal romano– que es cada vez más marginal en el vocabulario cristiano. El caminar en compañía de los hombres –expresión que recapitula “Fratelli tutti” (cfr. n. 113)– siempre ha estado presente, pero era solo el tránsito hacia un resultado mucho más radical: la rendición definitiva del dolor y de la muerte. Una dimensión sostenía la otra.

Sin embargo, hoy podemos constatar una desviación singular: el cristianismo se identifica cada vez más solo con el “Christus caritas”. ¿Acaso no es este el Cristo de “Fratelli tutti”? Un Cristo que, no es casualidad (léanse los párrafos 1-2 y 286), tiene el rostro de Francisco de Asís, el santo cristiano que más habla a los creyentes de otras religiones y a los no creyentes.

Este paso, se lo pregunto a los cristianos, ¿es reversible o irreversible? ¿Y si Francisco -me atrevo a decir-  fuera el último papa de la tradición católica y romana? ¿Y si estuviera naciendo un cristianismo distinto? Un cristianismo que tiene en el centro la justicia y la misericordia, en detrimento de la resurrección de la carne. Compartir el dolor no es lo mismo que la liberación definitiva del mal. La promesa cristiana era: “Ya no existirán dolor ni muerte, ya no existirá el mal”; ahora, en cambio, parece que el cristianismo da por sentado que el dolor acompañará siempre a los hombres y, en este caso, ser cristianos significa apoyarse recíprocamente. Subrayo este aspecto de la encíclica porque me parece que converge totalmente con lo que ha mantenido la parte mejor de la modernidad laica, si bien en términos de altruismo y solidaridad y sin hacer ninguna referencia a una redención definitiva, llamada también “salvación”. […]

No sé en qué medida sigue siendo relevante para los cristianos la fe en el advenimiento de un mundo sin dolor y muerte y, sobre todo, –esto me parecía tal vez decisivo–, en un final en el que los hombres serán resarcidos de todo el dolor que han sufrido. Pero añado: ¿en qué medida siguen aún creyendo en una eternidad santa, en un eterno presente en el que no hay nada más que esperar y en un pasado que será totalmente redimido? […]

En cualquier caso, al que es cristiano le importa, a pesar de todo y mucho, el “Christus caritas”. “Ubi caritas et amor, ibi Deus est. Congregavit nos in unum Christi amor” (también del misal romano): esto es perfectamente adecuado para los hombres. ¿Y si Cristo no fuese para nada el Dios encarnado, sino que al contrario, fuera precisamente la encarnación la que representara de verdad el inicio de la muerte de Dios? ¿Y si Jesús no fuera más que un hombre que, sin embargo, ha mostrado a los hombres que solo en su entrega recíproca tienen la posibilidad de convertirse en “dioses”, aunque al modo de Spinoza: “homo homini Deus”? Ya no, por tanto, el “tu scendi dalle stelle” [«tú desciendes de las estrellas»], sino más bien “el darse apoyo los unos a los otros” para vivir felices en la tierra.

La promesa de una liberación definitiva del dolor y de la muerte tal vez sea solo un mito, pero en cualquier caso no es algo que esté en manos de aquellos a los que los griegos llamaban los “mortales”. Por el contrario, la ayuda recíproca está en la disponibilidad de los hombres y el cristianismo, reconocido y asumido en la forma del Buen Samaritano, nos puede hacer plenamente humanos. Si es así, como diría Benedetto Croce, no podemos no llamarnos cristianos. Y este es un dilema que, como no creyente, planteo a los creyentes, a los católicos.

Efectivamente, como no creyente, estoy perfectamente de acuerdo, palabra por palabra, con lo que dice la encíclica en el capítulo dos comentando la parábola del Buen Samaritano. ¡Es lo que hay que hacer! Desde este punto de vista, Jesús expresa una posibilidad a los hombres. Pero el Dios que resucita de entre los muertos es solo una posibilidad de Dios, admitido que exista.

————

(s.m.) “¿Y si Francisco  fuera el último papa de la tradición católica y romana? ¿Y si estuviera naciendo un cristianismo distinto?”. Esta pregunta del filósofo Salvatore Natoli coincide con la que el historiador Roberto Pertici ha puesto como título a una importante intervención suya en Settimo Cielo:

> ¿El fin del “Catolicismo romano”?

Un filósofo y un historiador, cada uno desde su correspondiente ángulo de observación, han captado en el pontificado de Francisco el incipit del mismo cambio radical. Una convergencia que no hay que infravalorar.

12 comentarios en “Todos hermanos, pero sin Dios. Un filósofo juzga la última encíclica de Francisco
  1. A la primera pregunta Rafael debo decirte lo que me parece y es que el grupo alemán estuvo manejando a Francisco desde el principio con este objetivo, es decir, formar por el camino sinodal una Iglesia reformista católica alemana separada en lo moral, doctrinal, económico y político de Roma.
    Es decir, era el resultado del camino de reformas de Francisco y los alemanes, el protestantismo dio lugar a 30.000 religiones e Iglesias separadas.
    El Vaticano y la Iglesia fueron manejados por el dinero del impuesto religioso alemán desde el Concilio Vaticano II y el principal interesado en estas reformas es el NOM y la nueva izquierda global o la masonería con su nueva doctrina y moral propia de la masonería.
    El primer efecto que el mal ejemplo será copiado por otros países del Norte de Europa y de otros continentes, es decir, el cisma se va a continuar en Suiza, Austria, Holanda, Francia, Canadá, Australia con ramificaciones en España y Latinoamérica, es decir, que el cisma va a continuar y se va a ramificar.
    Muchos países están observando cómo hace la guerra Alemania contra Roma y la gana van a seguir el mismo camino de iniciar un proceso sinodal e incluso cismático.
    Lo que se enseña en el Apocalipsis como dar muerte a la mala mujer que se sube sobre la Bestia del mar (la Bestia del mar es el ámbito de la política) se sube sobre los gobiernos mundiales para satisfacerlos pero el Padre Castellani señala que también para tratar de controlarlos.
    A la mala mujer se le dará muerte y se repartirán sus vestidos nos encontramos con una Iglesia católica que es una y darle muerte a la mujer es destruir el Cuerpo y dividirse los vestidos en la creación de distintas Iglesias católicas reformistas nacionales o regionales que no sirven para nada que no tienen vida eterna para dar, son sólo vestidos.
    La mala mujer no deja de ser mujer por haberse prostituido, por adulterar la religión o prostituirla la Iglesia no deja de ser por ahora Iglesia no se convierte en la Bestia sino que sigue siendo Iglesia, la masonería va a dar muerte porque le tiene jurada a la Iglesia y como una muestra de su capacidad de cumplimiento de sus programas desde 1717.
    O sea, hay un gran cisma y nuevos cismas en mancha gracias a Francisco eso no termina en Alemania sino que se va a extender como un reguero de pólvora.
    ¿Logrará la Iglesia católica sobrevivir aunque sea en parte? Creo que sí, tal vez, por algún tiempo y muy debilitada en Italia, España y Latinoamérica o puede que nos encontremos ante el apocalipsis y Roma en una hora sea destruida.
    ¿Cuánto tiempo le llevará a este fermento de cisma hasta extenderse y parar por completo? No lo sé, se nueve rápido porque quieren moverse rápido es el tiempo de las tinieblas así que aprovechan ese tiempo porque los hijos de la oscuridad son más astutos que los hijos de la luz.
    Tampoco sé si se detendrá pero esto lo vengo señalando desde hace mucho tiempo desde que empezaron los preparativos de Querida Amazonia esto era para mí un resultado evidente de las reformas, del apoyo a los progresistas y del camino sinodal de Francisco y no podía haber otro resultado posible.
    Tampoco conozco los objetivos finales de Francisco y el grado de su necedad sé que prepara un sínodo sobre sinodalidad para el 2022 como una forma de parar el camino sinodal de Alemania en otros países pero el elemento que ha usado sólo puede impulsar el camino sinodal y generar nuevas divisiones en la Iglesia.
    En cuanto a tu segunda pregunta Rafael que es por qué no renuncia a los cabecillas de la rebelión, primero porque la rebelión dentro de la Iglesia y las reformas las ha empezado y empujado Francisco y por eso lo acusan de no cumplir sus promesas, ha iniciado un proceso a favor de las reformas que debían llevar a la desintegración de la Iglesia en distintas Iglesias y religiones separadas como ocurrió durante el protestantismo, fomentó el progresismo, hizo renunciar a los conservadores y tradicionalistas que eran los únicos que le obedecían y ha iniciado un proceso que no sabe y no es capaz de parar, no es un genio, siguió las indicaciones de los alemanes y ni siquiera sabía adonde lo conducían, si sigue la reforma adelante lo que va a lograr es una división aún mayor porque algunos progresistas pueden estar a favor del aborto, otros de la eutanasia, otros por eliminar el papado y formar una democracia eclesiástica, etc. y no van a coincidir ni siquiera en Alemania y en la construcción de la nueva Iglesia reformista alemana en todo, o sea, que la nueva Iglesia cismática alemana va a sufrir luego nuevos cismas pero eso no a corto o mediano plazo, no se disintegrará antes de tiempo sino que actuará como unidad para enfrentar a Roma y destruirla, para eso algunos obispos alemanes disminuirán sus expectativas de reformas y presentarán una primer tanda, tampoco ellos están unidos más que contra un enemigo común y en la formación de una Iglesia reformista católica alemana separada pero no creas que eso va a significar una debilidad para el camino cismático sino un impulso se llegarán a acuerdos provisorios de cómo presentar la guerra contra Roma.
    El proceso de la Iglesia reformista católica alemana en el mediano plazo no se termina allí y va a llevar a nuevas tensiones internas y a nuevas divisiones por falta de unidad, por ahora, sobrevive por su oposición a Roma y en cuanto a ésto no han exagerado sus reformas pero cuando haya cumplido más o menos sus metas y haya vencido a su enemigo los obispos comenzarán sus luchas internas por el poder que llevará a nuevas divisiones dentro de la misma Iglesia católica reformista alemana y pronto entrarán en división entre ellos como sucede con el protestantismo y se unirán por el ecumenismo masónico. No va a haber unidad religiosa de ningún sentido ni siquiera dentro del país salvo en el ecumenismo masónico.
    Ahora si Francisco pide la renuncia ningún obispo progresista va a renunciar porque su característica es la rebelión sólo los conservadores o tradicionalistas renuncian ante el pedido del Papa y no los cismáticos, por otra parte, se ha rodeado de cardenales progresistas y obispos progresistas o sea cismáticos, no hay gran interés en los progresistas en que exista un papa y sí en formar sus propias Iglesias católicas nacionales separadas y crear la religión y la Iglesia que quieran crear.
    Además, el papa Francisco está aterrado, le tiene temor a los alemanes, se da cuenta de que son más astutos que él y que detrás de los obispos alemanes está el NOM así que no va a hacer nada de nada va a dejar que las cosas pasen porque no puede hacer otra cosa y porque no quiere hacer otra cosa, él ha preparado el cisma y los cismas que vendrán, puede buscar promesas del NOM sobre el gobierno de la nueva Iglesia mundial del ecumenismo masónico y la nueva religión mundial de todas las religiones bajo la base del ecumenismo masónico ya algunas medidas en ese sentido ha tomado quizás para ser presidente del congreso mundial ecumenista al estilo ONU promesas que no sirven para nada viniendo del NOM y más con una Iglesia totalmente desmembrada como va a tener en el futuro.
    Francisco va a tratar de mantenerse en el poder el mayor tiempo posible como todo dictador de américa latina.
    Espero que haya contestado a tus preguntas de manera que encuentres razonable y probable lo que te expreso. Saludos en la Santa Virgen María y en Cristo Rey

  2. Un comentario para que Ignacio y otros francisquistas declarados y ocultos NO lean.
    Hay que reconocer que gracias al papa Francisco y a los obispos de todo el mundo salvo quizás la excepción de Viganó el Mundo ha entrado en un cono de tinieblas, la Iglesia católica ha perdido gran parte de su santidad y podemos hablar ya de una apostasía universal en muchos sentidos pero no en todos.
    La Iglesia terrenal bajo la dirección de la contraIglesia, antiIglesia, Partido del Mundo en la Iglesia o ciudad de Satanás (opuesta a la ciudad de Dios de San Agustín) en la Iglesia ha establecido en la misma un mal común porque la ha apartado del único bien común de la Iglesia que es Cristo, hay una evidente negativa de la Iglesia terrenal a manifestar de manera pública y clara que solamente hay una religión e Iglesia que salvan y a enseñar que sin Cristo nadie puede salvarse esto es una apostasía universal.
    También la Iglesia ha iniciado un proceso de desmoralización y persecución de los católicos con promoción de actos inmorales como el adulterio y otros pecados.
    La Iglesia ha iniciado un proceso de reformas para pecar fuerte y centrado en no enseñar que el pecado es un mal, centrado también en la adulteración y prostitución de la fe que se realiza por medio de obispos que llevan adelantes sus reformas y revoluciones masónicas con el consentimiento y complicidad total de la jerarquía eclesiástica todo lo que es un proceso de apostasía universal.
    Por otra parte, al ser quitada casi totalmente la luz del Mundo que es Cristo por este proceso de corrupción interna de la Iglesia en materia de doctrina, moral y religión, el Mundo ha caído en tinieblas tan grandes y espesas como nunca antes se había visto en la historia de la humanidad. Todo esto no presagia bienes futuros como prometen Schneider y otros sino un mayor castigo de Dios.
    El proceso de control de la población para implementar un gobierno mundial que será el del Anticristo y del Falso Profeta ha sido preparada por la Bestia de la Tierra, la masonería y otras organizaciones religiosas secretas, el terreno religioso ha sido el que prepara el surgimiento de la Bestia del Mar, o sea, el gobierno mundial o global cuya primera manifestación ha sido la cuarentena.
    La Bestia de la Tierra o el terreno de lo religioso es el que prepara el gobierno mundial o la Bestia del Mar para ello era necesario que el katejón sea quitado de en medio, el katejón es el que impide que el Mundo caiga en grandes tinieblas, la Iglesia y Cristo son ese katejón, ese obstáculos a los esfuerzos de los anticristos del mundo y a la ciudad de Satanás, la Iglesia debía ser sacada de en medio, desplazada, para comenzar el proceso de unificación en una religión masónica que de lugar a un gobierno masónico o cabalista.
    Francisco y sus obispos están llevando a cabo esta tarea, según la definición de ley de Santo Tomás de Aquino el gobierno debe ser el que ordena a la comunidad al bien común, en el caso de la Iglesia el bien común es Cristo, desplazado Cristo o adulterado en la moral y doctrina lo que se nos enseña bajo la forma de un anticristo o sea de un falso Cristo, los hijos de la oscuridad han descubierto ciertos signos para saber que era la hora de las tinieblas y que era la hora de actuar, debían llevar a lo que quedara de la Iglesia santa al calvario y la crucifixión, el que defiende a Judas es un Judas para la Iglesia.
    Sin el katejón que protege el Mundo de las tinieblas los tiempos son propicios para los hijos de la oscuridad y para la formación de su gobierno mundial. Los hijos de la oscuridad son más astutos que los hijos de la luz y ha sabido conocer los signos de los tiempos mientras los otros comen y beben tranquilos y no llenan de aceite sus lámparas. La higuera que no da frutos ha mostrado sus brotes.
    La medida del NOM en cuanto a la cuarentena y el cercenamiento global de derechos hasta convertir a las personas en animales y la proliferación de leyes empeñadas en reducir la cantidad de seres humanos en el Mundo bajo el argumento del ambientalismo radicalizado y de la salvación del planeta ha llevado a la introducción de medidas de selección de la especie propias de la época del nacional socialismo, salvo que en esa épocas se actuaba en contra de la persona y ahora se dice que se actúa para el bien de las personas pero las leyes y medidas son las mismas, a saber, aborto para los niños discapacitados y no deseados implementado en Europa, la eutanasia para todo el mundo como la solución de los problemas del sufrimiento humano, ideología de género para evitar la procreación pero no la adopción, el feminismo radical para evitar la reproducción de la especie humana y destruir la familia, el empoderamiento de los menores para destruir la familia por división interna y la sociedad, etc. Empiecen a santificarse más porque el tiempo final puede estar cerca y para ayudar a la Iglesia. Saludos en la Santa Virgen María y en Cristo Rey

  3. Eso de “todos hermanos, pero sin Dios” en una contradictio in terminis, o sea, no saber lo que quiere decir la palabra Dios. Recordemos a Jesucristo diciendo: ”Venid benditos de mi Padre al Reino que os tengo preparado, porque tuve hambre me disteis de comer”. A lo que los buenos contestan: “¿Cuándo, Señor, hicimos eso, si no te vimos”. Y Jesucristo les responde: “Cuando lo hicisteis con vuestros hermanos, conmigo lo hicisteis”. O sea, que, por definición, la fraternidad universal supone e incluye a Dios. Quizá no incluya a este u otro ídolo o dios falso, pero sí al verdadero.

  4. La necesidad de que la Iglesia tenga un Estado para no depender de otros Estados y para mantener la independencia religiosa ello es evidente este problema de la necesidad de la independencia de la religión católica no se soluciona eliminando el Vaticano.
    La Iglesia necesitaría un Estado lo suficientemente grande para cobrar impuestos y sobrevivir y debería en lo posible aplicar una política de reducción de gastos dentro del Estado, no sé si el Vaticano puede subsistir como está por su extremadamente pequeño tamaño sin depender de dinero ajeno y ser constantemente atacado en su pobreza extrema por la corrupción, la necedad tiene cara de hereje y puede obligar para mantener al Estado a buscar inversores e inversiones dudosas pero si bien eso se elimina eliminando el Vaticano queda el problema de la independencia de la religión sin resolver.
    La influencia de los dineros alemanes para mantener el Vaticano y la Iglesia han tenido también un efecto devastador en materia de herejías desde el CVII y en materia de destrucción y protestantización de la fe, o sea, el Estado del Vaticano por estar reducido a huesos no ha tenido la independencia suficiente para no estar constantemente tentado y presionado económicamente para ceder en materia de religión y moral a las influencias de los poderosos.
    Este problema no tiene solución desde mi punto de vista y tal como se ven las cosas la Iglesia católica por no tener un Estado de proporciones va a estar constantemente tentada por las necesidades financieras propias y de la Iglesia a rebajar su moral y su religión.
    En base a ese pensamiento mundano es que Francisco y los obispos consideraron que era mejor ceder progresivamente hasta la destrucción total y el desmembramiento total de la Iglesia.
    Por último y no por ello menos importante la corrupción moral y económica es análoga a la que se presentó en Roma antes del proceso de la reforma luterana y fue la excusa de Lutero para la reforma y el cisma y lo mismo ocurre actualmente después que el CVII destruyó el Concilio de Trento y la contrarreforma el resultado no puede ser otro que el inicio de un proceso de corrupción moral y económica y la búsqueda de un cisma en la Iglesia católica alemana y en otras Iglesias del Primer Mundo por el camino sinodal, el CVII destruyó el Concilio de Trento y trajo una degradación de la moral y de la santidad y de la fe, la consecuencia son los nuevos actos de corrupción moral y económica en la Iglesia similares a las que criticaba Lutero con un agravante satánico del ataque a los niños todo ello favorece no la reforma sino el cisma, Francisco creyó que una reforma de la Iglesia podía parar el cisma pero en realidad la reforma multiplica los cismas porque las herejías son legión y la religión en una así que mientras que la Iglesia alemana trata de construir su religión por el camino sinodal el papa intenta crear una religión diferente sin tener presente que la reforma protestante dio lugar a más de 30.000 religiones e Iglesias diferentes.
    Quisiera señalar que la influencia de la Iglesia alemana sobre la Iglesia católica no se inició por el CVII sino por la creación del Estado del Vaticano, un Estado incapaz de sostenerse en lo económico y que pasó a depender del dinero alemán y ello puede haber obligado a Juan XXIII a llamar a un Concilio y a que los alemanes tuvieran una situación de privilegio en el CVII que fomentó herejías y reformas de acuerdo con los deseos de la Iglesia alemana tan influida por el protestantismo y por la baja moral de la segunda guerra mundial.
    Habría que agregar a ello otros componentes políticos para el análisis como el impedimento impuesto por la Iglesia para que existan partidos políticos con el nombre de «católicos» en la democracia para que los católicos no queden divididos en partidos políticos católicos y quedaron divididos en partidos políticos no católicos todo ello llevó a gobiernos no católicos de índole masónica desde el siglo XIX y a que la Iglesia se vea influenciada no por la teoría de la Doctrina social de la Iglesia sino por la práctica de tener que votar ideologías comunistas, socialistas y liberales y por la práctica política de los obispos y sacerdotes se infiltraron herejías del modernismo y del progresismo.
    O sea, no puede el ser humano estar dividido entre lo teórico y lo práctico y la Iglesia se negó a inculturar de Cristo a los gobiernos democráticos por medio de partidos políticos católicos y dejó lo público en manos de la masonería hoy tenemos la consecuencia de las leyes anticatólicas.
    Francisco siguió los consejos de los alemanes y los obispos alemanes sin saber que ellos buscaban una Iglesia católica reformista separada en lo moral, económico y político de Roma por el camino sinodal y creó por un acuerdo secreto con China una Iglesia católica comunista china pronta a separarse de Roma que persigue junto al gobierno chino a la Iglesia católica de siempre.
    Ha actuado el papa como un necio y lo mismo los obispos que lo apoyaron por más de siete años porque lo hicieron sobre la base de la ignorancia de ciertas verdades de política eclesiástica.
    Saludos en la Santa Virgen María y en Cristo Rey

  5. MAGISTER debe de andar muy necesitado de pasta, porque cada vez publica cosas peores. Los comentarios de este supuesto filosofo son una nadería sonrojante. Es que son pueriles. Este tipo desconoce lo que es la religión y la religión católica menos. Creo que tampoco tiene ni puta idea de teología básico, ni del concepto de divinidad. Sus razonamientos son de un chaval de la Eso no muy espabilado. Patetico. Dar cancha y perder el tiempo con semejantes majaderías muestra una decadencia de MAGISTER vertiginosa.

    1. Este Natoli, se aprovecha que no está Scruton para salirle al paso. Me quedo con Scruton, accesible en youtube con algunas entrevistas notables. Busquemos todos lo mejor, lo bueno, lo bello, lo verdadero.

      1. La verdad es la verdad se diga como se diga. No disgresione y entre en materia. Lea despacio al supuesto filósofo y comprobara la insoportable levedad de sus afirmaciones. Son naderías, simplezas, tonterías de barra de bar, pero muy cutre de gente con muchas carencias. ¿Se atrevería usted a dejarse operar por un cirujano que dijese las mismas tonterias sobre medicina que las dice este señor de religión?

  6. Decía San Pablo que todo lo consideraba perdida comparado con Cristo. Sin Dios, a ninguna parte, por muchos hermanos que supuestamente se presenten. Con Dios hasta el fin del mundo, aunque sea solo y sin ningun hermano. Serviam siempre, siempre.
    La única hermandad verdadera y posible es que todos los hombres nos convirtamos a Cristo, cualquier otro proyecto es de cínicos o de retrasados mentales. Bergoglio es bastante ignorante, y el Trucho algo menos, pero no son tontos ni retrasados, son sencillamente corruptos morales.

  7. Ante el rechazo por parte de los creyentes y el desinterés de la encíclica «Fratelli tutti» el articulista Sandro Magister y el Vaticano con la jerarquía al frente nos vuelven a ofrecer la lectura de la encíclica «Fratelli tutti» esta vez en forma de libro a cargo de un filósofo ateo Salvatore Natoli y en forma de entrevistas en la que circulan una sucesión de personajes que están lejos de la religión católica como el mismo Sandro Magister señala: «Los autores que aportan sus comentarios a la encíclica son de primer nivel – dice Sandro Magister – en su correspondiente ámbito de estudio: el biblista Piero Stefani, el hebraísta Massimo Giuliani, el islamólogo Massimo Campanini, el historiador del cristianismo Roberto Rusconi, la medievalista Chiara Frugoni, el historiador de la educación Fulvio De Giorgi, el epistemólogo Mauro Ceruti, el pedagogista Pier Cesare Rivoltella, el poeta y escritor Arnoldo Mosca Mondadori.» El objetivo es darnos el mismo contenido de «Fratelli tutti» pero mejor escrito y por personas con alguna autoridad académica de segunda mano pero también es mostrarnos una religión y una Iglesia masónica por lo que puede leerse en el texto de Salvatore Natoli que transcribe Sandro Magister y que apoya en su artículo, una iglesia y religión no católica y sólo cristiana de una manera muy reducida y mutilada (una vieja herejía) pero que no predique y que ni siquiera esté segura de nada ni de la resurrección ni de la vida después de la muerte, hay sí un interés por encajar dentro del diagrama masónico cabalístico del NOM de hombres con alma divina que gobiernan a hombres con alma bestial, que es una representación cabalística de la religión de Egipto, de la del Cesar y de la que será la del Anticristo. Sandro Magister se muestra entusiasmado por este humanismo que nació en la Revolución Francesa, que ha producido las revoluciones, guerras, asesinatos e ideologías y que ha logrado desplazar la idea de trascendencia y de Dios pasando a una idea de Cristo bastante musulmana o de otras religiones o de ninguna como es Cristo reducido a la condición de hombre y sin nada más que unas bellas palabras que ofrecer y buenas intenciones. Este entusiasmo por una religión atea por una religión que como la budista no cree en Dios y tiene como ideal la nada después de la muerte y la nada o el mal, en esta vida, necesariamente debe terminar si no se quiere ser incoherente en el razonamiento con que el fin del ser humano es el mal o la privación de ser o la privación de bien, es una religión que se reduce a la nada y ofrece al hombre mortal una única esperanza que se asienta en el dolor y el sufrimiento compartido, o sea, en el mal intrahistórico porque no cree en lo extrahistórico, en esa religión los miembros más destacados debe llegar de manera necesaria a la conclusión última que es una religión esotérica y para pocos de índole satanista, ello no aparece pero se percibe, una religión que pone como fin para el hombre el dolor y el mal intrahistórico aunque más no sea compartido es una religión que idolatra el sufrimiento y el mal sin un consuelo extrahistórico ni una reparación del mismo y, por lo tanto, hay un intento de hacer del mal un bien y un fin último de la vida del ser humano, se trata de una inversión en los valores y en los principios, el ateo incapaz de ofrecerle un bien al hombre debe ofrecerle una privación de bien o privación de ser que es un mal, ante un hombre que busca la felicidad y la salvación por naturaleza el ofrecerle el mal como fin de su vida, el dolor, la nada, tiene que generar una religión esotérica y para pocos que pasará de antitea a satánica y masónica. El humanismo ha pasado al ateísmo, pasará al antiteísmo, a la muerte del hombre según Freud en el cuál el hombre es reducido a fuerzas internas y, luego, a los tratos con demonios de Jung que trata de esas fuerzas internas como si muchas de ellas no fueran propias del hombre y se empieza de manera esotérica y para iniciados a tratar con demonios para buscar el poder y alguna felicidad mientras se le vende al pueblo una religión politeísta exotérica propia del paganismo y de los tiempos finales así termina la masonería y la cábala en sus grados superiores en una búsqueda para el mundo de una religión relativista que será un politeismo pagano y en lo esotérico en la búsqueda de sentido se llevará a cabo una religión que tendrá como centro la nada de la cábala y la nada del budismo y en última instancia la nada del satanismo o el trato con los demonios. Hacia allí va este cristianismo de Sandro Magister un cristianismo masónico y cabalístico que no da nada al hombre en materia religiosa pero tampoco le exige nada y un satanismo en lo esotérico para aquellos que buscan algo que de sentido a sus vidas por medio de un gnosticismo, una nueva Babel, el conocimiento que salva y que da poder, el ser como dioses fortalecido por la búsqueda de dar muerte a Dios y el deicidio de Cristo. No se confundan lo que nos venden no es cristianismo sino satanismo y cuidado con él. Saludos en la Santa Virgen María y en Cristo Rey

  8. «¡Si no hay resurrección, Cristo no resucitó! Y si Cristo no resucitó, es vana nuestra predicación y vana también la fe de ustedes. Incluso, seríamos falsos testigos de Dios, porque atestiguamos que él resucitó a Jesucristo, lo que es imposible, si los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, la fe de ustedes es inútil y sus pecados no han sido perdonados. En consecuencia, los que murieron con la fe en Cristo han perecido para siempre. Si nosotros hemos puesto nuestra esperanza en Cristo solamente para esta vida, seríamos los hombres más dignos de lástima» (1 Cor 15, 13-19). Tampoco conviene olvidar que el alma nunca muere, y acaba siendo llevada al cielo, al purgatorio o al infierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *